, embarra a medio macrismo: su tío es el escribano General de la Nación, Carlos Marcelo D'Alessio, un hombre de la más estrecha confianza de Macri. Su relación cercana con el fiscal Stornelli está comprobada al igual que con el periodista de Clarín, Daniel Santoro.
 
El fiscal dice que se trata de una "operación berreta", pero esta denuncia tiene audios, fotos, videos y testimonios de los perjudicados. Hay fotos que lo muestran en una relación de confianza con D'Alessio, con el que intercambió más de 150 mensajes. En cambio, la llamada causa de los cuadernos no tiene cuadernos sino fotocopias.
 
D'Alessio es un personaje típico del law fare, la metodología inducida por los servicios de inteligencia norteamericanos para socavar y perseguir a gobiernos o movimientos populares. El dispositivo utiliza servicios de inteligencia, más periodistas y medios oficialistas y funcionarios judiciales.
 
No es un falso influyente, D'Alessio tiene relaciones y fotos con todos esos estamentos del law fare. Y en las grabaciones y videos se jacta de haber proporcionado información para diversas operaciones mediático-judiciales. No es un tonto, un charlatán desbocado o un mitómano que quiere darse importancia. Es un personaje oscuro relacionado con altas esferas del macrismo. Y la excusa que da frente a las pruebas incontrastables es que simuló el chantaje para conseguir información.
 
Iba a pasar que en algún momento saliera a la luz este personaje o algún equivalente. Porque el método se repite y queda expuesto. 
'/> Empresario denuncia al fiscal macrista Stornelli por coimas / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  12:27  |  Jueves 18 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El resultado electoral nos genera una gran responsabilidad". Gustavo Bordet
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-02-2019 / 08:02
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Empresario denuncia al fiscal macrista Stornelli por coimas

Empresario denuncia al fiscal macrista Stornelli por coimas
Un verdadero escándalo sacude a la mega causa de los cuadernos, que tiene en vilo a Cristina y a buena parte del empresariado nacional. El fiscal Carlos Stornelli, pieza clave de la investigación, fue denunciado penalmente a raíz de que un presunto allegado suyo le pidió una coima de 300 mil dólares a un empresario para que no lo meta preso. A través de su participación política activa en Boca Juniors, Stornelli comenzó a integrar el círculo de confianza de Macri y se convirtió en miembro de la Comisión de Seguridad creada por el ahora presidente en 2007. Allí el fiscal trabajó junto a otros destacados personajes de la Justicia, como el juez Ariel Lijo, los fiscales Raúl Plée y Gerardo Pollicita y el ex juez federal y ex ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro. Stornelli, además, fue vocal titular de la Comisión Directiva del club, que hoy preside Daniel Angelici.
Iba a pasar: un empresario denunció al fiscal Carlos Stornelli por pedir coimas millonarias en la causa de las fotocopias de los cuadernos; Techint acusó a Mauricio Macri por atentar contra la propiedad; acusaron a 92 intendentes y citaron a indagatoria a Cristina y a más de cien ex funcionarios y empresarios y la Justicia ordenó cerrar la cuenta por la que C5N, el único canal de televisión opositor, pagaba los salarios de sus trabajadores.
 
La utilización sistemática de la Justicia como herramienta de persecución, aunque sea sólo a través de un grupo de funcionarios judiciales, puede explotarle en la cara al gobierno, como sucedió con la causa de las fotocopias de los cuadernos.
 
Se ha denunciado y después acallado que en la causa de los cuadernos salían en libertad quienes declaraban lo que el fiscal o el juez querían escuchar. Y que los demás terminaban encarcelados en situaciones humillantes y dolorosas hasta que declaraban lo que se les pedía.
 
Hasta que uno de esos empresarios hizo la denuncia con grabaciones de audio y video, con fotografías y documentos. Es una denuncia que pone en tela de juicio todas las declaraciones obtenidas en esa causa y que constituyen la única prueba.
 
El personaje central de la denuncia contra Stornelli, el abogado Marcelo D'Alessio, embarra a medio macrismo: su tío es el escribano General de la Nación, Carlos Marcelo D'Alessio, un hombre de la más estrecha confianza de Macri. Su relación cercana con el fiscal Stornelli está comprobada al igual que con el periodista de Clarín, Daniel Santoro.
 
El fiscal dice que se trata de una "operación berreta", pero esta denuncia tiene audios, fotos, videos y testimonios de los perjudicados. Hay fotos que lo muestran en una relación de confianza con D'Alessio, con el que intercambió más de 150 mensajes. En cambio, la llamada causa de los cuadernos no tiene cuadernos sino fotocopias.
 
D'Alessio es un personaje típico del law fare, la metodología inducida por los servicios de inteligencia norteamericanos para socavar y perseguir a gobiernos o movimientos populares. El dispositivo utiliza servicios de inteligencia, más periodistas y medios oficialistas y funcionarios judiciales.
 
No es un falso influyente, D'Alessio tiene relaciones y fotos con todos esos estamentos del law fare. Y en las grabaciones y videos se jacta de haber proporcionado información para diversas operaciones mediático-judiciales. No es un tonto, un charlatán desbocado o un mitómano que quiere darse importancia. Es un personaje oscuro relacionado con altas esferas del macrismo. Y la excusa que da frente a las pruebas incontrastables es que simuló el chantaje para conseguir información.
 
Iba a pasar que en algún momento saliera a la luz este personaje o algún equivalente. Porque el método se repite y queda expuesto. 

 
El desastre económico, usado también para favorecer a las empresas de los funcionarios del gobierno terminó por afectar al empresario más fuerte del país, Paolo Rocca, el jefe de Techint, a quien Macri le sacó por decreto los subsidios a la explotación en Vaca Muerta.
 
A pesar de los obstáculos, la guerra judicial sigue. Durante la semana, la Cámara Comercial hizo cerrar las cuentas por las que la empresa C5N paga los salarios de sus trabajadores.
 
El sistema cuida celosamente el negocio de la televisión. Comparado con las redes, la gráfica y la radio, la televisión es el medio más cerrado. No se permite diversidad de voces, apenas matices. El canal de cable ultraoficialista TN se derrumbó y Clarín no encuentra la forma de levantarlo.
 
El único canal crítico del gobierno, C5N, es de cable y es el que tiene mayor ráting. Iba a pasar en un año electoral: el gobierno está apurado por cambiar programación y contenido. Metió preso a Cristóbal López, el dueño, y presiona para que lo venda a un amigo del poder.
 
Las intenciones del gobierno encuentran siempre el soporte en algún sector del Poder Judicial para enmascarar la persecución política y la censura. En un proceso de quiebra, los trabajadores son los acreedores principales. No les pueden impedir cobrar sus salarios.
 
Al mismo tiempo, fueron procesados 92 intendentes por supuesta corrupción en la recolección y tratamiento de la basura. No es que está investigando si realizaron las obras convenidas. Procesaron a todos al voleo.
 
No tan al voleo. Por ejemplo, el ex intendente anti "k" de Bariloche, Omar Goyé, fue sobreseído y nunca realizó las obras que tendría que haber hecho. Pero procesaron al ex intendente Rafael Williams, de Esquel, que realizó la obra para el reciclaje de la basura.
 
Los procesaron a todos. Ruido mediático, portadas de medios oficialistas, notas en la televisión y la radio sobre la corrupción de los intendentes peronistas. Después, cuando todos se olviden, se verá. Iba a pasar. Todo el andamiaje de persecución sistemática está en juego.
 
Además de los 92 intendentes peronistas, a fines de febrero comienza el desfile de casi cien ex funcionarios y empresarios, encabezados por Cristina Kirchner, citados a indagatoria en una ampliación de la causa de los cuadernos. El último en declarar será el ex ministro Julio De Vido. Más ruido sobre la corrupción peronista-kirchnerista para la campaña de reelección de Macri.
 
Sin propuestas creíbles y sin poder exhibir ni un sólo logro de su gestión, la corrupción estará en el centro de la campaña de Mauricio Macri. Tratará de contrarrestar con ese discurso el efecto de la tragedia económica. La lluvia de citaciones y procesamientos da la pauta.
 
No se trata de convencer a nadie que la corrupción no existió, sino que casi todas las causas están armadas en forma irregular y por funcionarios muy parcializados.
 
La insistencia con esta metodología, después de cuatro años de gobierno, sigue siendo el único argumento electoral. Pero la utilización a mansalva de la Justicia para perseguir a sus adversarios políticos ha degradado su credibilidad. Y una Justicia creíble es una garantía para la convivencia en paz. El país puede retroceder por ese camino a la época en que la violencia sustituyó a la Justicia.
 
Quizás resulte más fácil verlo en Brasil. Un juez que reconoció que no tenía pruebas, condenó "por íntima convicción" a Lula, que era el candidato con más respaldo, según las encuestas. El juez favoreció de esa manera el triunfo del candidato opositor, quien tras ganar, inmediatamente lo designó Ministro de Justicia. El juez fue corrompido con la promesa del poder para condenar a Lula.
 
Ahora la jueza que este magistrado dejó en su reemplazo, volvió a reconocer en otra causa que no tiene pruebas para demostrar que una quinta es propiedad de Lula, pero lo condenó porque tenía "la íntima convicción" de que la quinta era suya y que los arreglos que se le hicieron fueron en calidad de coima.
 
La desproporción es absurda. Cuando uno de los arrepentidos denunció que había direccionado coimas a empresarios y funcionarios para que se apruebe el soterramiento del Sarmiento, se llegó a suponer que la coima ascendía a ocho millones de dólares. Es la cifra que tenía José López en su poder cuando fue detenido. Las obras, finalmente comenzaron con el gobierno de Macri.
 
Pero las coimas por las que se acusa a Lula son un departamento en una playa muy popular, -como decir Mar de Ajó- en la primera causa. Y por los arreglos en una quinta, en la última condena. Los arreglos no llegan ni a 200 mil dólares. Es ridículo pensar que un presidente que supuestamente administró coimas de millones de dólares hubiera recibido esas migajas.
 
Las cantidades son absurdas cuando se las compara, y encima no tienen pruebas y lo tienen que condenar por "íntima convicción" y además, el juez es nombrado ministro por el candidato al que favoreció al encarcelar a Lula.
 
Algunas de esas situaciones se pueden extrapolar a la Argentina, donde la ex presidenta Cristina Kirchner es la política con más votos, según las encuestas. Pero es acusada de haber robado "un PBI", -unos 600 mil millones de dólares. Y no se ha encontrado un solo peso que no estuviera declarado. No hay tesoros escondidos ni cuentas offshore.
 
La destrucción de la economía es evidente tanto para oficialistas como opositores. La demolición de la Justicia a manos del macrismo es una bomba de tiempo.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

 

Agreganos como amigo a Facebook
18-04-2019 / 10:04
18-04-2019 / 09:04
Durante semanas los medios ultraoficialistas: Clarín, La Nación e Infobae, estuvieron anticipando supuestas medidas para conjurar el impacto inflacionario, para aguantar hasta las elecciones. Es que el desquicio de precios descontrolados, tarifas en incesante aumento, despidos y suspensiones masivas complican las posibilidades de reelección de Mauricio Macri.
 
Y el anuncio falló desde su misma presentación. Se supone que la intención, ante una realidad económica que le es absolutamente esquiva al gobierno de Macri, y tras un golpe de nocaut como el dato de la inflación de marzo, era que el Gobierno demostrara que estaba de pie, que generara confianza como para que le creyeran que podía llegar a las elecciones entero.
 
Lo calificaron de Plan Aspirina, Plan Parche, "paquetito" y hasta hubo quien lo comparó con la táctica de un técnico de fútbol que se sabe despedido y juega en el último partido con toda la audacia que nunca tuvo, con los jugadores y la estrategia en los que nunca creyó, para despedirse, fracasado, diciendo "hice lo que me pedía la gente".
 
El primer gesto fue esconder al Presidente y mostrarlo apenas asomado a un video mal editado del cual se presumía ser producto de una charla espontánea con una vecina. Mala elección. Peor aún para quienes tuvieron que dar la cara y responder ante la inevitable pregunta del periodismo. ¿Por qué no hizo los anuncios el Presidente?
 
También hizo agua el fondo de las medidas. ¿Hacía falta recurrir justamente a medidas K, tantas veces vilipendiadas, para ser presentadas ahora como salvavidas? Procrear, Precios Cuidados, congelamiento de tarifas, créditos con fondos de Anses, son conceptos que el gobierno demonizó durante tres años y medio como emblemas K, y hoy se convierten en instrumentos "para llevar alivio a las familias".
 
Es un paquete de medidas confusas, "parches" que no pueden provocar un impacto en el consumo: precios accesibles de la carne pero con reducido alcance en su disponibilidad, créditos de costo elevadísimo para familias que cobran dos mangos, tarifas ya a niveles exorbitantes sobre las que se promete no aplicarles más aumentos hasta fin de año, acuerdo de estabilidad de precios sobre una cantidad muy limitada de productos y luego de haber tenido un fuerte aumento previo.
 
Plan de pagos de la AFIP para deudas impositivas que no resuelven el problema central que genera la inactividad de las empresas. Créditos que no solucionan los problemas que afectan al conjunto de la sociedad, y que el programa del FMI eterniza: la debacle del ingreso y la producción. El verdadero "precio cuidado" (o congelado) es el salario. Y sin recomposición de los ingresos y sin reactivación productiva, no hay posibilidad de tener un horizonte distinto al de un colapso, que es lo que hoy se tiene por delante.
 
La Opinión Popular
 

17-04-2019 / 10:04
Ayer fue otro día negro para el Gobierno de Mauricio Macri, la inflación trepó al 4,7% en marzo y acumuló en el primer trimestre 11,8%, según informó el Indec. Desesperados por la elevada inflación y el posible resultado adverso en las próximas elecciones, el Gobierno le pidió FMI congelar las bandas de no intervención del Banco Central hasta fin de año entre un piso de $ 39,75 y un techo de $ 51,45.
 
Es claro que el FMI maneja el rumbo del país. Luego del anuncio del presidente del Central, Guido Sandleris, el Fondo destacó la medida y sostuvo que la inflación es un "desafío difícil para las autoridades argentinas", pero que se reduciría en los próximos meses. Con el combo de tarifazos y posibles saltos del dólar difícilmente caiga la inflación.
 
En los últimos doce meses la inflación alcanzó los 54,7 %, los rubros que más se encarecieron en marzo fueron los alimentos y bebidas, la educación y las prendas de vestir y calzado. La suba de precios impacta con más fuerza en los sectores más pobres ya que destinan la mayor parte de sus ingresos a la compra de los alimentos (lo que más aumentó).
 
Por los altos precios y el menor poder adquisitivo, el consumo se desplomó. Según un relevamiento, las ventas de los productos que componen la canasta básica (alimentos, bebidas, artículos de limpieza) registraron el mes pasado una baja del 8,7 % en volumen. Una baja que sólo se compara con lo registrado en la gran crisis del 2002.
 
Este miércoles el Presidente, y luego en conferencia de prensa los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, y de Producción y Trabajo, Dante Sica, anunciarán medidas cosméticas electoralistas para "tolerar" la inflación, que incluirían una ampliación del programa Precios Cuidados, descuentos en supermercados y créditos de Anses para jubilados y beneficiarios de AUH. Hubo empresas como Molinos y La Paulina que se adelantaron y ya remarcaron sus precios.
 
El Gobierno apuesta a impedir una posible corrida cambiaria que hunda las aspiraciones de Macri de ser reelecto aunque cuenta con herramientas limitadas para evitar un nuevo salto del dólar. El FMI es partidario de la libre flotación del dólar, es decir que haya más devaluación si el "mercado" así lo exige, pero más devaluación dispararía aún más la inflación, la situación sería caótica y el macrismo se tendría que despedir de cualquier chance electoral.
 
El FMI respalda a Macri, pero como ya adelantó la directora gerente Christine Lagarde "sería una tontería que cualquier candidato diera la espalda al trabajo que se está haciendo", es decir gane quien gane oficialistas u opositores el mensaje es claro: habrá que seguir bajo la bota del FMI con más ajustes, reforma laboral y previsional. En tanto, la estrategia de Cambiemos es aguantar hasta las elecciones sin que se produzca una debacle, pero después el futuro es tétrico.
 
La Opinión Popular
 

16-04-2019 / 09:04
El 11 de abril pasado, Mauricio Macri lanzó entre bombos y platillos un fenomenal Plan Nacional Anticorrupción 2019-2023 para poner bajo la lupa a todas las dependencias del gobierno, pero ahora, la titular de la Oficina Anticorrupción, que diseñó este aparatoso plan, Laura Alonso, ha dicho que ni ella ni su oficina intervendrán en causas de corrupción de funcionarios de Cambiemos. No existe.
 
Así cualquiera. Es fabuloso tener un plan anticorrupción contra los otros y al mismo tiempo encubrir la corrupción de los propios al paralizar al organismo que los debería investigar. Laura Alonso se convierte con estas declaraciones en la luchadora Anticorrupción típica del discurso de Cambiemos.
 
Como los periodistas que se llaman "independientes" y ahora nos enteramos que trabajan para los servicios de inteligencia, Laura Alonso es lo contrario de lo que dice. En el programa de Luis Majul, indicó que es una decisión no investigar ni ser querellante en las causas de corrupción del Gobierno "para preservar cualquier tipo de sospecha o duda sobre la falta de imparcialidad". Es al revés: esa decisión confirma la falta de imparcialidad de Alonso.
 
Esta Oficina Anticorrupción es un chiste desde el momento en que Macri emitió un decreto que cambiaba los requisitos que debería cumplir el titular de la OA y los dibujó a imagen y semejanza de Laura Alonso, su candidata.
 
De hecho, Anticorrupción intervino en varios casos del gobierno de Cambiemos, el partido al cual pertenece Alonso. A mediados de 2016 fue acusada por su actuación en los Panamá Papers por la Fundación por la Paz y el Cambio Climático de Argentina: "mal desempeño de sus funciones", "abuso de autoridad" e "incumplimiento de deberes públicos". Laura Alonso defendió a Macri argumentando que constituir sociedad en paraíso fiscal no es delito en sí mismo.
 
El ex ministro de Energía Juan José Aranguren fue denunciado por comprar gas a Chile, sin licitación, mediante un acuerdo con ese país con un sobreprecio 53% mayor que el GNL que llega por barco y 128% más caro que las importaciones de Bolivia, y favorecer con ese procedimiento a la empresa Shell, de la cual es accionista. Alonso archivó la denuncia.
 
Hay muchas situaciones de este tipo. Alonso tiene denuncias en la Justicia por "persecución selectiva" por la manera como decide en qué causas intervenir y en cuáles no. En febrero de 2017, un grupo de diputados denunció a la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso, por el escandaloso acuerdo firmado entre el gobierno de Macri con el Correo Argentino, por el cual se le condonaba al Grupo Macri, una deuda de 70 mil millones de pesos con el Estado. Alonso no es anticorrupta, usa a su organismo para hacer politiquería, lo cual es corrupción.
 
La Opinión Popular
 

16-04-2019 / 09:04
A diez semanas del cierre de listas, los u$s60 millones diarios del FMI empezarán a sellar la estrategia electoral del Gobierno de Mauricio Macri.
 
Si la mayor oferta de dólares, ayudada por la liquidación de la cosecha, alcanza a neutralizar la presión de la catástrofe inflacionaria y de la incertidumbre electoral sobre el dólar, Macri ratificará de forma definitiva su armado político electoral y todo el PRO se pondrá la camiseta de Durán Barba conducción.
 
El primer hecho, la estabilización del dólar, es el más deseado por todos en el oficialismo. Pero su consecuencia, la ratificación del modelo, es el más temido.
 
No lo quieren los radicales, no lo quiere María Eugenia Vidal, no lo quiere Horacio Rodríguez Larreta y no lo quiere Emilio Monzó. Creen que un veranito antes del cierre de listas provocará cinco meses de turbulencias.
 
"Si el dólar se mantiene o cede, el Gobierno lo va a tomar como una señal de acierto y va a ratificar todo lo de siempre. Si eso pasa, el verdadero enigma arranca entre el cierre de listas y el ballotage. Hay tres hitos: el día que Cristina anuncie que es candidata, el día de la PASO, en que muestre que es competitiva, y el día de la primera vuelta, cuando se meta en el ballotage. Esos tres días son un samba cambiario", vaticina una de las caras más visibles del Gobierno.
 
Agrega un dato más: "Y toda la sangría desde ahora hasta el ballotage, es responsabilidad de nuestro candidato, el Presidente de la Nación. Se la van a cobrar en la factura electoral de él". Por eso, ya hay quienes dicen en Cambiemos: cuanto mejor, peor.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar