La Opinión Popular
                  09:13  |  Jueves 21 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 28-12-2018 / 08:12
SE BAJAN LOS SUBSIDIOS PARA PAGAR LA DESCOMUNAL DEUDA

Macri fogonea la inflación de 2019 con fuertes subas en todos los servicios

Macri fogonea la inflación de 2019 con fuertes subas en todos los servicios
El gobierno de Mauricio Macri está abusando de su buena suerte con la decisión de anunciar nuevos incrementos en las tarifas de transporte y de servicios eléctricos para beneficiar a sus “amigos” de las empresas privatizadas de servicios, en un contexto de recesión, alta inflación y aumento del desempleo y de la pobreza. El FMI ordena, el Gobierno cipayo cumple. Pero, ni un solo indicador positivo cimenta la medida y la imagen negativa de la gestión sigue por encima del 68%, según una encuesta del Grupo de Opinión Pública (GOP).
El gobierno de Mauricio Macri está abusando de su buena suerte con la decisión de anunciar nuevos incrementos en las tarifas de transporte y de electricidad para beneficiar a sus "amigos" de las empresas privatizadas de servicios, en un contexto de recesión, alta inflación y aumento del desempleo y de la pobreza.
 
El FMI ordena, el Gobierno cipayo cumple. Pero, ni un solo indicador positivo cimenta la medida y la imagen negativa de la gestión sigue por encima del 68%, según una encuesta del Grupo de Opinión Pública (GOP).
 
Si el 28 de diciembre es el día de los inocentes, el 27 de diciembre quedará como el día de los aumentos: el Gobierno de los Ricos lanzó el nuevo paquete de ajuste en las tarifas de transporte, electricidad y gas. Colectivos y trenes del área metropolitana de Buenos Aires serán los primeros en implementar los incrementos.
 
Macri no le da tregua al bolsillo popular. Dentro de dos semanas entrará en vigencia el primero de los tres aumentos mensuales previstos hasta marzo que marcarán una escalada de entre 38,5 y 42 por ciento dependiendo del servicio.
 
La suba en las boletas de luz, por su parte, comenzará en febrero y, si no hubiera modificaciones, acumulará un alza del 55 por durante 2019. Los responsables de la política energética anticiparon además una suba en el gas del 35 por ciento a partir de abril aunque resta la confirmación formal de esos valores.
 
En el caso del subte, si bien todavía no terminó de implementarse el último aumento escalonado que comenzó en noviembre, las autoridades porteñas anticiparon un alza del 27,3 por ciento hasta abril. Aplicar ese ajuste requerirá de una nueva audiencia pública.
 
Durante el año que termina el poder adquisitivo de los trabajadores recibió un golpe superior al 15 %. Uno de los motivos para este deterioro fue la aceleración de la inflación ocasionada por la devaluación, que tuvo un fuerte impacto en los precios de los alimentos, y de bienes de la canasta que vienen del extranjero o tienen en su fabricación componentes importados.
 
Con un dólar más alto, todo esto se encareció, lo mismo que los combustibles. Pero el otro gran motivo por el cual el poder de compra se vio deteriorado estuvo dado por los brutales aumentos de tarifas. Desde los primeros días del año 2018, empezaron a regir aumentos de transporte, electricidad, agua y gas. El mismo combo anunció ayer el gobierno para arrancar un "feliz" 2019 con todo.

La suba de los servicios se encuadra en el plan de ajuste acordado con el FMI. Los últimos estertores de 2018 le están dejando un piso alto de malestar social a la alianza Cambiemos para encarar la previa de la elección presidencial. La duda es: ¿Se puede ganar una elección de la mano del FMI? 

La Opinión Popular

 
Luz 55, gas 35 y feliz 2019
 
Las boletas de luz del área metropolitana aumentarán en promedio un 55 por ciento el año que viene. La suba será de a tramos, un 26 por ciento en febrero a causa de la reducción de subsidios a la generación, un 14 por ciento en marzo que se explica por la suba de los ingresos de las distribuidoras y luego un 4 por ciento en mayo y otro 4 por ciento en agosto. La acumulación de esos incrementos llega al 55 por ciento anual, bien por encima de la estimación de inflación del propio Gobierno.
 
En marzo, un usuario residencial medio estará pagando 1275 pesos por mes por el servicio de luz. Además, fuentes oficiales adelantaron que la suba del gas sería del 35 por ciento en abril. El Gobierno quiso ayer apurar las malas noticias, con anuncios de subas de transporte, luz y gas para 2019.
 
Por su parte, la tarifa social que reciben casi el 30 por ciento de los hogares desde el año que viene queda a cargo de las provincias y de la Ciudad de Buenos Aires, con destino todavía incierto para usuarios del interior del país. Con ese cambio, el gobierno nacional se desentiende de un costo estimado de 25 mil millones de pesos anuales.
 
La agenda de aumentos de servicios públicos a cargo del Gobierno define un primer semestre de 2019 muy cargado en materia inflacionaria. Ya está confirmado el incremento del 17 por ciento de la boleta de agua en enero.
 
La luz hará lo propio en un 26 por ciento en febrero y otro 14 por ciento en marzo, lo que da un total del 43 por ciento. El transporte subirá un 40 por ciento en el primer trimestre y el agua avanzará otro 27 por ciento en marzo, totalizando un total de casi el 50 por ciento.
 
Además, el gas subiría un 35 por ciento en abril. Incluso si a pesar de la notable suba del riesgo país el dólar permaneciera estable -algo que corre serias dudas- el piso inflacionario para el comienzo de 2019 será muy alto.
 
En todos los casos, los aumentos porcentuales ya se aplican sobre valores muy altos, con lo cual los números finales son en algunos casos exorbitantes.
 
En el caso de la luz, el Gobierno aplicará un aumento del precio de la energía mayorista del 38 por ciento en febrero, lo cual se traduce en el incremento del 26 por ciento en las boletas durante ese mes.
 
En marzo, el valor agregado de distribución que constituye el ingreso de las distribuidoras subirá alrededor de un 33 por ciento, lo cual impacta en otra suba del 14 por ciento de la boleta.
 
El incremento acumulado hasta ese momento en las boletas que paga el usuario será del 43 por ciento. Luego resta otro aumento del costo de generación del 6 y del 8 por ciento en mayo y agosto, lo cual se traduce en dos subas del 4 por ciento. Los cuatro incrementos (febrero, marzo, mayo y agosto) totalizan un 55 por ciento.
 
Fuentes oficiales distribuyeron datos sobre cómo quedarán las facturas de luz para marzo, o sea, antes de los dos últimos aumentos del año. Un usuario de la categoría R2, que concentra el 36 por ciento de los usuarios, pagará en promedio 1275 pesos por mes impuestos incluidos.
 
La categoría R1, que explica el 33 por ciento de los usuarios, tendrá una boleta promedio de 599 pesos. "Casi un 70 por ciento de los hogares pagará menos de 1275 pesos por mes", concluyeron fuentes oficiales. La categoría R3, que concentra el 9 por ciento de los usuarios, queda en un promedio de 1647 pesos.
 
En tanto, la categoría más alta (R9), con apenas el 1 por ciento de los usuarios, tendrá una boleta mensual de 12.100 pesos. Fuera del área metropolitana, las boletas son aun más caras.
 
En marzo, un usuario medio que consume 300 kWh/mes pagaría en Santa Fe 1742 pesos por mes de luz y en Córdoba, 2194 pesos. En San Juan, la factura sería de 1429 pesos y en Catamarca, de 1517 pesos. La diferencia se explica por el importe que cobran las empresas provinciales, en parte justificado por la menor escala económica frente a Edesur y Edenor, aunque el Gobierno les atribuye ineficiencia.
 
La suba de los servicios se encuadra en el plan de ajuste acordado con el FMI. Según los datos oficiales, en 2015 un usuario pagaba apenas el 10 por ciento del costo de la tarifa eléctrica. Este año, ese valor se ubica en el 65 por ciento y en 2019 llegaría al 76 por ciento (24 por ciento de subsidios).
 
Los subsidios a la energía eléctrica en 2017 ascendieron a 85 mil millones de pesos, este año subieron un 41 por ciento hasta los 120 mil millones a causa de la devaluación y a pesar de los aumentos y quedarían en 2019 en 100 mil millones de pesos.
 
Medidos en dólares, los subsidios a la energía eléctrica y el gas alcanzaron los 17.232 millones de dólares en 2015. En 2016 se ubicaron en 14.613 millones y en 8056 millones en 2017. Este año cerrarían en 6885 millones y el año que viene, en 5114 millones de dólares.
 
La contracara es el aumento de las facturas: un usuario con una boleta bimestral de luz de 36 pesos en diciembre de 2015, es decir, de 18 pesos mensuales, pagará en agosto del año que viene 840 pesos, sin contar impuestos.
 
Por Javier Lewkowicz
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Macri fogonea la inflación de 2019 con fuertes subas en todos los servicios
21-03-2019 / 09:03
21-03-2019 / 08:03
La brutal crisis económica que desató la alianza gobernante Cambiemos impactó también en la felicidad de los argentinos. El país cayó del  puesto 29 al 47 en el Ranking de la Felicidad 2019 realizado por un grupo de expertos independientes con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
 
El informe fue difundido en el Día Internacional de la Felicidad y evalúa la calidad de vida de las personas mediante "una variedad de medidas de bienestar subjetivo", asegura el documento que se publica desde hace siete años. Pero también considera otras variables como los niveles de educación, el apoyo social, la eficiencia de los gobiernos, la expectativa de vida o la corrupción.
 
Los investigadores encontraron una tendencia creciente hacia la desigualdad en la felicidad a nivel mundial, que es el paralelo psicológico de la desigualdad de ingresos: cuánto difieren los miembros de una sociedad en su satisfacción respecto de la vida que tienen.
 
Con respecto al informe de 2018, Argentina fue superada por países como Chile (en el puesto 26), Guatemala (27), Brasil (32), Uruguay (33), El Salvador (35), Colombia (43), Nicaragua (45) y Kosovo (46). En cuanto a los países de América Latina, el país se ubica en el décimo puesto, por debajo de Trinidad y Tobago (39) y Panamá (31)
 
La Asamblea General de la ONU decretó en 2012 el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad "para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno".
 
También reconoce "la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo, equitativo y equilibrado, que promueva el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos".
 
Los que viven en un estado de felicidad plena son los funcionarios del gobierno de Cambiemos. Si hay algo que no se les puede reprochar es su optimismo a toda prueba. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, por ejemplo, dijo ayer que "Argentina está desplegando un potencial que estaba dormido" y que "están madurando las reformas".
 
El martes, el presidente Mauricio Macri había señalado que el país "está saliendo del pantano" y que se encamina a una "lenta recuperación hacia lo que todos necesitamos, con fortaleza para encarar los problemas y resolverlos".
 
Y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en un balance de tres años de gestión, planteó que "la economía, a pesar de las dificultades de los últimos meses, es más sólida que la de 2015". No todos comparten esa visión optimista patológica. En el ranking de felicidad que elaboran ONG y la ONU, Argentina cayó del puesto 29 al 47. ¿Qué fuman en el Gobierno para estar tan felices?
 
La Opinión Popular

20-03-2019 / 09:03
Antes de llegar a la Casa Rosada, Mauricio Macri usaba la inflación como caballito de batalla para denostar al gobierno. Según el líder del PRO, había impericia en esos tiempos y el asunto era más sencillo de lo que parecía.
 
"Me cuesta creer que ustedes piensen que la inflación puede ser un tema de agenda en mi futuro gobierno. Cuando yo veo que el 99 por ciento de los países del mundo tienen inflaciones de un dígito, de un dígito pequeño... si nosotros no entramos en ese grupo de países, vayámonos a la casa", afirmaba.
 
No obstante, los números de febrero siguen siendo muy malos para la desastrosa política económica del gobierno de Macri. Y en la inflación observada para marzo no se esperan mejoras.
 
El instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), informó este martes que la inflación mayorista de febrero fue del 3,4 por ciento, alcanzando un incremento interanual del 64 por ciento.
 
Desde enero de 2018, las subas en los costos mayoristas de los productos fueron del 80,4 por ciento. Por otro lado, el organismo informó que el costo de la construcción se incrementó 1,4 por ciento en febrero, lo que hace un total del 43,9 por ciento, en relación al mismo mes del año pasado.
 
En lo que va del 2019, durante el primer bimestre los precios mayoristas tuvieron un alza del 4 por ciento, mientras que la construcción tuvo un aumento del índice del 2,5 por ciento.
 
En febrero volvieron a dominar los precios minoristas pero en la interanual los mayoristas siguen muy por encima y las empresas buscan recomponer. A eso hay que sumarle las tandas de tarifazos que faltan. Y lo que ocurra con el dólar.
 
La dinámica alcista esperada por los economistas y por la población en general muestra las dificultades del Gobierno para dominar en ese campo. "La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar. En mi presidencia la inflación no va a ser un tema", fruteaba  en otros tiempos el Presidente.
 
La Opinión Popular

20-03-2019 / 09:03
En una insólita intromisión en la función de la Justicia, que atenta contra la republicana división de poderes, Mauricio Macri pidió que destituyan al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, que investiga una red de espionaje ilegal que salpica a sectores de la política, la justicia y la AFI.
 
En medio de la avanzada para destituirlo, la Corte Suprema de Justicia envió este martes una fuerte señal de apoyo al juez Ramos Padilla, quien sigue una pista de espionaje ilegal, extorsiones y coacciones que involucra al fiscal ultra macrista Carlos Stornelli e incluye a figuras de la alianza Cambiemos como Elisa Carrió y Gustavo Arribas.
 
Si se continúa con la investigación, que tiene como principal imputado al falso abogado Marcelo D'Alessio, es probable que salga a la luz la podredumbre que hay en los servicios de informaciones del Estado. Entre ellos surgiría que espían hasta los propios integrantes de Cambiemos. Entre los que estaría María Eugenia Vidal.
 
En un fuerte mensaje político destinado principalmente al Gobierno de Macri, los integrantes del máximo tribunal aprobaron por unanimidad otorgarle a Ramos Padilla los recursos que había solicitado para llevar adelante la investigación que sacude al mundo político y judicial.
 
El gesto a favor de Ramos Padilla fue impulsado por los jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, que vienen actuando en bloque y provocando dolores de cabeza a Macri y al titular de la Corte, Carlos Rosenkrantz, ex abogado de Clarín. Sin chances de bloquear la jugada, a Rosenkrantz y Elena Higton de Nolasco no les quedó alternativa que sumar su voto a la acordada.
 
Durante su explosiva exposición en el Congreso, Ramos Padilla había denunciado la falta de recursos para profundizar la investigación y también las trabas que le pone el Gobierno de Macri, como negarle a través del Servicio Penitenciario el traslado de los detenidos para que declaren.
 
El otorgamiento de recursos (algo que es muy importante para cualquier magistrado) por parte de la Corte a Ramos Padilla se da en un momento de feroz presión por parte de la Casa Rosada, que este lunes presentó en el Consejo de la Magistratura el pedido de juicio político en su contra. Se trata de un espaldarazo muy fuerte a una investigación que salpica a parte de la justicia federal.
 
Es, además, un fuerte revés para el Gobierno nacional que casi en soledad empuja para correr a Ramos Padilla de la causa y evitar que se destape la existencia de la red de espionaje ilegal que salpica a la conducción de la Agencia Federal de Inteligencia. La jugada revela también que Macri perdió absolutamente la influencia sobre la Corte y demuestra nuevamente el fracaso de la jugada para controlarla, promoviendo a Rosenkrantz y desplazando a Lorenzetti.
 
La Opinión Popular

19-03-2019 / 09:03
La única esperanza para las elecciones que le quedó al Gobierno de Mauricio Macri es el FMI. Ante la profundidad de la crisis desatada por sus políticas de ajuste, el Fondo le autorizó a subir la ayuda social un 0,1 del PBI, unos 20.000 millones de pesos. A cambio, exigió más ajuste al gasto gubernamental para que no se escape el déficit.
 
El FMI volvió a celebrar el ajuste que está haciendo el gobierno de Macri. Como regalo a ese cumplido, pidió más. Ambas cosas lo hizo a través del informe final que presentaron sus técnicos después de la visita al país. El encargado de la misión fue Roberto Cardarelli.
 
Además ratificaron que son parte relevante como financistas de la campaña electoral de la alianza antiperonista Cambiemos, al ratificar que en pocas semanas enviará 10.900 millones de dólares como parte del paquete global de casi 57 millones de dólares.
 
Además, para estos meses de castigo a los bolsillos de los trabajadores y jubilados, por una inflación por encima del 50 por ciento anual, el FMI autorizó ampliar en 20 mil millones de pesos la asistencia social. El FMI no confía en la tesis del gobierno sobre que "la crisis ya tocó fondo".
 
Cardarelli transmitió un fuerte entusiasmo por las políticas de recorte fiscal y monetario que vienen implementando el Gobierno. Estas no son más que felicitaciones formales por seguir a rajatabla las indicaciones del organismo, continuación de más exigencias y condicionalidades. En particular, la advertencia de que deberá acelerar el ajuste del gasto público para cumplir con las expectativas del Fondo.
 
El FMI se mantiene firme con la lógica del déficit cero para este año. En el comunicado oficial afirmaron que: "Las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018. Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental".
 
El Fondo no se cansa de recomendar ajuste y asegura que la única solución para la Argentina es mantener los recortes fiscales y monetarios. Y recuerda que las riendas de la política económica en el país están en manos del organismo.
 
"La continua implementación del plan de estabilización del Gobierno sigue siendo esencial para consolidar el retorno de la Argentina a la estabilidad macroeconómica, a la reducción de la inflación y para sentar las bases de un crecimiento sólido, equitativo y sostenible", planteó.
 
Agregó además que será necesario un nuevo impulso de reformas del lado de la oferta para consolidar los "logros" ya alcanzados por el gobierno y garantizar las nefastas reformas laborales y provisionales. El FMI asegura que permiten subir la productividad de la economía. Los antecedentes reales muestran lo contrario. En tanto, los sectores populares son convidados de piedra.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar