La Opinión Popular
                  23:49  |  Viernes 22 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los pobres que votan por la derecha, son como los perros que cuidan la mansión, pero duermen afuera." John William Cooke
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 18-02-2019 / 07:02
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 18/02/1977 JORGE RAFAEL VIDELA SALE ILESO DE UN ATENTADO

Operación Gaviota: Atentado contra el genocida Videla

Operación Gaviota: Atentado contra el genocida Videla
El 18 de febrero de 1977, en el sector militar del aeropuerto de Buenos Aires, el dictador Jorge Rafael Videla lamentablemente sale ileso de un atentado, al estallar una bomba junto a su avión en el momento en que despegaba. En la imagen: El genocida Jorge Rafael Videla con el dictador Augusto Pinochet. Los yanquis apoyaron estas dictaduras en América Latina, con la que instauraron regímenes del terror.

El tiranicidio significa darle muerte al tirano, es decir, al gobernante que se ha convertido en déspota o criminal. Desde la Antigua Grecia los que lo hacían eran considerados como héroes y tratados como mártires de la libertad. Es el derecho de rebelión contra un poder opresivo.
 
El 18 de febrero de 1977, en el sector militar del aeropuerto de Buenos Aires, el dictador genocida Jorge Rafael Videla lamentablemente sale ileso de un atentado, al estallar una bomba junto a su avión en el momento en que despegaba.
 
La "Operación Gaviota", el intento de asesinato dirigido contra el general Videla, por parte de la organización guerrillera Ejército Revolucionario del Pueblo, se realizó cuando el avión presidencial iniciaba su despegue de Buenos Aires, rumbo a Bahía Blanca.
 
Una bomba hizo explosión junto a la pista, de la que levantó siete metros de asfalto. El avión pudo remontar el vuelo, pero tomó tierra inmediatamente en una base militar cercana.
 
La Opinión Popular

Trasfondo y antecedentes
 
El Tte. Gral. Videla era el Comandante en Jefe del Ejército Argentino y fue uno de los líderes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 que derrocó al gobierno de la presidente María Estela Martínez, instaurando la dictadura más sangrienta de la historia argentina, el «Proceso de Reorganización Nacional», durante el cual asumió la presidencia de la nación.
 
El Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) era una guerrilla marxista-leninista fundada en 1970 como el aparato militar del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), cuyo objetivo era reemplazar el sistema capitalista argentino por uno socialista.
 
El ERP llamó «Operación Gaviota» a su plan para asesinar a Videla, pero no era el primer intento: el 15 de marzo de 1976 -antes del golpe- varios montoneros trataron de matarlo con una bomba, pero sobrevivió porque, como no llevaba uniforme, los guardias lo habían detenido unos momentos más en la entrada (en este atentado hubo un muerto y veintiséis heridos) y el 2 de octubre de 1976 un conscripto puso una bomba bajo el palco desde donde hablaban los integrantes de la Junta Militar en el acto por el Día del Arma de Comunicaciones, pero nadie sufrió daños porque la bomba estaba mal colocada y explotó tarde (además, en 1980 la dictadura fingiría un atentado contra Videla).
 
 
Preparación del atentado
 
Tomando en cuenta que el espesor de la pista del aeropuerto era de entre 65 cm y 1 m de hormigón armado extraduro, los miembros del ERP determinaron que para volarlo se requerían aproximadamente entre 9 y 12 kg de TNT, pero para generar una onda suficientemente poderosa para que afectara al avión en vuelo se usaron como base unos 65 kg de explosivo en una carga central, debajo del centro de la pista, compuesta por 30 kg de TNT y el resto de gelamón, más otra carga en el borde, debajo de una tapa de inspección, con 15 kg de TNT y unos 50 kg de gelamón.
 
Las dos cargas estaban conectadas en paralelo a una línea principal de conducción eléctrica y tenían en cada una tres cápsulas detonantes eléctricas más otras repartidas como reforzadores. Según relata uno de los oficiales del ERP a cargo de la preparación del atentado:
 
«Se calculaba que cualquiera de las dos que estallara con el avión carreteando sería suficiente, aunque si se los tomaba en despegue, la principal sería la del centro, por los trozos de hormigón que saldrían disparados por el aire, como proyectiles.»
 
La posibilidad de la interferencia eléctrica y radial descartó el uso de explosores telecomandados y supuso el empleo de una extensa línea de cables resistentes a la humedad (por el arroyo Maldonado) y la fabricación de una fuente de energía, pequeña y portátil, pero de alto voltaje e intensidad.
 
La mayor dificultad para los guerrilleros era la colocación de la carga ya que requería trasladar una gran cantidad de material (230 kg entre explosivos -110 kg- y mecanismos de iniciación y el cable eléctrico -120 kg-).
 
Los guerrilleros perforaron el piso de una citroneta y la estacionaron sobre una boca de tormenta para entrar, sin llamar la atención y con todos los pertrechos, a una alcantarilla que estaba a una considerable distancia de la pista; trazaron el itinerario subterráneo, caminaron por la cañería y navegaron en balsa por el arroyo hasta el punto exacto del techo del túnel que va debajo de la pista donde se colocaron los explosivos.
 
Toda esta operación estuvo a cargo de un explosivista del ERP llamado Alberto Strejer, alias La Tía.
 
 
Ejecución 
 
La operación se ejecutó el 18 de febrero de 1977 a las 8:30 burlando el operativo de seguridad policial-militar que sistemáticamente se desarrollaba desde unos 30 minutos antes de cada viaje del dictador en toda la zona del aeroparque y alrededores.
 
Un observador del ERP adelantado dio la señal de fuego por radio portátil a un disparador, que accionó el sistema eléctrico de las dos bombas; el detonador de la carga principal no funcionó y cuando estalló la segunda bomba, el piloto -que había levantado vuelo antes de lo acostumbrado- equilibró el Fokker F-28 y continuó con el despegue, recibiendo el avión la onda explosiva más lejos de lo calculado.
 
No obstante, de haber detonado las dos cargas, el avión hubiera sido destruido. De haber cumplido su objetivo, el ataque habría matado también a otros jerarcas del régimen: el ministro de economía José Alfredo Martínez de Hoz, el brigadier Oscar Caeiro y los generales Osvaldo Azpitarte, José Villarreal y Albano Harguindeguy.
 
 
Consecuencias
 
La explosión dejó un cráter de 5 m de diámetro aproximado, el Aeroparque fue clausurado temporalmente y los vuelos se desviaron al aeropuerto de Ezeiza. Los medios de comunicación internacionales se hicieron eco del atentado.
 
El periódico clandestino editado por el ERP, el Estrella Roja, en su edición 93 del lunes 28 de febrero publicó el siguiente comunicado de la organización:
 
PARTE DE GUERRA AL PUEBLO ARGENTINO 18 de febrero de 1977 En el día de la fecha, siendo las 8:30, la unidad especial Benito Jorge Urteaga del ERP por indicaciones del Buró Político del PRT procedió a hacer detonar una carga explosiva debajo de la pista principal del Aeroparque Jorge Newbery con el objetivo de destruir el avión presidencial y al asesino Videla. Por causas de orden técnico no se logró el objetivo final a pesar de haber detonado una de las cargas explosivas. El brazo de la justicia popular es largo y sabe ajustar cuentas con los asesinos y torturadores del pueblo argentino. El puño de acero de la vanguardia armada del pueblo sabrá luchar incansablemente hasta lograr el triunfo total sobre la más bárbara y sangrienta dictadura militar que jamás haya soportado nuestro país.
 
¡Gloria al Comandante Santucho!
¡Gloria a los mártires de la dictadura!
¡A vencer o morir por la Argentina!

Unidad Especial Benito Jorge Urteaga Ejército Revolucionario del Pueblo
 
Los miembros de la Unidad Especial Benito Jorge Urteaga no fueron atrapados, excepto Alberto Strejer, que lo fue pero no por este hecho, sino por otro ocurrido meses después y permanece desaparecido.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
22-03-2019 / 19:03
Un 23 de marzo como hoy... pero de 1942 moría Marcelo Torcuato de Alvear, abogado y político argentino, presidente de la Nación desde el 12 de octubre de 1922 y el mismo día de 1928. Participó activamente de las revoluciones radicales de 1890 y 1893, integrándose en la Unión Cívica que luego dio origen a la Unión Cívica Radical, en el sector denominado "galeritas" (más cercanos al conservadurismo). Cuando Yrigoyen asumió la presidencia en 1916 nombró a Alvear embajador en Francia, y éste fue electo Presidente en momentos en que se encontraba en ese país.
 
Todas las fuerzas antiyrigoyenistas y antipopulares levantaron la cabeza a partir del momento en que Alvear se hizo cargo del gobierno. Desde el inicio de su gestión nombró a ministros que no tenían relación alguna con los sectores yrigoyenistas, por lo que la unión entre ambos comenzó a quebrarse. Su gabinete era una clara demostración de que don Marcelo afirmaba su "independencia" con respecto al caudillo.
 
Alvear, como hijo predilecto de la fortuna, gozó de las ventajas envidiables que le ofrecía el período de "estabilización relativa del capitalismo" que transcurre entre la posguerra y la crisis mundial del 30. Los altos índices de exportación de nuestros productos agropecuarios llenaron de oro a la Tesorería.
 
Su gobierno coincidió con el fin de la crisis mundial de la posguerra, lo que le permitió mejorar la economía y las finanzas del país, además de destacarse el desarrollo de la industria automotriz y la explotación petrolera, que alcanzó una prosperidad económica desconocida hasta entonces para la Argentina.
 
Con todo ello, llegó a números insospechados en lo que respecta al PIB por habitante, que en 1928 había alcanzado el sexto puesto entre los más altos del mundo. Incluso, se registró un aumento de la clase media, una subida del salario real y una disminución de las huelgas y conflictos.
 
Pero la interna radical estaba a la orden del día y las intrigas en todos los órdenes. Si el ministro de Hacienda Víctor Molina proclamaba orgullosamente su doctrina librecambista, la actitud de Alvear hacia la reforma universitaria, el gran movimiento cultural que había apoyado Yrigoyen en 1918, se volvía abiertamente hostil y la conspiración oligárquica se pone en marcha para impedir la segunda presidencia del Caudillo.
 
La interna radical se dirimió en 1928 con la elección nacional. La fórmula Hipólito Yrigoyen-Francisco Beiró se impuso por el 57,4 de los votos. Al dejar la presidencia, Alvear se radicó en Francia. 
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

22-03-2019 / 19:03
21-03-2019 / 18:03
20-03-2019 / 18:03
La Siberia argentina, como la definió Osvaldo Bayer, cerró sus puertas el 21 de marzo de 1947 a orillas del canal de Beagle. Hace 71 años un decreto no demasiado recordado del presidente Juan Perón señalaba el final para la inhumana cárcel de Ushuaia, la más austral del mundo.
 
Había sido centro de castigo y aislamiento durante 45 años. Por sus 380 celdas de 1,93 por 1,93 pasaron desde el Petiso Orejudo hasta el anarquista ucraniano Simón Radowitzky, quien mató de un bombazo al comisario y represor de obreros, Ramón Falcón. La cárcel de Ushuaia fue usada como un depósito del Estado para alojar presos políticos.
 
El dictador José Félix Uriburu envió a Tierra del Fuego a militantes anarquistas, comunistas, trotskistas y socialistas. Entre ellos estaban el cronista del diario La AntorchaHoracio Badaraco y el de La ProtestaJosé Berenger, torturado con una prensa. Agustín P. Justo, el presidente que llegó de la mano del fraude en 1931, siguió mandándolos por barco hacia la isla.
 
La cárcel que cerró Perón se volvió a abrir dos veces más en las décadas del 50 y 60. La Revolución Libertadora envió a partidarios del General. Jorge Antonio (empresario), Guillermo P. Kelly (dirigente de la Alianza Libertadora Nacionalista) Héctor Cámpora(Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación) John W. Cooke (Diputado Nacional), y el dirigente de la CGT, José Espejo; por orden del Almirante Isaac Rojas son trasladados al Penal del sur.
 
Sufren allí condiciones tremendas de prisión con temperaturas extremas que alcanzaban a 40 grados bajo cero, sin calefacción, sin agua, engrillados, condiciones éstas que se suman a un sin fin de vejámenes por orden de la "Revolución Libertadora". También la utilizó por última vez Arturo Frondizi en 1960 cuando aplicó el Plan Conintes para meter presos a militantes de la resistencia peronista juzgados por consejos de guerra especiales.
 
La Opinión Popular

20-03-2019 / 18:03
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar