La Opinión Popular
                  08:21  |  Domingo 26 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-12-2018 / 10:12

Eufórico por el G20, Macri busca reconciliarse con la clase media y lanzar su reelección

Eufórico por el G20, Macri busca reconciliarse con la clase media y lanzar su reelección
La cumbre del G20 dejó acuerdos, documentos y pactos poco significativos. La reunión más importante de la política y economía mundial que se realizó en el país, consintió, según muchos especialistas "demasiado optimismo por parte del Gobierno de Macri". Las cumbres del G20 realizadas anteriormente en otros países, no cambió para nada la vida de la gente después de la reunión, y esto se hizo en México, en Turquía, salió bien, con documentos finales, sin incidentes, pero se exagera en decir que la Argentina será otra después del encuentro.
Más allá de los pocos avances logrados con el documento final en muletas sobre los espinosos temas del comercio y el medio ambiente; más allá de las reuniones bilaterales fracasadas con Francia y Gran Bretaña, más allá de las muchas fotos con los líderes y la poca inversión, Mauricio Macri siente que tuvo una victoria política.
 
Para empezar, se logró que en los medios del mundo se hablara de la cumbre de líderes y no de choques violentos entre manifestantes y policías en las calles de Buenos Aires. Las manifestaciones de protestas fueron importantes pero controladas.
 
Macri fue consciente desde el comienzo respecto de la oportunidad que le daba este evento, que parecía destinado al público argentino. Como la alusión a que la Argentina abandonaba su "aislamiento" internacional, una crítica implícita al cristinismo y su política exterior.
 
Todo lo que rodeó a Macri conformó una estrategia de marketing político. Se quería mostrarlo como el estadista que no es, un político a la altura de un evento global, con la suficiente estatura como para "chicanear" al resto de los líderes del G20 y reclamarles que la reunión no fuera anodina sino que debía marcar la agenda mundial para la próxima década.
 
Luego, en las redes, las cuentas de Presidencia y la del propio Macri fueron difundiendo mini entrevistas a los líderes quienes, mirando directamente a cámara, decían lo bien que se sentían en Buenos Aires, reconocían el efectivo liderazgo de Macri y dispensaba elogios varios.
 
Fue una inyección de optimismo para la fanática tropa propia, todo apuntó a reforzar el vínculo con un sector de la clase media que constituyó desde el inicio la base de apoyo político del PRO, y que en los últimos meses había manifestado una fuerte desilusión con el macrismo.
 
Ese antecedente deja en claro cuál es el desafío del macrismo para las próximas semanas: lograr que la inyección de optimismo -y hasta de triunfalismo electoral- perdure en el tiempo y no se disipe cuando la evidencia de la dura recesión vuelva a pesar sobre el humor de los argentinos.
 
Porque, a pesar de la indestructible fantasía macrista, país sale de la Cumbre en las mismas condiciones en las que empezó: con la recesión oficialmente decretada por las estadísticas del Indec; el salario en franco derrumbe; la desocupación y la pobreza en alza.
 
Las dimensiones de la crisis económica, olvidada por sólo 72 horas, volverán este lunes con toda su fuerza, dado que regresarán los piquetes, los paros docentes, los reclamos sindicales y la lluvia de indicadores macroeconómicos espantosos.
 
La Opinión Popular

 
Un acuerdo lavado
  
Por Florencia Gosparini* y Alejandro Robba**
* Investigadora-docente UNM.
** Coordinador de la Licenciatura en Economía UNM.
 
Cuando asumió el gobierno, Mauricio Macri salió por el mundo con una agenda internacional basada en tres objetivos: el ingreso a la OCDE, el acercamiento a la Alianza del Pacifico y la intención de presidir el G-20. Entonces el presidente argentino era visto como el líder de derecha que enterraría el periodo de gobiernos populares en Sudamérica.
 
Las esperanzas del "mundo libre" sobre el rol disciplinador de Macri en la región llegaron a su fin. De sus tres objetivos solo se concretó el evento del G-20. No hubo ingreso a la OCDE y la Alianza del Pacifico fue dinamitada.
 
El documento final del G-20 ha sido "muy lavado". Desliza críticas al desempeño de la OMC, pero no dice qué reformas se llevaran a cabo; pone en evidencia la postura de Estados Unidos en contra del Acuerdo de Paris sobre cambio climático y relata desde la tribuna los problemas mundiales sobre los procesos migratorios desde países acechados por guerras y hambrunas.
 
Sin embargo, nos parece esencial analizar qué sucede hoy en la economía internacional desde la óptica de los países periféricos.
 
Como fuera señalado durante el Seminario de Economía Política Internacional organizado por la Universidad Nacional de Moreno, estamos frente a un momento histórico; el avance y repliegue de las derechas en América Latina, la nueva apertura comercial y financiera, y la profundización de los procesos de concentración y centralización del capital no son anomalías, sino que forman parte del proceso iniciado con Bretton Woods y de una crisis global del 2008 que todavía no ha terminado.
 
De lo que se trata, entonces, es de no naturalizar estos procesos y la forma que históricamente adoptan.
 
El G20 se desarrolló en medio de una importante competencia estratégica entre China y Estados Unidos. Se trata de una competencia por recursos financieros y económicos, se pelea por los puestos de trabajo. Allí el desafío radica en la potencialidad de las propuestas de políticas nacionales y regionales de los países periféricos para potenciar estrategias de desarrollo plausibles en el largo plazo.
 
Frente a un mundo en crisis es necesario comprender la disputa geopolítica en un marco de conflicto histórico y sus dinámicas cíclicas con características específicas.
 
En ese sentido es clara la transformación y desacoplamiento, en términos de crecimiento económico, de los países del sur global en la primera mitad del siglo XXI.
 
En dicho periodo, sigue siendo Estados Unidos quien mantiene la posición de centro cíclico principal; posición que se ve debilitada por la crisis financiera internacional de 2008 y el rol de China, como principal centro cíclico para la importación de commodities, oferente mundial de productos manufacturados y gran inversor internacional.
 
Estamos frente a una transformación de la economía mundial en relación a la expansión y la proyección de los intereses económicos de China. Resulta imprescindible avanzar en una nueva estrategia geopolítica de los países del sur a través de un mayor multilateralismo favorecedor de una nueva geografía regional de desarrollo.
 
Otro tema central que fue abordado durante el Seminario de Economía Política Internacional se relacionó con la inserción de países periféricos en las denominadas Cadenas Globales de Valor.
 
Aquí debemos tener mucho cuidado con la naturalización del comercio mundial en términos de capacidades y desprovista de las relaciones de poder, propiedad del capital y conflicto, propios del modo de producción capitalista.
 
El foco debe estar el rol de los Estados latinoamericanos para fortalecer y trabajar en conjunto con el capital privado nacional, en términos de recursos, políticas y apoyos necesarios, para así compensar la diferencia entre las capacidades de negociación de una empresa trasnacional y la contraparte local.
 
Se trata de repensar y fortalecer un Estado que posea una visión de conjunto, atendiendo a las dinámicas cíclicas que el capitalismo despliega, al orden geopolítico con el único objetivo de la búsqueda de mejoras en la condiciones de vida de la población.
 
 
Lo calló el G-20; lo debatieron los pueblos
  
Por Javier Echaide *
 
El gobierno argentino presentó tres ejes durante el G-20: el futuro del trabajo, la alimentación sostenible y la infraestructura para el desarrollo. Los tres temas más importantes, sin embargo, fueron el comercio internacional, el cambio climático y la crisis migratoria. El planteo de origen del gobierno intentó esquivar temas conflictivos.
 
La cumbre tampoco resolvió los temas que ponen en vilo a esta globalización neoliberal en crisis. En un documento final de cinco páginas hay pocas referencias sustanciales o con disensos, como es el caso de la cuestión climática. Resalta la mención de los líderes del G-20 al fracaso de la OMC para la regulación del comercio mundial, lo que motiva su necesidad de reforma.
 
Los temas que generan controversia, en cambio, fueron abordados en la Cumbre de los Pueblos: un encuentro entre organizaciones sociales de América Latina y de otras partes del mundo que durante dos días se concentraron en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y en la Plaza de los Dos Congresos con carpas públicas.
 
Allí se realizaron foros de debate, como el Foro Feminista; el de Soberanía Alimentaria; el Foro de Migrantes; el de Bienes Comunes y Soberanía; pero también foros sobre juventud, salud, reforma urbana, y sobre derechos humanos: temas ausentes en los debates oficiales.
 
El Foro Feminista contra el G-20 ya había planteado su propia actividad en octubre, cuando se reunió el denominado Women 20. Sus debates trascienden la lucha por el derecho a un aborto legal, seguro y gratuito, pues bajo su consigna "tu mujer emprendedora es una ajustadora" planteó una proyección de mujer diametralmente opuesta a la del W20 centrada en un emprendedorismo individualista como opción "femenina" (y no feminista) de un supuesto empoderamiento de las mujeres.
 
El Foro de Bienes Comunes identificó la falta de diversificación económica que mantiene a economías como la argentina a ser generadora y exportadora de materias primas, y la necesidad creada por las empresas transnacionales de condenarnos al extractivismo como modo principal de inserción en las cadenas globales de valor.
 
Esa situación afecta a las comunidades y a la naturaleza, expoliando las riquezas naturales en pos de un modelo de desarrollo que parece ilimitado, cuando fenómenos como el cambio climático nos señalan lo contrario.
 
Los tratados de libre comercio (TLC) y los tratados bilaterales de inversión (TBI) también fueron tenidos en cuenta por este foro como formas de garantizar la acumulación de ganancias para las empresas bajo amenaza de demandas ante tribunales arbitrales. Argentina cuenta con una grave experiencia en ese sentido con, por ejemplo, 60 juicios acumulados ante el Ciadi.
 
La soberanía alimentaria es un concepto de larga data ya propuesto por la Vía Campesina -la red de movimientos sociales más grande del mundo- en oposición a la "seguridad alimentaria" planteada por los poderosos.
 
La capacidad de los pueblos de decidir qué llevar a sus mesas para comer y en virtud de una alimentación sana y responsable, desafía no solamente la transgenización de los alimentos a escala planetaria, sino también proyectos como el de patentamiento de semillas que actualmente se está discutiendo en el Congreso Nacional con un proyecto de ley del que se debate socialmente bastante poco.
 
Argentina gastó de su propio presupuesto 200 millones de dólares para un G-20 que deja bastante poco para su población: un TBI celebrado con Japón a espaldas de los argentinos, una ciudad militarizada, y una momentánea distensión en la guerra comercial que mantienen Estados Unidos y China.
 
Los sectores sociales y populares respondieron a la campaña del miedo instalada por el gobierno con una movilización pacífica y contundente de 50.000 personas en las calles. Y en definitiva, quedan planteadas dos agendas: la de los gobiernos enfrentados entre sí y con consensos aparentes para tratar de no mostrar sus fracasos, y la de los pueblos que exploran sus alternativas por otro lado, en forma mucho más inclusiva y abarcativa, y encarando los problemas de frente.
 
* Doctor en Derecho y Abogado (UBA). Investigador del Conicet y miembro de ATTAC Argentina.
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Eufórico por el G20, Macri busca reconciliarse con la clase media y lanzar su reelección
Sumisión al imperialismo. La grotesca escena en la que el presidente de los EEUU deja literalmente pagando a un Macri en el centro del escenario con una desorientación casi delarruesca, grafica la relación contradictoria con el amo del norte: Trump es el mejor apoyo y a la vez el mayor problema.
25-05-2019 / 10:05
Puede que sea el cagazo, una ansiedad difícil de controlar causada por el miedo a la derrota. Lo cierto es que se escuchan cada vez más fallidos de los millonarios funcionarios de la alianza antiperonista Cambiemos.
 
Los actos fallidos son una formación del inconsciente. Y expresan, según la psicología freudiana, lo que uno realmente piensa o siente sin que las barreras de la represión impidan seleccionar palabras o pensamientos. Esto es lo que le ocurrió hoy a la tarde al jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien mide con precisión sus palabras públicas.
 
En un acto en Vicente López con la tropa propia y los equipos de comunicación de los distritos más importantes de la provincia de Buenos Aires, con la idea de hablar de la estrategia de las elecciones, deslizó: "Hay tres tipos de votantes hoy en la Argentina y no mucho más que eso. Están los nuestros, están los que están con el kirchnerismo y los que están con el dilema entre Macri y Vidal... Eh ¡Macri y Cristina, perdón!".
 
Las palabras de Peña se dan en un contexto particular: en la Provincia no dudaron en apuntar al jefe de Gabinete por la idea - negada con énfasis por Vidal - de que la gobernadora sea candidata a vicepresidenta. Cerca del funcionario negaron que haya sido una idea barajada por él.
 
En ese marco, el jefe de ministros llegó por la tarde al encuentro de capacitación, que bajo el nombre "La comunicación en campañas electorales locales", reunió a con los equipos de los candidatos de Cambiemos en los distritos bonaerenses, luego de atragantarse con una nota de Clarín donde se daba cuenta de la bronca de Vidal con él por esa versión, una historia de secretos y broncas internas.
 
El encuentro fue cerrado a la prensa y allí se habló de los "Defensores del Cambio", una iniciativa que coordina Peña, que busca sumar a través de una plataforma virtual a una suerte de voluntariado que apoya a Cambiemos.
 
Además del fallido, Peña dijo que "El Mundial aún no empezó, aún no estamos en la cancha". Y arengó: "Pero le pedimos a la gente que no sea plateísta. Queremos que todos entren a la cancha y jueguen con nosotros. Es la única forma de ganar". No va a ser nada fácil.
 
La Opinión Popular

25-05-2019 / 09:05
Iba a pasar en algún momento. Y va a seguir pasando hasta que se entienda. Que lo repitan y lo griten. Hay derechos para todos o no hay derechos para nadie.
 
La masacre de los chicos en San Miguel del Monte y el incendio de dos personas en situación de calle representan la cara más atroz de la sociedad que crea el gatillo fácil y el discurso del egoísmo individualista que promueven el gobierno y los medios y periodistas que lo respaldan.
 
Es un discurso que echó raíces con este gobierno y no hay ni una sola estadística que demuestre que el delito haya bajado en los más de tres años que llevan aplicándolo.
 
Por el contrario, durante la gestión de María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires, hubo dos masacres de presos en comisarías con 17 muertos y se multiplicaron las víctimas de violencia policial además de las que produce la delincuencia común.
 
Ni siquiera pueden exhibir índices inventados porque son temas muy visibles para el ciudadano de a pie. Cualquier número que intente sugerir que disminuyó el delito sería contrarrestado por una realidad agravada por una policía brava y una crisis económica que arrastra a la desesperación.
 
La indignación se subleva por las circunstancias en que se produjeron las muertes de los chicos en San Miguel del Monte y por las edades de la mayoría de ellos, de 13 y 14 años.
 
Y también por la forma en que el gobierno trató de presentar los hechos, que nunca hubieran salido a la luz si el pueblo no se movilizaba y no aparecían balas en el cuerpo de una de las víctimas.
 
Se dice también que el muchacho que manejaba había sido extorsionado por estos policías. La extorsión -todavía una versión- evita que se diga que los policías confundieron a los chicos con delincuentes y que por esa razón comenzaron a disparar a matar, como ha sucedido en otros casos.
 
Está el video exasperante que muestra al oficial asomado a la ventanilla del móvil para hacer puntería. No tiraba al aire.
 
Si alguien piensa que solamente es motivo de indignación porque las víctimas eran menores inocentes de cualquier delito o porque los policías estaban cometiendo un delito, entonces estas masacres van a seguir pasando.
 
La indignación tendría que ser igual si se hubiera tratado de delincuentes que nunca dispararon o si los policías se hubieran confundido.
 
Porque si fue una confusión, ¿sería correcto disparar a mansalva creyendo que eran delincuentes? 

24-05-2019 / 08:05
La recuperación de los bonos de la deuda argentina, el descenso del riesgo país a mínimos en un mes y la calma cambiaria de la semana posterior a la mayor sorpresa política del año no se explica exclusivamente porque Alberto Fernández haya enviado señales de moderación a los mercados en cuanta entrevista concedió desde el momento en que Cristina lo ungió como precandidato a presidente, con ella misma como candidata a vice.
 
Tampoco obedece a que, como quería el oficialismo y su circulito rojo, la foto del primer juicio oral contra la ex presidenta haya socavado seriamente la intención de voto a su favor, hoy superior a la de Mauricio Macri en todas las encuestas.
 
El rebote de los bonos de la deuda -nada espectacular, pero sí un alivio tras el derrumbe de lo que va de 2019- no implica tampoco que el mercado augure buen futuro al plan económico oficial. El Banco Central, de hecho, acaba de exhibir que la fuga de divisas fue 14 veces mayor que el superávit de cuenta corriente y volvió a niveles que solo había tocado en agosto del año pasado, en vísperas de la corrida que eyectó a "Toto" Caputo.
 
El factor secreto que hizo subir los bonos y bajar el riesgo país fue, como casi siempre, un rumor. Un rumor que propalaron desde el Ministerio de Hacienda acerca de los motivos que llevaron a Cristina a ceder la cabeza de la lista presidencial al primer kirchnerista fuera de Santa Cruz, devenido un feroz crítico durante su último mandato.
 
Lo que vendió el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, y que compró el puñado de operadores con espaldas suficientes para mover las cotizaciones en la Gran Manzana, fue que Cristina se bajó de la contienda porque ya estaba segura de que perdía. El "albertazo", celebrado por su feligresía como una jugada maestra para unificar a la oposición, fue según esa interpretación, apenas un gesto de impotencia.
 
"Es un puppet (títere) que puso ella. Y si puso un puppet es porque pierde y no quiere ser ella la derrotada", le dijo un operador a un ex funcionario que quiso saber el lunes cómo se interpretaba la decisión desde aquellos rascacielos. Al argentino le pareció raro un análisis tan lapidario en medio del desconcierto que todavía reinaba en Buenos Aires. Entonces repreguntó, hasta que el otro admitió que no era una idea suya. Se lo habían dicho desde el Palacio de Hacienda.
 
Por escrito, los bancos de inversión fueron más cautelosos. A los clientes de Goldman Sachs, el analista Alberto Ramos les recomendó aguardar la respuesta de Macri y las primeras encuestas sobre el nuevo escenario. También "monitorear el rol que los asesores más heterodoxos de CFK pueden tener a la hora de dar forma al programa económico de Alberto Fernández". Una frase que alude inequívocamente al riesgo Kicillof, atenuado por la crisis entre industriales y comerciantes pero todavía muy gravitante entre financistas, petroleros y ruralistas.

24-05-2019 / 08:05
El caso conmocionó a la comunidad de San Miguel del Monte, un pueblo de 21.000 habitantes ubicado a 107 kilómetros de Capital Federal, y también a todo el país. Cinco chicos que viajaban a bordo de un Fiat 147 fueron perseguidos por la Policía Bonaerense y terminaron chocando contra el acoplado de un camión, no sin antes recibir disparos por parte de los oficiales.
 
Los chicos estaban paseando, no habían hecho nada y el móvil los perseguía a los tiros. Cuatro de ellos murieron: Danilo Sansone de 13 años, había fallecido junto a Camila López (13), Gonzalo Domínguez (14) y Carlos Suárez (22). Rocío Guagliarello (13) es una de las adolescentes aún lucha por su vida.
 
Esta vez, en San Miguel del Monte, la mentira para encubrir un nuevo caso de gatillo fácil tuvo patas cortas. La supuesta "linterna" que, según los policías, había sido direccionada hacia el Fiat 147 Spazio durante la persecución mortal del lunes a la madrugada, era un arma reglamentaria de la Bonaerense que hirió a uno de los cuatro jóvenes que murieron al estrellarse el auto contra un camión estacionado.
 
El fiscal de Cañuelas a cargo de la causa, Lisandro Damonte, tiene como imputados a siete policías, cinco de los cuales ya se encuentran detenidos. Entre los apresados está al menos uno de los que apretaron el gatillo, balazos cuya existencia había sido denunciada desde el principio por varios testigos presenciales.
 
Esos testigos tuvieron que ratificar sus dichos en sede judicial, porque en el acta de instrucción primaria de la policía, en lugar de señalar que habían escuchado "disparos", se había señalado que sólo fueron "estruendos".
 
Los primeros cinco detenidos son el capitán Rubén Alberto García, el oficial Leandro Daniel Ecilape, el subinspector José Alfredo Domínguez, el oficial subayudante Mariano Ibañez y el oficial Manuel Monreal.
 
Los nombrados García y Ecilape serían los que iban en el primer móvil que perseguía al Fiat y del cual partieron los disparos, y fueron los primeros en ser desafectados de la fuerza policial, el miércoles, junto con el titular de la comisaría de Monte, subcomisario Julio Franco Micucci. A última hora fueron detenidos el oficial subayudante Cristian Righero, y el oficial Juan Gutiérrez.


La masacre de cuatro chicos en San Miguel del Monte, debido a la persecución policial que causó esta tragedia, no es casual: se origina en el discurso que avala la violencia estatal y el gatillo fácil que bajan Mauricio Macri, Patricia Bullrich y todo Cambiemos. Estas muertes son una consecuencia de la doctrina Chocobar. Ésta es la Argentina que no queremos más.

La Opinión Popular

23-05-2019 / 11:05
En marzo, la economía vivió su peor momento del gobierno de Mauricio Macri y las proyecciones privadas adelantan que podría haber caído más bajo durante abril.
 
El Indec publicó el EMAE del tercer mes del año, que no sólo mostró una contracción interanual de 6,8% del PBI sino también una de 1,3% libre de estacionalidad contra el tímido desempeño de febrero. Así, la producción demostró no haber tocado piso en su caída y el primer trimestre acumuló un negativo de 0,2% versus el cuarto del 2018.
 
La actividad económica sumó once meses consecutivos en rojo y tocó su punto más bajo de toda la era Cambiemos. De esta manera, llegó a su peor nivel desde el pozo de mediados del 2012. Los números son la contracara de los apretones monetario y fiscal. A eso se le sumó la dinámica volátil del tipo de cambio, que generó un desplome del salario real y del consumo.
 
Por eso, durante marzo los sectores que lideraron la caída fueron la industria y el comercio, que contrajeron 13,2% y 14,6% interanual, respectivamente. En rigor, excepto el agro, que mostró una mejora de 10,8%, ningún otro sector traccionó para arriba a la actividad.
 
Incluso la intermediación financiera, con la súper tasa promovida por el apretón monetario del BCRA y todo, sufrió una brutal caída de 13,9% interanual, la segunda más grande. Y es que comparó con un marzo de 2018 en el que el boom de las Lebac tocó el techo, justo antes de la explosión de abril, cuando arrancó la fuga en masa.
 
Desde ACM reseñaron: "Si bien creemos que la recuperación del agro contribuirá, las altas tasas de interés domésticas, superiores al 40% en términos reales, la falta de liquidez, la desaparición del crédito y la caída de salario real conjuntamente con el freno de la obra pública seguirán teniendo un mayor impacto".
 
En ese sentido, a partir de la difusión de estos datos la consultora LCG empeoró su proyección para el 2019 a (-2%). Para la Universidad Torcuato Di Tella (UTD), hay sólo 10% de chances de entrar en una fase expansiva en los próximos seis meses.
 
Con los datos de ayer hubo silencio oficial, aunque el Indec protagonizó un papelón en redes sociales, al destacar que marzo mostró mejoras estacionalizadas de 9,4% contra febrero. Una dinámica que en realidad se repite todos los años por el fin de las vacaciones y que obliga a mirar el dato desestacionalizado, que modera esos factores.
 
Así como las leves mejoras de diciembre-febrero encuentran explicación en el veranito financiero de estabilidad cambiaria y baja temporal de tasas, el desplome de marzo se entiende por el nuevo capítulo de devaluación, tarifazo e inflación de 4,7%, con nueva suba de tasas. Para abril, las perspectivas no son demasiado optimistas.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar