La Opinión Popular
                  05:41  |  Domingo 19 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El Gobierno de Macri solo quiere que nos hagamos cargo de su fracaso". Sergio Massa
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 12-03-2019 / 09:03
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Todo se encamina para Bordet-Stratta

Todo se encamina para Bordet-Stratta
En la Casa Gris lucen confiados: “Bordet está mejor en las encuestas, no necesita hacer olas. El que va segundo tiene que pelear, nosotros nos quedamos a ver cómo se va desarmando Cambiemos y como la crisis se lleva puesta las candidaturas. Ya vimos esta película, la pelea por la gobernación es una pelea de resistencia, Cambiemos llega con la lengua afuera a las PASO”. Lo cierto es que, aún con bemoles, el oficialismo provincial corre con ventajas hacia el 12 de junio por varios motivos: ya tiene definida la fórmula gubernamental, cuenta con la estructura estatal, eligió según su necesidad la fecha de los comicios y permitió el pegado de varias listas para la interna. La intención es que las colectoras municipales (la lista oficial y los ensambles) traccionen para Bordet-Stratta, la dupla principal.
Es innegable que el presidente Mauricio Macri se ha dedicado a pedir solo sacrificios durante tres años y lo único que devolvió fue la destrucción de pymes, comercios, fábricas y puestos de trabajo en el interior del país. Como consecuencia de ello, de los 22 domingos que restan para llegar a las primarias nacionales, 11 tendrán elecciones. En esas 11 fechas se disputarán 19 elecciones provinciales, entre PASO y ejecutivas para gobernador. De todas ellas, el Gobierno de Macri tiene muy pocas expectativas de celebración.

Entre Ríos, al igual que las otras provincias, sufre las consecuencias de las políticas económicas nacionales que apuntan a ahogar los bolsillos populares con tarifazos en los servicios públicos cada tres meses y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, junto a la pérdida de fuentes de trabajo.
 
No obstante, el gobernador Gustavo Bordet destaca que: "Entre Ríos es una provincia previsible, donde hay obras en todos los municipios y a pesar de la gran crisis nacional, nos hicimos cargo de todo sin echar culpas". Y subrayó además al acuerdo con los gremios docentes, que "es fruto del diálogo que siempre hemos mantenido, de respeto, no sólo con los docentes sino también con todas organizaciones gremiales".
 
Posibles errores no forzados intranquilizan a una parte de la dirigencia del PJ provincial. Una preocupación es la estrategia electoral de Bordet"Está como en pausa", grafica un oficialista. Otro conocedor de las lides de campaña entiende que el bordetismo está demasiado confiado en el triunfo y eso inquieta. Ambos dirigentes peronistas coinciden en algo: hay que motivar a la militancia, machacar sobre los infieles, arengar a los seguidores y batallar sin descanso. Además, indagar a los referentes y revisar que nadie se tire a la retranca. Estar en cada detalle del armado político y hacer de la campaña una pelea y de los territorios electorales verdaderos campos de batalla.
 
Una suerte de paranoia acompaña a ciertos dirigentes que saben de las picardías que pueden ser capaces de cometer los radicales con apoyo financiero de los macristas. Sin embargo, ese exceso de celo altera a otros, que temen que sea contraproducente. Cuando el pedido de fidelidad suena a amenaza, la reacción puede ser adversa.
 
Desde la Casa Gris responden confiados: "Bordet está mejor en las encuestas, no necesita hacer olas. El que va segundo tiene que pelear, nosotros nos quedamos a ver cómo se va desarmando Cambiemos y como la crisis se lleva puesta las candidaturas. Ya vimos esta película, la pelea por la gobernación es una pelea de resistencia, Cambiemos llega con la lengua afuera a las PASO".
 
Lo cierto es que, aún con bemoles, el oficialismo provincial corre con ventajas hacia el 12 de junio por varios motivos: ya tiene definida la fórmula gubernamental, cuenta con la estructura estatal, eligió según su necesidad la fecha de los comicios y permitió el pegado de varias listas para la interna. La intención es que las colectoras (la lista oficial y los ensambles) traccionen para Bordet-Stratta, la fórmula principal.
 
La Opinión Popular

 
A la crisis económica, se le suma la crisis política
 
Los últimos días fueron angustiantes para el presidente Mauricio Macri. Al duelo por la muerte de su padre, Franco le siguieron pésimas noticias en el plano económico. El dólar volvió a instalarse como un protagonista de la realidad nacional y el Gobierno se mostró aturdido, sin poder hilvanar un mensaje claro a la sociedad.
 
Así, en un contexto de indicadores macroeconómicos negativos, de constante improvisación de política monetaria y cambiaria, sin un plan económico a la vista, con una inflación que crece en medio de la recesión y la promesa que si vuelve Cristina Fernández vamos de nuevo al default, todo se complica. La economía es decisiva al momento de valorar una gestión: de ella dependen el humor social y, por lo tanto, el apoyo electoral.
 
En ese marco, Macri no es capaz siquiera de lanzar un plan económico coherente, de cambiar su equipo económico agotado y desgastado; o de remover al Jefe de Gabinete que le diseña una campaña que le facilita la potencial reelección de Cristina. ¿Soluciones a la crisis? Ninguna.
 
Macri ya atravesó otros momentos complicados durante su gestión, pero la diferencia con el actual es que se acortan los tiempos, mientras que la dirigencia macrista ya no oculta sus dudas sobre el futuro de Cambiemos y la oposición peronista se envalentona.
 

Todo se encamina para Bordet-Stratta
 
Macri en la cumbre de Parque Norte
 
El PRO, la fuerza que construyó Macri reunió en Parque Norte a su mesa directiva nacional. Allí se vieron las caras la gobernadora María Eugenia Vidal, el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien estuvo a cargo del cónclave partidario. Peña bajó línea política a los principales dirigentes del PRO, que se aferrarán a ella para conjurar la incertidumbre que los invade.
 
 
Con "estamos mejor", no alcanza
 
El Presidente Macri irrumpió en la cumbre del PRO para sostener su candidatura. Necesita del respaldo de sus seguidores y por eso buscó en esa cumbre una ratificación plena, que se podría resumir así: "Macri es nuestro candidato", debieron decir a coro Vidal, Larreta y Peña.
 
Pero lo cierto es que las dudas atraviesan a Cambiemos en modo de pregunta y no de afirmación: ¿Qué debería hacer el Presidente para alejar el fantasma de la derrota electoral, que se agiganta cada vez que el dólar se mueve por factores que no controla el Gobierno?
 
La crisis del sector externo ya se llevó puestos a dos presidentes del Banco Central, Federico Sturzenegger y Luis Caputo, mientras que el actual titular de la autoridad monetaria, Guido Sandleris, tiene un margen de maniobra acotado al acuerdo que firmó Nicolás Dujovne con el Fondo Monetario Internacional.
 
El ministro de Hacienda viajará a Washington y el jueves próximo se reunirá con Christine Lagarde, la directora del FMI cuyo auxilio financiero es clave. Pero tiene en su agenda otro encuentro determinante, el que mantendrá con el secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin.
 
La intervención personal de Donald Trump, el presidente yanqui, fue decisiva para que el FMI accediera a rescatar a la Argentina cuando se le cerró el financiamiento internacional. El apoyo político de la Casa Blanca a Macri es realmente el apoyo principal con que cuenta el Presidente.
 
En la dirigencia macrista ya se disiparon las expectativas que la economía se reactive en los próximos meses. A tal punto, que la campaña de Cambiemos se basa en dos pilares argumentales: la lucha  contra la corrupción, con la que emparenta al kirchnerismo; y la idea de que la sociedad debe hacer un "sacrificio" para dejar atrás el populismo y alcanzar una supuesta prosperidad futura, en el "segundo semestre" cuando vengan los "brotes verdes".
 
Lo que ni Macri, ni Marcos Peña, ni Jaime Durán Barba entienden es que, según todas las encuestas serias, hoy están perdiendo las elecciones. Pero no la están perdiendo ante Cristina, Sergio Massa, Roberto Lavagna o Juan Manuel Urtubey. Hoy, el Gobierno pierde ante su propio paquete de medidas económicas neoliberales. Por combatir la inflación paralizaron la economía. ¿El resultado? La inflación no baja y la recesión se profundiza.
 

Todo se encamina para Bordet-Stratta
 
Corcoveo radical
  
Con la imagen del partido destruida post De la Rúa, la UCR seguía siendo la segunda fuerza del país, pero no podía presentar un candidato a presidente. Esta debilidad los llevó a aceptar mansamente un lugar de socio menor dentro de Cambiemos. Al momento de repartir los grandes cargos, quedaron prácticamente excluidos, y sus aportes fueron en general ninguneados por el PRO, excepto a la hora de ir a las urnas.
 
Ahora, los radicales se muestran reticentes a manifestar algún apoyo, a insinuar coincidencias o a consentir su acuerdo con el camino emprendido. Nadie quiere quedar pegado a alguien a quien las cifras de la economía no muestran como exitoso sino encaminado al desastre.
 
Una franja estimable del radicalismo, considera a Macri un "piantavotos". Por eso algunos gobernadores creen apropiado, a fines de preservar su propio caudal, convocar a comicios provinciales en una fecha distinta de la nacional, o bien expresar su disconformidad con las duras medidas de ajuste que el Gobierno ha tomado.
 
Los socios radicales de Macri advierten que ese camino los lleva a la derrota. La cúpula de la UCR reclama al Gobierno que revise su política tarifaria y que apure beneficios para las pymes, como medidas "excepcionales" para procurar algún bienestar a sectores afectados por la crisis económica. La UCR se encamina hacia una Convención nacional en mayo que será muy caliente en términos políticos.
 
"Los radicales que están en el Gobierno son más macristas que Peña. Y los radicales que no tienen cargos son más opositores que Cristina". Es la explicación cínica sobre la ambivalencia de la UCR, un partido desconcertado que no sabe si entrar al baño de caballeros o al de damas, con dudas latentes que no resolvió en su último cónclave en Corrientes. Y el Gobierno tiene dos meses para desactivar esa bomba.
 
Los radicales ya blanquearon que quieren discutir con el PRO la integración del binomio presidencial. Esto es, que estarían dispuestos a continuar con su apoyo político a Macri, pero reclamarían la candidatura para el cargo que ahora ocupa Gabriela Michetti.
 
Mientras tanto, siguen dando señales de auto-preservación: el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, anticipó para el 9 de junio las elecciones en la provincia norteña, despegándolas de los comicios nacionales. Es un endeble maridaje en el que la lealtad es una entelequia, dependiente de lo que digan las encuestas. Hay que salvar la ropa. No vaya a ser que por bancar la reelección de Macri pierdan en sus feudos.
 
Pero lo peor está pasando en Córdoba. Macri fracasó en su intento de encolumnar a la Alianza oficialista tras su candidato y ni siquiera consiguió que se pusieran de acuerdo para hacer una interna. Por lo tanto, Cambiemos se rompió y Negri y Mestre competirán a gobernador en listas separadas. El mandatario peronista Juan Schiaretti festeja.
 
Con este panorama, Macri parece sostenerse en el aire por algún misterio que viola la ley de la gravedad. Apenas acompañado por un puñado de funcionarios que tratan de explicar algo en lo que pocos creen: sostienen que para ordenar la economía y crecer sobre bases sólidas es preciso realizar un ajuste doloroso que, a la vez, evitará derrapar hacia situaciones como la de Venezuela.
 
No pocos dirigentes de Cambiemos creen que es poco el tiempo que podría disponer el Gobierno nacional para pegar un volantazo en busca de torcer el rumbo político que podría hacer inviable su supervivencia más allá del 10 de diciembre.
 
Los gestos adustos abundan en los despachos oficiales. Tanto, como las proyecciones sombrías. La marcha de la economía deja poco margen para el optimismo, más allá de la confianza casi patológica que se respira en encumbradas oficinas de la Casa Rosada. Una realidad virtual y paralela que persiste frente a la terca inflación, los inquietantes vaivenes del dólar y la recesión, que encuentra pocos adeptos entre los votantes independientes.
 

Todo se encamina para Bordet-Stratta
 
Barranca abajo
 
El Presidente padece los efectos más crudos del desgaste politico: su ponderación alcanza los 20 puntos en distritos más postergados y está cerca de 12 por debajo de Cristina en el global bonaerense, según algunas encuestas de consumo oficial.
 
El cuadro inquieta a los funcionarios de María Eugenia Vidal. La Gobernadora sigue siendo una de las dirigentes mejor valoradas, pero aún así su reelección empieza a ponerse en duda frente al trampolín al que podría arrastrarla la caída de Macri.
 
En ese escenario de alta complejidad surge el plan alternativo V: que Vidal sea candidata presidencial de Cambiemos. Se argumenta que la Gobernadora bonaerense no carga con el peso de una crisis económica salvaje, y no tiene grandes escándalos judiciales o de denuncias de corrupción. La disyuntiva viene ganando adeptos, pero sigue sin encontrar apoyo en la Casa Rosada.
 
La idea es empujada por dirigentes del PRO. También, cerca de Vidal se sigue hablando que sería la alternativa más potable. Varios de los intendentes macristas que empujaban el desdoblamiento electoral se empiezan a mirar con buenos ojos de esa posibilidad. ¿Alguno de ellos se animó a sugerirla en la cumbre con Macri en Parque Norte?
 
La cuestión toma volumen también entre los socios del PRO. El radicalismo empieza a sentir la incomodidad de la incertidumbre. Las voces partidarias críticas que se van alzando si bien no son mayoritarias, generan ruido.
 
Entre no pocos dirigentes macristas empieza a ganar la idea que si se impone un cambio de estrategia, se está en tiempo de descuento para concretarla. En el entorno de Vidal no quieren hablar del tema, pero algunos trascendidos indican que si la Gobernadora debe dar la pelea mayor desearía no estirar la definición hasta junio, cuando deban anotarse las candidaturas.
 

 Todo se encamina para Bordet-Stratta

Preocupación provincial
 
En el peronismo provincial advierten, en tanto, sobre el preocupante impacto que la crisis económica tiene en el sector comercial y vuelven a señalar sobre la necesidad de buscar políticas de apoyo a un sector que no está presente en la agenda nacional.
 
La inflación galopante junto con el brutal aumento de las tarifas también viene siendo cuestionado por el PJ, principalmente por su efecto en el sector medio entrerriano, integrado principalmente por docentes y empleados públicos.
 
En medio de esa inquietante situación, circulan con cautela como en un campo minado y esperan encontrar en la propuesta electoral a la que sus referentes nacionales arriben en junio, para lo que falta casi una eternidad.
 


Precandidatos K participan de la interna provincial
 
Juan Javier García y Martín Piaggio son los precandidatos de mayor gravitación K en lo provincial. El primero porque fue relevante durante el proceso urribarrista como Ministro provincial; el segundo porque es el referente K que ocupa en la actualidad el cargo institucional más importante, como es el de estar al frente de uno de los municipios más poblados de la provincia.
 
El acuerdo entre el Peronismo Alternativo y el kirchnerismo parece haberle abierto la puerta a otros entusiastas. Con la suerte de que podrán, a diferencia de los precandidatos a senadores, pegar su boleta con la de Bordet.
 
Roberto Schunk decidió dar la pelea en Paraná desde Unión Ciudadana. En Rosario del Tala uno de los precandidatos, Lautaro Valdivieso, tributa para la escudería de Unidad Ciudadana. Aunque cerca de él dicen que es bordetista desde la primera hora. Fernando Cardozo dará la pelea con la bandera K en Pueblo Belgrano, departamento Gualeguaychú y en San José, departamento Colón, Gustavo Bastian quiere ser intendente.
 

Todo se encamina para Bordet-Stratta

Cambiemos, por ahora, no muestra sus cartas
 
Mientras el oficialismo provincial avanza a paso arrollador, el radicalismo intenta seducir a los heridos que dejaron (¿continúan haciéndolo?). Dialogan con punteros, funcionarios, legisladores e intendentes. Todo bajo la sombra de Rogelio Frigerio.
 
Cambiemos, por ahora no muestra sus cartas, ni sus candidatos, ni su estrategia. Los que encabezan la fórmula para disputar la gobernación se escudan, en público, en que "hay tiempo". La realidad es que no logran llegar a un acuerdo y poner primera.
 
Alrededor suyo algunos integrantes de la coalición, apenas algunos, logran mirar más allá del árbol que tapa el bosque y se ilusionan con una oportunidad única de destronar al peronismo después de tantos años.
 
 
Varisco, en la mira del Tribunal de Cuentas por pago de contratos sin contraprestación
 
En tanto, se profundiza la investigación derivada de la causa narco municipio. El Tribunal de Cuentas de la provincia solicitará a la Justicia Federal la remisión de la documental secuestrada de la Municipalidad de Paraná en el marco de la causa por narcotráfico, conocida como "narcomunicipio", a fin de profundizar la investigación que viene llevando adelante por presuntas irregularidades administrativas. El foco está puesto en el pago de contratos sin la correspondiente contraprestación de servicios.
 
En paralelo, el organismo también inició un expediente relacionado a la presunta percepción irregular de haberes por parte de la ex funcionaria de Seguridad del municipio, Griselda Bordeira, quien actualmente se encuentra procesada y detenida a la espera del juicio por narcotráfico que se llevará adelante este año en los Tribunales Federales.
 
En esta causa, por presuntas vinculaciones con la banda narco que lidera Daniel "Tavi" Celis, está procesado el intendente de Paraná, Sergio Varisco, y además de Bordeira -presa en la cárcel de mujeres- se encuentra detenido en la Unidad Penal N°1 el concejal Pablo Hernández (Cambiemos).
 
 Varisco en su laberinto

Escándalo: vendían cocaína adentro de la Municipalidad
 
Lo que colmó el vaso fue la explosiva declaración de Luciana Lemos, pareja del traficante "Tavi" Celis e imputada en el caso narco municipio, quien aseguró que ella misma entregó seis kilos de la droga adentro de la Municipalidad.
 
La cocaína entraba por la puerta de Urquiza y Corrientes. La subían por la escalera del Palacio Municipal de Paraná y en la planta alta seguía por el pasillo hacia la izquierda. Pasaba por la puerta de la oficina del intendente Varisco (Cambiemos), por la de la subsecretaria de Seguridad, Griselda Bordeira, y finalmente entraba a la del concejal macrista Pablo Hernández. Ese es el recorrido que confesó haber hecho en más de una oportunidad Luciana Lemos, una de las acusadas en la causa "Narcomunicipio".
 
La declaración de Lemos, escuchas telefónicas, movimientos de dinero sospechosos y otros elementos valorados por los investigadores ilustran cómo se vendía droga al por mayor en la Municipalidad. Y la Justicia cree que la cocaína se pagaba con dinero público.
 
Ahora Varisco, Bordeira y Hernández irán a juicio oral acusados de "financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes". En la causa hay otros ocho imputados, entre ellos Lemos y su pareja, el líder de la banda, Daniel "Tavi" Celis.
 
Lemos contó que del total de la droga, un kilo era "para (Emanuel) Gainza, uno para Hernández, dos para Bordeira y dos para Varisco". La mujer confesó que entregó personalmente la cocaína en la oficina de Bordeira por orden de Celis.
 
Esto fue publicado en el medio nacional ultra macrista Clarín y aparece, como una de las lecturas posibles, como una "devolución de atenciones" del macrismo a Varisco por las declaraciones de Magda Varisco, secretaria de Cultura de la Ciudad y madre de Sergio, quien afirmó: "Yo tuve una leve esperanza y ahora a la gente no le alcanza para vivir", refiriéndose al gobierno nacional. Avería múltiple, más fuego amigo, seguramente.
 
Aun con menos adeptos formales, el PRO tiene un capital político que le falta a la UCR. Hay radicales que se sienten más cómodos bajo el sello Cambiemos, más abarcativo que la pura pertenencia partidaria, y eso les puede facilitar una candidatura en las próximas elecciones a Emanuel Gainza, precandidato a Intendente de Paraná por el PRO.
 
Los graves problemas de Varisco están haciendo crecer la figura de Gainza en la interna, pese a que el concejal macrista no tiene ninguna estructura que lo contenga a nivel territorial, y su figura, tiene más de construcción de marketing que de proyecto político viable para llegar al poder local.
 
Resta ver si el PRO, al igual que lo que hizo en Neuquén, quiere sacrificar a los suyos tomando distancia oportuna de sus candidatos perdidosos en el momento justo, como para no quedar pegados.
 
Es extraña la difusión nacional de la noticia contra Varisco cuando se calientan motores de cara a las PASO. ¿Acaso el PRO nacional sabe que Paraná se pierde y quiere despegarse de Varisco? ¿Si se pierde mal en Paraná, Cambiemos seguramente pierda la provincia? Cosas así se preguntan en estos días...
 
Con este escenario, Adán Bahl espera a ver qué queda cuando termine la hemorragia de Cambiemos. El peronismo se tiene fe en Paraná y en la Provincia. Sean cuales fueran los resultados, la unidad peronista es condición necesaria (aunque no suficiente) para lograr competitividad en el distrito.
 
Ojalá que las elecciones se desarrollen con alta participación, en paz y sin irregularidades. Las autoridades políticas son renovables en elecciones periódicas, baluartes del sistema democrático. Eso las diferencia virtuosamente de los poderes fácticos, de las potencias hegemónicas, del Fondo Monetario Internacional (FMI) que detentan tremendo poder en la Argentina y que nunca se someten a control institucional.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-05-2019 / 13:05
17-05-2019 / 15:05
17-05-2019 / 15:05
17-05-2019 / 15:05
16-05-2019 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar