Prevalecieron la paz y la no intervención en otros Estados, por un lapso prolongado y con una intensidad tal vez sin precedentes. La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) medió exitosamente para frenar sangrientos intentos golpistas contra el presidente boliviano, Evo Morales, y contra el ecuatoriano Rafael Correa que incluso fue secuestrado por fuerzas de seguridad.
 
Las coincidencias políticas gravitaban pero todos los gobiernos cooperaban en un organismo flamante, de nimia institucionalidad cuyas resoluciones exigen unanimidad de los presidentes. O, cuanto menos, inexistencia de vetos así fuera de uno solo.
 
Diplomacia presidencial al rojo vivo que eleva el protagonismo de los mandatarios y confina a las Cancillerías. Néstor Kirchner fue electo presidente del organismo con la anuencia de todos sus integrantes: una sola bolilla negra bastaba para dejarlo afuera.
 
Las derechas autóctonas, con la cooperación recurrente de "la Embajada" de EE.UU. le coparon la parada a Unasur. Cambiaron la correlación de fuerzas mediante golpes de Estado atípicos, novedosos: en Paraguay, Honduras, Brasil y ahora van por Venezuela. Macri y Bolsonaro 2019 se contraponen a Lula da Silva-Néstor Kirchner en 2003. Pasaron cosas, caramba. 
'/> La nueva dependencia: desde el Departamento de Estado al FMI, pasando por la DEA / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  21:14  |  Lunes 22 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Podrás perder mil batallas, pero solamente al perder la risa habrás conocido la auténtica derrota”. Ho Chi Minh
Recomendar Imprimir
Nacionales - 20-01-2019 / 09:01
MACRI Y BOLSONARO, DOS CIPAYOS A QUERERSE

La nueva dependencia: desde el Departamento de Estado al FMI, pasando por la DEA

La nueva dependencia: desde el Departamento de Estado al FMI, pasando por la DEA
Ningún país es soberano del todo, en la aldea global. Pero hay mandatarios o visiones ideológicas que se empeñan en ampliar los márgenes nacionales de decisión. Otros prefieren el alineamiento con los países hegemónicos aunque jamás hablen de dependencia. A Macri y a Bolsonaro no los unen el amor ni el espanto, sino los intereses y la subordinación al Departamento de Estado yanqui.
Chico conoce chica, la comedia de Hollywood le saca el jugo. Presidente conoce presidente, las Cancillerías y los medios afines abusan del paralelismo: hablan de "química", "empatía", "onda" y otras simplezas. Como en las comedias o en la vida real el primer encuentro puede influir, pero la larga convivencia siempre es crucial.
 
El presidente brasileño, Jair Messias Bolsonaro, recibió a su colega argentino Mauricio Macri en Brasilia. Dos desaires anteriores (ahora dicen) quedaron atrás: Bolsonaro no vino para el G-20, Macri veraneaba cuando asumió su par. Sobreactuaron amistad aunque a Macri (cultor de la doctrina Chocobar) sus asesores le aconsejan no fotografiarse "disparando" con las manos.
 
Objetivamente tienen un destino común, una frontera gigantesca, un intercambio comercial único. Ningún país es soberano del todo, en la aldea global. Pero hay mandatarios o visiones ideológicas que se empeñan en ampliar los márgenes nacionales de decisión. Otros prefieren el alineamiento con los países hegemónicos aunque jamás hablen de dependencia.
 
A los contertulios de Brasilia no los unen el amor ni el espanto, sí intereses  y la subordinación al Departamento de Estado.
 
Como Aníbal Troilo, Estados Unidos nunca se fue de este Sur, pero su política exterior posterior al atentado a las Torres Gemelas permitió un resuello. Coincidió con la llegada de experiencias populares variadas, más o menos radicales pero muchas antagónicas con la herencia neoconservadora de los '90.
 
Prevalecieron la paz y la no intervención en otros Estados, por un lapso prolongado y con una intensidad tal vez sin precedentes. La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) medió exitosamente para frenar sangrientos intentos golpistas contra el presidente boliviano, Evo Morales, y contra el ecuatoriano Rafael Correa que incluso fue secuestrado por fuerzas de seguridad.
 
Las coincidencias políticas gravitaban pero todos los gobiernos cooperaban en un organismo flamante, de nimia institucionalidad cuyas resoluciones exigen unanimidad de los presidentes. O, cuanto menos, inexistencia de vetos así fuera de uno solo.
 
Diplomacia presidencial al rojo vivo que eleva el protagonismo de los mandatarios y confina a las Cancillerías. Néstor Kirchner fue electo presidente del organismo con la anuencia de todos sus integrantes: una sola bolilla negra bastaba para dejarlo afuera.
 
Las derechas autóctonas, con la cooperación recurrente de "la Embajada" de EE.UU. le coparon la parada a Unasur. Cambiaron la correlación de fuerzas mediante golpes de Estado atípicos, novedosos: en Paraguay, Honduras, Brasil y ahora van por Venezuela. Macri y Bolsonaro 2019 se contraponen a Lula da Silva-Néstor Kirchner en 2003. Pasaron cosas, caramba. 

 
Siglas didácticas:
 
El Fondo Monetario Internacional (FMI) delinea la política económica argentina. Con entrañable sensibilidad propuso esta semana (volver a) bajar el gasto en jubilaciones. O, como bromean Rudy y Daniel Paz, reducir al mismo tiempo la expectativa de vida y los haberes jubilatorios. La guerra del cerdo arremete contra derechos constitucionales y salvaguardas acentuadas en la etapa kirchnerista.
 
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, rinde pleitesía a las directivas de la DEA norteamericana. El "combate contra la droga" combina bien con la persecución a los inmigrantes, tendencia irrefrenable en los faros democráticos de Occidente, empezando por Washington.
 
Santiago Maldonado y Rafael Nahuel deberían estar vivos. La demonización de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) es otra fantasía paranoica de las agencias estatales gringas, que la Casa Rosada compra al costo y exacerba.
 
La exaltación del uso doméstico de las armas de fuego importa otra tradición de la derecha norteamericana antagónica respecto de la cultura cotidiana de la mayoría de los argentinos. Bolsonaro la exalta, brutal y hasta alegre. Macri delega en Bullrich el rol de los bufones en las antiguas cortes: deslizar, burla burlando, lo que los monarcas piensan.
 
La economía argentina y la norteamericana son, en gran dosis, competitivas y no integrables. Lástima, pensará el nimio canciller Jorge Faurie, uno de los personajes más patéticos del equipazo macrista.
 
 
El sabor de la cereza:
 
Calificar como panfletario al relato M sobre la política exterior del kirchnerismo constituye una falta de respeto. Al panfleto, claro... un género comunicacional que puede ser certero y conservar coherencia interna aunque simplifique o recargue las tintas.
 
La semblanza de la derecha saltea los hechos y carece de congruencia. Es imposible conciliar el nivel de comercio internacional de la economía K con el aislamiento. Argentina expandió mercados y, con ellos, relaciones. A Mercosur, primero por cojones. A China, a la Unión Europea, a otros países sudamericanos. Los gobernadores argentinos fatigaron geografías foráneas, ignotas para sus predecesores: aprendieron, comerciaron, se capacitaron.
 
La Cumbre de Mar del Plata acunó el "No al ALCA" que puso coto a un intento comercial expansionista del ex presidente George W. Bush. Consiguió empa(s)tar la votación del documento final, en minoría. Lula, Kirchner y el presidente de Venezuela Hugo Chávez actuaron como adalides.
 
Pero el voto-bloqueo fue suscripto también por los otros integrantes de Mercosur. Uruguay y Paraguay adhirieron, los presidentes Tabaré Vázquez y Nicanor Duarte Frutos firmaron la (pongámosle) declaración final en disidencia. Tabaré dista de ser un bolivariano; Duarte Frutos pertenece a una fuerza de derecha. Un sentido común diferente, añorable hoy en día, dejaba su marca.
 
La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner brilló en una reunión del Grupo Río que (con agenda reformulada de urgencia) impidió el avance de una ofensiva bélica de Colombia contra Ecuador. El consenso trascendió a los "populismos", he ahí la clave de su éxito.
 
Macri viaja a China y la vulgata oficial se extasía por la exportación de cerezas. No se trata, exactamente, de un producto con gran valor agregado. Los cien mil puestos de trabajo que generaría suscitan otro desagravio: a la fábula.
 
Cifras hiperbólicas que habilitarían esperanzas de mamado. Juguemos con la fantasía que, de momento, sigue saliendo gratis. Si acentuamos las ventas de chía (Argentina ya es un gran exportador) y les metemos gamba al ajo, el hinojo o los arándanos tal vez la creación de nuevos empleos campestres compense la tormenta de despidos, consecuencia del desmantelamiento industrial.
 
Nota al pie; el delirio del Gobierno muestra la hilacha cuando ensalza actividades que conchaban trabajadores de temporada. Inestables, endémicamente desvalidos, "condenados" a la movilidad geográfica.
 
La legislación laboral de la década infausta amplió los derechos de ese colectivo históricamente sobreexplotado. Épocas felizmente superadas en las que un ministerio de Trabajo obraba como contrapeso al poder patronal. Degradarlo a secretaría armoniza con la tala de derechos laborales.
 
 
Héroe de otra patria:
 
El atentado a la Embajada de Israel atacó territorio de ese estado, enclavado en la Argentina. Ambos países fueron agredidos. Israel no muestra interés en dicha causa, arrumbada en algún estante de la Corte Suprema.
 
El atentado contra la AMIA agredió a la Argentina. Una organización de la colectividad fue el blanco, argentinos o migrantes de países vecinos todas las víctimas. La participación de Israel en la pesquisa divagó entre la pasividad y chispazos cómplices.
 
El entonces embajador de Israel en la Argentina Itzhak Avirán declaró años después que los terroristas ya no importaban a su país porque habían sido ejecutados.
 
Las organizaciones comunitarias se plegaron a las operaciones encubridoras del menemismo en yunta con varias de sus figuras rutilantes con cooperación de jueces y fiscales. Se instaló una historia falsa, adornada con sobornos a testigos.
 
Décadas después, el conflicto israelí-norteamericano con Irán transfiguró a sus enviados y a los voceros de la Embajada. Las cuitas de los correveidiles están mejor contadas en los papeles oficiales de Wikileaks que en ensayos revisionistas. El premier israelí, Benjamín Netanyahu, años ha,  prepeó "de visitante" al entonces presidente norteamericano Barack Obama. Injerir en la Argentina es, comparativamente, un juego de niños.
 
El acoso judicial a los ex presidentes Lula da Silva y Cristina Fernández de Kirchner reconoce una terminal en "la Embajada". Lo perciben, denuncian y lloran grandes empresarios locales, golpeados por las esquirlas de la causa de (las fotocopias) de los cuadernos.
 
La Cámara Federal, da la impresión, restaura parte del orden subvertido, reduce los cargos contra los presuntos autores de cohecho activo. En los quinchos VIP traducen: la primera instancia con el auxilio del juez supremo Ricardo Lorenzetti se pliega a la Embajada.
 
Tal como supo hacerlo Sergio Moro, flamante y recompensado ministro de Justicia de un gobierno fascista. Hasta hace un par de meses se lo sindicaba como paradigma del juez independiente.
 
Cualquier tradición política nacional (no patriotera) desconfía del conciudadano elevado a héroe por una potencia extranjera. El fiscal Alberto Nisman tiene un monumento en Israel, reconociéndole seguramente los patrióticos servicios prestados, adivinen a quién. Los homenajes en el extranjero atrajeron más adhesiones que los realizados en la Argentina.
 
 
Venezuela en la mira:
 
Cada Estado decide si reconoce a otros o el modo de relación que entabla. Pero la agresión a Venezuela difiere de un debate de buena fe. Desconoce la libre determinación de los pueblos. Trae bajo el poncho la amenaza cada vez más inminente de una agresión armada con el aval o la participación directa de Washington.
 
La regresión sería fenomenal.  Una invasión contagia otras, el efecto dominó es una constante de las políticas imperiales. Si "cae" Venezuela las campanas doblarán por otro proceso popular. Como cuando la Cumbre de Mar del Plata, Bolivia sigue a Venezuela en el ranking de odios de Washington.
 
El belicismo norteamericano jamás exportó paz o democracia; siempre fue vivero de otras guerras o nuevas formas de violencia. La retaliación desatada después del 11 de septiembre de 2001 acentuó padeceres endémicos.
 
Las estrategias norteamericanas, de Corea a hoy, contradicen el sentido común; si el remedio agrava la enfermedad se duplica la dosis, ad nauseam y ad infinitum. Si fracasa en un territorio, se expande a otros. La pulsión de sangre de la cultura norteamericana es un producto exportable, tanto como las armas.
 
 
Saldos y déficits:
 
Macri se ufana por las palmaditas en la espalda que le dan los poderosos y por haber conseguido el préstamo con hipoteca social del FMI.
 
El saldo genérico desmiente su optimismo. El déficit fiscal trepa a 5,2 por ciento del PBI, una locura que se disimula restándole los 2,3 puntos que adiciona el pago de la deuda.
 
Las cruzadas contra la inseguridad y el narcotráfico fracasan estrepitosamente aunque funcionan sus efectos colaterales: "mano dura", represión a pibes chorros, discriminación a inmigrantes. La violencia institucional (oxímoron espantoso, que los hay) se ensalza como política de Estado.
 
Treparon la inflación, el déficit, el desempleo, la concentración del ingreso, siguen las firmas. Si eso es entrar al mundo... en fin.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-04-2019 / 10:04
Este sábado durante la madrugada la ex presidenta Cristina Fernández se aprestaba a viajar a Cuba en un avión de Copa Airlines para visitar a su hija Florencia. Unas horas antes había fallecido su madre, Ofelia Wilhelm, en La Plata después de tres meses de internación.
 
La ex Presidente vivió un momento de tensión en la cabina del avión que la trasladó a la isla caribeña -con escala en Panamá- con un productor ganadero que, según cuentan testigos del hecho, comenzó a increparla y fotografiarla a metros de su asiento.
 
El productor que agredió a Cristina en el avión de Copa es nada menos que David Lacroze Ayerza. Se trata de un histórico dirigente de la Sociedad Rural (SRA) muy cercano al Presidente Mauricio Macri.
 
Cabe mencionar que Lacroze fue presidente de la Junta Nacional de Granos durante la última dictadura militar, acaba de cumplir 78 años y es padre de Lucrecia Lacroze, esposa del titular de Anses, el macrista Emilio Basavilbaso, con quien tiene cuatro hijas.
 
En La Rural hay un fuerte malestar con Lacroze y ya están evaluando iniciar acciones en su contra. El grupo de ex presidentes -encabezados por Luciano Miguens y Hugo Biolcati- son algunos de los que quieren desafectarlo de la entidad.
 
"No respetó la investidura presidencial y le faltó el respeto a una mujer que está atravesando un proceso de duelo por la muerte de su madre. Esto tendrá consecuencias", confesó un alto directivo de La Rural embroncado por el hecho.


Un dato no menor es que, al parecer, no es la primera vez que Lacroze tiene un altercado de este tipo con mujeres. Según supo este medio, los malos tratos a las mujeres son una característica habitual en su personalidad. No respeta a una mujer, no respetan el luto, no respeta nada. Un verdadero machirulo cobarde.

La Opinión Popular

 

22-04-2019 / 10:04
El "plan alivio", el brusco giro populista del Gobierno de Mauricio Macri, es el manotazo de ahogado hacia las elecciones de los responsables de la debacle económica neoliberal. Según el diccionario, la palabra alivio significa disminución de una carga, una pena, un sufrimiento o un dolor. Cuando eligen utilizar esa definición, los macristas realizan una confesión: hace más de tres años que generan padecimientos inauditos a las grandes mayorías populares y ahora, tres meses antes de las elecciones, quieren "aliviar" la situación.
 
"Precios cuidados" que no se sabe bien quién los va a cuidar, un "pacto de caballeros" para congelar los costos, donde falta algo elemental: los caballeros. Presuntas rebajas en toneladas de carne que, divididas por la población, implican apenas 100 gramos para cada uno; propuestas de nuevos créditos para endeudar más a los que ya están endeudados y con ingresos que hacen imposible pagar nuevas cuotas; suspensión de los nuevos aumentos de tarifas cuando ya las pusieron por las nubes.
 
Sin embargo, el problema de base es que este tipo de programas suele no cumplirse. El Precios Cuidados que mantuvo vigencia durante la gestión Macri es, en ese sentido, un mal antecedente para los "Precios Esenciales" que están por debutar en las góndolas.
 
En los distintos supermercados de la Ciudad de Buenos Aires sólo se encuentran el 38 por ciento de los alimentos con Precios Cuidados, según un relevamiento realizado por iProfesional. En cuanto al 62% que no está, el producto no puede encontrarse o tiene su espacio en la góndola con el cartel y el precio, pero está desabastecido.
 
Este manotazo de ahogado, impulsado por las encuestas que muestran que la imagen de Macri está por el suelo, evidencia no sólo la quiebra económica, sino y sobre todo la quiebra política e ideológica del macrismo, porque estas medidas niegan todo el relato que Cambiemos venía repitiendo como un mantra desde que llegaron al Gobierno.
 
Que la libertad total del mercado, que la apertura de la economía, que el cese de los subsidios a los servicios públicos, que la lluvia de inversiones, que la inflación contenida por arte de magia, que el FMI como sociedad de beneficencia que venía a ayudarnos por pura solidaridad, que el modelo del emprendedor exitoso, que "si te quedás desocupado, ponete una cervecería artesanal" y boberías por el estilo.
 
Para ellos, ésta quiebra es tan sólo la derrota de un proyecto político, el fracaso de una aventura, una travesura de niños ricos ineptos que quisieron jugar a la política y después volverán a sus empresas, a sus barrios privados o se irán a hacer algún posgrado en una universidad del extranjero donde explicarán que este país es irreformable y que no es apto para sus grandes ideas. Para ellos es una aventura; pero para las mayorías populares implica la quiebra personal, la pérdida de una generación, la ruina de un país.

La Opinión Popular

21-04-2019 / 11:04
El Viernes Santo es un día de reflexión para los católicos. La Pasión de Jesús es revivida por todos los católicos en esta época del año y el presbítero Guillermo Marcó, exvocero del cardenal Jorge Bergoglio, aprovechó una entrevista radial para destrozar las políticas neoliberales del presidente Mauricio Macri y vaticinar que "los católicos" no lo volverán a votar.
 
"Macri me desilusionó. Hay responsabilidad de Marcos Peña y de Durán Barba, quienes crearon falsas ilusiones. La gente creyó el relato de que se salía fácil de la crisis. Cuando venden espejitos de colores la gente se desilusiona el doble", criticó quien estuvo junto al actual Papa durante ocho años.
 
En el programa En la trinchera, por Led.fm, Marcó fue muy tajante con respeto al voto de los católicos en las próximas elecciones: "El gran desacierto de este Gobierno es gobernar con encuestas, que no se puede. Lo hablé personalmente con Durán Barba. 'Con el aborto te equivocaste, la gente católica no te va a votar', le dije".
 
"Es un caso único. Un Gobierno que tomó la decisión de apalear a sus propios votantes, la clase media -apuntó-. Porque la pobreza siempre tiene algún recurso para ser paliada, por ejemplo tarifas especiales. Y han tenido soberbia", aseguró.
 
Para cerrar, Marcó expresó que "la vida nos está triturando un poco" y sugirió "no quedarnos con lo triste de lo que nos pasa y usar la espiritualidad para sobrellevar las crisis, más allá de lo que nos toque vivir".
 
La Opinión Popular
 

21-04-2019 / 10:04
Desde hace muchos meses, una pregunta terrible está instalada en los sectores de poder de la Argentina. Dado que la situación financiera es tan precaria y frágil, ¿qué pasaría el día en que se difundiera una encuesta en la que Cristina superara por una diferencia sensible a Mauricio Macri?
 
El diagnóstico dominante sostenía que solo ese dato produciría una nueva corrida cambiaria por la habitual tendencia de los inversores a refugiarse en el dólar o a fugar divisas ante cualquier hecho que los angustiara. Ese día llegó.
 
El miércoles por la tarde se conoció un trabajo de la encuestadora oficial Isonomía, según el cual Cristina vencería a Macri en un ballotage por una diferencia de 9 puntos. Inmediatamente, las acciones argentinas cayeron violentamente. El riesgo país trepó hacia un nuevo record. La semana que comienza mañana será clave para conocer los efectos de esa encuesta sobre el tipo de cambio, con todo lo que eso significa.
 
La encuesta de Isonomía fue el último elemento de una tormenta más que enfrenta estos días el gobierno de Macri. Otro número marcó fuertemente la semana corta: el 4,7 por ciento de inflación que hubo en el mes de marzo. El Presidente había dicho en febrero que la inflación estaba bajando. No ha ocurrido eso.
 
Ahora dijo que estamos en "un pico", lo que sugiere una vez más que el futuro mejorara las condiciones. Lo ha prometido tantas veces que, naturalmente, cada uno de esos augurios genera más escepticismo.
 
En el medio, el Gobierno articuló un plan de contención de precios que es muy difícil de entender. Abarca solo a 60 productos. A la mayoría de ellos se les aplica un fuerte aumento previo.
 
Si sale bien, la magnitud del alivio será muy pequeña. Pero, además, puede generar remarcaciones en los productos que no están dentro de la nómina y un fuerte desabastecimiento de los que mantengan precios relativamente bajos.
 
En este contexto, tiene sentido que las encuestas empiecen a reflejar, cada vez con mayor consenso, que Macri perderá las elecciones.
 
Dirigentes del más alto nivel -desde ministros hasta integrantes de la mesa chica, desde gobernadores hasta interlocutores habituales del Presidente- han empezado a presionar para que Mauricio Macri revise su decisión de presentarse en las inminentes elecciones presidenciales.
 
El principal enemigo de esta alternativa no es solo la testarudez de Macri, que existe, sino una cuestión de índole psicológica: su equipo se aferra a una cosmovisión que, como mínimo, se ha resquebrajado.
 

20-04-2019 / 09:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar