La Opinión Popular
                  05:32  |  Viernes 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 09-02-2019 / 20:02
EFEMÉRIDES POPULARES. LA LEY FUE SANCIONADA EL 10 DE FEBRERO DE 1912

Ley Sáenz Peña: voto universal, secreto y obligatorio para los varones

Ley Sáenz Peña: voto universal, secreto y obligatorio para los varones
El voto universal, secreto y obligatorio para varones cumple hoy 107 años desde su aprobación en las dos cámaras del Congreso el 10 de febrero de 1912, pero su vigencia política real fue esporádica y condicionada. Se aplicó por primera vez en 1916. El voto popular y secreto de Sáenz Peña permitió que accediera al poder en 1916 el candidato por la Unión Cívica Radical, Hipólito Yrigoyen.
El voto universal, secreto y obligatorio para varones cumple hoy 107  años desde su aprobación en las dos cámaras del Congreso el 10 de febrero de 1912, pero su vigencia política real fue esporádica y condicionada. Se aplicó por primera vez en 1916.

La Ley Sáenz Peña o Ley 8.871, es la ley General de Elecciones que estableció el voto secreto y obligatorio a través de la confección de un padrón electoral, pero seguía siendo exclusivo para nativos argentinos y naturalizados masculinos y mayores a 18 años.

Debe su nombre al hecho de haber sido sancionada durante la presidencia de Roque Sáenz Peña, miembro del ala modernista del gobernante Partido Autonomista Nacional e impulsor de la ley.

Las mujeres debieron esperar hasta la sanción de la Ley 14.032, de junio de 1951, para que se les reconocieran derechos electorales, durante el primer gobierno de Juan Perón, por impulso de su compañera Evita.

Sin embargo, el siglo transcurrido desde la Ley Sáenz Peña se repartió, tristemente para la historia de la Argentina, en sólo 55 años de prácticas democráticas para la elección de las autoridades y 45 años de episodios de fraude electoral contra el yrigoyenismo, proscripción del peronismo y golpes de Estado con gobierno militares, que culminaron en la aberrante última dictadura.

La Opinión Popular

El sufragio sin condiciones se aplicó por primera vez en 1916 y produjo el primer gobierno del radical Hipólito Yrigoyen. Seis años después, en 1922, otro radical, Marcelo Torcuato de Alvear, tomó la posta, y tras concluirlo seis años después, se la devolvió a Yrigoyen en 1928. Este ciclo de casi 14 años fue el período democrático más extenso del siglo XX, con excepción del que se inició en 1983 y aún continúa en esos días.

En 1930, Yrigoyen fue derrocado por el general José Uriburu en el primer golpe militar de la historia. La participación del radicalismo fue prohibida en 1932, para abrir camino al general Agustín P. Justo y en 1937, un fraude de gran dimensión sobre todo en provincia de Buenos Aires, impidió el triunfo del radical Marcelo T. de Alvear y consagró a una alianza que postulaba a Roberto Ortiz.

En 1943 se produjo un nuevo golpe militar. En 1945, acosados por varios frentes, los generales se ven obligados a convocar a elecciones para distender las presiones. El 24 de febrero de 1946, triunfó Juan Domingo Perón por un margen amplísimo, 'en las elecciones más limpias de la historia', como definió ese mismo mediodía el candidato de la Unión Democrática, José Tamborini, cuando creía que era el favorito.

El sufragio sin condiciones se aplicó por primera vez en 1916 y produjo el primer gobierno del radical Hipólito Yrigoyen. Seis años después, en 1922, otro radical, Marcelo Torcuato de Alvear, tomó la posta, y tras concluirlo seis años después, se la devolvió a Yrigoyen en 1928. Este ciclo de casi 14 años fue el período democrático más extenso del siglo XX, con excepción del que se inició en 1983 y aún continúa en esos días.

En 1930, Yrigoyen fue derrocado por el general José Uriburu en el primer golpe militar de la historia. La participación del radicalismo fue prohibida en 1932, para abrir camino al general Agustín P. Justo y en 1937, un fraude de gran dimensión sobre todo en provincia de Buenos Aires, impidió el triunfo del radical Marcelo T. de Alvear y consagró a una alianza que postulaba a Roberto Ortiz.

En 1943 se produjo un nuevo golpe militar. En 1945, acosados por varios frentes, los generales se ven obligados a convocar a elecciones para distender las presiones. El 24 de febrero de 1946, triunfó Juan Domingo Perón por un margen amplísimo, 'en las elecciones más limpias de la historia', como definió ese mismo mediodía el candidato de la Unión Democrática, José Tamborini, cuando creía que era el favorito.

Perón volvió a triunfar en 1952, esta vez con respaldo también del nuevo voto de las mujeres, pero su gobierno fue derrocado en septiembre de 1955, antes de cumplir los 10 años, por la coalición cívico-militar de la Revolución Libertadora.

Gobiernos de distintos signos políticos coincidieron en mantener la proscripción del peronismo durante los siguientes 17 años, en los que se turnaron varios militares y los civiles Arturo Frondizi (1959-1962), José María Guido (1962-1963) y Arturo Illia (1963-1966) y nuevamente los jefes castrenses, esa vez Juan Carlos Onganía, Roberto Levington y Alejandro Lanusse.

En 1973 vuelven las elecciones sin prohibiciones: el peronista Héctor Cámpora fue elegido presidente el 11 de marzo pero sólo duró 49 días en el gobierno, al que renunció, y en poco tiempo se convocó a una nueva elección, que ganó Juan Domingo Perón el 25 de septiembre del mismo año. El justicialismo se mantuvo en el poder apenas tres años, pero fue nuevamente desalojado del gobierno el 24 de marzo de 1976. Tras una larga y trágica experiencia de poder absoluto durante más de 7 años, los militares debieron abandonar el ejercicio del gobierno.

El 10 de diciembre de 1983, con la asunción de Raúl Alfonsín, se abrió el mayor período de democracia que la Argentina experimentó nunca. Hasta 1983, la Argentina que reconocía el voto universal, secreto y obligatorio de los varones sólo tuvo un primer ciclo de tres elecciones libres de presidentes, todos radicales (1916-1939), y duraron en conjunto 14 años; Juan Domingo Perón accedió al gobierno en 1946 y se mantuvo mediante dos comicios, pero no alcanzó a completar los doce años de mandato y debió exilarse en septiembre de 1955. El peronismo volvió y ganó dos elecciones libres en 1973, pero entre ambos apenas sumaron tres años de gobierno, antes de caer derrocado en marzo de 1976.

En los 70 años de vigencia del voto universal, secreto y obligatorio de los varones -de 1912 a 1983-, sólo hubo elecciones libres en siete oportunidades y consagraron a gobiernos que en conjunto apenas sumaron 27 años de ejercicio del poder.

En 1983, recuperado el respeto a la voluntad popular, se sucedieron siete gobiernos, de signos variados y matices sorprendentes, que juntos conformaron el ciclo más largo de democracia de la historia, con 28 años de continuidad ininterrumpida. Una cifra que supera incluso a la suma de los bolsones de democracia que hubo en los primeros 70 años.

En el período de un siglo de vigencia del voto universal, hubo elecciones libres por primer vez en 1916, y 14 años de gobiernos radicales (1916-1930). Le siguieron 15 años de comicios condicionales y fraudes y golpe militar (1930-1945).Después diez años de gobierno de Juan Domingo Perón (1946-1955), al que siguieron 18 años de proscripción (1955-1973). Luego tres años de gobiernos peronistas, elegidos en libertad (1973-1976), al que siguieron 8 años de presencia militar (1976-1983). El actual periodo de 28 años ininterrumpidos parece comparativamente con el anterior, el verdadero ciclo democrático, que algunos quisieron inaugurar en 1916, pero encontró muchas dificultades.

Fuente: El Litoral

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2019 / 17:02
21-02-2019 / 16:02

Las Fuerzas Armadas, a la salida de la dictadura, humilladas por la derrota en la guerra de Malvinas y odiadas por el pueblo por genocidas, quedan deslegitimadas y su poder en crisis. Distintos gobiernos constitucionales intentaron "reconciliarlas" con la sociedad.
 
La Ley 23.492 de Punto Final argentina, entra en vigor el 22 de Febrero de 1987, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, y estableció la paralización de los procesos judiciales contra los imputados como autores penalmente responsables de haber cometido el delito complejo de desaparición forzada de personas (que involucró detenciones ilegales, torturas y homicidios agravados o asesinatos) que tuvieron lugar durante la dictadura militar genocida del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional de 1976-1983.
 
La ley, conocida como de impunidad, decía literalmente "se extinguirá la acción penal contra toda persona que hubiere cometido delitos vinculados a la instauración de formas violentas de acción política hasta el 10 de diciembre de 1983".
 
La ley, que sancionaba la impunidad de los militares por la desaparición de miles de opositores y guerrilleros peronistas y de izquierda (casi 9.000 según el informe del Nunca Más de 1984 y hasta unos 30.000 de acuerdo a los organismos de Derechos Humanos), fue en su momento objeto de una viva y acalorada polémica.
 
Sólo quedaban fuera del ámbito de aplicación de la ley los casos de secuestro de recién nacidos, hijos de prisioneras políticas destinadas a desaparecer, que eran por lo general adoptados por militares, quienes les ocultaban su verdadera identidad biológica.
 
La Opinión Popular

21-02-2019 / 16:02
21-02-2019 / 16:02
21-02-2019 / 16:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar