El ex integralista "Pepe" Fierro fue conocido en ese momento por ser uno de los primeros combatientes de la Segunda Resistencia Peronista en caer detenido, luego de la toma de La Calera por Montoneros, donde es abatido "El Gordo" Maza, otro ex integralista, la primera de las miles de bajas que los Montoneros habrían de sufrir en el curso de poco más de una década.
 
El Pepe provenía de una familia de padres peronistas militantes, cuyos orígenes políticos se remontaban al 17 de octubre del 45. Nunca abandonó sus convicciones ni su vocación de concretarlas.
 
Por Blas García
'/> Compañero y amigo José “Pepe” Fierro: ¡Presente! / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  06:32  |  Miércoles 21 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 02-02-2019 / 08:02
EFEMÉRIDES POPULARES

Compañero y amigo José “Pepe” Fierro: ¡Presente!

Compañero y amigo José “Pepe” Fierro: ¡Presente!
El 02 de febrero de 2011 falleció en Córdoba un gran luchador peronista: José "Pepe" Fierro. Pertenecía, en el momento de incorporarse a Montoneros, al Movimiento Universitario Integralista, donde militamos juntos, cuando ambos estudiábamos ingeniería en la Universidad Nacional de Córdoba.
El 02 de febrero de 2011 falleció en Córdoba un gran luchador peronista: José "Pepe" Fierro. Pertenecía, en el momento de incorporarse a Montoneros, al Movimiento Universitario Integralista, donde militamos juntos, cuando ambos estudiábamos ingeniería en la Universidad Nacional de Córdoba.
 
Su ingreso a Montoneros reflejó un lazo afectivo y de amistad con sus compañeros del Liceo Militar: Ignacio "Nacho" Vélez y Emilio "El Gordo" Maza, que fuera dirigente universitario integralista en la Facultad de Medicina. Ambos tuvieron un gran protagonismo en la conformación del grupo Córdoba de la organización político-militar.
 
El 1 de julio de 1970, columnas montoneras ocuparon la ciudad de La Calera, Córdoba, a escasos kilómetros de las principales unidades militares del Tercer Cuerpo de Ejército y coparon la comisaría, el correo, la oficina de teléfonos, el banco y el municipio. Eran los comandos General San Martín, Eva Perón, Uturuncos y 29 de mayo. Un verdadero ejército de Pueblo golpeando en plena cara de la dictadura, con una consigna: Perón Vuelve.
 
La ciudad fue tomada y la dictadura militar sufrió otra de sus grandes derrotas. En la retirada, un combatiente gravemente herido, hecho prisionero por el enemigo, levantará su mano como símbolo de victoria. Emilio Maza, alzó por primera vez en la historia del peronismo la hoy popular 'V' de Venceremos.
 
El ex integralista "Pepe" Fierro fue conocido en ese momento por ser uno de los primeros combatientes de la Segunda Resistencia Peronista en caer detenido, luego de la toma de La Calera por Montoneros, donde es abatido "El Gordo" Maza, otro ex integralista, la primera de las miles de bajas que los Montoneros habrían de sufrir en el curso de poco más de una década.
 
El Pepe provenía de una familia de padres peronistas militantes, cuyos orígenes políticos se remontaban al 17 de octubre del 45. Nunca abandonó sus convicciones ni su vocación de concretarlas.
 
Por Blas García

Como consecuencia de la toma de La Calera, es detenido José "Pepe" Fierro y otros compañeros. Emilio Ángel Maza e Ignacio Vélez enfrentaron a tiros a la policía y fueron heridos. Maza fallece el 08 de julio de 1970 en un hospital de la ciudad de Córdoba como resultado de las heridas que había sufrido días antes al enfrentar a la policía mientras participaba en la acción de la agrupación guerrillera Montoneros a la cual pertenecía.
 
En el entierro de Maza, donde concurrimos un gran número de militantes peronistas de todos los sectores, y donde se entona por primera vez una de la consignas de las movilizaciones de la Juventud Peronista en 1973: "Duro, duro, duro, vivan los Montoneros que mataron a Aramburu", los asistentes fuimos reprimidos salvajemente por las fuerzas de seguridad.
 
Esa tarde, al volver del cementerio San Jerónimo, escribí de un tirón un comunicado que mostraba el camino hacia el que se orientaban los jóvenes peronistas de esa época violenta. Este documento puede ser considerado el primer apoyo político público al accionar de la recién naciente organización político-militar.
 
 
COMUNICADO

 
A nuestro compañero de lucha, Emilio Ángel Maza: 
 
'No dejaremos las armas de la mano hasta ver el país enteramente libre o moriremos con ellas como hombres de coraje'. 
 
Esta frase del general San Martín guió hasta último momento la conducta de Emilio Maza, militante peronista.
 
Los servicios de información de la dictadura volcaron todos los epítetos injuriosos sobre él: delincuente, fascista, corporativista, tratando de ocultar su condición de revolucionario y cristiano, y queriendo desvirtuar su trayectoria nacional y popular. La vida de Emilio Ángel pude sintetizarse en: luchar por la justicia, por los desposeídos, por el pueblo, para conquistar una patria justa, libre y soberana. 
 
Comprendiendo hasta las últimas consecuencias se incorpora a la lucha armada, decidido a realizar por medio de la violencia, de la justicia el anhelo de las grandes mayorías argentinas. Y cae luchando como un revolucionario, como un combatiente. 
 
Entregarse era confiar en la falsa de la justicia del régimen, cuya única ley es la tortura de la cárcel para los que levantan las banderas del pueblo. 
 
Los que creemos en Dios, en el hombre y en la historia, sabemos que su obra y su ejemplo no pueden morir, porque es vida, que su lucha es la de todos nosotros por una sociedad realmente justa, donde no exista la explotación del hombre por el hombre y de una clase sobre otra, donde el trabajo del pueblo sirva a éste y no a una minoría privilegiada, liberados para siempre de los intereses extranjeros que sangran nuestra patria. 
 
Los que combatimos por la liberación de la patria y el socialismo nacional sabemos lo duro que es perder a un compañero de lucha, y el mejor homenaje que podemos rendirle es continuar en el camino transitado por él, más allá de las palabras y las declaraciones, en el compromiso a fondo con el pueblo y la revolución.
 
Federación de Agrupaciones Integralistas de Córdoba
 
Por Blas García para La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
20-08-2019 / 20:08
El voto femenino era un reclamo histórico de los movimientos feministas, que exigían la igualdad de derechos, deberes y oportunidades entre las mujeres y los hombres. En la Argentina, con excepción de la breve experiencia sanjuanina de 1927 y los simulacros de votación de las mujeres socialistas, se seguía demorando. 
 
Durante la campaña presidencial de febrero de 1946, el Partido Laborista, que presentaba a Juan Perón como candidato a presidente, prometió su aprobación. En julio de 1946, se presentó un proyecto de ley que contemplaba los derechos políticos de la mujer, que otorgaba igualdad de género en todos los derechos y deberes que la Constitución y las leyes argentinas otorgaban al hombre. La Comisión de Negocios Constitucionales del Senado aconsejó la sanción.
 
El 21 de agosto de 1946, el Senado aprobó el proyecto de ley que otorgaba los derechos políticos a la mujer; y quien iba a apurar el expediente parlamentario se llamaba Eva Perón, flamante Primera Dama. Apenas repuesta de sus problemas de salud, el 11 de septiembre del mismo año, visitó la Cámara de Diputados y reclamó el pronto tratamiento del proyecto, que ya contaba con media sanción, ante los parlamentarios Ricardo C. Guardo, Raúl Bustos Fierro, Oscar Albrieu y Alcides Montiel.
 
Y no descansó ante el trámite pendiente. Esto fue fundamental para que se estableciera el voto femenino y la posibilidad de que una mujer pudiera ser elegida en la Ley N° 13010. Finalmente, a mediados del siglo XX, por primera vez en la historia del país, las mujeres argentinas pudieron depositar su voto en las urnas. Era 11 de noviembre de 1951. Entonces, lograba su reelección Juan Perón.
 
Por Blas García para La Opinión Popular


19-08-2019 / 20:08
19-08-2019 / 20:08
José María Rosa (también conocido como Pepe Rosa) nació en Buenos Aires, el 20 de agosto de 1906. Fue un notable historiador, político y diplomático argentino.
 
Después de 1955, participó activamente en la Resistencia Peronista convirtiéndose en uno de sus referentes más respetados y queridos. En 1966 lo llevamos a Córdoba para que diera un ciclo de conferencias en la Facultad de Ingeniería, ante una juventud que tomó con entusiasmo las banderas históricas revisionistas y las hace suyas, oponiéndose a la historia oficial.
 
El éxito de ese ciclo lo alentó para que publicara su monumental  "Historia Argentina", obra en 13 tomos, a los que luego de su muerte se le agregaron cuatro más. Lo volvimos a convocar en 1969, en vísperas del Cordobazo, junto a Rodolfo Ortega Peña Eduardo Luis Duhalde, para desarrollar, durante una semana, el tema: "Los caudillos argentinos".
 
Rosa integraría la comitiva de notables que van a buscar a Juan Perón en el famoso vuelo chárter del 17-11-72. Y a su pedido se declara el día 20 de noviembre, en conmemoración de la Batalla de la Vuelta de Obligado, Día de la Soberanía Nacional.
 
Fundador de la Revista Línea ("la voz de los que no tienen voz") que se opuso a la dictadura militar de 1976-1983, abogado y profesor universitario fue uno de los más respetados y consultados historiadores de la corriente que se llamó revisionista.
 
Para quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo personalmente y aprender de él, "Don Pepe" es uno de los historiadores que mas influyó en la construcción del pensamiento nacional y popular en varias generaciones de argentinos.
 
Por Blas García



19-08-2019 / 10:08
19-08-2019 / 10:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar