La Opinión Popular
                  18:44  |  Miércoles 20 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Internacionales - 12-01-2019 / 17:01
EFEMÉRIDES POPULARES

Un intento de golpe de estado en Yemen del Sur da inicio a una cruenta guerra civil

Un intento de golpe de estado en Yemen del Sur da inicio a una cruenta guerra civil
El 13 de enero de 1986 comenzaría en Adén una serie de disturbios entre seguidores de Ali Nasser Mohamed y del depuesto presidente Abdul Fattah Ismail, partidarios de la vuelta al poder del ex-dirigente. En la imagen: De izquierda a derecha: el presidente Salim Ali Rubai, Abdul Fattah Ismail, el Secretario General del Frente Nacional de Liberación, y el primer ministro, Ali al-Nasir Muhammad al-Hasani.
La República Democrática Popular del Yemen fue un Estado marxista-leninista existente entre 1967 y 1990. La capital era la ciudad de Adén. El 13 de enero de 1986 comenzaría en Adén una serie de disturbios entre seguidores de Ali Nasser Mohamed y del depuesto presidente Abdul Fattah Ismail, partidarios de la vuelta al poder del ex-dirigente.
 
Tras unos 10 días de violentos enfrentamientos en la capital, que provocaron unas 13.000 muertes, las fuerzas leales a Mohamed fueron derrotadas, y se hizo dueña de la situación la facción más dura, capitaneada por Raider Abu Bakr Al-Attas.
 
Los combates se prolongaron durante aproximadamente un mes, culminando con un golpe de Estado contra Ali Nasser. A pesar de todo, el ex-presidente Ismail moriría en combate poco tiempo después.
 
Aproximadamente unas 60.000 personas, incluyendo al propio Ali Nasir, huirían hacia Yemen del Norte. Tras estos incidentes, Ali Salim al-Beidh, un aliado del ex-presidente Ismail, se convertiría en secretario general del Partido Socialista de Yemen.
 
La Opinión Popular

La República Democrática Popular del Yemen fue un Estado marxista-leninista existente entre 1967 y 1990. Se unificó con el vecino Yemen del Norte, dando lugar a la actual República de Yemen. Fue, además, el primer Estado socialista que existió en el mundo árabe. La capital de este Estado era la ciudad de Adén, actualmente una de las ciudades más importantes de Yemen.
 
En 1980 el presidente de la República Democrática Popular del Yemen (RPDY) Abdul Fattah Ismail fue depuesto y marchó al exilio. Su sucesor, Ali Nasir Muhammad, comenzó una serie de políticas menos intervencionistas con respecto a Yemen del Norte y a Omán.
 
El 13 de enero de 1986 comenzaría en Adén una serie de disturbios entre seguidores de Ali Nasir y del depuesto presidente Ismail, partidarios de la vuelta al poder del ex-dirigente.
 
Los feroces combates registrados en Aden, capital de Yemen del Sur, entre grupos marxistas rivales, se desataron cuando el presidente, Ali Nasser Mohamed, alentó una matanza estilo mafioso de sus más directos rivales en el Politburó.
 
Tras unos 10 días de violentos enfrentamientos en la capital, que provocaron unas 13.000 muertes, las fuerzas leales a Mohamed fueron derrotadas, y se hizo dueña de la situación la facción más dura, capitaneada por Raider Abu Bakr Al-Attas.
 
Los combates se prolongaron durante aproximadamente un mes, culminando con un golpe de Estado contra Ali Nasir. A pesar de todo, el ex-presidente Ismail moriría poco tiempo después. Aproximadamente unas 60.000 personas, incluyendo al propio Ali Nasir, huirían hacia Yemen del Norte. Tras estos incidentes, Ali Salim al-Beidh, un aliado del ex-presidente Ismail, se convertiría en secretario general del Partido Socialista de Yemen.
 
En mayo de 1988 los gobiernos del norte y del sur comenzaron una serie de diálogos y la tensión entre los dos Estados se redujo considerablemente. Se volvió a hablar de unificación, de desmilitarización de las fronteras, y del libre paso de yemeníes entre las fronteras, con el único requisito de mostrar una tarjeta de identificación nacional.
 
Fuentes: Wikipedia y El País de España

Agreganos como amigo a Facebook
20-03-2019 / 18:03
19-03-2019 / 20:03
William Walker fue el más reconocido de los denominados «filibusteros» del siglo XIX. En esos años, en los Estados Unidos se encontraba en boga la Doctrina del Destino Manifiesto. Tal ideología respaldaba que el país se expandiera sobre los territorios no conquistados de Norteamérica y, en general, sobre el Hemisferio Occidental.
 
En 1855, junto a un grupo de reclutas conocidos como «Los Inmortales», Walker se dirigió hacia Nicaragua, país que se encontraba inmerso en una guerra civil, y luchó al lado del bando democrático, que pretendía derrocar al presidente legitimista Fruto Chamorro Pérez, intentado conquistar Nicaragua para anexarla a los EE.UU.
 
Debido a la amenaza que representaba su permanencia en Centroamérica, los demás países de la región iniciaron una ofensiva para expulsarlo del territorio, dando lugar a la Guerra Nacional de Nicaragua y la Campaña Nacional de Costa Rica.
 
El 20 de marzo de 1856, en la Hacienda Santa Rosa (Costa Rica), el presidente Juan Rafael Mora Porras convoca a un grupo de militares costarricenses para echar del país al delincuente estadounidense Walker y sus filibusteros.
 
Walker claudicó en mayo de 1857 y abandonó el territorio centroamericano. A pesar de su derrota, organizó nuevas expediciones para apoderarse de Nicaragua, pero acabó fusilado en Honduras. 
 
Las invasiones de este filibustero provocaron no solo el nacionalismo nicaragüense y la unidad centroamericana, sino también un sentimiento de furia antiyanqui en amplios sectores. Y colaboraron a la formación del concepto de América Latina como una unidad diferenciada de EE.UU., en el marco del temor que despertaba la política expansiva yanqui.
 
La Opinión Popular

19-03-2019 / 20:03
La Guerra de Irak, también conocida como Segunda Guerra del Golfo u ocupación de Irak, fue un conflicto que comenzó el jueves 20 de marzo de 2003 y finalizó el domingo 18 de diciembre de 2011.
 
Estados Unidos organiza una coalición multinacional para la invasión de Irak, estando compuesta por unidades de las fuerzas armadas de los propios Estados Unidos, el Reino Unido y contingentes menores de Australia, Dinamarca, Polonia, El Salvador, España, Italia, República Dominicana y otros países.
 
La principal justificación para esta operación que ofreció el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush y sus aliados en la coalición, fue la falsa afirmación de que Irak poseía y estaba desarrollando armas de destrucción masiva (ADM), violando un convenio de 1991.
 
Funcionarios de los Estados Unidos sostuvieron, de un modo interesado y tendencioso, que Irak representaba una inminente, urgente e inmediata amenaza a los Estados Unidos, a su pueblo y a sus aliados, así como a sus intereses. Se criticó ampliamente a los servicios de información, y los inspectores designados al efecto no encontraron pruebas de que existieran las pretendidas armas de destrucción masiva.
 
El gasto federal directo en la Segunda Guerra de Irak fue US$823.000 millones, superando los US$738.000 millones ajustados por inflación que EE.UU. gastó en la Guerra de Vietnam. Tras finalizar la guerra, se dio paso a una operación de entrenamiento de las tropas iraquíes para combatir la insurgencia y el terrorismo. Esta operación se dio a conocer como Operación Nuevo Amanecer, y representa la continuación de la guerra de Irak. La nación asiática aún sufre las consecuencias de la guerra civil impulsada por Bush en 2003.
 
La Opinión Popular

19-03-2019 / 07:03
18-03-2019 / 18:03
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar