La Opinión Popular
                  09:15  |  Jueves 21 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-12-2018 / 09:12
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Macristas bolsonarizados

Macristas bolsonarizados
El permiso de Patricia Bullrich a las fuerzas de seguridad para disparar a la espalda de las personas anunció la bolsonarización de la alianza derechista Cambiemos y su eje de campaña para el 2019. El nombre de la ministra de Seguridad, que tiene la imagen más alta del gabinete entre los votantes macristas, resuena como posible compañera de fórmula de Mauricio Macri.
El permiso de Patricia Bullrich a las fuerzas de seguridad para disparar a la espalda de las personas anunció la bolsonarización de la alianza derechista Cambiemos y su eje de campaña para el 2019. El nombre de la ministra de Seguridad, que tiene la imagen más alta del gabinete entre los votantes macristas, resuena como posible compañera de fórmula de Mauricio Macri.
 
El camino que eligió el macrismo muestra una sociedad que se embrutece referenciada en los fenómenos políticos más regresivos que está produciendo la crisis de la globalización neoliberal.
 
La directiva con el nuevo protocolo tiene pocas posibilidades de aplicarse porque se contrapone a leyes nacionales y pactos internacionales, por eso su difusión solamente puede relacionarse con la sobreactuación permanente del oficialismo sobre el tema de la inseguridad. El escenario de esa sobreactuación son las próximas elecciones y la contradanza de candidaturas en el macrismo.
 
La ministra de Seguridad viene desde antes lanzada a una campaña de aparentes exabruptos que ahora, en un mundo dislocado por los exabruptos, se revelan como una estrategia coherente que, sin provenir del riñón del PRO, la colocó en un escalón candidateable para vice del presidente en el 2019.
 
La reivindicación del policía Chocobar que remató a un ladrón en el suelo, sus declaraciones antidemocráticas en defensa de la represión a la protesta social, el protocolo que facilita la tenencia de armas a los civiles y ahora esta directriz que amplía las facultades de los efectivos policiales para disparar sus armas de fuego son eslabones de una cadena.
 
Y desde el otro lado, en el plano internacional, esa misma cadena fue creciendo con los Bolsonaro, el triunfo de la derecha en Andalucía, el gobierno derechista en Italia y hasta el mismo Trump, como expresiones de ese mundo de exabruptos.
 
En ese contexto, el Estado Mayor del PRO, decidió que la seguridad será el eje de su campaña para el año próximo, lo cual posiciona a la ministra de mano dura. Estas referencias internacionales anuncian que será una campaña mucho más a la derecha que el falso centrismo que quiso mantener el macrismo.
 
El tema es que Cambiemos gobierna el país desde hace más de tres años y no puede exhibir ningún logro en el plano de la seguridad. Los índices y registros sobre niveles del delito no bajaron e incluso aumentaron. El ciudadano común percibe que la delincuencia aumentó y nadie se siente más seguro. 

 
Cambiemos descartó la posibilidad de que María Eugenia Vidal fuera la candidata y Mauricio Macri ya definió claramente que quiere reelegir. Decide su candidatura y busca decidir sobre la de la oposición.
 
Todas las encuestas lo hacen competir con Cristina Kirchner aunque la ex presidenta no ha dicho nada en ese sentido y en todo caso se ha mostrado hasta reacia.
 
El desastre de la economía postergó el lanzamiento de su candidatura y el comando de campaña eligió la realización de la reunión del G-20 como su punto de largada.
 
Había previsto el precalentamiento con la Copa Libertadores, pero esa idea naufragó por la ineptitud de los responsables de la seguridad.
 
La prensa en general, pero más las corporaciones oficialistas, celebraron esa reunión que no aportó casi nada para la Argentina, como si se tratara una victoria trascendental.
 
Una parte del periodismo mostró su faceta más mercenaria al celebrar con una efusividad inusitada esa épica de la nada. No hubo nada importante de lo que el presidente pudiera pavonearse porque hasta hubo errores gruesos en el aspecto ceremonial.
 
Clarín y La Nación mostraron la foto de Macri llorando en el Colón y hubo titulares como "Macri tocó el cielo de la Cumbre con las manos".
 
Los desplantes del presidente norteamericano se sucedieron. Macri lo recibió con un agradecimiento por haber facilitado el préstamo del FMI. Y en ese momento se mostró a Donald Trump cuando arrojaba al piso el aparato traductor con un gesto despreciativo.
 
The Independent, de Gran Bretaña, y otros medios del mundo colgaron en sus portales el video donde Trump vuelve a hacer un desplante dejando solo a un Macri servicial que queda haciendo gestos sobre el escenario pidiéndole que vuelva.
 
Y se escucha a Trump exclamar "¡Sáquenme de aquí!" y las risas de los periodistas extranjeros por la situación ridícula del mandatario argentino.
 
El gobierno argentino soportó sin protestar la prepotencia del norteamericano cuando lo incluyó en una declaración que hablaba de la coincidencia para frenar el avance "depredatorio" de China en la economía mundial.
 
No hubo crítica ni protesta por la prepotencia y deslealtad de difundir en esos términos y en forma inconsulta el contenido de esa reunión. Fue otra actitud despreciativa de Trump como las que aplica cuando maltrata a sus subalternos, en este caso el presidente argentino.
 
Por supuesto que en la reunión le apretó las clavijas a Macri sobre China. El comunicado aclaratorio de la cancillería local no negaba que se había hablado del tema, solamente decía que no se había utilizado la calificación de "depredatoria". Hay muchos sinónimos.
 
 Y Macri reaccionó en consecuencia porque se echó para atrás la construcción de dos centrales nucleares, una con los rusos y otra con los chinos.
 
La excusa fue que la situación económica y los recortes establecidos en el acuerdo con el FMI impedían abordar las obras. Pero tanto los chinos como los rusos ofrecían una financiación favorable que comenzaría a pagarse recién cuando estuvieran las centrales en funcionamiento. 
 
El presidente Xi Jinping no se fue contento y se trata del principal comprador de la soja local. Se dijo que Macri había mostrado muñeca política al hacer equilibrio entre chinos y norteamericanos y lo que pasó en realidad fue que hizo todo lo que le pidió Trump en su estilo de amo que ordena.
 
Se exhibió como trofeo de este G-20 porteño la supuesta tregua entre chinos y norteamericanos. Pero en el mismo momento que se decía eso, la directora financiera de Huawei, la principal electrónica china, era detenida en Canadá con una orden de extradición para Estados Unidos. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau se apresuró a afirmar que la detención de Meng Wanzhou, no había sido por causas políticas.
 
Es difícil de entenderlo de otra forma ya que se la acusa de haber violado las sanciones comerciales impuestas por Washington contra Irán. El diario estatal chino Global Times publicó ayer que "obviamente, Washington está recurriendo a un enfoque despreciable y canalla, ya que no puede detener el avance del 5G de Huawei en el mercado". No parece una tregua consistente.
 
Dicen que el mundo respaldó a Macri. Pero fue todo de palabra, sin hechos concretos y en declaraciones a medios locales. El francés Emmanuel Macron le palmeó la espalda pero le advirtió que no habrá por ahora tratado entre la Unión Europea y el Mercosur. 
 
En general la repercusión mundial no fue buena. El BBC Mundo se preguntaba antes de la reunión la razón por la que Argentina pertenece al G-20 "si no está entre las primeras 20 economías mundiales y además presenta la segunda inflación más alta del mundo y con una de las mayores caídas del PIB en el planeta debió recibir el rescate más grande en la historia del FMI".
 
Son registros de un desastre difícil de empardar con ningún otro país del mundo, de África o de Asia, por nombrar dos regiones muy golpeadas. El desastre de la economía tiene un costo también a nivel internacional. Y es de una envergadura imposible de ocultar.
 
Los medios oficialistas se congratulaban porque los mandatarios extranjeros "se sintieron seguros". Buena para Macri. Los mandatarios se sintieron así, pero a costa de la seguridad y tranquilidad de los argentinos en una ciudad tomada por miles de efectivos armados hasta los dientes, con cortes por todo el centro y caravanas blindadas.
 
Miles de porteños abandonaron la ciudad amedrentados por la campaña de miedo lanzada por el gobierno.
 
Hubo detenciones de dos muchachos a los que se acusó de terroristas sin pruebas, hubo atentados sospechosos, más ruidosos que peligrosos, pero que motivaron allanamientos y más detenciones, hubo amenazas y advertencias de la ministra Bullrich y hasta se presionó al juez Gustavo Lleral para que emitiera poco antes de la reunión un fallo que exculpó a las fuerzas de seguridad por la muerte de Santiago Maldonado en el contexto de una fuerte y desigual represión de una protesta mapuche.
 
Esa escalada estatal de amedrentamiento también fue sobreactuada aunque efectivamente la realización del G-20 en Buenos Aires se produjo sin sobresaltos en ese aspecto. El tema de la seguridad fue el único relevante para el gobierno que así lo destacó: la única ministra que nombró Macri en la conferencia de prensa que ofreció al cierre del encuentro, fue a Bullrich.
 
Cambiemos no puede hacer campaña amplificando la inseguridad con la ayuda de las corporaciones mediáticas, como hacía durante los gobiernos kirchneristas, pero realizará campaña negativa sobre lo que haría la oposición si derrota a Macri y la culpará por "atarle las manos".
 
Tiene para eso un ejército de 4500 "voluntarios territoriales" a las órdenes del jefe de Gabinete Marcos Peña y del publicista Durán Barba, más "unos 15 directivos, community managers, programadores y creadores de contenidos", según informó La Nación.
 
Y cuenta también con acceso a la información de la ANSES. Han diseñado una aplicación que usan estos voluntarios para operar en las redes. La aplicación ubica a las personas por sexo, preferencias de consumo, culturales o deportivas, edad, nivel económico y demás, para enviar los mensajes diseñados para cada uno de esos nichos o tribus.
 
Tienen a las grandes corporaciones de medios y además inundarán las redes, sobre todo Whatsapp que fue la que usan Trump y Bolsonaro. Brasil lleva la punta y Argentina se bolsonariza.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-03-2019 / 09:03
21-03-2019 / 08:03
La brutal crisis económica que desató la alianza gobernante Cambiemos impactó también en la felicidad de los argentinos. El país cayó del  puesto 29 al 47 en el Ranking de la Felicidad 2019 realizado por un grupo de expertos independientes con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
 
El informe fue difundido en el Día Internacional de la Felicidad y evalúa la calidad de vida de las personas mediante "una variedad de medidas de bienestar subjetivo", asegura el documento que se publica desde hace siete años. Pero también considera otras variables como los niveles de educación, el apoyo social, la eficiencia de los gobiernos, la expectativa de vida o la corrupción.
 
Los investigadores encontraron una tendencia creciente hacia la desigualdad en la felicidad a nivel mundial, que es el paralelo psicológico de la desigualdad de ingresos: cuánto difieren los miembros de una sociedad en su satisfacción respecto de la vida que tienen.
 
Con respecto al informe de 2018, Argentina fue superada por países como Chile (en el puesto 26), Guatemala (27), Brasil (32), Uruguay (33), El Salvador (35), Colombia (43), Nicaragua (45) y Kosovo (46). En cuanto a los países de América Latina, el país se ubica en el décimo puesto, por debajo de Trinidad y Tobago (39) y Panamá (31)
 
La Asamblea General de la ONU decretó en 2012 el 20 de marzo como el Día Internacional de la Felicidad "para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno".
 
También reconoce "la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo, equitativo y equilibrado, que promueva el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos".
 
Los que viven en un estado de felicidad plena son los funcionarios del gobierno de Cambiemos. Si hay algo que no se les puede reprochar es su optimismo a toda prueba. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, por ejemplo, dijo ayer que "Argentina está desplegando un potencial que estaba dormido" y que "están madurando las reformas".
 
El martes, el presidente Mauricio Macri había señalado que el país "está saliendo del pantano" y que se encamina a una "lenta recuperación hacia lo que todos necesitamos, con fortaleza para encarar los problemas y resolverlos".
 
Y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en un balance de tres años de gestión, planteó que "la economía, a pesar de las dificultades de los últimos meses, es más sólida que la de 2015". No todos comparten esa visión optimista patológica. En el ranking de felicidad que elaboran ONG y la ONU, Argentina cayó del puesto 29 al 47. ¿Qué fuman en el Gobierno para estar tan felices?
 
La Opinión Popular

20-03-2019 / 09:03
Antes de llegar a la Casa Rosada, Mauricio Macri usaba la inflación como caballito de batalla para denostar al gobierno. Según el líder del PRO, había impericia en esos tiempos y el asunto era más sencillo de lo que parecía.
 
"Me cuesta creer que ustedes piensen que la inflación puede ser un tema de agenda en mi futuro gobierno. Cuando yo veo que el 99 por ciento de los países del mundo tienen inflaciones de un dígito, de un dígito pequeño... si nosotros no entramos en ese grupo de países, vayámonos a la casa", afirmaba.
 
No obstante, los números de febrero siguen siendo muy malos para la desastrosa política económica del gobierno de Macri. Y en la inflación observada para marzo no se esperan mejoras.
 
El instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), informó este martes que la inflación mayorista de febrero fue del 3,4 por ciento, alcanzando un incremento interanual del 64 por ciento.
 
Desde enero de 2018, las subas en los costos mayoristas de los productos fueron del 80,4 por ciento. Por otro lado, el organismo informó que el costo de la construcción se incrementó 1,4 por ciento en febrero, lo que hace un total del 43,9 por ciento, en relación al mismo mes del año pasado.
 
En lo que va del 2019, durante el primer bimestre los precios mayoristas tuvieron un alza del 4 por ciento, mientras que la construcción tuvo un aumento del índice del 2,5 por ciento.
 
En febrero volvieron a dominar los precios minoristas pero en la interanual los mayoristas siguen muy por encima y las empresas buscan recomponer. A eso hay que sumarle las tandas de tarifazos que faltan. Y lo que ocurra con el dólar.
 
La dinámica alcista esperada por los economistas y por la población en general muestra las dificultades del Gobierno para dominar en ese campo. "La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar. En mi presidencia la inflación no va a ser un tema", fruteaba  en otros tiempos el Presidente.
 
La Opinión Popular

20-03-2019 / 09:03
En una insólita intromisión en la función de la Justicia, que atenta contra la republicana división de poderes, Mauricio Macri pidió que destituyan al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, que investiga una red de espionaje ilegal que salpica a sectores de la política, la justicia y la AFI.
 
En medio de la avanzada para destituirlo, la Corte Suprema de Justicia envió este martes una fuerte señal de apoyo al juez Ramos Padilla, quien sigue una pista de espionaje ilegal, extorsiones y coacciones que involucra al fiscal ultra macrista Carlos Stornelli e incluye a figuras de la alianza Cambiemos como Elisa Carrió y Gustavo Arribas.
 
Si se continúa con la investigación, que tiene como principal imputado al falso abogado Marcelo D'Alessio, es probable que salga a la luz la podredumbre que hay en los servicios de informaciones del Estado. Entre ellos surgiría que espían hasta los propios integrantes de Cambiemos. Entre los que estaría María Eugenia Vidal.
 
En un fuerte mensaje político destinado principalmente al Gobierno de Macri, los integrantes del máximo tribunal aprobaron por unanimidad otorgarle a Ramos Padilla los recursos que había solicitado para llevar adelante la investigación que sacude al mundo político y judicial.
 
El gesto a favor de Ramos Padilla fue impulsado por los jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, que vienen actuando en bloque y provocando dolores de cabeza a Macri y al titular de la Corte, Carlos Rosenkrantz, ex abogado de Clarín. Sin chances de bloquear la jugada, a Rosenkrantz y Elena Higton de Nolasco no les quedó alternativa que sumar su voto a la acordada.
 
Durante su explosiva exposición en el Congreso, Ramos Padilla había denunciado la falta de recursos para profundizar la investigación y también las trabas que le pone el Gobierno de Macri, como negarle a través del Servicio Penitenciario el traslado de los detenidos para que declaren.
 
El otorgamiento de recursos (algo que es muy importante para cualquier magistrado) por parte de la Corte a Ramos Padilla se da en un momento de feroz presión por parte de la Casa Rosada, que este lunes presentó en el Consejo de la Magistratura el pedido de juicio político en su contra. Se trata de un espaldarazo muy fuerte a una investigación que salpica a parte de la justicia federal.
 
Es, además, un fuerte revés para el Gobierno nacional que casi en soledad empuja para correr a Ramos Padilla de la causa y evitar que se destape la existencia de la red de espionaje ilegal que salpica a la conducción de la Agencia Federal de Inteligencia. La jugada revela también que Macri perdió absolutamente la influencia sobre la Corte y demuestra nuevamente el fracaso de la jugada para controlarla, promoviendo a Rosenkrantz y desplazando a Lorenzetti.
 
La Opinión Popular

19-03-2019 / 09:03
La única esperanza para las elecciones que le quedó al Gobierno de Mauricio Macri es el FMI. Ante la profundidad de la crisis desatada por sus políticas de ajuste, el Fondo le autorizó a subir la ayuda social un 0,1 del PBI, unos 20.000 millones de pesos. A cambio, exigió más ajuste al gasto gubernamental para que no se escape el déficit.
 
El FMI volvió a celebrar el ajuste que está haciendo el gobierno de Macri. Como regalo a ese cumplido, pidió más. Ambas cosas lo hizo a través del informe final que presentaron sus técnicos después de la visita al país. El encargado de la misión fue Roberto Cardarelli.
 
Además ratificaron que son parte relevante como financistas de la campaña electoral de la alianza antiperonista Cambiemos, al ratificar que en pocas semanas enviará 10.900 millones de dólares como parte del paquete global de casi 57 millones de dólares.
 
Además, para estos meses de castigo a los bolsillos de los trabajadores y jubilados, por una inflación por encima del 50 por ciento anual, el FMI autorizó ampliar en 20 mil millones de pesos la asistencia social. El FMI no confía en la tesis del gobierno sobre que "la crisis ya tocó fondo".
 
Cardarelli transmitió un fuerte entusiasmo por las políticas de recorte fiscal y monetario que vienen implementando el Gobierno. Estas no son más que felicitaciones formales por seguir a rajatabla las indicaciones del organismo, continuación de más exigencias y condicionalidades. En particular, la advertencia de que deberá acelerar el ajuste del gasto público para cumplir con las expectativas del Fondo.
 
El FMI se mantiene firme con la lógica del déficit cero para este año. En el comunicado oficial afirmaron que: "Las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018. Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental".
 
El Fondo no se cansa de recomendar ajuste y asegura que la única solución para la Argentina es mantener los recortes fiscales y monetarios. Y recuerda que las riendas de la política económica en el país están en manos del organismo.
 
"La continua implementación del plan de estabilización del Gobierno sigue siendo esencial para consolidar el retorno de la Argentina a la estabilidad macroeconómica, a la reducción de la inflación y para sentar las bases de un crecimiento sólido, equitativo y sostenible", planteó.
 
Agregó además que será necesario un nuevo impulso de reformas del lado de la oferta para consolidar los "logros" ya alcanzados por el gobierno y garantizar las nefastas reformas laborales y provisionales. El FMI asegura que permiten subir la productividad de la economía. Los antecedentes reales muestran lo contrario. En tanto, los sectores populares son convidados de piedra.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar