La Opinión Popular
                  03:02  |  Lunes 25 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los pobres que votan por la derecha, son como los perros que cuidan la mansión, pero duermen afuera." John William Cooke
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 06-03-2019 / 09:03
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Varisco en su laberinto

Varisco en su laberinto
El problema más grave de Cambiemos será que, durante la campaña electoral, la alianza tendrá a su pre candidato a intendente de la capital provincial, sentado frente a un tribunal en un juicio penal. Varisco está acusado, nada menos, que de financiar una banda dedicada al narcotráfico.
El polémico intendente de Paraná, Sergio Varisco, dejó inaugurado un nuevo período legislativo de la ciudad este viernes, al dar en el Teatro 3 de Febrero su mensaje a la Asamblea Legislativa. Cuando no hay mucho para mostrar, pocas obras importantes para presentar, el marketing político transforma a la normalidad en un éxito.
 
Es lo que se vio en el discurso de Varisco, en la apertura de sesiones del HCD. Una extensa enumeración de estadísticas "normales" del Estado. "Se realizaron tantas cuadras de pavimento..."; "se atendió a equis personas en las oficinas..." y así con cada área, de modo que parecía que se hubieran hecho un montón de cosas.
 
El tramo político más significativo del discurso de Varisco fue al final, cuando aseguró que va a continuar gobernando la capital provincial por un nuevo mandato más y cuando se asumió como "un hombre de la Unión Cívica Radical", diferenciándose fuertemente del PRO, que postula para su cargo al edil macrista Emanuel Gainza, quien le dará pelea en las PASO por la candidatura a la intendencia.
 
Con la integración de su lista, Varisco buscó advertir al PRO que Paraná es una isla radical. Y así como Macri casi no les da poder a nivel nacional a los "boinas blancas", él piensa retribuirle con la misma moneda a los "amarillos" a nivel local. Un gran desafío político que el  intendente decidió encarar, mientras a nivel nacional deberá jugar sus cartas con Macri
 
En la alianza local de Cambiemos miran con atención las encuestas y se preocupan. Porque saben que, como en 2015, el destino de la conducción del gobierno municipal estará atado al del presidente Macri. La crisis económica que afecta principalmente a la clase media, atenta directamente contra la intención de voto del radicalismo en general.
 
Varisco tiene a favor que Paraná es el distrito fuerte del macrismo en la provincia. No obstante, sabe que no es suficiente. La apuesta del Intendente para los próximos meses será la de mostrar lo mejor de lo realizado en la Ciudad en los últimos tres años.
 
Cuenta para eso con obras que han tenido un fuerte acompañamiento nacional. Obras pequeñas que se agigantan en períodos eleccionarios financiadas con recursos discrecionales del gobierno nacional. Es evidente que el macrismo discrimina al PJ, ya que casi todas las obras vienen para los municipios de Cambiemos, en menor medida para vecinalistas y lejos, atrás, el PJ.
 
Pero el problema más grave de Cambiemos será que, durante la campaña electoral, la alianza tendrá a su pre candidato a intendente de la capital provincial, sentado frente a un tribunal en un juicio penal. Varisco está acusado, nada menos, que de financiar, con recursos municipales, una banda dedicada al narcotráfico.
 
No es casual que Gainza haya sostenido su candidatura, en una forma de dar testimonio que "el PRO no es Varisco". No se sabe cuánto apoyo nacional tendrá Gainza, tampoco está claro cual podría ser su performance electoral. Lo que sí está claro es que no suma a Varisco esta interna.
 
La Opinión Popular

Varisco en su laberinto  

Macri lució crispado en su discurso convulso
 
El escándalo en la inauguración de sesiones del Congreso nacional le sirvió a cada sector de la grieta para reforzar sus creencias. Los aplausos y silbidos a Mauricio Macri  no reflejaron solo un debate ideológico, sino también la pelea final entre el bien y el mal. Y Macri es ambas cosas, según cada sector.   
 
El Presidente lució crispado en su discurso convulso, que intentó copiar la energía desafiante de Cristina. Planteó que la actual penuria será pasajera, que dispondrá de suficiente cobertura en dólares, para evitar corridas o la huida de la bicicleta financiera y el ingreso de una primera cosecha que aportará a su juicio 10 mil millones.
 
Macri afirmó básicamente que creció la economía, bajo la inflación, aumentaron la inversión, las exportaciones, bajo la pobreza y se crearon 700 mil puestos de trabajo. Los datos reales son que durante el 2018, la inflación aumentó al 47,6%, la pobreza subió al 33,6% y la economía cayó más de un 2,6 por ciento.
 
Recurrió a lugares comunes y obvios para disfrazar los fracasos de su gestión, tales como las fatalidades ajenas. Desarrolló una larga lista de expresiones de deseo -mentiras- que al cabo de cinco minutos de escucharlas todos estaban convencidos de que vivimos en Holanda. Más aún, terminaban pensando: "pobres holandeses, deberían dejar Amsterdam y venirse a la Argentina".
 
Adjudicó las desventuras de su mala praxis y de su equipo, "el mejor de los últimos 50 años" según ellos mismos, a hechos externos; la suba de las tasas de interés, hecho previsible; las sequías que le habrían costado al gobierno alrededor de US$ 8.000 millones; y finalmente los cuadernos de Oscar Centeno, que habrían dificultado los famosos contratos de Participación Público Privada (PPP).
 
Con esa excusa, culpa de otros, Macri ocultó que su gobierno, y su equipo de "excelencia", perdieron US$ 20.000 millones para financiar la corrida cambiaría de 2018 y se endeudó para financiar gastos corrientes y para sustentar una desastrosa gestión que es producto de su incapacidad.
 
La selecta barra de invitados macristas disponían de oídos algo refractarios: leen encuestas poco promisorias, se alarman por los índices de inflación, pobreza, desempleo y actividad económica, lamentan las peleas internas con sus socios radicales...
 
Y, sobre todo, esa desconfianza se manifiesta en un incremento de la sensación térmica del mundo empresario, que empieza a dudar de Macri como el candidato más fuerte para enfrentar a Cristina, y a descreer del dilema que instaló Marcos Peña en el que el mandatario siempre le ganaría a su antecesora en segunda vuelta.
 
Al finalizar el discurso, llovieron las críticas al Presidente. En el abanico opositor, todos coincidieron que Macri relata una irrealidad como estrategia de supervivencia porque su gobierno es un fracaso.  Los enojó el optimismo sin respaldo de resultados, pero los terminó de irritar el ninguneo a todo lo que no fuera K.
 

Varisco en su laberinto
 
¡Hagan algo!
 
En su discurso, Macri se mostró como una persona comprometida con su núcleo antiperonista duro que, seguramente aprobó su tono agresivo, con el que intentó demostrar autoridad. Pero expuso, una vez más, sus falencias culturales y su falta de sensibilidad política para percibir la realidad social de la Argentina.
 
Frente al frágil optimismo del Presidente, que la economía mejorará en dos meses, se le plantó un obrero (uno solo) y se pudrió todo. Macri no pudo contestar el simple reclamo: "Hagan algo" y tartamudeó "el año pasado, el año pasado". El obrero no exigió "¡Váyanse!", pidió "Hagan algo".
 
Y el abrazo que le dio Macri fue casi un empujón, un "tomátelas", incluso un pésame: te acompaño en el sentimiento, andá a enterrar tus esperanzas. Y siguió adelante con la farsa que está gobernando, porque no tiene respuestas para el simple y patético "Hagan algo". El trabajador se dio cuenta del significado de ese abrazo de pésame y consolación hipócrita y se retiró murmurando: "La concha de mi hermana".
 
Este "obrero desconocido" también está diciendo que Macri debería  bajarse de su intento de reelección porque aunque quisiera, ya no tiene tiempo "para hacer algo". Que la cosa no es ganar una elección, sino gobernar bien.
 
Cambiemos apuesta a la divisiÃÆ'³n del PJ en Entre RÃÆ'­os  


A todo o nada
 
En el peronismo tienen claro que Macri necesita a Cristina candidata para obtener la reelección. A tal punto, que tres intendentes del Conurbano admitieron en una charla reservada que trabajan sobre la hipótesis de que la ex presidenta no será candidata a este año.
 
Por su parte, Cristina está cerrando acuerdos con los gobernadores del PJ para asegurarse la integración de una bancada de legisladores nacionales más numerosa en 2020, para asentarse en ella como un polo de poder.
 
En ese sentido, contabilizan los cierres de listas que ya se registraron en Entre Ríos y Neuquén, además del acuerdo con Juan Manzur en Tucumán, pese a que allá el gobernador mantiene una interna feroz con su antecesor José Alperovich. En Santa Fe, en tanto, Cristina dio la orden de alinearse con la candidatura del senador Omar Perotti. Esa vocación por el diálogo y el entendimiento político indicaría, justamente, que la ex presidenta está meditando su futuro.
 
Por cierto que la senadora no maneja todas las variables: el avance de las causas judiciales en su contra es ostensible. Y encima, la vigencia de sus fueros parlamentarios depende de sectores del peronismo sobre los que siempre desconfía pero que, paradójicamente, son los que la mantienen en libertad ambulatoria.
 
Por ahora se trata de meras especulaciones, pero en los hechos estas reflejan el nivel de incertidumbre que existe en la propia dirigencia sobre el resultado que tendrá el duelo que Macri propone contra Cristina.
 
 
La interna en Cambiemos
 
Hay otro efecto de la estrategia presidencial que no es menor en este tramo del año electoral: si la verdadera rival de Macri es Cristina, entonces el mandatario no debería afrontar una interna nacional por su candidatura en Cambiemos. Así lo afirma la mesa chica del PRO: "Las internas no tienen sentido en un partido de gobierno", advierten.
 
En la UCR, en tanto, hay más dudas que certezas: el presidente del partido, Alfredo Cornejo, convocó a una reunión cumbre para definir una estrategia electoral, que inquieta al macrismo tanto como modera los ánimos de los radicales díscolos. Tal vez, sea una forma de evitar las rupturas que podrían sobrevenir.
 
 
Encuesta que traza un horizonte inquietante
 
Apenas unos días antes del discurso de Macri, el dato que comenzó a trascender en el gabinete nacional generó una mezcla de inquietud y perplejidad. Un conocido encuestador que ahora está trabajando para el oficialismo aportó el resultado de una encuesta que traza un horizonte inquietante para Cambiemos.
 
Según esa encuesta que circula por estos días en despachos oficiales, Macri sigue sin poder hacer pié en la Provincia de Buenos Aires. La distancia que lo separaría de Cristina sería cercana a los 12 puntos. El bache entre uno y otro es tan pronunciado, que ni siquiera María Eugenia Vidal, una de las dirigentes mejor ponderadas, podría salir indemne de ese "efecto arrastre".
 
La inquietud crece porque hay otros muestreos que se empecinan en dar malas nuevas para el oficialismo: el Presidente no sólo sigue sin poder remontar sino que su apoyo se va escurriendo. Si bien esa pérdida de respaldo no se va al cristinismo, comienza a alimentar las alforjas de Alternativa Federal. "De tres votos que pierde Macri, dos se van a Lavagna", reconocen dirigentes del PRO.
 
Esa erosión se explica en la marcha de la economía y la imposibilidad del Gobierno de mostrar señales positivas para la gente. La inflación que mostraba alguna tenue curva descendente para fin de año, volvió a recalentarse en enero. Y para febrero ya se habla de un aumento que podría orillar el 4 por ciento. Tampoco se aguarda un resultado en marzo que empuje a alimentar cierto optimismo.
 
En algunos despachos oficiales creen que el soñado repunte económico demorará más de lo previsto. Hay quienes incluso aseguran que algunas señales positivas podrían llegar recién para julio, un mes después del cierre de listas. Pero creen que habrán de conseguirlo. Son hombres de fe.
 

Cambiemos apuesta a la divisiÃÆ'³n del PJ en Entre RÃÆ'­os
 
Con el peronismo unido, Bordet busca la reelección
 
Serán siete los candidatos que competirán por la Gobernación en Entre Ríos. Al igual que en 2015 y 2017, existirá un escenario sumamente polarizado. De un lado estará el justicialismo -en una coalición de 11 partidos- y del otro lado Cambiemos, con una lista ordenada por Rogelio Frigerio.
 
Bordet logró los consensos necesarios en el PJ para aglutinar a todas sus expresiones. Muestra de ello es que Laura Stratta será su compañera de fórmula. Una fuerte apuesta a la renovación política y una jerarquización histórica de la mujer en la política provincial y en el peronismo.
 
Se trata de la actual ministra de Desarrollo Social de la provincia, que ocupa una cartera importante, de actividad constante y que supo constituir una relación de trabajo continuo con el mandatario.   
 
De familia y tradición peronista, con buena relación con los sectores K, la ministra fue de las figuras políticas que sobrevivió a la "limpieza" que hizo el gobernador dos años atrás, cuando sacó de su equipo a funcionarios ligados a la gestión de Sergio Urribarri.
 
La lista de diputados es una radiografía del acuerdo logrado al interior del PJ. La nómina está liderada por Julio Solanas, actual diputado nacional que sonó como posible candidato a gobernador por Unidad Ciudadana. El ex intendente de Paraná es un acérrimo defensor de la década K.
 
Sin embargo algunos sostienen que ser primer candidato es sólo para garantizar el presente acuerdo. Su futuro inmediato estaría en el Senado nacional, en donde podría quedarse con la banca que ambiciona Urribarri.
 
El gobernador, en los hechos, acordó con Cristina y ella le pidió por Solanas y La Cámpora, y ninguno más. Se habla de un acuerdo con Urribarri para las elecciones nacionales, pero lo real es que todo cambiará después del 9 de junio, así que entonces se verá, dicen.
 
Bordet ha dado libertad de acción en las internas. Ajustó las tuercas con los candidatos a senadores en la lógica que entiende que son parte de un proyecto provincial. En los municipios no apoyará a nadie en particular en las categorías donde haya competidores -senadores en pocos departamentos e intendentes- e incluso anunció que "pegará" su cuerpo al de todos los precandidatos a presidir municipios.
 
Eso significa que, por ejemplo, en Paraná habrá por lo menos ocho boletas con su cara. En la capital el que mejor intención de voto tiene es Adán Bahl, que busca "recuperar" la capital. En Concordia, Enrique Cresto buscará la reelección, al igual que Martín Piaggio -kirchnerista- en Gualeguaychú.
 
Varisco en su laberinto  


Benedetti, el candidato de Macri
 
Cuando todo se encaminaba a que hubiera internas en las PASO, Atilio Benedetti volvió a mostrar por qué es el dirigente de la oposición más determinante de Entre Ríos. El actual diputado nacional -ganó con holgura las elecciones en 2017- unificó todos los criterios de radicales y PRO, dejando sin chances a Pedro Galimberti y a Jorge Lacoste, que hasta último momento intentó mostrar apoyo.
 
Sin embargo la decisión de Sergio Varisco, intendente de Paraná, de ser parte del armado de larroquense dejó sin chances al ex intendente de Sauce de Luna. Sin el respaldo del radicalismo de la capital, declinó su candidatura poco antes del sábado.
 
Como compañero de fórmula de Benedetti irá Gustavo Hein, único intendente PRO de la provincia en Basavilbaso y presidente del espacio que lidera Macri en el distrito. Es el binomio que bendijo Frigerio, que estuvo el viernes ordenando la tropa en un reconocido hotel de Paraná por el cual desfilaron los correligionarios.
 
 
Las otras listas
 
El Partido Socialista presentó finalmente dos precandidatos a la Casa Gris. De un lado, el dirigente de Paraná, Hugo Barzola, parte de la actual conducción del partido. Del otro, Néstor López, que representa al Socialismo Popular, corriente interna con la cual no se pudo llegar a un acuerdo.
 
La expectativa está puesta en el Movimiento Socialista de los Trabajadores -MST-, que aspira a repetir la buena perfomance de 2017 y ubicar a Nadia Burgos, principal referente del partido, en la Legislatura. Más atrás, con menos ventaja, corren el Partido SER, con Tania Acebal a la cabeza, y la Confederación Vecinalista, que postula a Lino Sapetti.
 
Así, como en 2015 y en 2017, se aguarda otra elección sumamente polarizada en Entre Ríos.
 

Sergio Varisco se desmarcó del PRO y el PJ cantó presente
 
Apertura de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante local
 
El cónclave mostró de un primer vistazo el escenario político al que dentro de siete meses se subirán los paranaenses. Reveló, por un lado, el cariz con el que Cambiemos encarará la campaña; por otro, la espera inquieta de las distintas vertientes del peronismo por las definiciones que se vienen.
 
La "normalidad" que a Varisco le gusta mostrar, como si fuera un gran logro, es el pago de los sueldos al día. Es la capacidad de mostrar como éxitos de gestión a una administración pública -sobredimensionada y costosísima- funcionando sin sobresaltos.
 
Es como si un gerente expusiera frente a los accionistas de una empresa y les dijera, orgulloso, este año liquidamos los sueldos al día, pagamos todos los impuestos, la luz, el gas... y para el año que viene proyectamos hacer lo mismo. Seguramente, ni una semana duraría ese gerente.
 
Contra lo que habían dejado trascender, los concejales del Frente para la Victoria finalmente comparecieron en el coliseo y, así, se diferenciaron de los legisladores provinciales de la alianza antiperonista Cambiemos, que pegaron el faltazo a la apertura de sesiones a nivel provincial que inauguró el gobernador Bordet hace dos semanas.
 
Para que funcione la democracia tiene que primar el respeto por las instituciones republicanas. Es decir, el mecanismo de relaciones y contrapesos entre las instituciones que ocupan los funcionarios elegidos democráticamente.
 
No obstante, el cuestionado Varisco empezó su discurso de apertura con un mensaje de paz a la oposición y sobre todo a los concejales del FpV, quienes habían adelantado la posibilidad de no ir, algo que finalmente no se concretó. "Tratemos bien a la oposición", dijo cuando militantes radicales expresaban agravios al bloque K desde las gradas.
 
El intendente incluso pidió un aplauso para los ediles, principalmente los del espacio opositor a quienes agradeció su presencia. "En estos tiempos donde la república no es algo fácil, me parece que todos debemos darnos un baño de humildad. Creemos que en los recintos de la democracia todos tenemos que sentirnos cómodos", lanzó.
 
 
Cuestionamientos
 
En la vereda de enfrente, los principales sectores de la oposición cuestionaron la falta de un plan para contener al sector comercial más golpeado por la crisis y el aumento de tarifas. Pero, principalmente, se preparan para, en poco más de un mes contar con aquellas definiciones a nivel nacional y provincial que lleve claridad a espacios que se muestran cada vez más transversales y complejos.
 
Si bien es prematura cualquier conclusión, en Paraná las últimas mediciones los tienen envalentonados y ávidos de trazar posibles estrategias.
 

Varisco en su laberinto
 
Candidato acusado de narco
 
En el caso están detenidos un concejal y otros funcionarios del municipio. El concejal Pablo Hernández (también de Cambiemos) y la subsecretaria de Seguridad municipal, Griselda Bordeira, entre otros imputados, fueron procesados por "financiamiento, comercialización y adquisición de material estupefaciente".
 
En la acusación de la fiscalía, el intendente de Paraná figura como "financiador y adquiriente" de la droga, el concejal Hernández como "adquiriente colaborador" y la agente policial Bordeira como "adquiriente colaboradora". ¡Qué "nenes"! dicen los opositores, pensando no solo en el rechazo de la sociedad a estas situaciones sino en la mochila de plomo electoral que le significa a Varisco.
 
Benedetti pactó con Varisco, fue una de las claves del cierre de la interna provincial de Cambiemos. La inclusión de la hija del intendente en los primeros lugares de la lista de Diputados provinciales es una alianza política que expone a Varisco y a Benedetti, quienes son socios de lo que pase políticamente en Paraná en la próxima elección.
 
No se sabe que harán los sectores "puros" del PRO ante una campaña que parece impredecible. La elección pone la cuestión en la siguiente perspectiva: Si Varisco pica en punta, la oposición va cargar duro contra él. Si, en cambio, como todo indica, Varisco corre desde el segundo puesto se vería obligado a salir a confrontar a quien lo aventaje, y el ataque seguramente tendrá su respuesta.
 
Dentro del crisol de encuestas que ya comienzan a circular en la capital provincial hablan de un Varisco estancado por debajo de los 30 puntos y un candidato peronista con posibilidades de crecer por encima de los 10/15 puntos sobre Varisco.
 
¿Gainza retendrá algo de ese voto que le falta? ¿Volverán esos votos a Varisco después de las PASO si el intendente vence a Gainza en la interna de Cambiemos? Son especulaciones por ahora, pero la campaña recién comienza a levantar temperatura.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-03-2019 / 11:03
23-03-2019 / 11:03
23-03-2019 / 11:03
22-03-2019 / 08:03
20-03-2019 / 11:03
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar