La Opinión Popular
                  05:46  |  Domingo 19 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El Gobierno de Macri solo quiere que nos hagamos cargo de su fracaso". Sergio Massa
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 27-02-2019 / 20:02
EFEMÉRIDES POPULARES

Aldo Cammarota: Deben ser los gorilas, deben ser…

Aldo Cammarota: Deben ser los gorilas, deben ser…
El 28 de febrero de 2002, en Los Ángeles, Estados Unidos, muere Aldo Francisco Cammarota. Fue guionista de radio y de televisión, uno de los autores de los monólogos de Tato Bores, del programa radial y televisivo La revista dislocada, y de Telecómicos.
El 28 de febrero de 2002, en Los Ángeles, Estados Unidos, muere Aldo Francisco Cammarota. Fue guionista de radio y de televisión, uno de los autores de los monólogos de Tato Bores, del programa radial y televisivo La revista dislocada, y de Telecómicos.
 
Columnista en la revista Siete Días y los diarios Ámbito Financiero, La Prensa y La Opinión; fue presidente de la Asociación de Productores Independientes de Televisión y miembro de la Junta Directiva de Argentores. Escribió letras de tangos como Petitero y Hay que pasar el invierno.
 
En sus guiones planteaba con ironía la situación política del país. Es el autor del término gorila, que más tarde se utilizó como sinónimo de antiperonista, y luego de conservador, reaccionario y represor en toda Latinoamérica. Además de la expresión "Argentina año verde", para referirse a un utópico país donde todo funciona correctamente.
 
Fue candidato a Diputado Nacional en 1965 por el conservador Partido Cívico Independiente, de Álvaro Alsogaray, y precandidato a Senador Nacional por el partido Nueva Fuerza -del mismo político- en 1972, otra creación de Alsogaray, de la que se alejó desilusionado, acusando de elitista a aquella agrupación.
 
La Opinión Popular

El libretista que a la distancia le hacía los monólogos a Tato Bores
 
Aldo Cammarota poseía el don de la intuición: desde Los Ángeles, donde vivió a partir de 1974, percibía (muy a su manera), imaginaba y escribía la realidad argentina. Durante años, hasta 1981, siguió escribiendo los libretos que después disparaba Tato Bores a través de la pantalla.
 
No percibió tan bien la realidad cuando, una vez finalizado ese ciclo, envió una carta al entonces titular de la Junta Militar, general Roberto Viola, agradecido por "la libertad que aún en Occidente no es muy común en la televisión".
 
Irónico, contradictorio, amante y crítico de la política, marcó una época en radio y televisión. El libretista falleció a los 71 años de un ataque cardíaco, en Los Ángeles, en un barrio ubicado entre Beverly Hills y Hollywood. Su itinerario había comenzado en Buenos Aires, donde nació en agosto de 1930, luego vivió en Córdoba y posteriormente en el centro porteño, de donde hizo trascender su capacidad.
 
Fue creador de un gran éxito radiofónico, "La revista dislocada", y en televisión alcanzó notoriedad con "Telecómicos", la tira que logró altos niveles de rating con la participación de artistas como Juan Carlos Calabró, Mario Sapag, Juan Díaz (Cuchuflito), Osvaldo Canónico, Tristán, Calígula, Horacio Bruno y Julio López, entre otros.
 
Allí el libretista había creado un sketch en el que dobles de políticos como el general Juan Domingo Perón, Ricardo Balbín, Arturo Frondizi, Álvaro Alsogaray y otros protagonizaban el "gran acuerdo nacional".
 
También se destacó como panelista en "Humor redondo" -junto a Carlos Garaycochea, Jorge Basurto y Juan Carlos Mesa- y a partir de 1974 comenzó a escribir los libretos del programa de Tato Bores. Para entonces, las amenazas que recibía lo obligaron a abandonar el país.
 
Todos conocían, más allá de su trayectoria profesional, su gran afición por los temas políticos. A los 6 años, en la escuela, lo llamaban "el pibe política". A los 14, fundó en la ciudad de Córdoba el "Centro Coronel Perón".
 
Con el correr de los años y de los sinuosos caminos que tomó el peronismo, Cammarota terminaría declarando: "Después Perón fue evolucionando y yo también".
 
De grande, tradujo en funciones específicas aquella vocación incipiente, y su particular sentido de la evolución. Ocupó la presidencia de la Asociación de Productores Independientes de Televisión, se desempeñó como miembro de la Junta Directiva de Argentores y fue postulado como candidato para la dirección de Sadaic.
 
También proyectó a la arena partidaria sus ideas políticas. En 1965 se presentó como candidato a diputado nacional y en 1973 participó como precandidato a senador nacional por el partido Nueva Fuerza que lideraba el capitán ingeniero Alvaro Alsogaray.
 
En el campo del periodismo colaboró en varias publicaciones importantes: La Opinión, La Prensa y Siete Días, entre otras, y destiló su ironía en el libro Argentina año verde.
 
Ya radicado en los Estados Unidos, después de haber sufrido problemas políticos, obvió las distancias geográficas y continuó escribiendo los libretos para Tato Bores afirmando, a manera de explicación, que "yo percibo lo que está pasando allá y nunca me equivoco. Diría que mejor que si estuviera allí, porque desde lejos veo las cosas que pasan sin estática".
 
Así siguió hasta que finalizó el programa de Tato. Entonces mandó la famosa carta dirigida al general Viola.
 
Acaso haya sido su acidez a prueba de todo lo que le hizo decir, en una oportunidad en la que le preguntaron por Perón: "Teníamos en común que los dos queríamos ser Presidentes. Para llegar, yo pensaba seguir la carrera militar, pero a los 15 años tuve polio y eso cambió mis planes. Me quedaba el consuelo de que Roosevelt llegó a ser Presidente de los Estados Unidos".
 
Fuente: Página12

Agreganos como amigo a Facebook
17-05-2019 / 19:05
17-05-2019 / 18:05
16-05-2019 / 18:05
16-05-2019 / 18:05
Jorge Rafael Videla presidió una dictadura militar que suprimió los derechos civiles de los ciudadanos y las libertades públicas, anuló las garantías constitucionales, suspendió la actividad política, vedó los derechos de los trabajadores, intervino los sindicatos y la CGT, prohibió las huelgas, disolvió el Congreso y los partidos políticos, y destituyó la Corte Suprema de Justicia.
 
La dictadura impuso el terrorismo de Estado como método sistemático, un régimen de represión ilegal, violencia indiscriminada, persecuciones, tortura sistematizada y desaparición forzada de personas, en el que se violaron masivamente los derechos humanos y se produjeron, en un verdadero genocidio, decenas de miles de desaparecidos.
 
Según el parte médico del Penal de Marcos Paz, Jorge Rafael Videla falleció a las 6:25 de la mañana del 17 de mayo de 2013, a la edad de 87 años, por muerte natural. El ex dictador argentino fue encontrado muerto en el penal de Marcos Paz sin pulso ni respiración, donde cumplía con el castigo de cadena perpetua. Ese día hubo en el país un hijo de puta menos.
 
Hasta el día de su muerte, Videla justificó el terrorismo de Estado que impuso en Argentina durante su dictadura. No es difícil equiparar a los represores con verdaderos monstruos. Pero al deshumanizarlos se pierde la capacidad de analizar y comprender los crímenes y cómo éstos fueron posibles. Sin embargo, a veces, evitar esas comparaciones se hace difícil.
 
La Opinión Popular



16-05-2019 / 18:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar