La Opinión Popular
                  06:01  |  Viernes 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 31-01-2019 / 08:01

Empleo en caída libre por la estanflación macrista

Empleo en caída libre por la estanflación macrista
TRAGEDIA EN UN PAÍS CON MÁS DE 30% DE POBRES. Las estadísticas oficiales de los primeros once meses indican que 2018 habría terminado con más 200 mil empleos en blanco menos que al inicio. En noviembre pasado había 12.177.900 trabajadores registrados, lo que representa una baja de 209.200 en el acumulado del año. Los datos corresponden al Reporte del Trabajo Registrado que elabora mensualmente la Secretaría de Trabajo. Al comenzar 2018 había 12.387.100 puestos de trabajo. Se podría decir que el año pasado se habría perdido todo lo que se ganó en 2017 porque ese año había comenzado con 12.104.300 empleos.
La destrucción de empleo se acelera al ritmo de la estanflación, recesión con inflación, provocada por el gobierno de Mauricio Macri. Durante noviembre pasado, cuando la actividad económica marcó el peor registro de la gestión de Cambiemos, se contabilizaron 172.200 empleos registrados menos que el mismo mes del año anterior.
 
El desplome de la demanda interna que acompañó al programa de ajuste fiscal y monetario neoliberal agudizó la crisis laboral. El sector asalariado privado concentró las pérdidas al marcar 117.700 puestos menos que un año antes. Dentro de ese universo laboral, las actividades más afectadas fueron las industriales.
 
La corrida cambiaria, junto con el cóctel contractivo desplegado para intentar domarla, arrasó con 61.800 posiciones manufactureras en los últimos doce meses. El comercio registra la caída de 30.800 empleos, la construcción acumuló 18.800 posiciones y el transporte experimentó una merma de 12.400 puestos.
 
La ocupación industrial es uno de los sectores más afectados por el programa económico. Registra caídas en 35 de los 36 meses de la gestión de Cambiemos cubiertos por las estadísticas oficiales. En noviembre pasado, alcanzaron a 125.000 los puestos de trabajo destruidos desde que comenzó el gobierno de Macri.
 
La destrucción acumulada en tres años equivale al 10% de las posiciones manufactureras que existían al finalizar 2015. El derrape industrial se aceleró durante la segunda mitad del año pasado. En noviembre, la actividad económica registró una caída del 7,5% frente al mismo mes de 2017.
 
Uno de los principales factores para explicar ese desempeño fue el desplome industrial que marcó un retroceso de 12,6%. El impacto laboral fue directo. En noviembre se contabilizaron 9600 empleos menos que en octubre. La medición sin estacionalidad, por su parte, marcó la pérdida de 10.900 empleos.
 
En 2009, cuando la crisis internacional comenzó a golpear sobre el mercado de trabajo argentino, uno de los principales instrumentos utilizados por el gobierno para frenar despidos colectivos y suspensiones fue el Programa de Recuperación Productiva.
 
El Repro es un subsidio a las empresas a través del cual el Estado se hace cargo del pago de una parte del salario a los trabajadores del sector privado durante un período para intentar atravesar la crisis. Las empresas que hoy solicitan el instrumento chocan con la negativa del Ministerio de Producción y Trabajo.
 
Comprometida con el brutal programa de ajuste y reformas acordado con el FMI, la cartera encabezada por Dante Sica tampoco se muestra receptiva a los pedidos empresarios por beneficios impositivos o medidas de protección comercial. La única alternativa en el menú macrista es la flexibilización laboral aprovechando los despidos masivos y el cierre de fábricas.
 
La Opinión Popular

 
EL TRABAJO ASALARIADO PRIVADO TUVO SU MAYOR CAÍDA EN TODA LA SERIE DEL SIPA
  
La crisis derrumbó el empleo: se destruyeron 210.000 puestos en once meses
 
La crisis descargó todo su peso sobre el mercado laboral en noviembre. Al compás del derrumbe de la economía, el trabajo registrado cayó 1,4% interanual: es decir, en doce meses se destruyeron 172.200 puestos. El retroceso general fue traccionado por la mayor caída del empleo asalariado privado en toda la serie histórica del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que comienza en 2009.
 
Además, las expectativas empresarias de contratación tocaron fondo. Los datos fueron presentados ayer en el Ministerio de Producción y Trabajo, sin la presencia del habitual encargado. Es que, en este marco, el titular del área de Estadísticas Laborales, José Anchorena, presentó su renuncia.
 
Cuando se conozca el número de diciembre, se confirmará que el empleo registrado total tuvo en 2018 su primera caída anual desde 2012, cuando Trabajo comenzó a publicar datos conjuntos de los sectores público y privado. En los primeros once meses ya se perdieron 210.000 puestos formales, la mayor parte desde mayo, cuando estalló la corrida cambiaria.
 
La medición desestacionalizada del SIPA mostró que en noviembre 38.100 trabajadores formales quedaron en la calle, lo que marca un retroceso de 0,3% contra el mes anterior. La amplia mayoría de ellos (32.200) eran asalariados del sector privado, que sufrieron su mayor sangría de la serie que se inicia en 2009, tanto mensual (0,5%) como interanual (1,9%).
 
Sólo entre marzo y noviembre ese sector destruyó 136.000 puestos. Un dato más que preocupante porque esa categoría está asociada al "empleo de calidad" y es la que más suele resistir los momentos de contracción económica. La industria, el comercio, la construcción y el transporte fueron las ramas más castigadas (ver recuadro).
 
También se contabilizaron menos monotributistas (0,3% mensual sin estacionalidad), autónomos (0,5%), empleados públicos (0,2%). Mientras que las únicas categorías que compensaron hacia arriba fueron el empleo doméstico (0,4%) y el monotributo social (1,2%).
 
Luis Campos, del Observatorio del Derecho Social de la CTA-A, vinculó el desplome del empleo a la recesión y dimensionó la magnitud de la caída: "Si el empleo crece por debajo del 1% anual, es decir, del crecimiento vegetativo de la población, no está creciendo. Un decrecimiento absoluto, como el que estamos viendo ahora, es una tragedia para el mercado de trabajo".
 
Por otra parte, según los datos del SIPA, el salario real privado acentuó su deterioro: cayó 9,4% interanual. La cifra es menor al declive del 13,2% del índice salarial Ripte, que también incluye a los estatales, como publicó ayer BAE Negocios.
 
Para el cierre de 2018 y el comienzo de 2019, los números son preocupantes. La Encuesta de Indicadores Laborales de diciembre, que realiza Producción y Trabajo entre 3.000 empresas de los principales aglomerados urbanos, señaló que ese mes el empleo privado cayó 0,8% contra noviembre y 2,3% interanual. Además, las expectativas empresarias de contratación para los siguientes tres meses se ubicaron en su valor más bajo desde la crisis de 2009: -0,6%.
 
Por Juan Strasnoy Peyre
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2019 / 10:02
Coca-Cola Femsa es una de las empresas más grandes y de mayor facturación del mundo pero asegura que en Argentina no le cierran los números. Pidió al Gobierno de Mauricio Macri un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para afrontar el achicamiento de su planta embotelladora del barrio porteño de Pompeya y que el gobierno nacional los habilite a despedir gente y pagar menos indemnizaciones.
 
"La planta está prácticamente parada porque no hay ventas, no recuerdo haber pasado por una situación similar. Pero no permitiremos despidos. En este contexto no podemos permitir que ni un sólo trabajador se quede sin empleo", dijo Pablo Fernández, secretario general de la seccional porteña del Sindicato de Trabajadores de Aguas Gaseosas y Afines. Por su parte, la rama de aguas y gaseosas del sindicato de Camioneros se declaró "en estado de alerta y movilización".
 
En la planta de Pompeya trabajan 600 personas, de un total de 3 mil que están empleadas por Coca-cola Femsa en Argentina. La firma también tiene otra embotelladora en Monte Grande (Esteban Echeverría) y cuatro centros de distribución. Además, trabajan para Coca-cola otras empresas embotelladoras.
 
La venta de bebidas es uno de los segmentos del consumo masivo más afectados por el plan económico neoliberal macrista, aunque la magnitud de Coca-Cola Femsa obliga a pensar el caso con parámetros propios, en línea con lo sucedido con los preventivos de crisis de la filial local del gigante Carrefour y de Fate, una de las empresas de Javier Madanes Quintanilla, quien blanqueo $867 millones gracias a Macri.
 
El PPC permite aplicar modificaciones drásticas en la organización laboral y trasladar los costos de esos cambios sobre las espaldas de los trabajadores. Por eso los gremios advierten sobre el avance de una reforma laboral por empresa.
 
Las últimas comunicaciones de Coca-Cola y de Femsa a sus inversores ya daban indicios de la decisión: "el volumen de ventas cayó un 2% en el trimestre ya que a pesar del crecimiento en Brasil, Colombia y Perú, la operación en Argentina tuvo una baja de dos dígitos".

 
En los tres primeros trimestres de 2018, las ventas de Femsa en Argentina medidas en volumen bajaron un 9,8% interanual y los ingresos medidos en pesos mexicanos se redujeron un 46% por efecto conjunto de caída del consumo y a la fuerte devaluación del peso. Se registró una caída interanual del consumo masivo del 7,3% en enero. La categoría de peor desempeño fue bebidas sin alcohol, con una merma del 14,1%.
 
La Opinión Popular

21-02-2019 / 09:02
El dólar pegó un nuevo salto y la city vivió otra jornada de fuerte volatilidad cambiaria. La cotización del dólar que compran los ahorristas minoristas se ubica en 40,76 pesos, con un incremento de 44 centavos. La divisa alcanzó a tocar los 41,45 pesos a mitad de la jornada.
 
El Banco Central se asustó y aceleró la suba de la tasa de interés. El organismo llevó el rendimiento de las Leliq a 46,01 por ciento, lo que representa un aumento de 1 punto y medio respecto del martes. Se trata del alza diaria más importante en lo que va del año. El clima financiero fue de tensión no sólo con el tipo de cambio. El riesgo país subió 8 unidades y finalizó en 708 puntos. Los bonos en moneda extranjera bajaron hasta 2 por ciento en la jornada.
 
La demanda de divisas arrancó fuerte en las primeras horas de la rueda cambiaria y fue mostrando cierta moderación en las últimas horas. La pregunta que se hacen en el mercado es si la nueva tasa por arriba del 45 por ciento resulta suficiente para contener el proceso de dolarización de los activos en moneda local. Los inversores menos optimistas aseguran que una vez que los fondos tomaron la decisión de pasar a moneda extranjera no es sencillo hacerlos cambiar de opinión.
 
El Banco Central fue poco cauteloso con la baja de la tasa de interés este año y paga las consecuencias. Los inversores se dieron cuenta que tienen el poder de fuego necesario para generar volatilidad. Y van a exigir más tasa de interés para volver a colocarse en moneda local.
 
La autoridad monetaria presumía diciendo que no había dejado ni un peso dando vueltas y que eso reducía la posibilidad de un nuevo salto en el tipo de cambio. Pero la realidad muestra esto no funciona en la Argentina. El mercado cambiario es chico. Y con muy poca demanda de divisas se puede generar mucha inestabilidad.
 
¿Cuánto más puede seguir subiendo el dólar? Aunque son pocos los que se animan a dar una repuesta con valores precisos, la mayoría de los analistas coincide en una referencia. El techo de la banda cambiaria es casi 50 pesos. Hasta esa cifra el Central se comprometió a no vender divisas para intentar moderar la devaluación.
 
La entidad tiene la tasa de interés como herramienta clave para moderar las presiones cambiarias. Pero algunos observan que empieza a ser cada vez menos efectiva. El Central bajó en los últimos dos meses 15 puntos la tasa de interés y le dijo a los inversores que la situación estaba bajo control. Si ahora tiene que volver a llevar la tasa a niveles de 60 por ciento para parar la suba del dólar, la interpretación de la city va a ser de manual: la situación está a punto de estallar.
 
El modelo económico neoliberal de Mauricio Macri está sostenido con alfileres. El acuerdo con el FMI impone que el Banco Central prácticamente no puede intervenir frente a una corrida contra el dólar. Si se dispara, habrá otra devaluación y situación hiperinflacionaria. El Gobierno de los Ricos hace todo mal.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 10:02
Sin margen de casualidad alguna, así como las paritarias 2018 resultaron un placebo ante la inflación/recesión también el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) ilustra el deterioro de los sueldos con una caída del 11% respecto a 2017.
 
Para los términos reales el registro del ingreso base para cualquier trabajador en blanco llegó a los niveles más bajos desde el año 2004. En centrales obreras se considera con mayor o menor discreción que la convocatoria urgente al Consejo Salarial es inevitable, si es que la Casa Rosada mensura su desafío electoral pero sobre todo mucho más por la grave coyuntura.
 
El valor del ingreso mínimo se fijó en los dos últimos años por "laudo", léase decisión directa del Gobierno Nacional prescindiendo de organizaciones sindicales y empresarios, lo cual ofrece un perfil ilustrativo de la crisis. Sobre todo para considerar que el SMVM marca mucho más que tendencias salariales sino que ilustra sobre el escenario laboral de registrados y aún empleados en negro como variable de referencia.
 
El gobierno de Mauricio Macri parece haber hecho votos de silencio justo en momentos en que más se necesita entender las variables económico-sociales que maneja la Casa Rosada para fundar sus pronósticos optimistas en un cercano porvenir, esperando que lo peor de la recesión haya quedado atrás para las elecciones presidenciales.
 
Frente a las dudas de las chances electorales del oficialismo, el único que se animó a hablar sobre economía la última semana fue el presidente de la Nación, aún con el paso en falso de diagnosticar una inflación en baja 24 horas antes de que se conociera un dato que mostró todo lo contrario.
 
El Gobierno de los Ricos patea para adelante los desequilibrios económicos (costos de la bicicleta financiera, los vencimientos de deuda y la fuga de capitales) apostando a un dólar estable a costa de una fuerte recesión. En este camino son los trabajadores y jubilados los que pagan las consecuencias del ajuste.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 08:02
La oposición parlamentaria se abroqueló contra al "avasallamiento de las facultades del Congreso" que realiza el gobierno de Mauricio Macri a través de la firma de decretos de necesidad y urgencia (DNU). El voto del presidente de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, Marcos Cleri (FpV-PJ), rompió la paridad de ocho legisladores del macrismo y de la oposición.
 
Se dio así dictamen de mayoría al rechazo de tres inconstitucionales decretos de Macri: el que estableció la extinción de dominio a través de una acción civil sin condena penal para bienes de narcotráfico y corrupción; el que quitó frecuencias destinadas por ley a ARSAT para destinarlas a las empresas privadas de telefonía celular; y el que degradó la Secretaría de Deportes en una Agencia descentralizada y autárquica eliminando otras cuatro leyes nacionales sobre el deporte.
 
El diputado macrista Pablo Tonelli asumió la defensa de los cuestionados DNU, con apenas una descripción de los mismos y que cumplían los requisitos formales con la firma de todos los integrantes del gabinete nacional, girado en tiempo al Congreso, y justificó la "urgencia" en que el Congreso "estaba en receso" en enero.
 
El senador Daniel Lovera, un peronista pampeano que integra el interbloque Argentina Federal, fue el encargado de replicar al oficialismo. Recordó que dos de los tres DNU cuestionados avanzan sobre el trabajo del Congreso y que el Senado dio media sanción a proyectos que se saltean los decretos: extinción de dominio, con claras diferencias con el decreto presidencial, y la adjudicación de las frecuencias es parte de la llamada ley corta de telecomunicaciones.
 
Lovera remarcó que comparte con el oficialismo la intención de recuperar bienes y dinero producto de "mafias y delitos de corrupción". Pero enseguida insistió en que el DNU de extinción de dominio "es inconstitucional" porque allí se establece que el Ejecutivo "no puede regular en materia penal, directa o indirectamente" a través de decretos. Además de cargar contra el DNU que "degrada el deporte nacional".
 
La senadora salteña Cristina Fiore, en el interbloque del ex gobernador Juan Carlos Romero, y quien mantiene buena sintonía con Cambiemos, afirmó: "Hay que tener cuidado con los precedentes porque lo que hoy nos beneficia mañana puede perjudicarnos. El poder no es eterno", sostuvo la salteña y agregó: "Lo que beneficia a todos los argentinos es el cumplimiento de la Constitución. La cuestión de fondo no viene al caso". También cargó contra el DNU de extinción de dominio: "No es una acción civil descolgada, hay una íntima relación entre la acción civil y el proceso penal. Por más que se lo llame de otra manera no quiere decir que no tenga naturaleza penal".
 
El desafío opositor será ahora llevar los dictámenes a los recintos de Diputados y del Senado para rechazar los DNU, que debe ser en las dos Cámaras del Congreso. Mientras tanto, los decretos seguirán vigentes.
 
La Opinión Popular

19-02-2019 / 09:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar