Prevalecieron la paz y la no intervención en otros Estados, por un lapso prolongado y con una intensidad tal vez sin precedentes. La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) medió exitosamente para frenar sangrientos intentos golpistas contra el presidente boliviano, Evo Morales, y contra el ecuatoriano Rafael Correa que incluso fue secuestrado por fuerzas de seguridad.
 
Las coincidencias políticas gravitaban pero todos los gobiernos cooperaban en un organismo flamante, de nimia institucionalidad cuyas resoluciones exigen unanimidad de los presidentes. O, cuanto menos, inexistencia de vetos así fuera de uno solo.
 
Diplomacia presidencial al rojo vivo que eleva el protagonismo de los mandatarios y confina a las Cancillerías. Néstor Kirchner fue electo presidente del organismo con la anuencia de todos sus integrantes: una sola bolilla negra bastaba para dejarlo afuera.
 
Las derechas autóctonas, con la cooperación recurrente de "la Embajada" de EE.UU. le coparon la parada a Unasur. Cambiaron la correlación de fuerzas mediante golpes de Estado atípicos, novedosos: en Paraguay, Honduras, Brasil y ahora van por Venezuela. Macri y Bolsonaro 2019 se contraponen a Lula da Silva-Néstor Kirchner en 2003. Pasaron cosas, caramba. 
'/> La nueva dependencia: desde el Departamento de Estado al FMI, pasando por la DEA / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  05:27  |  Viernes 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 20-01-2019 / 09:01
MACRI Y BOLSONARO, DOS CIPAYOS A QUERERSE

La nueva dependencia: desde el Departamento de Estado al FMI, pasando por la DEA

La nueva dependencia: desde el Departamento de Estado al FMI, pasando por la DEA
Ningún país es soberano del todo, en la aldea global. Pero hay mandatarios o visiones ideológicas que se empeñan en ampliar los márgenes nacionales de decisión. Otros prefieren el alineamiento con los países hegemónicos aunque jamás hablen de dependencia. A Macri y a Bolsonaro no los unen el amor ni el espanto, sino los intereses y la subordinación al Departamento de Estado yanqui.
Chico conoce chica, la comedia de Hollywood le saca el jugo. Presidente conoce presidente, las Cancillerías y los medios afines abusan del paralelismo: hablan de "química", "empatía", "onda" y otras simplezas. Como en las comedias o en la vida real el primer encuentro puede influir, pero la larga convivencia siempre es crucial.
 
El presidente brasileño, Jair Messias Bolsonaro, recibió a su colega argentino Mauricio Macri en Brasilia. Dos desaires anteriores (ahora dicen) quedaron atrás: Bolsonaro no vino para el G-20, Macri veraneaba cuando asumió su par. Sobreactuaron amistad aunque a Macri (cultor de la doctrina Chocobar) sus asesores le aconsejan no fotografiarse "disparando" con las manos.
 
Objetivamente tienen un destino común, una frontera gigantesca, un intercambio comercial único. Ningún país es soberano del todo, en la aldea global. Pero hay mandatarios o visiones ideológicas que se empeñan en ampliar los márgenes nacionales de decisión. Otros prefieren el alineamiento con los países hegemónicos aunque jamás hablen de dependencia.
 
A los contertulios de Brasilia no los unen el amor ni el espanto, sí intereses  y la subordinación al Departamento de Estado.
 
Como Aníbal Troilo, Estados Unidos nunca se fue de este Sur, pero su política exterior posterior al atentado a las Torres Gemelas permitió un resuello. Coincidió con la llegada de experiencias populares variadas, más o menos radicales pero muchas antagónicas con la herencia neoconservadora de los '90.
 
Prevalecieron la paz y la no intervención en otros Estados, por un lapso prolongado y con una intensidad tal vez sin precedentes. La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) medió exitosamente para frenar sangrientos intentos golpistas contra el presidente boliviano, Evo Morales, y contra el ecuatoriano Rafael Correa que incluso fue secuestrado por fuerzas de seguridad.
 
Las coincidencias políticas gravitaban pero todos los gobiernos cooperaban en un organismo flamante, de nimia institucionalidad cuyas resoluciones exigen unanimidad de los presidentes. O, cuanto menos, inexistencia de vetos así fuera de uno solo.
 
Diplomacia presidencial al rojo vivo que eleva el protagonismo de los mandatarios y confina a las Cancillerías. Néstor Kirchner fue electo presidente del organismo con la anuencia de todos sus integrantes: una sola bolilla negra bastaba para dejarlo afuera.
 
Las derechas autóctonas, con la cooperación recurrente de "la Embajada" de EE.UU. le coparon la parada a Unasur. Cambiaron la correlación de fuerzas mediante golpes de Estado atípicos, novedosos: en Paraguay, Honduras, Brasil y ahora van por Venezuela. Macri y Bolsonaro 2019 se contraponen a Lula da Silva-Néstor Kirchner en 2003. Pasaron cosas, caramba. 

 
Siglas didácticas:
 
El Fondo Monetario Internacional (FMI) delinea la política económica argentina. Con entrañable sensibilidad propuso esta semana (volver a) bajar el gasto en jubilaciones. O, como bromean Rudy y Daniel Paz, reducir al mismo tiempo la expectativa de vida y los haberes jubilatorios. La guerra del cerdo arremete contra derechos constitucionales y salvaguardas acentuadas en la etapa kirchnerista.
 
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, rinde pleitesía a las directivas de la DEA norteamericana. El "combate contra la droga" combina bien con la persecución a los inmigrantes, tendencia irrefrenable en los faros democráticos de Occidente, empezando por Washington.
 
Santiago Maldonado y Rafael Nahuel deberían estar vivos. La demonización de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) es otra fantasía paranoica de las agencias estatales gringas, que la Casa Rosada compra al costo y exacerba.
 
La exaltación del uso doméstico de las armas de fuego importa otra tradición de la derecha norteamericana antagónica respecto de la cultura cotidiana de la mayoría de los argentinos. Bolsonaro la exalta, brutal y hasta alegre. Macri delega en Bullrich el rol de los bufones en las antiguas cortes: deslizar, burla burlando, lo que los monarcas piensan.
 
La economía argentina y la norteamericana son, en gran dosis, competitivas y no integrables. Lástima, pensará el nimio canciller Jorge Faurie, uno de los personajes más patéticos del equipazo macrista.
 
 
El sabor de la cereza:
 
Calificar como panfletario al relato M sobre la política exterior del kirchnerismo constituye una falta de respeto. Al panfleto, claro... un género comunicacional que puede ser certero y conservar coherencia interna aunque simplifique o recargue las tintas.
 
La semblanza de la derecha saltea los hechos y carece de congruencia. Es imposible conciliar el nivel de comercio internacional de la economía K con el aislamiento. Argentina expandió mercados y, con ellos, relaciones. A Mercosur, primero por cojones. A China, a la Unión Europea, a otros países sudamericanos. Los gobernadores argentinos fatigaron geografías foráneas, ignotas para sus predecesores: aprendieron, comerciaron, se capacitaron.
 
La Cumbre de Mar del Plata acunó el "No al ALCA" que puso coto a un intento comercial expansionista del ex presidente George W. Bush. Consiguió empa(s)tar la votación del documento final, en minoría. Lula, Kirchner y el presidente de Venezuela Hugo Chávez actuaron como adalides.
 
Pero el voto-bloqueo fue suscripto también por los otros integrantes de Mercosur. Uruguay y Paraguay adhirieron, los presidentes Tabaré Vázquez y Nicanor Duarte Frutos firmaron la (pongámosle) declaración final en disidencia. Tabaré dista de ser un bolivariano; Duarte Frutos pertenece a una fuerza de derecha. Un sentido común diferente, añorable hoy en día, dejaba su marca.
 
La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner brilló en una reunión del Grupo Río que (con agenda reformulada de urgencia) impidió el avance de una ofensiva bélica de Colombia contra Ecuador. El consenso trascendió a los "populismos", he ahí la clave de su éxito.
 
Macri viaja a China y la vulgata oficial se extasía por la exportación de cerezas. No se trata, exactamente, de un producto con gran valor agregado. Los cien mil puestos de trabajo que generaría suscitan otro desagravio: a la fábula.
 
Cifras hiperbólicas que habilitarían esperanzas de mamado. Juguemos con la fantasía que, de momento, sigue saliendo gratis. Si acentuamos las ventas de chía (Argentina ya es un gran exportador) y les metemos gamba al ajo, el hinojo o los arándanos tal vez la creación de nuevos empleos campestres compense la tormenta de despidos, consecuencia del desmantelamiento industrial.
 
Nota al pie; el delirio del Gobierno muestra la hilacha cuando ensalza actividades que conchaban trabajadores de temporada. Inestables, endémicamente desvalidos, "condenados" a la movilidad geográfica.
 
La legislación laboral de la década infausta amplió los derechos de ese colectivo históricamente sobreexplotado. Épocas felizmente superadas en las que un ministerio de Trabajo obraba como contrapeso al poder patronal. Degradarlo a secretaría armoniza con la tala de derechos laborales.
 
 
Héroe de otra patria:
 
El atentado a la Embajada de Israel atacó territorio de ese estado, enclavado en la Argentina. Ambos países fueron agredidos. Israel no muestra interés en dicha causa, arrumbada en algún estante de la Corte Suprema.
 
El atentado contra la AMIA agredió a la Argentina. Una organización de la colectividad fue el blanco, argentinos o migrantes de países vecinos todas las víctimas. La participación de Israel en la pesquisa divagó entre la pasividad y chispazos cómplices.
 
El entonces embajador de Israel en la Argentina Itzhak Avirán declaró años después que los terroristas ya no importaban a su país porque habían sido ejecutados.
 
Las organizaciones comunitarias se plegaron a las operaciones encubridoras del menemismo en yunta con varias de sus figuras rutilantes con cooperación de jueces y fiscales. Se instaló una historia falsa, adornada con sobornos a testigos.
 
Décadas después, el conflicto israelí-norteamericano con Irán transfiguró a sus enviados y a los voceros de la Embajada. Las cuitas de los correveidiles están mejor contadas en los papeles oficiales de Wikileaks que en ensayos revisionistas. El premier israelí, Benjamín Netanyahu, años ha,  prepeó "de visitante" al entonces presidente norteamericano Barack Obama. Injerir en la Argentina es, comparativamente, un juego de niños.
 
El acoso judicial a los ex presidentes Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner reconoce una terminal en "la Embajada". Lo perciben, denuncian y lloran grandes empresarios locales, golpeados por las esquirlas de la causa de (las fotocopias) de los cuadernos.
 
La Cámara Federal, da la impresión, restaura parte del orden subvertido, reduce los cargos contra los presuntos autores de cohecho activo. En los quinchos VIP traducen: la primera instancia con el auxilio del juez supremo Ricardo Lorenzetti se pliega a la Embajada.
 
Tal como supo hacerlo Sergio Moro, flamante y recompensado ministro de Justicia de un gobierno fascista. Hasta hace un par de meses se lo sindicaba como paradigma del juez independiente.
 
Cualquier tradición política nacional (no patriotera) desconfía del conciudadano elevado a héroe por una potencia extranjera. El fiscal Alberto Nisman tiene un monumento en Israel, reconociéndole seguramente los patrióticos servicios prestados, adivinen a quién. Los homenajes en el extranjero atrajeron más adhesiones que los realizados en la Argentina.
 
 
Venezuela en la mira:
 
Cada Estado decide si reconoce a otros o el modo de relación que entabla. Pero la agresión a Venezuela difiere de un debate de buena fe. Desconoce la libre determinación de los pueblos. Trae bajo el poncho la amenaza cada vez más inminente de una agresión armada con el aval o la participación directa de Washington.
 
La regresión sería fenomenal.  Una invasión contagia otras, el efecto dominó es una constante de las políticas imperiales. Si "cae" Venezuela las campanas doblarán por otro proceso popular. Como cuando la Cumbre de Mar del Plata, Bolivia sigue a Venezuela en el ranking de odios de Washington.
 
El belicismo norteamericano jamás exportó paz o democracia; siempre fue vivero de otras guerras o nuevas formas de violencia. La retaliación desatada después del 11 de septiembre de 2001 acentuó padeceres endémicos.
 
Las estrategias norteamericanas, de Corea a hoy, contradicen el sentido común; si el remedio agrava la enfermedad se duplica la dosis, ad nauseam y ad infinitum. Si fracasa en un territorio, se expande a otros. La pulsión de sangre de la cultura norteamericana es un producto exportable, tanto como las armas.
 
 
Saldos y déficits:
 
Macri se ufana por las palmaditas en la espalda que le dan los poderosos y por haber conseguido el préstamo con hipoteca social del FMI.
 
El saldo genérico desmiente su optimismo. El déficit fiscal trepa a 5,2 por ciento del PBI, una locura que se disimula restándole los 2,3 puntos que adiciona el pago de la deuda.
 
Las cruzadas contra la inseguridad y el narcotráfico fracasan estrepitosamente aunque funcionan sus efectos colaterales: "mano dura", represión a pibes chorros, discriminación a inmigrantes. La violencia institucional (oxímoron espantoso, que los hay) se ensalza como política de Estado.
 
Treparon la inflación, el déficit, el desempleo, la concentración del ingreso, siguen las firmas. Si eso es entrar al mundo... en fin.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-02-2019 / 10:02
Coca-Cola Femsa es una de las empresas más grandes y de mayor facturación del mundo pero asegura que en Argentina no le cierran los números. Pidió al Gobierno de Mauricio Macri un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para afrontar el achicamiento de su planta embotelladora del barrio porteño de Pompeya y que el gobierno nacional los habilite a despedir gente y pagar menos indemnizaciones.
 
"La planta está prácticamente parada porque no hay ventas, no recuerdo haber pasado por una situación similar. Pero no permitiremos despidos. En este contexto no podemos permitir que ni un sólo trabajador se quede sin empleo", dijo Pablo Fernández, secretario general de la seccional porteña del Sindicato de Trabajadores de Aguas Gaseosas y Afines. Por su parte, la rama de aguas y gaseosas del sindicato de Camioneros se declaró "en estado de alerta y movilización".
 
En la planta de Pompeya trabajan 600 personas, de un total de 3 mil que están empleadas por Coca-cola Femsa en Argentina. La firma también tiene otra embotelladora en Monte Grande (Esteban Echeverría) y cuatro centros de distribución. Además, trabajan para Coca-cola otras empresas embotelladoras.
 
La venta de bebidas es uno de los segmentos del consumo masivo más afectados por el plan económico neoliberal macrista, aunque la magnitud de Coca-Cola Femsa obliga a pensar el caso con parámetros propios, en línea con lo sucedido con los preventivos de crisis de la filial local del gigante Carrefour y de Fate, una de las empresas de Javier Madanes Quintanilla, quien blanqueo $867 millones gracias a Macri.
 
El PPC permite aplicar modificaciones drásticas en la organización laboral y trasladar los costos de esos cambios sobre las espaldas de los trabajadores. Por eso los gremios advierten sobre el avance de una reforma laboral por empresa.
 
Las últimas comunicaciones de Coca-Cola y de Femsa a sus inversores ya daban indicios de la decisión: "el volumen de ventas cayó un 2% en el trimestre ya que a pesar del crecimiento en Brasil, Colombia y Perú, la operación en Argentina tuvo una baja de dos dígitos".

 
En los tres primeros trimestres de 2018, las ventas de Femsa en Argentina medidas en volumen bajaron un 9,8% interanual y los ingresos medidos en pesos mexicanos se redujeron un 46% por efecto conjunto de caída del consumo y a la fuerte devaluación del peso. Se registró una caída interanual del consumo masivo del 7,3% en enero. La categoría de peor desempeño fue bebidas sin alcohol, con una merma del 14,1%.
 
La Opinión Popular

21-02-2019 / 09:02
El dólar pegó un nuevo salto y la city vivió otra jornada de fuerte volatilidad cambiaria. La cotización del dólar que compran los ahorristas minoristas se ubica en 40,76 pesos, con un incremento de 44 centavos. La divisa alcanzó a tocar los 41,45 pesos a mitad de la jornada.
 
El Banco Central se asustó y aceleró la suba de la tasa de interés. El organismo llevó el rendimiento de las Leliq a 46,01 por ciento, lo que representa un aumento de 1 punto y medio respecto del martes. Se trata del alza diaria más importante en lo que va del año. El clima financiero fue de tensión no sólo con el tipo de cambio. El riesgo país subió 8 unidades y finalizó en 708 puntos. Los bonos en moneda extranjera bajaron hasta 2 por ciento en la jornada.
 
La demanda de divisas arrancó fuerte en las primeras horas de la rueda cambiaria y fue mostrando cierta moderación en las últimas horas. La pregunta que se hacen en el mercado es si la nueva tasa por arriba del 45 por ciento resulta suficiente para contener el proceso de dolarización de los activos en moneda local. Los inversores menos optimistas aseguran que una vez que los fondos tomaron la decisión de pasar a moneda extranjera no es sencillo hacerlos cambiar de opinión.
 
El Banco Central fue poco cauteloso con la baja de la tasa de interés este año y paga las consecuencias. Los inversores se dieron cuenta que tienen el poder de fuego necesario para generar volatilidad. Y van a exigir más tasa de interés para volver a colocarse en moneda local.
 
La autoridad monetaria presumía diciendo que no había dejado ni un peso dando vueltas y que eso reducía la posibilidad de un nuevo salto en el tipo de cambio. Pero la realidad muestra esto no funciona en la Argentina. El mercado cambiario es chico. Y con muy poca demanda de divisas se puede generar mucha inestabilidad.
 
¿Cuánto más puede seguir subiendo el dólar? Aunque son pocos los que se animan a dar una repuesta con valores precisos, la mayoría de los analistas coincide en una referencia. El techo de la banda cambiaria es casi 50 pesos. Hasta esa cifra el Central se comprometió a no vender divisas para intentar moderar la devaluación.
 
La entidad tiene la tasa de interés como herramienta clave para moderar las presiones cambiarias. Pero algunos observan que empieza a ser cada vez menos efectiva. El Central bajó en los últimos dos meses 15 puntos la tasa de interés y le dijo a los inversores que la situación estaba bajo control. Si ahora tiene que volver a llevar la tasa a niveles de 60 por ciento para parar la suba del dólar, la interpretación de la city va a ser de manual: la situación está a punto de estallar.
 
El modelo económico neoliberal de Mauricio Macri está sostenido con alfileres. El acuerdo con el FMI impone que el Banco Central prácticamente no puede intervenir frente a una corrida contra el dólar. Si se dispara, habrá otra devaluación y situación hiperinflacionaria. El Gobierno de los Ricos hace todo mal.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 10:02
Sin margen de casualidad alguna, así como las paritarias 2018 resultaron un placebo ante la inflación/recesión también el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) ilustra el deterioro de los sueldos con una caída del 11% respecto a 2017.
 
Para los términos reales el registro del ingreso base para cualquier trabajador en blanco llegó a los niveles más bajos desde el año 2004. En centrales obreras se considera con mayor o menor discreción que la convocatoria urgente al Consejo Salarial es inevitable, si es que la Casa Rosada mensura su desafío electoral pero sobre todo mucho más por la grave coyuntura.
 
El valor del ingreso mínimo se fijó en los dos últimos años por "laudo", léase decisión directa del Gobierno Nacional prescindiendo de organizaciones sindicales y empresarios, lo cual ofrece un perfil ilustrativo de la crisis. Sobre todo para considerar que el SMVM marca mucho más que tendencias salariales sino que ilustra sobre el escenario laboral de registrados y aún empleados en negro como variable de referencia.
 
El gobierno de Mauricio Macri parece haber hecho votos de silencio justo en momentos en que más se necesita entender las variables económico-sociales que maneja la Casa Rosada para fundar sus pronósticos optimistas en un cercano porvenir, esperando que lo peor de la recesión haya quedado atrás para las elecciones presidenciales.
 
Frente a las dudas de las chances electorales del oficialismo, el único que se animó a hablar sobre economía la última semana fue el presidente de la Nación, aún con el paso en falso de diagnosticar una inflación en baja 24 horas antes de que se conociera un dato que mostró todo lo contrario.
 
El Gobierno de los Ricos patea para adelante los desequilibrios económicos (costos de la bicicleta financiera, los vencimientos de deuda y la fuga de capitales) apostando a un dólar estable a costa de una fuerte recesión. En este camino son los trabajadores y jubilados los que pagan las consecuencias del ajuste.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 08:02
La oposición parlamentaria se abroqueló contra al "avasallamiento de las facultades del Congreso" que realiza el gobierno de Mauricio Macri a través de la firma de decretos de necesidad y urgencia (DNU). El voto del presidente de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, Marcos Cleri (FpV-PJ), rompió la paridad de ocho legisladores del macrismo y de la oposición.
 
Se dio así dictamen de mayoría al rechazo de tres inconstitucionales decretos de Macri: el que estableció la extinción de dominio a través de una acción civil sin condena penal para bienes de narcotráfico y corrupción; el que quitó frecuencias destinadas por ley a ARSAT para destinarlas a las empresas privadas de telefonía celular; y el que degradó la Secretaría de Deportes en una Agencia descentralizada y autárquica eliminando otras cuatro leyes nacionales sobre el deporte.
 
El diputado macrista Pablo Tonelli asumió la defensa de los cuestionados DNU, con apenas una descripción de los mismos y que cumplían los requisitos formales con la firma de todos los integrantes del gabinete nacional, girado en tiempo al Congreso, y justificó la "urgencia" en que el Congreso "estaba en receso" en enero.
 
El senador Daniel Lovera, un peronista pampeano que integra el interbloque Argentina Federal, fue el encargado de replicar al oficialismo. Recordó que dos de los tres DNU cuestionados avanzan sobre el trabajo del Congreso y que el Senado dio media sanción a proyectos que se saltean los decretos: extinción de dominio, con claras diferencias con el decreto presidencial, y la adjudicación de las frecuencias es parte de la llamada ley corta de telecomunicaciones.
 
Lovera remarcó que comparte con el oficialismo la intención de recuperar bienes y dinero producto de "mafias y delitos de corrupción". Pero enseguida insistió en que el DNU de extinción de dominio "es inconstitucional" porque allí se establece que el Ejecutivo "no puede regular en materia penal, directa o indirectamente" a través de decretos. Además de cargar contra el DNU que "degrada el deporte nacional".
 
La senadora salteña Cristina Fiore, en el interbloque del ex gobernador Juan Carlos Romero, y quien mantiene buena sintonía con Cambiemos, afirmó: "Hay que tener cuidado con los precedentes porque lo que hoy nos beneficia mañana puede perjudicarnos. El poder no es eterno", sostuvo la salteña y agregó: "Lo que beneficia a todos los argentinos es el cumplimiento de la Constitución. La cuestión de fondo no viene al caso". También cargó contra el DNU de extinción de dominio: "No es una acción civil descolgada, hay una íntima relación entre la acción civil y el proceso penal. Por más que se lo llame de otra manera no quiere decir que no tenga naturaleza penal".
 
El desafío opositor será ahora llevar los dictámenes a los recintos de Diputados y del Senado para rechazar los DNU, que debe ser en las dos Cámaras del Congreso. Mientras tanto, los decretos seguirán vigentes.
 
La Opinión Popular

19-02-2019 / 09:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar