La Opinión Popular
                  00:55  |  Domingo 16 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Cantor que cante a los pobres / Ni muerto se ha de callar / Pues ande vaya a parar el canto / De ese cristiano / No ha de faltar el paisano / Que lo haga resucitar. COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 04-12-2018 / 13:12
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre
El gobernador Gustavo Bordet tiene decidido hace meses separar las elecciones provinciales de las nacionales, serán el año que viene, 14 de abril y 9 de junio. Anticipa la fecha provincial para alejarla de la "influencia nacional" de las presidenciales. Lo admite abiertamente, no lo oculta.
La fecha de la elección en Entre Ríos era reclamada por la oposición política como una certeza mínima imprescindible. Pero resultó al revés, provocó discusión e incertidumbre.
 
En su momento, la operación con la fecha electoral era con el objetivo de extender la intriga y dejarle poco tiempo al armado opositor, y para fomentar múltiples listas opositoras. Dos medidas defensivas: en ese momento, el PJ temía perder la Provincia.
 
Pero, el gobernador Gustavo Bordet tiene decidido hace meses separar las elecciones provinciales de las nacionales, serán el año que viene, 14 de abril y 9 de junio. Anticipa la fecha provincial para alejarla de la "influencia nacional" de las presidenciales. Lo admite abiertamente, no lo oculta.
 
Y ahora, ante la inminencia de un anuncio que lo hará el 12 de diciembre, se desató una pulseada de declaraciones sobre la conveniencia o no de la medida, que difícilmente cambien el rumbo elegido por el mandatario. Incluso se especula con que la Ministra de Gobierno, Rosario Romero, se lo informe institucionalmente a la UCR, con la doble intención de notificarlos y pedirle acompañamiento a la medida.
 
Cambiemos Entre Ríos entró de modo instantáneo en un grado de ebullición que -si antes no hay una intervención decidida de la Casa Rosada- promete continuar en ascenso hasta febrero de 2019. Y aun cuando haya un candidato consagrado para esa fecha, habrá que ver qué hace luego Atilio Benedetti si no resulta elegido por el voto o por el dedo de Marcos Peña.
 
De momento, Benedetti asegura que su único proyecto es Cambiemos y que respetará el resultado de la interna. Además, como nunca antes, encontró interlocutores en el macrismo. Pero la final con Rogelio Frigerio -el otro candidato posible de Cambiemos- es tan impredecible que no admite pronóstico. Y tan intensa como para llenar páginas de controversias cotidianas.
 
"Los radicales se enojaron por la anticipación de la fecha porque no tendrán suficiente tiempo para pelearse", decía días pasado en la Casa Gris un maledicente. Pero lo real es que tendrán tres largos meses para hacerlo: ese era uno de los objetivos de la jugada de Bordet, aunque no el principal.
 
En su momento, Cambiemos negoció su apoyo, pero lo dio en la Legislatura. Pudo no haber votado y dejar solo al justicialismo aprobando la norma. Pero votaron, diciendo que era el mal menor, que de lo contrario el peronismo le hubiera dado a Bordet la posibilidad de fijar cualquier fecha.
 
La definición de adelantar la fecha llegó luego de una cumbre de nueve gobernadores peronistas, y Entre Ríos será parte de una seguidilla de elecciones anticipadas. El objetivo de esa estrategia es propinarle una derrota provincial por domingo a Mauricio Macri.
 
La Opinión Popular

 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

Los garcas del mundo en Buenos Aires
 
La alianza Cambiemos intenta que el G20 le sirva de relanzamiento. Mauricio Macri quiere llevarse el rédito por el éxito de la mega-cumbre en Buenos Aires, que incluyó la gala en el Teatro Colón, en medio de un show de danza confundida con gimnasia, que culminó con la unanimidad del clamor: ¡Argentina, Argentina!, que evoca la gesta del Mundial de Futbol de 1978, mientras se aplaudía al yanqui imperialista Donald Trump.
 
Macri fue muy reiterativo respecto de que todos los líderes que acudieron a la cita (que representan el 85% de la economía mundial) le manifestaron que la Argentina ha emprendido el camino correcto. Pero son una caterva de "líderes" que los repudian en sus respectivos países.
 
A Donald Trump, el millonario que le ha declarado la guerra a las familias migrantes, encarcelando hasta a sus hijos. A Xi Jinping, que aportó la mayor parte del armamento para la Cumbre, con el mismo espíritu represivo con el que persigue en su país a huelguistas. A su "gemelo" Vladimir Putin.
 
A Angela Merkel, la canciller alemana que diseñó el brutal ajuste a Grecia. A Emanuel Macron, cuya imagen cayó al 25% tras las reformas previsionales y por el aumento de los combustibles le incendiaron Paris. A Giuseppe Conte, el primer ministro italiano que quiere expulsar 500.000 inmigrantes, a los que sus funcionarios llaman "esclavos".
 
También al golpista y ajustador Michel Temer, que no pudo traer de compañero de viaje al "facho" Jair Bolsonaro, como hubiera querido. A Peña Nieto, el presidente mexicano que termina su gestión con los asesinos de los estudiantes de Ayotzinapa impunes. A Sebastián Piñera, el derechista mandatario chileno experimentado en reprimir estudiantes y asesinar mapuches. A Theresa May, la heredera de Margaret Tatcher que sigue con la ocupación inglesa de las Malvinas.
 
Y como frutilla del postre, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, acusado de ordenar el asesinato y descuartizamiento del periodista Jamal Khashoggi.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

¿Las potencias dominantes nos tienen en cuenta?
 
Fueron tres días con la ilusión de Macri de creer que las potencias dominantes lo tenían en cuenta. No obstante, el Presidente consiguió así desplazar de la escena a la oposición, que igual mueve sus fichas de cara a 2019.
 
Macri tomó el centro del ring en el plano local, donde por unos días le sacó varios cuerpos al peronismo, a sabiendas de que lo exceden las grandes controversias mundiales. Y aunque los asuntos tratados no se reflejan en el día a día de los argentinos, intentará sacarle rédito político al G20.
 
Pero, el país está lejos del ciclo virtuoso de lluvia de inversiones y crecimiento económico que habrá imaginado Macri cuando confirmó que la cumbre se realizaría en Buenos Aires. Atraviesa una recesión violenta, una inflación incontenible, la pérdida sustancial del poder adquisitivo del salario, el aumento de la desocupación, de la pobreza y de la indigencia.
 
Además, el país está encadenado a una deuda brutal, con imposibilidad de nuevos créditos en el mercado financiero internacional. La desastrosa política neoliberal macrista se esperanza con que el bote del G-20 lo rescate del hundimiento de la economía, mientras está abrazada al salvavidas de plomo del Fondo Monetario Internacional facilitado por Estados Unidos.
 
La confluencia de intereses de Christine Lagarde y Donald Trump para salvar a Macri tiene el objetivo político de evitar el regreso del peronismo y el objetivo económico de auxiliar a bancos y fondos de inversión que se enterraron hasta el cuello con el festival record de bonos emitidos por Argentina en los últimos tres años.
 
El Gobierno entiende, en este momento, que el evento del G20 podría servirle como una suerte de relanzamiento para tonificar la figura presidencial, que viene muy golpeada por efecto de la crisis económica y por errores de conducción política que repercuten en la interna de Cambiemos.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

La guerra comercial entre EEUU y China dominó la cumbre
 
De hecho, la "guerra comercial" entre los Estados Unidos y China dominó ampliamente la agenda de la cumbre de los líderes más poderosos del planeta, pese al esfuerzo de los mandatarios de otros países por no verse arrastrados, en efecto embudo, hacia ese enfrentamiento.
 
El propio Macri quedó en una situación incómoda cuando Trump mandó a emitir un comunicado en el que se indicó que compartía con el Gobierno argentino el rechazo a la "economía depredadora china". "No se usaron esas palabras", buscó aclarar Macri sobre la jugarreta yanqui. Y agregó: "La Argentina no ve la presencia de China como una amenaza, sino como una oportunidad".
 
Inmediatamente se refirió a Trump como su "amigo", con lo cual denotó su vocación por hacer equilibrio entre las dos potencias mundiales. Porque la Argentina es hoy extremadamente dependiente del apoyo financiero internacional y, en especial, de las dos potencias en disputa, Estados Unidos y China.
 
Ambas hacen su aporte en divisas para darle oxígeno. La primera, a través del FMI a cambio de la subordinación geopolítica y el compromiso de compras de material militar, como dejó en claro Trump en el saludo público compartido con Macri.
 
La segunda, con la entrega de líneas de créditos financieras (swap de monedas para engordar las reservas del Banco Central) y para infraestructura (energética y ferroviaria) a cambio de no sufrir el cierre de las puertas a la ampliación de sus negocios en el país.
 
La ex presidenta Cristina Fernández evitó enredarse en la polémica. Es más, ordenó a sus seguidores que no engrosaran las marchas contra el G20 en Buenos Aires. Esas acciones quedaron para la izquierda y los movimientos sociales.
 
El país sale de la Cumbre en las mismas condiciones en las que empezó: con la recesión oficialmente decretada por las estadísticas del Indec; el salario en franco derrumbe; la desocupación y la pobreza en alza.
 
El peronismo sabe bien que las dimensiones de la crisis económica, olvidada por sólo 72 horas, volverán este lunes con toda su fuerza, dado que regresarán los piquetes, los paros docentes, los reclamos sindicales y la lluvia de indicadores macroeconómicos espantosos.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

En tanto, es lunes y regresan los problemas
 
El Gobierno va a intentar extender el efecto G20 lo máximo posible. Pero la vorágine argentina va a sacar el tema de tapa de los diarios y del interés de los medios en un par de días. Y, de a poco, nos vamos a ir acercando hacia el 10 de diciembre, cuando se cumplan tres años del macrismo en el poder.
 
Será hora de hacer balances y casi todas las estadísticas mostrarán una gestión que destruyó más de lo que construyó o aportó al país. El macrismo ha protagonizado dos recesiones, dos acuerdos con el FMI, tres cambios de conducción del Banco Central, cuatro políticas monetarias, se emitió deuda a la marchanta y se fugaron divisas como nunca antes en la historia argentina.
 
No hay indicios de que esto vaya a cambiar luego de los acuerdos firmados con China, Japón, Estados Unidos o Rusia, ni tampoco por el reiterado apoyo de Legarde y el FMI.
 
Las cumbres del G20 realizadas anteriormente en otros países, no cambió para nada la vida de la gente después de la reunión, y esto se hizo en México, en Turquía, y no cambió para nada, salieron bien, con documentos finales, sin incidentes, pero se exagera en decir que la Argentina será otra después del encuentro.
 
La confianza en el gobierno de Macri se perdió ante la sucesión infinita de malas políticas económicas adoptadas, figuras mediocres encargadas de conducir la gestión y la terquedad en no escuchar ni a los que saben ni sus recomendaciones.
 
Y todo eso se volverá a recordar con el tercer cumpleaños de Macri en el poder. Falta menos de un año para las elecciones y es difícil que un gobierno haga bien en un año, lo que hizo mal en tres años.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

La oposición mueve sus fichas
 
Si bien la oposición quedó relegada a un segundo plano por la magnitud del evento global, en forma silenciosa movió una ficha que no pasará inadvertida: el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, fijó la elección provincial para el 12 de mayo de 2019, anticipándola al calendario nacional.
 
Se trata de una provincia en la que Cambiemos pisó fuerte en 2015, cuando Macri llegó al poder, y en la que ahora aspira a ganar la Gobernación. Aunque una derrota a manos del peronismo federal -que encarna Schiaretti- sería un resbalón para el PRO y la UCR- y un envión para el PJ alternativo, ya que el cristinismo no tiene mucho por hacer en ese territorio.
 
Otros gobernadores estarían por imitar a Schiaretti. Y Macri sabe que el peronismo se está fortaleciendo en el interior del país y que Cristina sigue teniendo presencia fuerte en el Conurbano bonaerense.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

Detrás del triunfalismo, la incertidumbre domina al PJ
 
Detrás de cierto triunfalismo, la incertidumbre también domina al PJ entrerriano, que no sabe siquiera, de momento, si Bordet es candidato a seguir gobernando o si es el candidato a ganar la elección y, trascartón, lanzarse a acompañar una candidatura nacional.
 
Bordet tiene serias posibilidades de tener un protagonismo nacional real y hacer lo que Sergio Urribarri deslizó solo como bluff en 2011 cuando hizo instalar en los medios cercanos que sería compañero de fórmula de Cristina o luego, en 2015, Ministro del Interior de Daniel Scioli.
 
Media dirigencia peronista asegura que Bordet jamás engatusaría a los entrerrianos con una candidatura testimonial; la otra mitad lo observa adelantando las fechas a los fines de habilitarse esa opción si las circunstancias nacionales lo permiten, y si el peronismo nacional sigue sin encontrar otro candidato que no sea Cristina.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

Bordet conducción
 
Bordet no sólo se quedó con la conducción unívoca del peronismo entrerriano, sino que con su dirección, el peronismo hoy se propone una verdadera hegemonía provincial: completar dos décadas en el poder y sumar el control de la ciudad de Paraná, además de las ciudades que le siguen en importancia.
 
Y también sumar nuevos aliados: todos los sectores del peronismo que fueron K (¿Y los no peronistas que son K?), vecinalistas, y -¿por qué no?, dicen en la Casa Gris- algunos intendentes radicales que estén dispuestos a seguir en el poder y para eso necesitan que el peronismo no presente un candidato fuerte en sus localidades.
 
Entre las muchas cosas que sólo se saben en la cabeza hermética de Bordet, están la definición del candidato a vicegobernador y el espacio que finalmente tendrá el kirchnerismo provincial. Algunos consideran que se trata de un único tema, que se resolverá con el nombre de Julio Solanas secundando a Bordet, y en caso de no ser así que lugar se les da los K en el armado del gobernador.
 
Para algunos lo de Solanas es útil electoralmente pero no cerraría políticamente por la distancia que hoy tienen. Otros consideran que, en términos de imagen política, a Bordet le resultaría útil llevar a una mujer, ya que hoy la reivindicación política del género está en el centro de la agenda. ¿Una ministra actual?
 
Otros aseguran que el abanico que se baraja es mucho más amplio -¿Un intendente actual? José Eduardo Lauritto es quien más acciones tiene, según dicen en los pasillos del poder. Además, señalan que la definición priorizará la capacidad de gestión del vice, ante la posibilidad que Bordet vaya por una postulación nacional.
 
No son detalles menores los que le restan por definir al peronismo. Nada indica que las definiciones lleguen en el corto plazo. Ahora vienen los meses de la interna de Cambiemos. Luego aparecerá la jugada completa del PJ entrerriano.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

De la euforia al desencanto
 
En la política, los aliados de ayer pueden ser los rivales de mañana. Cuando se producen fricciones entre los socios, los intereses prevalecen sobre los proyectos. Así, la sociedad observa una lucha por el poder. Y, en muchos casos, no desde veredas opuestas.
 
También desde la misma acera como la que compartieron, durante casi tres lustros, el diputado Urribarri y el hoy gobernador Bordet. No hubo mucho lugar para la charla ni para el acercamiento. De la euforia por el triunfo electoral de 2015 se pasó, sin escalas, al enfrentamiento prematuro de este 2018 al que le queda un mes de vida.
 
El gobernador integra la mesa de las decisiones de Alternativa Federal, la fuerza política que intentará desbancar del poder a Cambiemos en las generales del año que viene. Por eso, además de Serio Massa y Juan Manuel Urtubey, tiene programados otros encuentros con referentes nacionales.
 
Bordet se distancia de Urribarri también porque todas las encuestas señalan que el ex gobernador solo le sumaría mala imagen al mandatario actual, en caso de acordar. "Urribarri, cuando más lejos, mejor"; dicen, por lo bajo, voces importantes del oficialismo.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

Bordet suma apoyos explícitos en la interna del PJ
 
En la provincia, los intendentes justicialistas expresaron en forma unánime su apoyo al desdoblamiento de las elecciones y se reunieron con Bordet. Además, el gobernador recibió dos importantes apoyos del interior provincial. El intendente de Gualeguaychú, Esteban Martín Piaggio, se sumó a los dirigentes y sectores que apoyan la posibilidad del desdoblamiento de las elecciones para 2019 que aprobó la legislatura entrerriana.
 
También, el intendente de Concordia, Enrique Cresto, expresó su apoyo a la iniciativa de convocar a elecciones desdobladas: "la provincia está haciendo valer su autonomía electoral", sostuvo. Destacó además que la mayoría de las provincias argentinas desdoblará sus elecciones de las nacionales el año próximo, incluidas las gobernadas por la alianza Cambiemos.
 
Bordet, desde Alternativa Federal, prefiere priorizar la pelea local, separados de la nacional, porque aspiran a ratificar la ascendencia territorial conquistada en 2015, sin tener que soportar la posible ola negativa de Cambiemos. Primero, defender la quintita propia, después se ve el tema nacional.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

El urricristinismo se juntó en Gualeguaychú
 
Julio Solanas, Sergio Urribarri y Juan Manuel Huss inauguraron el local de Unidad Ciudadana en Gualeguaychú. Se trata de los máximos referentes del espacio K que sueña con tener candidato propio en las elecciones a gobernador del año que viene. Fue un acto netamente militante y para la militancia K. Otra vez, son los dirigentes territoriales los que no aparecieron.
 
"Los que dicen que hay una alternativa sin Cristina son funcionales a Macri", apuntó Solanas. Desde el bordetismo le contestan que los funcionales a Cambiemos son los K entrerrianos, que ponen en riesgo la continuidad del peronismo en la provincia a partir de una referencia nacional, Cristina, pese a que la elección de junio poco tiene que ver con la de octubre.
 
El gobernador, en varias ocasiones y refiriéndose al peronismo, incluso en el plano nacional, se mostró partidario de que nadie saque los pies del plato. Vale la alusión para Cristina, que lidera Unidad Ciudadana, y para Urribarri, que insinuó que peleará por fuera del peronismo. Bordet deberá defender su tesis en Alternativa Federal, donde no hay una única posición respecto de Cristina, y también en la provincia, donde se presenta complicado.
 
 La certeza de la elección provincial adelantada desata la incertidumbre

¿Qué hace Urribarri?
 
El Pato espera que las aguas dejen de estar tan turbias, en lo político y en lo judicial; realiza sondeos por toda la provincia acerca de intención de voto e imagen de dirigentes K. Dice que está en franca resistencia, por tantos embates peronistas, ese mismo partido que lo ayudó a convertirse en gobernador en 2007.
 
El PJ es, ni más ni menos, la estructura que lo acompañó, en su inmensa mayoría, en sus dos períodos al frente del Poder Ejecutivo. Y el mismo partido con el que, según insinúa, se enfrentaría en los comicios de 2019. Bordet lo sacó a bailar veladamente (le sugirió internas); Urribarri no contesta.
 
Se puede entender el convite desde la confianza en la victoria, pero también desde la preocupación por los efectos, aunque con la misma orientación final: tratar de llegar unidos y no fracturados a la elección del año próximo porque la debilidad les puede jugar en contra a todos. ¿Intuición o encuestas?
 
Urribarri ya comienza a sentir el rechazo. En Gualeguaychú, el intendente Piaggio lo desairó no yendo a su acto, pero luego el alcalde de la ciudad del sur lo atendió a Solanas. Quedó claro que con no quiere sacarse una foto es con Urribarri.
 
Es una situación difícil porque la grieta se abrió en el oficialismo: la mayoría dirigencial se manifiesta bordetista, porque observa que en el oficialismo la tiene mucho más fácil que con Urribarri a la hora de pensar en la continuidad en el poder. Pragmatismo peronista. Nadie juega a perdedor, a menos que la taba se dé vuelta en el aire.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-12-2018 / 10:12
La Policía de Entre Ríos detuvo al cuñado del ex gobernador Sergio Urribarri, Juan Pablo Aguilera, en las primeras horas de la mañana, en la causa que lleva adelante la Fiscalía Anticorrupción a raíz de presuntas irregularidades detectadas en contratos suscriptos en la Legislatura entrerriana en la última década, y que ya determinó que los recursos desviados mediante las maniobras superan los 2.000 millones de pesos.
 
Aguilera es el secretario político del bloque de senadores del PJ entrerriano. También fueron detenidos el ex director del servicio administrativo contable de la Cámara de Diputados, Sergio Cardoso, como así también el cuñado de Aguilera, Alejandro Almada, considerado uno de los principales recaudadores del sistema corrupto, ya que era una de las personas que recibía el dinero tras la recaudación vía cobro de cheques y extracción de cajeros y se lo acercaba a los hombres del poder político.
 
De hecho, tras la recaudación, Almada llevaba el dinero a Aguilera, quien luego distribuía el dinero. Los tres imputados fueron derivados a la Comisaría Quinta de Paraná, pero después del mediodía se los envió a la Alcaidía de Tribunales. Por pedido de los abogados, la audiencia pertinente para decidir sobre las prisiones preventivas se realizará este sábado a las 9 y no el lunes, como se pensó desde un principio.
 
Todo indica que ese mismo día, los ahora detenidos serán enviados a la Unidad Penal número 1 de Paraná. La detención del cuñado de Urribarri se produce algo más de 24 horas antes del acto de Unidad Ciudadana en Villaguay, este sábado, encabezado por el ex gobernador y provocó un fuerte cimbronazo en las huestes urribarristas.
14-12-2018 / 12:12
14-12-2018 / 11:12
13-12-2018 / 11:12
13-12-2018 / 10:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar