La Opinión Popular
                  05:33  |  Viernes 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-02-2019 / 10:02

El costo enorme que Mauricio y Cristina le imponen al país

El costo enorme que Mauricio y Cristina le imponen al país
Si no hay un cambio vertiginoso de último momento —que uno de ellos se retire, que surja con fuerza una tercera opción—, el próximo 10 de diciembre reasumirá el poder Mauricio Macri o lo hará Cristina Fernández. Esa noche, cerca de la mitad de los argentinos sentirá una gran tensión, como si su futuro estuviera en riesgo: será el inicio de un nuevo ciclo gobernado por alguien a quien consideran un enemigo.
Si no hay un cambio vertiginoso de último momento -que uno de ellos se retire, que surja con fuerza una tercera opción-, el próximo 10 de diciembre reasumirá el poder Mauricio Macri o lo hará Cristina Fernández.
 
Esa noche, cerca de la mitad de los argentinos sentirá una gran tensión, como si su futuro estuviera en riesgo: será el inicio de un nuevo ciclo gobernado por alguien a quien consideran un enemigo.
 
Macri y Cristina cosechan, desde hace bastante tiempo, mucho más rechazo que aprobación en la sociedad. No se hablan entre sí, han conducido gobiernos durante los cuales el país empeoró en casi todos sus indicadores, representan los dos polos de una grieta que ha dañado mucho a la sociedad. Obturan el surgimiento de nuevos dirigentes con una mirada más fresca.
 
Que sean las opciones dominantes representa un problema serio para la joven democracia argentina, en un momento además de agobio económico, y donde la democracia evidencia claros síntomas de deterioro en la región, especialmente en Venezuela y Brasil.
 
La situación sería muy distinta si el 10 de diciembre asumiera cualquier otro de los presidenciables: María Eugenia Vidal, Axel Kicillof, Horacio Rodríguez Larreta, Agustín Rossi, Felipe Solá, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Roberto Lavagna o el que fuera.
 
En un caso, sería la repetición de algo conocido y rechazado por una mayoría que, en la mejor de las alternativas, habrá decidido elegirlo como el mal menor. En el otro, la aparición de una novedad, de una expectativa, de una nueva posibilidad, que no registra los problemas de los anteriores.
 
Entre los elementos a favor de las alternativas a las figuras dominantes es que cualquiera de ellas puede establecer un diálogo con el resto del espectro político: en momentos difíciles, eso es necesario para un país.
 
Macri y Cristina, en cambio, se odian. Ella tiene serias razones para pensar que si él gana, finalmente deberá afrontar una condena a prisión. Sería razonable que él pensara que también su vida se complicaría mucho si ella es la que gana.
 
Sin embargo, la trampa está tendida. Cristina seguramente sea candidata a presidente. Y Macri también. Ninguna de las personas del espacio kirchnerista puede ganarle una interna a CFK. Si no se presentara, como especulan algunos analistas, desobedecería el ADN familiar.

 
Desde que Néstor Kirchner llegó a la intendencia de Río Gallegos, siempre es un Kirchner el que encabeza las listas: Néstor en 2003, Cristina en 2005, Cristina en 2007, Néstor en 2009, Cristina en 2011, Máximo y Alicia en 2015, Cristina en 2017.
 
Néstor, Cristina, Alicia o Máximo, para diputados, senadores, gobernadores o presidentes. Esta vez, será casi todo junto: Cristina a presidenta, Máximo a diputado en la cabeza de la lista bonaerense, Alicia a gobernadora.
 
La decisión de Cristina está avalada por la cantidad de votos que tiene entre los opositores a Macri ("el 80% del voto opositor", según el cálculo de Alberto Fernández).
 
Pero esos votos no le aseguran que pueda vencer a Macri en una segunda vuelta: de hecho, hace poco no logró vencer ni a Esteban Bullrich en la provincia donde ella es más fuerte.
 
La mayoría de las consultoras anticipan que el favorito, en un mano a mano, sigue siendo, pese a todo, el actual Presidente. En cambio, en los mismos sondeos, hay candidatos alternativos que tienen mejor posibilidad de unir al peronismo e, incluso, de ganarle a Macri en caso de llegar al ballotage.
 
Pero Cristina es Cristina: es la ex Presidenta, es la que tiene mayor cantidad de votos cautivos, es la Jefa.
 
Mauricio Macri ya ha dejado claro que irá por la reelección. Su relación con la sociedad es tan conflictiva como la de su enemiga. En los sondeos que consume la Casa Rosada, tanto María Eugenia Vidal, por amplio margen, como Horacio Rodríguez Larreta, aparecen con una posibilidad más segura de derrotar a Cristina Kirchner.
 
Eso ha hecho que la Casa Rosada forzara a ambos a convocar a elecciones el mismo día que las presidenciales: la candidatura de Macri es débil, a punto tal que necesita rodearse de ellos para ganar.
 
La decisión que ha tomado el equipo presidencial de no desdoblar las elecciones bonaerenses es una fuerte evidencia de cómo son las cosas. La idea de que se vote en dos fechas distintas se apoyaba en algunos datos muy certeros.
 
Kirchner le gana a Macri en la provincia de Buenos Aires, como le ganó Daniel Scioli en el 2015. En cambio, Vidal le gana un mano a mano a cualquier candidato kirchnerista. Si se vota el mismo día, las cabezas de las boletas dirán "Macri" y "Kirchner".
 
Para que gane Vidal la provincia, debería producirse un importante corte de boletas a su favor. Es un riesgo grande. En cambio, si se votaba en días separados, Vidal podía ganar tranquila en la provincia de Buenos Aires y luego hacer campaña por Macri presidente. Macri ordenó todo en función de sus intereses personales.
 
Tiene todo el derecho y el poder para hacerlo. Así como Cristina seguramente se presente, aun cuando viene de muchas derrotas, Macri hace valer su condición de Presidente, de jefe e impone su candidatura a Cambiemos. Donde manda capitán, no manda marinero. El problema no es que no tengan derecho a hacerlo, sino la dinámica que eso cristaliza.
 
Macri y Cristina han liderado presidencias cuyos resultados, como mínimo, han sido muy controvertidos. Una llevó la inflación de un dígito al 40% en 2014 y al 25% en 2015. El otro al 48% en 2018. Los dos aumentaron la pobreza.
 
Una recibió superávit gemelos, autonomía energética y una economía en crecimiento fuerte: la entregó con altos niveles de déficit energético, fiscal y de balanza de pagos.
 
El otro pidió que lo juzgaran según su capacidad de bajar la pobreza y consideró que la alta inflación era una demostración de la incapacidad para gobernar. Los resultados están a la vista.
 
El rechazo que ambos sufren en las encuestas tal vez sea una expresión de todo eso que ocurrió. Solo un enorme acto de fe habilita a pensar que la continuidad de uno o el regreso de la otra mejorarán las cosas que ellos empeoraron.
 
Hay otro rasgo que distancia a Mauricio y Cristina del resto de los candidatos potenciales. Las formidables fortunas de sus respectivas familias generan muy razonables y serias sospechas para cualquiera que analice el tema fuera de cualquier fanatismo.
 
Ambos viven muy por encima de las posibilidades de sus gobernados, gracias a recursos cuyos métodos de adquisición han sido muy sospechosos: ni María Eugenia Vidal, ni Axel Kicillof, ni Roberto Lavagna tienen que explicar semejante detalle.
 
Pero Mauricio y Cristina son los jefes. Por algo será. Y a eso no hay con qué darle. La lógica que los ha llevado a ser jefes es la grieta. Para el 30% que ama a Cristina y odia a Macri no hay ninguna líder que exprese mejor que ella sus anhelos, frustraciones, esperanzas. Para el 30% opuesto, quien lo hace es Macri.
 
Esa lógica, la lógica del enemigo, es la que marca el funcionamiento político argentino desde 2008, con los resultados sociales que están a la vista.
 
El año pasado, dos prestigiosos profesores de Harvard, Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, publicaron un notable libro llamado Cómo mueren las democracias, donde advirtieron contra este tipo de dinámicas, que cristalizan y potencian las candidaturas del actual Presidente y su antecesora.
 
"Si contemplamos a nuestros adversarios como una amenaza peligrosa, tenemos mucho que temer si resultan elegidos. Podemos decidir emplear todos los medios a nuestro alcance para derrotarlos, y es ahí donde encontramos una justificación para emplear medidas autoritarias: puede encarcelarse a políticos que se etiquetan como delincuentes o subversivos y pueden destituirse gobiernos que representan una amenaza para la nación..."
 
"Cuando los partidos se contemplan como enemigos mortales... perder deja de ser una parte rutinaria y aceptada del proceso político y, en su lugar, se convierte en una catástrofe a gran escala. Cuando el costo percibido de perder es suficientemente elevado, los políticos se ven tentados de abandonar la contención. Y las acciones de táctica dura constitucional pueden, a su vez, debilitar todavía más la tolerancia mutua y reforzar la creencia de que los contrincantes representan una amenaza peligrosa", dicen.
 
Hablan de Turquía, Venezuela, Rusia y los Estados Unidos de Donald Trump. Por suerte, la Argentina está lejos de sufrir tamaños riesgos.
 
Por Ernesto Tenembaum
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2019 / 10:02
Coca-Cola Femsa es una de las empresas más grandes y de mayor facturación del mundo pero asegura que en Argentina no le cierran los números. Pidió al Gobierno de Mauricio Macri un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para afrontar el achicamiento de su planta embotelladora del barrio porteño de Pompeya y que el gobierno nacional los habilite a despedir gente y pagar menos indemnizaciones.
 
"La planta está prácticamente parada porque no hay ventas, no recuerdo haber pasado por una situación similar. Pero no permitiremos despidos. En este contexto no podemos permitir que ni un sólo trabajador se quede sin empleo", dijo Pablo Fernández, secretario general de la seccional porteña del Sindicato de Trabajadores de Aguas Gaseosas y Afines. Por su parte, la rama de aguas y gaseosas del sindicato de Camioneros se declaró "en estado de alerta y movilización".
 
En la planta de Pompeya trabajan 600 personas, de un total de 3 mil que están empleadas por Coca-cola Femsa en Argentina. La firma también tiene otra embotelladora en Monte Grande (Esteban Echeverría) y cuatro centros de distribución. Además, trabajan para Coca-cola otras empresas embotelladoras.
 
La venta de bebidas es uno de los segmentos del consumo masivo más afectados por el plan económico neoliberal macrista, aunque la magnitud de Coca-Cola Femsa obliga a pensar el caso con parámetros propios, en línea con lo sucedido con los preventivos de crisis de la filial local del gigante Carrefour y de Fate, una de las empresas de Javier Madanes Quintanilla, quien blanqueo $867 millones gracias a Macri.
 
El PPC permite aplicar modificaciones drásticas en la organización laboral y trasladar los costos de esos cambios sobre las espaldas de los trabajadores. Por eso los gremios advierten sobre el avance de una reforma laboral por empresa.
 
Las últimas comunicaciones de Coca-Cola y de Femsa a sus inversores ya daban indicios de la decisión: "el volumen de ventas cayó un 2% en el trimestre ya que a pesar del crecimiento en Brasil, Colombia y Perú, la operación en Argentina tuvo una baja de dos dígitos".

 
En los tres primeros trimestres de 2018, las ventas de Femsa en Argentina medidas en volumen bajaron un 9,8% interanual y los ingresos medidos en pesos mexicanos se redujeron un 46% por efecto conjunto de caída del consumo y a la fuerte devaluación del peso. Se registró una caída interanual del consumo masivo del 7,3% en enero. La categoría de peor desempeño fue bebidas sin alcohol, con una merma del 14,1%.
 
La Opinión Popular

21-02-2019 / 09:02
El dólar pegó un nuevo salto y la city vivió otra jornada de fuerte volatilidad cambiaria. La cotización del dólar que compran los ahorristas minoristas se ubica en 40,76 pesos, con un incremento de 44 centavos. La divisa alcanzó a tocar los 41,45 pesos a mitad de la jornada.
 
El Banco Central se asustó y aceleró la suba de la tasa de interés. El organismo llevó el rendimiento de las Leliq a 46,01 por ciento, lo que representa un aumento de 1 punto y medio respecto del martes. Se trata del alza diaria más importante en lo que va del año. El clima financiero fue de tensión no sólo con el tipo de cambio. El riesgo país subió 8 unidades y finalizó en 708 puntos. Los bonos en moneda extranjera bajaron hasta 2 por ciento en la jornada.
 
La demanda de divisas arrancó fuerte en las primeras horas de la rueda cambiaria y fue mostrando cierta moderación en las últimas horas. La pregunta que se hacen en el mercado es si la nueva tasa por arriba del 45 por ciento resulta suficiente para contener el proceso de dolarización de los activos en moneda local. Los inversores menos optimistas aseguran que una vez que los fondos tomaron la decisión de pasar a moneda extranjera no es sencillo hacerlos cambiar de opinión.
 
El Banco Central fue poco cauteloso con la baja de la tasa de interés este año y paga las consecuencias. Los inversores se dieron cuenta que tienen el poder de fuego necesario para generar volatilidad. Y van a exigir más tasa de interés para volver a colocarse en moneda local.
 
La autoridad monetaria presumía diciendo que no había dejado ni un peso dando vueltas y que eso reducía la posibilidad de un nuevo salto en el tipo de cambio. Pero la realidad muestra esto no funciona en la Argentina. El mercado cambiario es chico. Y con muy poca demanda de divisas se puede generar mucha inestabilidad.
 
¿Cuánto más puede seguir subiendo el dólar? Aunque son pocos los que se animan a dar una repuesta con valores precisos, la mayoría de los analistas coincide en una referencia. El techo de la banda cambiaria es casi 50 pesos. Hasta esa cifra el Central se comprometió a no vender divisas para intentar moderar la devaluación.
 
La entidad tiene la tasa de interés como herramienta clave para moderar las presiones cambiarias. Pero algunos observan que empieza a ser cada vez menos efectiva. El Central bajó en los últimos dos meses 15 puntos la tasa de interés y le dijo a los inversores que la situación estaba bajo control. Si ahora tiene que volver a llevar la tasa a niveles de 60 por ciento para parar la suba del dólar, la interpretación de la city va a ser de manual: la situación está a punto de estallar.
 
El modelo económico neoliberal de Mauricio Macri está sostenido con alfileres. El acuerdo con el FMI impone que el Banco Central prácticamente no puede intervenir frente a una corrida contra el dólar. Si se dispara, habrá otra devaluación y situación hiperinflacionaria. El Gobierno de los Ricos hace todo mal.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 10:02
Sin margen de casualidad alguna, así como las paritarias 2018 resultaron un placebo ante la inflación/recesión también el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) ilustra el deterioro de los sueldos con una caída del 11% respecto a 2017.
 
Para los términos reales el registro del ingreso base para cualquier trabajador en blanco llegó a los niveles más bajos desde el año 2004. En centrales obreras se considera con mayor o menor discreción que la convocatoria urgente al Consejo Salarial es inevitable, si es que la Casa Rosada mensura su desafío electoral pero sobre todo mucho más por la grave coyuntura.
 
El valor del ingreso mínimo se fijó en los dos últimos años por "laudo", léase decisión directa del Gobierno Nacional prescindiendo de organizaciones sindicales y empresarios, lo cual ofrece un perfil ilustrativo de la crisis. Sobre todo para considerar que el SMVM marca mucho más que tendencias salariales sino que ilustra sobre el escenario laboral de registrados y aún empleados en negro como variable de referencia.
 
El gobierno de Mauricio Macri parece haber hecho votos de silencio justo en momentos en que más se necesita entender las variables económico-sociales que maneja la Casa Rosada para fundar sus pronósticos optimistas en un cercano porvenir, esperando que lo peor de la recesión haya quedado atrás para las elecciones presidenciales.
 
Frente a las dudas de las chances electorales del oficialismo, el único que se animó a hablar sobre economía la última semana fue el presidente de la Nación, aún con el paso en falso de diagnosticar una inflación en baja 24 horas antes de que se conociera un dato que mostró todo lo contrario.
 
El Gobierno de los Ricos patea para adelante los desequilibrios económicos (costos de la bicicleta financiera, los vencimientos de deuda y la fuga de capitales) apostando a un dólar estable a costa de una fuerte recesión. En este camino son los trabajadores y jubilados los que pagan las consecuencias del ajuste.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 08:02
La oposición parlamentaria se abroqueló contra al "avasallamiento de las facultades del Congreso" que realiza el gobierno de Mauricio Macri a través de la firma de decretos de necesidad y urgencia (DNU). El voto del presidente de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, Marcos Cleri (FpV-PJ), rompió la paridad de ocho legisladores del macrismo y de la oposición.
 
Se dio así dictamen de mayoría al rechazo de tres inconstitucionales decretos de Macri: el que estableció la extinción de dominio a través de una acción civil sin condena penal para bienes de narcotráfico y corrupción; el que quitó frecuencias destinadas por ley a ARSAT para destinarlas a las empresas privadas de telefonía celular; y el que degradó la Secretaría de Deportes en una Agencia descentralizada y autárquica eliminando otras cuatro leyes nacionales sobre el deporte.
 
El diputado macrista Pablo Tonelli asumió la defensa de los cuestionados DNU, con apenas una descripción de los mismos y que cumplían los requisitos formales con la firma de todos los integrantes del gabinete nacional, girado en tiempo al Congreso, y justificó la "urgencia" en que el Congreso "estaba en receso" en enero.
 
El senador Daniel Lovera, un peronista pampeano que integra el interbloque Argentina Federal, fue el encargado de replicar al oficialismo. Recordó que dos de los tres DNU cuestionados avanzan sobre el trabajo del Congreso y que el Senado dio media sanción a proyectos que se saltean los decretos: extinción de dominio, con claras diferencias con el decreto presidencial, y la adjudicación de las frecuencias es parte de la llamada ley corta de telecomunicaciones.
 
Lovera remarcó que comparte con el oficialismo la intención de recuperar bienes y dinero producto de "mafias y delitos de corrupción". Pero enseguida insistió en que el DNU de extinción de dominio "es inconstitucional" porque allí se establece que el Ejecutivo "no puede regular en materia penal, directa o indirectamente" a través de decretos. Además de cargar contra el DNU que "degrada el deporte nacional".
 
La senadora salteña Cristina Fiore, en el interbloque del ex gobernador Juan Carlos Romero, y quien mantiene buena sintonía con Cambiemos, afirmó: "Hay que tener cuidado con los precedentes porque lo que hoy nos beneficia mañana puede perjudicarnos. El poder no es eterno", sostuvo la salteña y agregó: "Lo que beneficia a todos los argentinos es el cumplimiento de la Constitución. La cuestión de fondo no viene al caso". También cargó contra el DNU de extinción de dominio: "No es una acción civil descolgada, hay una íntima relación entre la acción civil y el proceso penal. Por más que se lo llame de otra manera no quiere decir que no tenga naturaleza penal".
 
El desafío opositor será ahora llevar los dictámenes a los recintos de Diputados y del Senado para rechazar los DNU, que debe ser en las dos Cámaras del Congreso. Mientras tanto, los decretos seguirán vigentes.
 
La Opinión Popular

19-02-2019 / 09:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar