La Opinión Popular
                  21:16  |  Lunes 22 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Podrás perder mil batallas, pero solamente al perder la risa habrás conocido la auténtica derrota”. Ho Chi Minh
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-02-2019 / 09:02
LOS ÚNICOS PRIVILEGIADOS SON LOS BANQUEROS

Macri destruye la construcción y la industria nacional

Macri destruye la construcción y la industria nacional
Las propias cifras oficiales muestran la debacle de la economía macrista. El Indec reconoció que en diciembre la industria se hundió casi un 15 por ciento, la mayor caída desde 2002, cuando estalló la convertibilidad. También reflejaron el derrumbe de la construcción, que superó el 20 por ciento. En el acumulado anual la producción industrial mostró una baja de 5 % en comparación con el 2017. Los sectores más afectados fueron textil, equipos de transporte y muebles y colchones.
Los pésimos datos económicos, producidos por el desastroso gobierno de Mauricio Macri, continúan. El último mes de 2018 fue el de los peores que se recuerden en materia de actividad económica de las últimas décadas. La industria se desplomó 14,7 % en relación al mismo mes del 2017 mientras que la construcción se cayó un 20,5 % respecto a diciembre de 2017.
 
Estos datos tan contundentes sobre el grado de recesión fueron difundidos por el Indec. La industria y la construcción acusaron recibo de los resultados de la política neoliberal tras la caída del consumo, por la mega devaluación del año pasado y la espiral inflacionaria. La inflación de 2018 cerró en 47,6%, es la más alta desde 1991, y destruyó el poder adquisitivo de los salarios.
 
En el caso de la actividad industrial es el octavo mes consecutivo de caída. En diciembre una variación acumulada interanual del 5 %. Los sectores que más cayeron en diciembre de 2018 en relación al mismo mes del año pasado fueron: Otros equipos de transporte (-54,9 %), Industria textil (-36,3 %), Otros equipos, aparatos e instrumentos (-31,4 %), Muebles y colchones (-31,1 %), Maquinaria y equipos (-29,4 %), Vehículos automotores y autopartes (-25,1 %), Industrias metálicas básicas (-21,3 %).
 
Por su parte, la construcción registró en diciembre pasado, según las cifras de los Indicadores de Coyuntura de la Actividad de la Construcción (ISAC), una disminución del 3,3 % respecto de noviembre. Los datos del consumo de insumos para esta actividad también mostraron derrumbe de 40,3 % en artículos sanitarios de cerámica, 39,8 % en asfalto, 36,3 % en pisos y revestimientos cerámicos, 32,2 % en ladrillos huecos, 30,5 % y en cales, 26,5 %, entre otros.
 
Pero a Macri lo único que le preocupa es que no se dispare el dólar y que funcione la bicicleta financiera para que los banqueros la sigan "llevando en pala" y reingresen algunos capitales golondrinas en lo que faltan para las elecciones, y que aseguren, sino la reelección de Macri, al menos que su gobierno pueda llegar a las urnas para disputarla.
 
Flaco favor le hace a sus chances de ser reelegido los incesantes aumentos de precios regulados de servicios públicos, como luz, gas, agua, transporte y combustibles, que mantienen elevada la inflación.
 
Pero el tema más grave viene por el lado de las consecuencias que trae la recesión que convalidó dentro del plan de ajuste del FMI en marcha, bajo la forma de telegramas de despidos y de suspensiones que se prolongan desde los últimos dos meses del año pasado, más de la mitad originados en la industria.
 
Y no es para menos si se tiene en cuenta que se moviliza casi a media máquina: las plantas textiles y las automotrices, que son las que más mano de obra expulsaron, están 55% ociosas. La recesión avanza y la caída de la construcción y la industria golpea al empleo. En noviembre del 2018 en relación al mismo mes de 2017 se perdieron 61.839 puestos en la industria y 18.777 en la construcción. Macri lo hizo.
 
La Opinión Popular

 
LA INDUSTRIA SUFRIÓ SU PEOR CAÍDA DESDE 2002
 
Modelo en deconstrucción
 
La producción manufacturera registró en diciembre una caída del 14,7 por ciento en la comparación frente al mismo mes de 2017. Es el peor resultado desde el primer semestre de 2002, en pleno estallido de la convertibilidad. En forma acumulada, el año pasado terminó con una reducción de la actividad industrial del 5 por ciento.
 
Sin excepción, todos los sectores industriales tuvieron fuertes caídas en diciembre pasado y también hubo un amplio resultado negativo si se toman los doce meses del año. En el período 2016-2018, la industria destruyó 123 mil puestos de trabajo.
 
La producción fabril acumula ocho meses de caída interanual. El derrape comenzó en mayo, junto a la crisis cambiaria. La actividad retrocedió ese mes 1,1 por ciento, para luego encadenar bajas del 8,1 en junio; 6,5 en julio; 6,2 en agosto; 12,6 en septiembre; 8,5 en octubre; 13,9 en noviembre y ahora 14,7 en diciembre.
 
Para encontrar un peor resultado hay que remontarse a junio de 2002. En aquel momento se estaba transitando una larguísima agonía para la industria: en agosto de 2000 comenzó una caída de la producción que se extendió por 28 meses consecutivos, hasta octubre de 2002. El peor registro en el interanual es de marzo de 2002, con una baja de 22,3 por ciento.
 
De todas maneras, cabe aclarar que con el indicador de diciembre debutó el nuevo Índice de Producción Industrial (IPI) del Indec, en reemplazo del Estimador Mensual Industrial (EMI). El organismo señaló que el nuevo informe cuenta con un mayor nivel de desagregación, aunque el objeto general de estudio es el mismo para ambos cálculos.
 
Los nuevos datos presentan caídas más pronunciadas que las que estimaba anteriormente el EMI. Por ejemplo, en agosto la baja antes era del 5,7 y ahora es del 6,2 por ciento; en septiembre pasó de -7,3 a -12,6 por ciento; en octubre, de -6,8 a -8,5 por ciento, y en noviembre, de -13,3 a -13,9 por ciento.
 
El sector industrial de maquinaria y equipo, que cuenta con un nivel relativamente alto de agregación de valor, está entre los más afectados por la política económica oficial.
 
En diciembre, maquinaria y equipo tuvo una baja del 29,4 por ciento y cerró el año con una merma del 18,4. Los peores resultados en doce meses se dieron en maquinaria agropecuaria, aparatos de uso doméstico y otra maquinaria de uso especial.
 
Entre productos metálicos de uso estructural y envases metálicos la caída acumulada en 2018 es del 1,4 por ciento. La metalmecánica depende de la inversión productiva del sector privado, que se derrumbó de la mano del consumo en el mercado interno.
 
La producción de equipos de informática, televisión y comunicaciones en Tierra del Fuego cayó 31,9 por ciento en el año, mientras que equipos y aparatos eléctricos lo hizo un 8,4 a raíz de la contracción de la demanda y del mayor ingreso de artículos importados.
 
El sector textil tuvo una baja sustancial en diciembre del 36,3 por ciento por el derrumbe del 45,1 por ciento en hilados de algodón. El año cierra para el sector textil con una caída del 10,7 por ciento. Entre las prendas de vestir, cuero y calzado, la baja fue del 10,8 en diciembre y del 6 por ciento en todo 2018. A lo largo de tres años del gobierno de Macri, el sector textil se achicó en al menos una tercera parte.
 
El capítulo de alimentos y bebidas tuvo en diciembre una caída del 2,8 por ciento interanual y cerró el año con una baja del 1,5 por ciento. Se trata de un rubro particular dentro del entramado industrial porque tiene buena salida exportadora y además su demanda en el mercado interno se compone de bienes más inelásticos que el resto de la industria local.
 
El principal subsector que contribuyó al resultado negativo fue molienda de cereales y oleaginosas, que bajó en el año un 10,7 por el impacto de la sequía, que redujo la producción de soja. En el acumulado también cayó la producción aviar, gaseosas, aguas y jugos y azúcar, productos de confitería y chocolate. En cambio, a lo largo del año se registraron mejoras en carne vacuna, lácteos y producción de frutas, hortalizas y legumbres.
 
La industria química tuvo en diciembre una baja del 11,1 por ciento y cerró el año con una merma del 6,2 a raíz del declive en la producción de agroquímicos, pinturas, detergentes y jabones y remedios.
 
El sector de muebles y colchones cayó un 31,1 por ciento y acumuló en doce meses un retroceso del 12,6, mientras que caucho y plástico muestra una baja del 17,5 por ciento en diciembre y del 10,1 en el año. En tanto, papel, madera, edición e impresión tuvo una caída anual del 3,1.
 
El bloque automotor registró en diciembre una debacle del 25,1 por ciento, ante la fuerte suba de precios por la devaluación y las altas tasas de interés que impiden tomar créditos. Sin embargo, acumuló en el año una tibia mejora del 2,8 por el impulso de las exportaciones.
 
Entre los minerales no metálicos, que agrupa a insumos para la construcción, diciembre cerró con una caída del 15 por ciento, aunque en el acumulado del 2018 quedó parejo frente a 2017.
 
Una dinámica parecida tuvo la siderurgia, que en diciembre tuvo una baja del 21,3 por ciento y terminó el año sosteniendo una mejora del 3 por ciento. La refinación de petróleo, coque y combustible nuclear tuvo una merma acumulada del año del 4,4.
 
Por Javier Lewkowicz
 
Fuente: Pagina12
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-04-2019 / 10:04
Este sábado durante la madrugada la ex presidenta Cristina Fernández se aprestaba a viajar a Cuba en un avión de Copa Airlines para visitar a su hija Florencia. Unas horas antes había fallecido su madre, Ofelia Wilhelm, en La Plata después de tres meses de internación.
 
La ex Presidente vivió un momento de tensión en la cabina del avión que la trasladó a la isla caribeña -con escala en Panamá- con un productor ganadero que, según cuentan testigos del hecho, comenzó a increparla y fotografiarla a metros de su asiento.
 
El productor que agredió a Cristina en el avión de Copa es nada menos que David Lacroze Ayerza. Se trata de un histórico dirigente de la Sociedad Rural (SRA) muy cercano al Presidente Mauricio Macri.
 
Cabe mencionar que Lacroze fue presidente de la Junta Nacional de Granos durante la última dictadura militar, acaba de cumplir 78 años y es padre de Lucrecia Lacroze, esposa del titular de Anses, el macrista Emilio Basavilbaso, con quien tiene cuatro hijas.
 
En La Rural hay un fuerte malestar con Lacroze y ya están evaluando iniciar acciones en su contra. El grupo de ex presidentes -encabezados por Luciano Miguens y Hugo Biolcati- son algunos de los que quieren desafectarlo de la entidad.
 
"No respetó la investidura presidencial y le faltó el respeto a una mujer que está atravesando un proceso de duelo por la muerte de su madre. Esto tendrá consecuencias", confesó un alto directivo de La Rural embroncado por el hecho.


Un dato no menor es que, al parecer, no es la primera vez que Lacroze tiene un altercado de este tipo con mujeres. Según supo este medio, los malos tratos a las mujeres son una característica habitual en su personalidad. No respeta a una mujer, no respetan el luto, no respeta nada. Un verdadero machirulo cobarde.

La Opinión Popular

 

22-04-2019 / 10:04
El "plan alivio", el brusco giro populista del Gobierno de Mauricio Macri, es el manotazo de ahogado hacia las elecciones de los responsables de la debacle económica neoliberal. Según el diccionario, la palabra alivio significa disminución de una carga, una pena, un sufrimiento o un dolor. Cuando eligen utilizar esa definición, los macristas realizan una confesión: hace más de tres años que generan padecimientos inauditos a las grandes mayorías populares y ahora, tres meses antes de las elecciones, quieren "aliviar" la situación.
 
"Precios cuidados" que no se sabe bien quién los va a cuidar, un "pacto de caballeros" para congelar los costos, donde falta algo elemental: los caballeros. Presuntas rebajas en toneladas de carne que, divididas por la población, implican apenas 100 gramos para cada uno; propuestas de nuevos créditos para endeudar más a los que ya están endeudados y con ingresos que hacen imposible pagar nuevas cuotas; suspensión de los nuevos aumentos de tarifas cuando ya las pusieron por las nubes.
 
Sin embargo, el problema de base es que este tipo de programas suele no cumplirse. El Precios Cuidados que mantuvo vigencia durante la gestión Macri es, en ese sentido, un mal antecedente para los "Precios Esenciales" que están por debutar en las góndolas.
 
En los distintos supermercados de la Ciudad de Buenos Aires sólo se encuentran el 38 por ciento de los alimentos con Precios Cuidados, según un relevamiento realizado por iProfesional. En cuanto al 62% que no está, el producto no puede encontrarse o tiene su espacio en la góndola con el cartel y el precio, pero está desabastecido.
 
Este manotazo de ahogado, impulsado por las encuestas que muestran que la imagen de Macri está por el suelo, evidencia no sólo la quiebra económica, sino y sobre todo la quiebra política e ideológica del macrismo, porque estas medidas niegan todo el relato que Cambiemos venía repitiendo como un mantra desde que llegaron al Gobierno.
 
Que la libertad total del mercado, que la apertura de la economía, que el cese de los subsidios a los servicios públicos, que la lluvia de inversiones, que la inflación contenida por arte de magia, que el FMI como sociedad de beneficencia que venía a ayudarnos por pura solidaridad, que el modelo del emprendedor exitoso, que "si te quedás desocupado, ponete una cervecería artesanal" y boberías por el estilo.
 
Para ellos, ésta quiebra es tan sólo la derrota de un proyecto político, el fracaso de una aventura, una travesura de niños ricos ineptos que quisieron jugar a la política y después volverán a sus empresas, a sus barrios privados o se irán a hacer algún posgrado en una universidad del extranjero donde explicarán que este país es irreformable y que no es apto para sus grandes ideas. Para ellos es una aventura; pero para las mayorías populares implica la quiebra personal, la pérdida de una generación, la ruina de un país.

La Opinión Popular

21-04-2019 / 11:04
El Viernes Santo es un día de reflexión para los católicos. La Pasión de Jesús es revivida por todos los católicos en esta época del año y el presbítero Guillermo Marcó, exvocero del cardenal Jorge Bergoglio, aprovechó una entrevista radial para destrozar las políticas neoliberales del presidente Mauricio Macri y vaticinar que "los católicos" no lo volverán a votar.
 
"Macri me desilusionó. Hay responsabilidad de Marcos Peña y de Durán Barba, quienes crearon falsas ilusiones. La gente creyó el relato de que se salía fácil de la crisis. Cuando venden espejitos de colores la gente se desilusiona el doble", criticó quien estuvo junto al actual Papa durante ocho años.
 
En el programa En la trinchera, por Led.fm, Marcó fue muy tajante con respeto al voto de los católicos en las próximas elecciones: "El gran desacierto de este Gobierno es gobernar con encuestas, que no se puede. Lo hablé personalmente con Durán Barba. 'Con el aborto te equivocaste, la gente católica no te va a votar', le dije".
 
"Es un caso único. Un Gobierno que tomó la decisión de apalear a sus propios votantes, la clase media -apuntó-. Porque la pobreza siempre tiene algún recurso para ser paliada, por ejemplo tarifas especiales. Y han tenido soberbia", aseguró.
 
Para cerrar, Marcó expresó que "la vida nos está triturando un poco" y sugirió "no quedarnos con lo triste de lo que nos pasa y usar la espiritualidad para sobrellevar las crisis, más allá de lo que nos toque vivir".
 
La Opinión Popular
 

21-04-2019 / 10:04
Desde hace muchos meses, una pregunta terrible está instalada en los sectores de poder de la Argentina. Dado que la situación financiera es tan precaria y frágil, ¿qué pasaría el día en que se difundiera una encuesta en la que Cristina superara por una diferencia sensible a Mauricio Macri?
 
El diagnóstico dominante sostenía que solo ese dato produciría una nueva corrida cambiaria por la habitual tendencia de los inversores a refugiarse en el dólar o a fugar divisas ante cualquier hecho que los angustiara. Ese día llegó.
 
El miércoles por la tarde se conoció un trabajo de la encuestadora oficial Isonomía, según el cual Cristina vencería a Macri en un ballotage por una diferencia de 9 puntos. Inmediatamente, las acciones argentinas cayeron violentamente. El riesgo país trepó hacia un nuevo record. La semana que comienza mañana será clave para conocer los efectos de esa encuesta sobre el tipo de cambio, con todo lo que eso significa.
 
La encuesta de Isonomía fue el último elemento de una tormenta más que enfrenta estos días el gobierno de Macri. Otro número marcó fuertemente la semana corta: el 4,7 por ciento de inflación que hubo en el mes de marzo. El Presidente había dicho en febrero que la inflación estaba bajando. No ha ocurrido eso.
 
Ahora dijo que estamos en "un pico", lo que sugiere una vez más que el futuro mejorara las condiciones. Lo ha prometido tantas veces que, naturalmente, cada uno de esos augurios genera más escepticismo.
 
En el medio, el Gobierno articuló un plan de contención de precios que es muy difícil de entender. Abarca solo a 60 productos. A la mayoría de ellos se les aplica un fuerte aumento previo.
 
Si sale bien, la magnitud del alivio será muy pequeña. Pero, además, puede generar remarcaciones en los productos que no están dentro de la nómina y un fuerte desabastecimiento de los que mantengan precios relativamente bajos.
 
En este contexto, tiene sentido que las encuestas empiecen a reflejar, cada vez con mayor consenso, que Macri perderá las elecciones.
 
Dirigentes del más alto nivel -desde ministros hasta integrantes de la mesa chica, desde gobernadores hasta interlocutores habituales del Presidente- han empezado a presionar para que Mauricio Macri revise su decisión de presentarse en las inminentes elecciones presidenciales.
 
El principal enemigo de esta alternativa no es solo la testarudez de Macri, que existe, sino una cuestión de índole psicológica: su equipo se aferra a una cosmovisión que, como mínimo, se ha resquebrajado.
 

20-04-2019 / 09:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar