, embarra a medio macrismo: su tío es el escribano General de la Nación, Carlos Marcelo D'Alessio, un hombre de la más estrecha confianza de Macri. Su relación cercana con el fiscal Stornelli está comprobada al igual que con el periodista de Clarín, Daniel Santoro.
 
El fiscal dice que se trata de una "operación berreta", pero esta denuncia tiene audios, fotos, videos y testimonios de los perjudicados. Hay fotos que lo muestran en una relación de confianza con D'Alessio, con el que intercambió más de 150 mensajes. En cambio, la llamada causa de los cuadernos no tiene cuadernos sino fotocopias.
 
D'Alessio es un personaje típico del law fare, la metodología inducida por los servicios de inteligencia norteamericanos para socavar y perseguir a gobiernos o movimientos populares. El dispositivo utiliza servicios de inteligencia, más periodistas y medios oficialistas y funcionarios judiciales.
 
No es un falso influyente, D'Alessio tiene relaciones y fotos con todos esos estamentos del law fare. Y en las grabaciones y videos se jacta de haber proporcionado información para diversas operaciones mediático-judiciales. No es un tonto, un charlatán desbocado o un mitómano que quiere darse importancia. Es un personaje oscuro relacionado con altas esferas del macrismo. Y la excusa que da frente a las pruebas incontrastables es que simuló el chantaje para conseguir información.
 
Iba a pasar que en algún momento saliera a la luz este personaje o algún equivalente. Porque el método se repite y queda expuesto. 
'/> Empresario denuncia al fiscal macrista Stornelli por coimas / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  04:35  |  Domingo 21 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-02-2019 / 08:02
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Empresario denuncia al fiscal macrista Stornelli por coimas

Empresario denuncia al fiscal macrista Stornelli por coimas
Un verdadero escándalo sacude a la mega causa de los cuadernos, que tiene en vilo a Cristina y a buena parte del empresariado nacional. El fiscal Carlos Stornelli, pieza clave de la investigación, fue denunciado penalmente a raíz de que un presunto allegado suyo le pidió una coima de 300 mil dólares a un empresario para que no lo meta preso. A través de su participación política activa en Boca Juniors, Stornelli comenzó a integrar el círculo de confianza de Macri y se convirtió en miembro de la Comisión de Seguridad creada por el ahora presidente en 2007. Allí el fiscal trabajó junto a otros destacados personajes de la Justicia, como el juez Ariel Lijo, los fiscales Raúl Plée y Gerardo Pollicita y el ex juez federal y ex ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Montenegro. Stornelli, además, fue vocal titular de la Comisión Directiva del club, que hoy preside Daniel Angelici.
Iba a pasar: un empresario denunció al fiscal Carlos Stornelli por pedir coimas millonarias en la causa de las fotocopias de los cuadernos; Techint acusó a Mauricio Macri por atentar contra la propiedad; acusaron a 92 intendentes y citaron a indagatoria a Cristina y a más de cien ex funcionarios y empresarios y la Justicia ordenó cerrar la cuenta por la que C5N, el único canal de televisión opositor, pagaba los salarios de sus trabajadores.
 
La utilización sistemática de la Justicia como herramienta de persecución, aunque sea sólo a través de un grupo de funcionarios judiciales, puede explotarle en la cara al gobierno, como sucedió con la causa de las fotocopias de los cuadernos.
 
Se ha denunciado y después acallado que en la causa de los cuadernos salían en libertad quienes declaraban lo que el fiscal o el juez querían escuchar. Y que los demás terminaban encarcelados en situaciones humillantes y dolorosas hasta que declaraban lo que se les pedía.
 
Hasta que uno de esos empresarios hizo la denuncia con grabaciones de audio y video, con fotografías y documentos. Es una denuncia que pone en tela de juicio todas las declaraciones obtenidas en esa causa y que constituyen la única prueba.
 
El personaje central de la denuncia contra Stornelli, el abogado Marcelo D'Alessio, embarra a medio macrismo: su tío es el escribano General de la Nación, Carlos Marcelo D'Alessio, un hombre de la más estrecha confianza de Macri. Su relación cercana con el fiscal Stornelli está comprobada al igual que con el periodista de Clarín, Daniel Santoro.
 
El fiscal dice que se trata de una "operación berreta", pero esta denuncia tiene audios, fotos, videos y testimonios de los perjudicados. Hay fotos que lo muestran en una relación de confianza con D'Alessio, con el que intercambió más de 150 mensajes. En cambio, la llamada causa de los cuadernos no tiene cuadernos sino fotocopias.
 
D'Alessio es un personaje típico del law fare, la metodología inducida por los servicios de inteligencia norteamericanos para socavar y perseguir a gobiernos o movimientos populares. El dispositivo utiliza servicios de inteligencia, más periodistas y medios oficialistas y funcionarios judiciales.
 
No es un falso influyente, D'Alessio tiene relaciones y fotos con todos esos estamentos del law fare. Y en las grabaciones y videos se jacta de haber proporcionado información para diversas operaciones mediático-judiciales. No es un tonto, un charlatán desbocado o un mitómano que quiere darse importancia. Es un personaje oscuro relacionado con altas esferas del macrismo. Y la excusa que da frente a las pruebas incontrastables es que simuló el chantaje para conseguir información.
 
Iba a pasar que en algún momento saliera a la luz este personaje o algún equivalente. Porque el método se repite y queda expuesto. 

 
El desastre económico, usado también para favorecer a las empresas de los funcionarios del gobierno terminó por afectar al empresario más fuerte del país, Paolo Rocca, el jefe de Techint, a quien Macri le sacó por decreto los subsidios a la explotación en Vaca Muerta.
 
A pesar de los obstáculos, la guerra judicial sigue. Durante la semana, la Cámara Comercial hizo cerrar las cuentas por las que la empresa C5N paga los salarios de sus trabajadores.
 
El sistema cuida celosamente el negocio de la televisión. Comparado con las redes, la gráfica y la radio, la televisión es el medio más cerrado. No se permite diversidad de voces, apenas matices. El canal de cable ultraoficialista TN se derrumbó y Clarín no encuentra la forma de levantarlo.
 
El único canal crítico del gobierno, C5N, es de cable y es el que tiene mayor ráting. Iba a pasar en un año electoral: el gobierno está apurado por cambiar programación y contenido. Metió preso a Cristóbal López, el dueño, y presiona para que lo venda a un amigo del poder.
 
Las intenciones del gobierno encuentran siempre el soporte en algún sector del Poder Judicial para enmascarar la persecución política y la censura. En un proceso de quiebra, los trabajadores son los acreedores principales. No les pueden impedir cobrar sus salarios.
 
Al mismo tiempo, fueron procesados 92 intendentes por supuesta corrupción en la recolección y tratamiento de la basura. No es que está investigando si realizaron las obras convenidas. Procesaron a todos al voleo.
 
No tan al voleo. Por ejemplo, el ex intendente anti "k" de Bariloche, Omar Goyé, fue sobreseído y nunca realizó las obras que tendría que haber hecho. Pero procesaron al ex intendente Rafael Williams, de Esquel, que realizó la obra para el reciclaje de la basura.
 
Los procesaron a todos. Ruido mediático, portadas de medios oficialistas, notas en la televisión y la radio sobre la corrupción de los intendentes peronistas. Después, cuando todos se olviden, se verá. Iba a pasar. Todo el andamiaje de persecución sistemática está en juego.
 
Además de los 92 intendentes peronistas, a fines de febrero comienza el desfile de casi cien ex funcionarios y empresarios, encabezados por Cristina Kirchner, citados a indagatoria en una ampliación de la causa de los cuadernos. El último en declarar será el ex ministro Julio De Vido. Más ruido sobre la corrupción peronista-kirchnerista para la campaña de reelección de Macri.
 
Sin propuestas creíbles y sin poder exhibir ni un sólo logro de su gestión, la corrupción estará en el centro de la campaña de Mauricio Macri. Tratará de contrarrestar con ese discurso el efecto de la tragedia económica. La lluvia de citaciones y procesamientos da la pauta.
 
No se trata de convencer a nadie que la corrupción no existió, sino que casi todas las causas están armadas en forma irregular y por funcionarios muy parcializados.
 
La insistencia con esta metodología, después de cuatro años de gobierno, sigue siendo el único argumento electoral. Pero la utilización a mansalva de la Justicia para perseguir a sus adversarios políticos ha degradado su credibilidad. Y una Justicia creíble es una garantía para la convivencia en paz. El país puede retroceder por ese camino a la época en que la violencia sustituyó a la Justicia.
 
Quizás resulte más fácil verlo en Brasil. Un juez que reconoció que no tenía pruebas, condenó "por íntima convicción" a Lula, que era el candidato con más respaldo, según las encuestas. El juez favoreció de esa manera el triunfo del candidato opositor, quien tras ganar, inmediatamente lo designó Ministro de Justicia. El juez fue corrompido con la promesa del poder para condenar a Lula.
 
Ahora la jueza que este magistrado dejó en su reemplazo, volvió a reconocer en otra causa que no tiene pruebas para demostrar que una quinta es propiedad de Lula, pero lo condenó porque tenía "la íntima convicción" de que la quinta era suya y que los arreglos que se le hicieron fueron en calidad de coima.
 
La desproporción es absurda. Cuando uno de los arrepentidos denunció que había direccionado coimas a empresarios y funcionarios para que se apruebe el soterramiento del Sarmiento, se llegó a suponer que la coima ascendía a ocho millones de dólares. Es la cifra que tenía José López en su poder cuando fue detenido. Las obras, finalmente comenzaron con el gobierno de Macri.
 
Pero las coimas por las que se acusa a Lula son un departamento en una playa muy popular, -como decir Mar de Ajó- en la primera causa. Y por los arreglos en una quinta, en la última condena. Los arreglos no llegan ni a 200 mil dólares. Es ridículo pensar que un presidente que supuestamente administró coimas de millones de dólares hubiera recibido esas migajas.
 
Las cantidades son absurdas cuando se las compara, y encima no tienen pruebas y lo tienen que condenar por "íntima convicción" y además, el juez es nombrado ministro por el candidato al que favoreció al encarcelar a Lula.
 
Algunas de esas situaciones se pueden extrapolar a la Argentina, donde la ex presidenta Cristina Kirchner es la política con más votos, según las encuestas. Pero es acusada de haber robado "un PBI", -unos 600 mil millones de dólares. Y no se ha encontrado un solo peso que no estuviera declarado. No hay tesoros escondidos ni cuentas offshore.
 
La destrucción de la economía es evidente tanto para oficialistas como opositores. La demolición de la Justicia a manos del macrismo es una bomba de tiempo.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

 

Agreganos como amigo a Facebook
20-07-2019 / 11:07
Mike Pompeo, representante de Donald Trump, está en la Argentina para consolidar el encolumnamiento incondicional de Macri y avalar la política del macrismo. El secretario de Estado tuvo un día agradable, porque según su cuenta de Twitter, estuvo "encantado de reunirme con el presidente Mauricio Macri". La satisfacción viene por el estrecho alineamiento de Argentina con la parte más agresiva de la política exterior yanqui.
 
La conferencia ministerial de Lucha Contra el Terrorismo le permitió saludar el regalito argentino de salirse del marco de las Naciones Unidas en cuánto a quién es un terrorista y quién no. Macri, por decreto y sin consultar al Congreso, creó un registro propio y lo estrenó poniendo a Hezbollah, el tipo de cosas que en Washington saludan como políticas de Estado.
 
La llegada del funcionario americano, que en términos reales es el segundo más poderoso en cualquier gobierno norteamericano, sella las nuevas relaciones carnales. Esto se venía preparando desde hace rato y tuvo un evento previo el mes pasado, cuando llegó el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de EE.UU.
 
La parte macrista, para variar, se pasó de olfa: los americanos anunciaron que la visita era para hablar de "nuestros intereses comunes y la cooperación mutua", mientras que la argentina explicó que era para hablar de "ciberdefensa, narcotráfico y crimen organizado". Faller, hablando ante cadetes de aquí, les explicó la nueva guerra fría al decirles que Rusia, China, Irán, Venezuela, Cuba y Nicaragua "no comparten los valores democráticos que tienen Washington y Buenos Aires".
 
No extraña este trumpismo explícito del macrismo, porque Pompeo está entre un puñado de funcionarios que le viene durando al pintoresco presidente, que te echa a la primera contradicción. Primero lo nombró en la CIA, momento en el que Pompeo tuvo que dar marcha atrás en una declaración que lo había hecho famoso cuando era diputado, que torturar prisioneros era correcto y necesario. Como juró que no iba a autorizar que se volviera a usar el submarino en los interrogatorios, logró algunos votos demócratas y fue confirmado.
 
En abril del año pasado reemplazó a Rex Tillerson como secretario de Estado. Tillerson, evidentemente, no se había mostrado como un completo alfil de Trump, y hacía cosas como no putear debidamente a la ONU. En el extraño universo de la derecha dura en Estados Unidos, las Naciones Unidas rankean con la masonería y los Sabios de Sión como una conspiración oscura.
 
Macri y su gobierno bailan al son de la música que toca la administración Trump. Estos actos del Gobierno tienen un inmediato efecto práctico: mayor sumisión a la política exterior del principal país imperialista y cumplir con todas la ocurrencias de su presidente.
 
La Opinión Popular

19-07-2019 / 10:07
El fifty-fifty (cincuenta y cincuenta), que impulsó el primer peronismo, significaba que la mitad del Producto Bruto Interno debe distribuirse para los trabajadores y la otra mitad para los empresarios, en un sistema de igualdad.
 
Desde la asunción de Mauricio Macri, se desplomó la participación de los trabajadores en el reparto del producto, una torta que de por sí se hizo más chica por la caída en la actividad económica. La remuneración al trabajo asalariado pasó de representar el 54,2% en el primer trimestre de 2016 al 48,3% en el mismo período de este año, casi seis puntos menos.
 
La fuerte pérdida de poder adquisitivo y la precarización del empleo fueron los principales factores. En simultáneo, se amplió cerca de cuatro puntos la porción que mordieron los empresarios desde el 35,3% hasta el 38,9%.
 
La "Cuenta de generación del ingreso" que publicó ayer el Indec mostró el fuerte deterioro en la distribución durante los últimos tres años. Un problema aún más preocupante si se considera que, en paralelo, la economía se contrajo alrededor de 2%.
 
De acuerdo al informe oficial, si se excluye al sector público, las participaciones relativas fueron del 39,7% para los asalariados y del 45,3% para los empresarios. El ingreso mixto bruto, donde se inscriben las actividades por cuenta propia, significó el 16%. Mientras que la categoría Otros impuestos netos de subsidios a la producción dieron un saldo negativo del 1,1%.
 
El grueso del empeoramiento del reparto de la torta se explicó por el impacto de la crisis de 2018, en la que el poder adquisitivo se hundió 12,1%. Así, entre los primeros trimestres de 2018 y 2019, la participación asalariada cayó tres puntos. Esta caída se explicó 0,81 punto por el sector público y 2,21 puntos por el sector privado.
 
Este cuadro echa por tierra el habitual reclamo empresario de reducción de costos laborales. Con salarios en picada, el empleo de calidad no deja de caer mes a mes desde el comienzo de la crisis y es solo compensado por la creación de puestos precarios.
 
Es que, desde un sector, principalmente el más concentrado de la economía y del capital, y desde el neoliberalismo ideológico macrista piensan que es posible tener un modelo económico injusto y desigual en el que el capital reciba casi toda la renta y los trabajadores una exigua parte.
 
La Opinión Popular

19-07-2019 / 10:07
En el Informe Final de la Comisión Bicameral que investigó el hundimiento del submarino ARA San Juan, se señaló que es "indudable la responsabilidad política del gobierno nacional, a través de su Ministerio de Defensa por esta tragedia que se cobró las vidas de 44 argentinos".
 
Además de centrar la responsabilidad en la cartera a cargo de Oscar Aguad, el titular del cuerpo legislativo, el senador José Antonio Ojeda, dijo que "también es indudable" que el presidente Mauricio Macri "tiene un grado de responsabilidad" por su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.
 
En el documento se señalaron, además, las "responsabilidades palmarias" de los altos mandos de la Armada. El dictamen fue firmado por los 12 integrantes de la comisión, pero los legisladores macristas lo hicieron en disidencia, en todo lo relacionado con las responsabilidades políticas de las autoridades nacionales.
 
"El presidente de la Nación, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia. Sostuvo en el cargo al Ministro luego de los hechos y de su cuestionable desempeño. Las escasas oportunidades en las que apareció vinculado con la temática lo hizo en forma superficial, sin ejercer nunca su mando ni comando sobre la fuerza y muchas veces demostrando falta de empatía con los familiares de los tripulantes", sostiene el informe.
 
En el caso del ministro Aguad, se puso énfasis en "la falta de las diligencias adecuadas" porque el submarino "se encontraba realizando, según el Poder Ejecutivo Nacional, el mayor ejercicio naval de los últimos 30 años". Ante semejante acontecimiento, no se tuvo en cuenta que la nave tenía "más de 30 averías o fallas técnicas previas a la autorización de la misión encomendada".

El Gobierno mantuvo silencio ante el informe de la Bicameral. Distintos legisladores de Cambiemos salieron a responder a las acusaciones y negaron cualquier responsabilidad de los funcionarios macristas. La estrategia, como cuando ocurrió la desaparición, fue culpar a la cúpula de la Armada y los mandos medios, a quienes separaron ya de sus cargos.


Así, se determinó que Macri y Aguad son los responsables políticos del hundimiento del Ara San Juan. Se los acusó de no actuar a tiempo para evitar el naufragio. Aguad ignoró las inspecciones navales sobre el mal estado de la flota, que podrían haber hecho repensar la decisión de zarpar. Y Macri debió haber actuado ocurrida la tragedia. Prevén consecuencias penales para los mandos militares y juicios al Estado.

La Opinión Popular

18-07-2019 / 10:07
Mientras Mauricio Macri es uno de los protagonistas de la cumbre del Mercosur, que se realiza en Santa Fe, los representantes de los sectores industriales siguen desfilando por los despachos del Ministerio de Producción. Este jueves, por ejemplo, es el turno del rubro juguetero.
 
El objetivo de todos estos encuentros individuales entre funcionarios del área de Comercio Exterior, técnicos y algunos pocos integrantes de las cámaras sectoriales tienen un único fin: pasar en limpio los detalles de la letra chica del acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea para cada rubro en particular y, sobre todo, llevarles tranquilidad.
 
En general, los representantes de todas las ramas de actividad ya conocían de antemano los lineamientos del tratado de libre comercio entre ambos bloques. Sin embargo, aunque parezca llamativo, aspectos puntuales pero decisivos para cada industria -como los niveles y los plazos de desgravación arancelaria exactos para cada producto- no se hicieron públicos tan al detalle.
 
En cada mano a mano, los empresarios también aprovecharon para conocer más a fondo otra letra chica que los inquieta: las reglas de origen. Esto es, qué porcentaje de los componentes de un producto final fabricado en el bloque europeo pueden provenir de terceros mercados, sin perder el beneficio del arancel 0% para entrar al Mercosur.
 
Es que uno de los mayores temores de los industriales es que Europa termine reexportando artículos con un alto contenido de insumos chinos pero con el sello de la UE.
 
"Fue exactamente como consultar al médico. Uno va con alguna expectativa pero también con algo de miedo, esperando en cualquier momento una mala noticia", se sinceró el gerente de una cámara que tuvo la oportunidad de dialogar con los responsables de la Secretaría de Comercio Exterior hace unos días.
 
El acuerdo no es bueno para las pequeñas empresas. ¿Por qué? Porque la Argentina acumula un serio problema de competitividad sistémica. No pueden pelear con una de las cargas impositivas más altas del mundo o una de las mayores tasas de financiamiento. Salir a firmar acuerdos de este nivel y teniendo tantas falencias en lo macro es poner en riesgo la industria nacional y el empleo.

18-07-2019 / 09:07
Si hay un grupo etario estigmatizado por el gobierno de Mauricio Macri, es el de los jóvenes de los barrios marginados. Un grupo social que es constantemente marcado negativamente, perseguido y encerrado por las fuerzas de seguridad, ente ellas, la propia Gendarmería Nacional.
 
La definición descalificadora es contundente: "Ni estudian, ni trabajan". Entonces, se vuelven "peligrosos". En ese marco, el Ministerio de Seguridad anunció la creación del Servicio Cívico Voluntario a cargo, nada más ni nada menos, que de la Gendarmería Nacional.
 
Patricia 'Chocobar' Bullrich anunció, mediante el Boletín Oficial, la creación del Servicio Cívico que pretende incorporar a los miles de jóvenes que no consiguen laburo ni logran sostener los estudios, para que junto a los gendarmes se disciplinen y obtengan 'valores ciudadanos'.
 
Bullrich subió la apuesta y dijo que la Gendarmería es la institución mejor considerada de la Argentina, "más que la educación pública, que la Iglesia y ni que hablar de la política". Fue su modo de vender marketineramente el proyecto.
 
El Gobierno de Macri lanzó el engendro en medio de una saga que podría titularse "Grandes pequeñas mentiras", como la serie que va por su segunda temporada. "En campaña hablemos de cualquier cosa menos de la desastrosa economía nacional", sería el lema.
 
La jugada fue percibida como tal por franjas del peronismo. Consultado el sindicalista Héctor Daer, uno de los dos secretarios generales de la Confederación General del Trabajo, dijo que "no hay que dejarse entretener por las discusiones que confunden, porque son provocaciones que tienen que ver con una estrategia proselitista".
 
Agregó Daer que la elección del 27 de octubre "no es sobre modales o simpatías" sino que "puede transformar a nuestra sociedad" y terminar de liquidar "un estándar de derechos" mientras "destruye a las organizaciones sindicales".
 
Parece que plata hay, pero no para educación, trabajo, vivienda, que resuelva la situación de pobreza del 50% de los niños y niñas, la desocupación del 25% en la juventud, el 60% que lo hace de manera precaria o el 75% de estudiantes universitarios que terminan abandonando la carrera. A ellos, Bullrich les responde con más guita para fortalecer a la Gendarmería y no para la educación.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar