La Opinión Popular
                  03:43  |  Domingo 21 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-02-2019 / 08:02
A PESAR DEL APRETÓN MONETARIO DISPUESTO POR EL BANCO CENTRAL

El plan anti inflacionario de Macri no funciona: los precios se aceleran y amenazan con profundizar la recesión

El plan anti inflacionario de Macri no funciona: los precios se aceleran y amenazan con profundizar la recesión
La explicación de que se haya roto esa “velocidad crucero” pareciera vincularse a una especie de “resaca”. Una dinámica difícil de quebrar, y a la que se le sumaron los tarifazos anunciados por el Gobierno. Lo llamativo es que esa inercia con la que viene lidiando la administración Macri, ahora se acelera en medio de una recesión y una fuerte pérdida del poder adquisitivo de los argentinos.
La inflación de enero -que el Indec divulgará el próximo jueves 14- se convertiría en la más baja de la primera parte del año. Por el impacto de las subas de las tarifas de los servicios públicos, cuyo cronograma ya fue anunciado por el Gobierno de Mauricio Macri, y una inercia que se resiste a desacelerar, la inflación tendría un número más cercano al 3% mensual.
 
El dato es crucial: para algunos economistas, si la inflación persiste en esos niveles, el ciclo recesivo podría extenderse o incluso profundizarse. Un "detalle" clave para las aspiraciones electorales de la Casa Rosada. La expectativa de una aceleración de este índice forma parte de los últimos análisis económicos de Elypsis, la consultora que monitorea a diario unos 300 mil precios online.
 
Luciano Cohan, economista socio de Elypsis, comentó que el nivel de 2,5% de enero podría constituirse en un "piso" de cara a los próximos meses. Más concretamente con miras a febrero, marzo y también abril. "Se rompió la velocidad crucero que teníamos hasta 2017, que andaba por el 25% anual. La última crisis, la del año pasado, nos pone en un escalón más arriba. Y ahora andamos, por lo menos, en el 30% anual", analiza Cohan.
 
La expectativa de Elypsis, compartida por bancos de Wall Street que siguen muy de cerca la evolución de la economía argentina, hace eje en que, luego de algunos meses donde se vio un retroceso mensual de la inflación, esa dinámica debería interrumpirse por los próximos meses.
 
Desde el pico de 6,5% de septiembre último, el índice de precios pasó al 5,4% en octubre; al 3,2% en noviembre y al 2,6% de diciembre. En enero habría acabado en torno al 2,5%, de acuerdo con las estimaciones de consultoras como Elypsis, Eco Go, OF&A, y C&T. La novedad es que esa tendencia bajista podría cortarse, si bien es cierto es que se dio desde valores excepcionalmente elevados tras la devaluación de mayo y septiembre.
 
La consultora Eco Go, que también realiza un seguimiento de la evolución de los precios, prevé una inflación del 32,5% para este año. De acuerdo a la visión de Cohan, las principales causas de ese (próximo) rebrote serán:
 
-      Los aumentos en las tarifas de los servicios públicos.
-      La inercia que dejó la última devaluación.
-      Una esperada mejora en los salarios "en blanco", que podrían empujar el consumo en algunos segmentos, y presionar sobre los precios.
 
No obstante, lo cierto es que el país se enfrenta a una tensa campaña electoral. Y que, en ese contexto, más que las previsiones, lo que mandarán serán las encuestas preelectorales. Y ahí podría aparecer el "cisne negro" que por ahora los analistas no avizoran.

 
Dura de bajar
 
Para tener perspectiva del momento inflacionario por el que atraviesa la Argentina post crisis cambiaria, Cohan aporta un dato relevante: "En estos momentos, más del 30% de los precios de la economía están aumentando a razón del 3% mensual, o por arriba de ese número", dice. Y añade: "En crisis anteriores, después de la devaluación solamente entre 15% y 20% subían a ese ritmo. Ahora se ha duplicado".
 
La explicación de que se haya roto esa "velocidad crucero" pareciera vincularse a una especie de "resaca". Una dinámica difícil de quebrar, y a la que se le sumaron los tarifazos anunciados por el Gobierno.
 
Lo llamativo es que esa inercia con la que viene lidiando la administración Macri (así como antes le pasó a Cristina Kirchner), ahora se acelera en medio de una recesión y una fuerte pérdida del poder adquisitivo de los argentinos.
 
Dicho de otra manera: el hecho de que los niveles de consumo se estén contrayendo en magnitudes históricas -como lo demuestran la baja de las ventas en los supermercados, shoppings, mayoristas y en materiales para la construcción, por citar algunos indicadores- debería servir como disciplinador de los precios. Al menos de los productos (la mayoría) afectados por la crisis. Sin embargo, no es lo que está ocurriendo. Ni tampoco es lo que se prevé.
 
Aunque, según las estimaciones de las consultoras, en enero hubo una menor incidencia de los alimentos en la inflación, y eso ayudó para amortiguar la tendencia inflacionaria, ahora habría que esperar un recrudecimiento por culpa -entre otros factores- del impacto de las tarifas más caras.
 
El cronograma de aumentos -que arrancó con un alza del 17% en la tarifa del agua potable- tendrá su temporada alta a partir del mes de febrero. En la energía eléctrica se acumularán alzas del 55% entre febrero y junio. Otro tanto sucederá con las boletas de gas, aunque en este caso el incremento promedio ascenderá al 35%, según lo anunciado.
 
También habrás ajustes en el transporte público, que ya vienen desde el año pasado, y aunque impactaron en enero y lo harán en los próximos meses, hasta mayo. Tanto en colectivos, trenes y en el subte.
 
Para Eco Go, los ajustes tarifarios le aportarán cuatro puntos a la inflación. Y habría que aguardar, además, los llamados efectos de "segunda ronda", que se dan en el momento en que los formadores de precios trasladan a sus productos los mayores costos de producción.
 
 
¿Recesión agravada?
 
Economistas como Pablo Goldin, director de Macroview, viene planteando que si el Gobierno no logra reducir la inflación de manera sensible, entonces el escenario recesivo corre con chances de profundizarse, o bien de extenderse en el tiempo.
 
La política de mano dura que lleva a adelante el tándem Sandleris-Cañonero -que tiene maniatada a la emisión de dinero hace prever que si los precios escalan sin que esa mayor inflación sea convalidada por la "maquinita", no queda otra que esperar un ciclo recesivo más extenso. "Sin liquidez, las tasas de interés seguirán elevadas", aporta Cohan.
 
La pregunta que el BCRA seguramente dilucidará en las próximas semanas se refiere al piso que tendrá, justamente, la tasa de interés. Sabido es que la autoridad monetaria ha venido abaratando el costo del dinero aprovechando las mejores condiciones de liquidez del mercado internacional.
 
La tercera variable que incidirá sobre el nivel de los precios de los meses que vienen tiene que ver con las pautas salariales. Tanto Elypsis como Eco Go suscriben que las paritarias se cerrarán al menos en el 30% para este año. Incluso, Federico Furiase, director de Eco Go, lleva ese número al 35%.
 
Las paritarias más representativas empiezan a cerrarse hacia el mes de abril. Una de las más grandes -la de empleados de comercio- debería acordarse ese mes. Antes, los comerciantes deben abonar el 20% pendiente del año pasado, y que se accionó por la cláusula gatillo. Al respecto, Cohan aporta un dato distintivo: "Los salarios, que en los últimos dos trimestre crecieron al 8%, en este primer trimestre de 2019 lo harían en un 10%".
 
Para el economista, esta mejora debería ayudar a un repunte de la actividad económica. Obviamente, la magnitud de ese repunte será en la medida en que los trabajadores informales -que están por afuera de las paritarias- puedan ser alcanzados también por esa recomposición del poder adquisitivo.
 
De acuerdo con los últimos datos del Indec (a noviembre pasado), las remuneraciones del sector formal le ganaron con claridad a los que están "en negro". Mientras los asalariados bajo convenio registraron una mejora del 28,3% en 11 meses del año último, aquellos que trabajan en la informalidad registraron aumentos promedio del 21,5%. Mientras que los sueldos del sector público lo hicieron en un 27,2%.
 
Es más que obvio, pero -lo mismo- es obligatorio dejarlo planteado: todas estas proyecciones se pueden cumplir siempre y cuando el tipo de cambio continúe en valores cercanos a los que existen hoy. Los argentinos ya saben las consecuencias de un salto del billete verde. Los economistas de la City sostienen que la Argentina cuenta con dólares suficientes como para afrontar y controlar cualquier turbulencia. "Hay dólares en abundancia", destaca Cohan.
 
Por Claudio Zlotnik
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-07-2019 / 11:07
Mike Pompeo, representante de Donald Trump, está en la Argentina para consolidar el encolumnamiento incondicional de Macri y avalar la política del macrismo. El secretario de Estado tuvo un día agradable, porque según su cuenta de Twitter, estuvo "encantado de reunirme con el presidente Mauricio Macri". La satisfacción viene por el estrecho alineamiento de Argentina con la parte más agresiva de la política exterior yanqui.
 
La conferencia ministerial de Lucha Contra el Terrorismo le permitió saludar el regalito argentino de salirse del marco de las Naciones Unidas en cuánto a quién es un terrorista y quién no. Macri, por decreto y sin consultar al Congreso, creó un registro propio y lo estrenó poniendo a Hezbollah, el tipo de cosas que en Washington saludan como políticas de Estado.
 
La llegada del funcionario americano, que en términos reales es el segundo más poderoso en cualquier gobierno norteamericano, sella las nuevas relaciones carnales. Esto se venía preparando desde hace rato y tuvo un evento previo el mes pasado, cuando llegó el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de EE.UU.
 
La parte macrista, para variar, se pasó de olfa: los americanos anunciaron que la visita era para hablar de "nuestros intereses comunes y la cooperación mutua", mientras que la argentina explicó que era para hablar de "ciberdefensa, narcotráfico y crimen organizado". Faller, hablando ante cadetes de aquí, les explicó la nueva guerra fría al decirles que Rusia, China, Irán, Venezuela, Cuba y Nicaragua "no comparten los valores democráticos que tienen Washington y Buenos Aires".
 
No extraña este trumpismo explícito del macrismo, porque Pompeo está entre un puñado de funcionarios que le viene durando al pintoresco presidente, que te echa a la primera contradicción. Primero lo nombró en la CIA, momento en el que Pompeo tuvo que dar marcha atrás en una declaración que lo había hecho famoso cuando era diputado, que torturar prisioneros era correcto y necesario. Como juró que no iba a autorizar que se volviera a usar el submarino en los interrogatorios, logró algunos votos demócratas y fue confirmado.
 
En abril del año pasado reemplazó a Rex Tillerson como secretario de Estado. Tillerson, evidentemente, no se había mostrado como un completo alfil de Trump, y hacía cosas como no putear debidamente a la ONU. En el extraño universo de la derecha dura en Estados Unidos, las Naciones Unidas rankean con la masonería y los Sabios de Sión como una conspiración oscura.
 
Macri y su gobierno bailan al son de la música que toca la administración Trump. Estos actos del Gobierno tienen un inmediato efecto práctico: mayor sumisión a la política exterior del principal país imperialista y cumplir con todas la ocurrencias de su presidente.
 
La Opinión Popular

19-07-2019 / 10:07
El fifty-fifty (cincuenta y cincuenta), que impulsó el primer peronismo, significaba que la mitad del Producto Bruto Interno debe distribuirse para los trabajadores y la otra mitad para los empresarios, en un sistema de igualdad.
 
Desde la asunción de Mauricio Macri, se desplomó la participación de los trabajadores en el reparto del producto, una torta que de por sí se hizo más chica por la caída en la actividad económica. La remuneración al trabajo asalariado pasó de representar el 54,2% en el primer trimestre de 2016 al 48,3% en el mismo período de este año, casi seis puntos menos.
 
La fuerte pérdida de poder adquisitivo y la precarización del empleo fueron los principales factores. En simultáneo, se amplió cerca de cuatro puntos la porción que mordieron los empresarios desde el 35,3% hasta el 38,9%.
 
La "Cuenta de generación del ingreso" que publicó ayer el Indec mostró el fuerte deterioro en la distribución durante los últimos tres años. Un problema aún más preocupante si se considera que, en paralelo, la economía se contrajo alrededor de 2%.
 
De acuerdo al informe oficial, si se excluye al sector público, las participaciones relativas fueron del 39,7% para los asalariados y del 45,3% para los empresarios. El ingreso mixto bruto, donde se inscriben las actividades por cuenta propia, significó el 16%. Mientras que la categoría Otros impuestos netos de subsidios a la producción dieron un saldo negativo del 1,1%.
 
El grueso del empeoramiento del reparto de la torta se explicó por el impacto de la crisis de 2018, en la que el poder adquisitivo se hundió 12,1%. Así, entre los primeros trimestres de 2018 y 2019, la participación asalariada cayó tres puntos. Esta caída se explicó 0,81 punto por el sector público y 2,21 puntos por el sector privado.
 
Este cuadro echa por tierra el habitual reclamo empresario de reducción de costos laborales. Con salarios en picada, el empleo de calidad no deja de caer mes a mes desde el comienzo de la crisis y es solo compensado por la creación de puestos precarios.
 
Es que, desde un sector, principalmente el más concentrado de la economía y del capital, y desde el neoliberalismo ideológico macrista piensan que es posible tener un modelo económico injusto y desigual en el que el capital reciba casi toda la renta y los trabajadores una exigua parte.
 
La Opinión Popular

19-07-2019 / 10:07
En el Informe Final de la Comisión Bicameral que investigó el hundimiento del submarino ARA San Juan, se señaló que es "indudable la responsabilidad política del gobierno nacional, a través de su Ministerio de Defensa por esta tragedia que se cobró las vidas de 44 argentinos".
 
Además de centrar la responsabilidad en la cartera a cargo de Oscar Aguad, el titular del cuerpo legislativo, el senador José Antonio Ojeda, dijo que "también es indudable" que el presidente Mauricio Macri "tiene un grado de responsabilidad" por su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.
 
En el documento se señalaron, además, las "responsabilidades palmarias" de los altos mandos de la Armada. El dictamen fue firmado por los 12 integrantes de la comisión, pero los legisladores macristas lo hicieron en disidencia, en todo lo relacionado con las responsabilidades políticas de las autoridades nacionales.
 
"El presidente de la Nación, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia. Sostuvo en el cargo al Ministro luego de los hechos y de su cuestionable desempeño. Las escasas oportunidades en las que apareció vinculado con la temática lo hizo en forma superficial, sin ejercer nunca su mando ni comando sobre la fuerza y muchas veces demostrando falta de empatía con los familiares de los tripulantes", sostiene el informe.
 
En el caso del ministro Aguad, se puso énfasis en "la falta de las diligencias adecuadas" porque el submarino "se encontraba realizando, según el Poder Ejecutivo Nacional, el mayor ejercicio naval de los últimos 30 años". Ante semejante acontecimiento, no se tuvo en cuenta que la nave tenía "más de 30 averías o fallas técnicas previas a la autorización de la misión encomendada".

El Gobierno mantuvo silencio ante el informe de la Bicameral. Distintos legisladores de Cambiemos salieron a responder a las acusaciones y negaron cualquier responsabilidad de los funcionarios macristas. La estrategia, como cuando ocurrió la desaparición, fue culpar a la cúpula de la Armada y los mandos medios, a quienes separaron ya de sus cargos.


Así, se determinó que Macri y Aguad son los responsables políticos del hundimiento del Ara San Juan. Se los acusó de no actuar a tiempo para evitar el naufragio. Aguad ignoró las inspecciones navales sobre el mal estado de la flota, que podrían haber hecho repensar la decisión de zarpar. Y Macri debió haber actuado ocurrida la tragedia. Prevén consecuencias penales para los mandos militares y juicios al Estado.

La Opinión Popular

18-07-2019 / 10:07
Mientras Mauricio Macri es uno de los protagonistas de la cumbre del Mercosur, que se realiza en Santa Fe, los representantes de los sectores industriales siguen desfilando por los despachos del Ministerio de Producción. Este jueves, por ejemplo, es el turno del rubro juguetero.
 
El objetivo de todos estos encuentros individuales entre funcionarios del área de Comercio Exterior, técnicos y algunos pocos integrantes de las cámaras sectoriales tienen un único fin: pasar en limpio los detalles de la letra chica del acuerdo firmado entre el Mercosur y la Unión Europea para cada rubro en particular y, sobre todo, llevarles tranquilidad.
 
En general, los representantes de todas las ramas de actividad ya conocían de antemano los lineamientos del tratado de libre comercio entre ambos bloques. Sin embargo, aunque parezca llamativo, aspectos puntuales pero decisivos para cada industria -como los niveles y los plazos de desgravación arancelaria exactos para cada producto- no se hicieron públicos tan al detalle.
 
En cada mano a mano, los empresarios también aprovecharon para conocer más a fondo otra letra chica que los inquieta: las reglas de origen. Esto es, qué porcentaje de los componentes de un producto final fabricado en el bloque europeo pueden provenir de terceros mercados, sin perder el beneficio del arancel 0% para entrar al Mercosur.
 
Es que uno de los mayores temores de los industriales es que Europa termine reexportando artículos con un alto contenido de insumos chinos pero con el sello de la UE.
 
"Fue exactamente como consultar al médico. Uno va con alguna expectativa pero también con algo de miedo, esperando en cualquier momento una mala noticia", se sinceró el gerente de una cámara que tuvo la oportunidad de dialogar con los responsables de la Secretaría de Comercio Exterior hace unos días.
 
El acuerdo no es bueno para las pequeñas empresas. ¿Por qué? Porque la Argentina acumula un serio problema de competitividad sistémica. No pueden pelear con una de las cargas impositivas más altas del mundo o una de las mayores tasas de financiamiento. Salir a firmar acuerdos de este nivel y teniendo tantas falencias en lo macro es poner en riesgo la industria nacional y el empleo.

18-07-2019 / 09:07
Si hay un grupo etario estigmatizado por el gobierno de Mauricio Macri, es el de los jóvenes de los barrios marginados. Un grupo social que es constantemente marcado negativamente, perseguido y encerrado por las fuerzas de seguridad, ente ellas, la propia Gendarmería Nacional.
 
La definición descalificadora es contundente: "Ni estudian, ni trabajan". Entonces, se vuelven "peligrosos". En ese marco, el Ministerio de Seguridad anunció la creación del Servicio Cívico Voluntario a cargo, nada más ni nada menos, que de la Gendarmería Nacional.
 
Patricia 'Chocobar' Bullrich anunció, mediante el Boletín Oficial, la creación del Servicio Cívico que pretende incorporar a los miles de jóvenes que no consiguen laburo ni logran sostener los estudios, para que junto a los gendarmes se disciplinen y obtengan 'valores ciudadanos'.
 
Bullrich subió la apuesta y dijo que la Gendarmería es la institución mejor considerada de la Argentina, "más que la educación pública, que la Iglesia y ni que hablar de la política". Fue su modo de vender marketineramente el proyecto.
 
El Gobierno de Macri lanzó el engendro en medio de una saga que podría titularse "Grandes pequeñas mentiras", como la serie que va por su segunda temporada. "En campaña hablemos de cualquier cosa menos de la desastrosa economía nacional", sería el lema.
 
La jugada fue percibida como tal por franjas del peronismo. Consultado el sindicalista Héctor Daer, uno de los dos secretarios generales de la Confederación General del Trabajo, dijo que "no hay que dejarse entretener por las discusiones que confunden, porque son provocaciones que tienen que ver con una estrategia proselitista".
 
Agregó Daer que la elección del 27 de octubre "no es sobre modales o simpatías" sino que "puede transformar a nuestra sociedad" y terminar de liquidar "un estándar de derechos" mientras "destruye a las organizaciones sindicales".
 
Parece que plata hay, pero no para educación, trabajo, vivienda, que resuelva la situación de pobreza del 50% de los niños y niñas, la desocupación del 25% en la juventud, el 60% que lo hace de manera precaria o el 75% de estudiantes universitarios que terminan abandonando la carrera. A ellos, Bullrich les responde con más guita para fortalecer a la Gendarmería y no para la educación.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar