La Opinión Popular
                  15:56  |  Viernes 22 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-12-2018 / 10:12

Macri festejó el insípido documento de cierre de un G20 para el olvido

Macri festejó el insípido documento de cierre de un G20 para el olvido
UN “ACUERDO” CON DISCREPANCIAS. Los multilateralistas se esforzaron por vender como un éxito un texto superficial que en cualquier momento puede quedar en papel mojado con muchas menos palabras: los 280 caracteres de un tuit de Donald Trump. Estas reuniones se vertebran en torno a un texto básico pactado por los negociadores de cada país, los llamados sherpas, cuya tarea es "crear consenso", aunque sea mínimo. Y es difícil conseguirlo cuando el Presidente del país N°1 no acepta siquiera participar en la sesión "face-to-face", una hora en la que, sin delegaciones ni agenda concreta, los participantes se congregan en una sala provista de butacas para dialogar, en común o por grupos. Trump evitó la sesión celebrada en la llamada Sala del Mandala. El G20 se muere pero el deceso no ocurrió en Ciudad de Buenos Aires y Mauricio Macri obtuvo su Declaración pese a que Trump disfruta saboteando las reuniones internacionales. En 2017, en Hamburgo, Alemania, el G20 firmó un comunicado final de 10 carillas. Este fin de semana, en Buenos Aires, fue de poco más de 5 carillas que impresionan por su frivolidad.
El presidente Mauricio Macri trató de mostrar el triunfo de la Cumbre del G20 al anunciar que se había firmado un documento común. Si bien en el marco de las últimas cumbres detonadas por Donald Trump la firma de un documento parece ser un gran logro, la realidad es que el comunicado de 31 puntos no se compromete a nada sustancial por parte de las distintas potencias y el presidente yanqui sacó su firma del punto sobre cambio climático.
 
Macri destacó la Cumbre como una "muestra de apoyo de los cambios en Argentina", y dijo estar contento de la militarización de la ciudad durante estos dos días, justificando el gasto de un total de 8.000 millones de pesos para recibir con honores a un grupo de mandatarios xenófobos, misóginos, racistas, golpistas y guerreristas. Contra esta cumbre se movilizaron el viernes miles de personas en las calles de la Ciudad de Buenos Aires.
 
En la conferencia de prensa Macri no pudo nombrar un solo acuerdo de compromiso serio sobre nada, porque simplemente no existe un documento que lo sustente y Trump dinamitó el único punto que podía ser sólido. Tras la conferencia, Macri tuvo que contestar preguntas sobre sus "fracasos bilaterales", entre ellos la falta de un acuerdo con Macron sobre el Mercosur y la UE y con Theresa May sobre Malvinas.
 
En la cumbre en Buenos Aires quedó de manifiesto la fractura y parálisis del G-20, con el foco concentrado en lo que hace y dice el G-2 (Estados Unidos y China). Tensión que ha dominado y determinado el tono del encuentro y del documento final, que tuvo al resto como espectadores privilegiados, con sus propias disputas cruzadas.
 
El naufragio interno macrista espera que el bote del G-20 lo rescate del hundimiento de la economía, mientras está abrazado al salvavidas de plomo del Fondo Monetario Internacional facilitado por Estados Unidos.
 
La confluencia de intereses de Christine Lagarde y Donald Trump para salvar a Macri tiene el objetivo político de evitar el regreso del peronismo y el económico de auxiliar a bancos y fondos de inversión que se enterraron hasta el cuello con el festival record de bonos emitidos por Argentina en los últimos tres años. La Argentina es hoy extremadamente dependiente del apoyo financiero internacional y, en especial, de las dos potencias en disputa, Estados Unidos y China. Ambas hacen su aporte en divisas para darle oxígeno.
 
La primera, a través del FMI a cambio de la subordinación geopolítica y el compromiso de compras de material militar, como dejó en claro Trump en el saludo público compartido con Macri. La segunda, con la entrega de líneas de créditos financieras (swap de monedas para engordar las reservas del Banco Central) y para infraestructura (energética y ferroviaria) a cambio de no sufrir el cierre de las puertas a la ampliación de sus negocios en el país.
 
Este domingo se habrán ido todos los mandatarios. La situación en el mundo no habrá cambiado un ápice por la firma del documento de cierre del G20, y en una semana nadie se acordará de esta cumbre.
 
La Opinión Popular

 
De los creadores de Relaciones Carnales llega...
 
RELACIONES CARNALES 2
 
El G-20 terminó sin acuerdo final y fue el gran teatro que usó Macri para pedirles más oxígeno a Lagarde y Trump. Su esperanza es que los dólares del FMI extiendan el período de gracia y le permitan ser competitivo en 2019.
 
Hoy los presidentes Macri y Xi Jinping rubricarán una Declaración Conjunta y un Segundo Plan Quinquenal de Acción Conjunta para avanzar en acuerdos de cooperación.
 
No es seguro que Macri sepa hacer equilibrio en esa cuerda inestable, sostenida en cada uno de los extremos por estos dos gigantes enfrentados.
 
 
Incomodidad
 
Existe una crisis del multilatelarismo a partir de la guerra comercial de Estados Unidos y China, que no es otra cosa que la manifestación de la presente etapa del actual ciclo de hegemonía mundial. Esa instancia quedó expresada en esta cumbre de presidentes, como antes en los fracasos de las últimas reuniones del G-7 en Canadá, cuando Trump la abandonó, de la OMC en Buenos Aires, el año pasado, y de la APEC (foro de cooperación económica Asia-Pacífico), cuando en cada uno de ellas no se alcanzó el mínimo consenso para elaborar un documento final.
 
Durante el año que ocupó el rol de presidente del G-20 (ese lugar fue traspasado a Japón para el 2019), Argentina tenía la posibilidad de tratar de buscar acuerdos y aportes para la agenda del G-20, incorporando la mirada latinoamericana, sus intereses y prioridades, aprovechando la grieta abierta por la disputa entre Estados y China.
 
No lo intentó o no supo hacerlo y fue sólo entonces un anfitrión pasivo, con una sucesión de papelones protocolares, destacándose el que tuvo como protagonista a la vicepresidenta que tenía la misión de recibir a Emmanuel Macron y llegó tarde, convirtiendo al personal de chaleco amarillo apostando en la pista de aterrizaje en la persona de darle la primera bienvenida al presidente de Francia.
 
La desorientación del gobierno de Macri está exhibida también en que trabajó para un G-20 que celebrara el libre comercio y la globalización cuando hoy el contexto mundial es otro. Sigue sin registrar en la agenda de su política exterior que está avanzando el proteccionismo, el nacionalismo y la xenofobia, con conflictos bilaterales que han debilitado la cooperación internacional.
 
Esas complejidades y tensiones al interior del G-20 han devaluado este foro de los presidentes de países que equivalen en conjunto el 85 por ciento del Producto Bruto mundial.
 
Esas tensiones fueron expuestas en forma despiadada por la vocera de Trump, Sarah Huckabee Sanders, cuando informó que en el encuentro con Macri ambos presidentes hablaron de enfrentar desafíos regionales como los que presentan la situación en Venezuela y "la actividad económica depredadora china". Trump le advirtió así a su "amigo" Macri acerca del vínculo que mantiene con China.
 
Argentina firmará hoy 37 acuerdos con China, país que se compromete a girar imprescindibles recursos para atender la emergencia económica macrista. Tan incómodo quedó el gobierno que el canciller Jorge Faurie, en un acto de audacia diplomática, desmintió a la vocera de Trump, diciendo que no cree que se haya hablado en "esos términos". Lo mismo hizo Macri en la conferencia de cierre de la cumbre.
 
 
China y Rusia
 
La identificación de China y también de Rusia como amenazas a la "seguridad nacional" de Estados Unidos ha revitalizado, en relación a Latinoamérica, la Doctrina Monroe. Esta dice que todo intento de potencias extranjeras para extender su sistema o influencia a cualquier nación del hemisferio debe considerarse como un peligro para la paz y la seguridad de Estados Unidos.
 
En el mensaje original al Congreso, en 1823, el presidente James Monroe, en referencia a los asuntos interamericanos, expresó que Estados Unidos iba a "considerar todo intento de su parte (Europa) para extender su sistema a cualquier nación de este hemisferio, como peligroso para nuestra paz y seguridad".
 
Esta doctrina sólo puede ser enunciada y puesta en práctica por una potencia que tiene una muy importante capacidad de intervenir en la soberanía de otros países. Eso lo puede hacer sólo Estados Unidos; ningún otro país en la región.
 
Como se ha señalado en muchas oportunidades, el territorio al sur del río Bravo hasta Ushuaia, la ciudad más austral del continente americano, es considerado su patio trasero. Cualquier movimiento que ponga en cuestionamiento ese ordenamiento geopolítico lo evaluará como un riesgo.
 
Líderes del denominado populismo latinoamericano fueron y son indicados entonces como un peligro para los intereses estadounidenses, no solamente porque impulsan medidas progresistas y de desarrollo con inclusión, sino especialmente porque abrieron las puertas de la región a China.
 
Cuando la Doctrina Monroe fue enunciada, la amenaza era Europa;  durante los años de la Guerra Fría fue la Unión Soviética; y en el nuevo siglo ese lugar fue ocupado por China y Rusia. La revista Council of Foreign Relations publicó en 2008 "La relación entre Estados Unidos-América latina: una nueva dirección para una nueva realidad", texto donde se explica que por más de 150 años la Doctrina Monroe proveyó los principios de la política de los Estados Unidos para Latinoamérica.
 
El entonces secretario de Estado de Estados Unidos John Kerry declaró en la OEA, en noviembre de 2013, que "La era de la Doctrina Monroe está terminada. La relación que buscamos y por la cual trabajamos no se trata de la declaración de Estados Unidos acerca de cuándo y cómo va a intervenir en los asuntos de otros países americanos. Se trata de que nuestros países nos veamos como iguales, compartiendo responsabilidades, cooperando en asuntos de seguridad y no adhiriendo a una doctrina pero sí a las decisiones como socios en función de valores e intereses que compartimos".
 
En ese momento, esa declaración fue interpretada no tanto como una opción política, sino como un reconocimiento de que en la era con cada vez más interconexiones globales a través del flujo de productos, dinero, personas e información, no era ni práctico ni políticamente factible bloquear relaciones entre estados del Hemisferio Occidental y otros fuera de la región.
 
 
Neoliberales
  
Fue un desvío fugaz de la política exterior estadounidense. La aplicación de esa doctrina ha tenido momentos de mayor o menor intensidad, pero siempre ha estado activa y ahora se despliega con intensidad.
 
Washington no se desentiende de la región pues está profundizando y reafirmando su presencia e influencia. Por eso la mayor proyección de poder de China y la gradual reaparición de Rusia en el área ha motivado la  recuperación de la esencia de la Doctrina Monroe.
 
Algunos números explican esa reacción. En 2014, la financiación total otorgada por China a la región ascendió a 22.000 millones de dólares, un 71 por ciento más que la brindada en 2013 y más que todo lo desembolsado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.
 
Fue una luz de alerta para Washington, que intensificó la estrategia de debilitar a los gobiernos populistas y de fomentar líderes regionales aliados, como Macri en Argentina.
 
Con la experiencia del fin de la Guerra Fría, periodo donde se produjo la expansión y el posterior fracaso de gobiernos neoliberales, Estados Unidos decide apoyar a una generación de líderes latinoamericanos de derecha, que implementan políticas neoliberales, de libre comercio y predominio de las finanzas.
 
El fiasco de los noventa y la reacción negativa de las sociedades a ese ciclo de deterioro de las condiciones de vida, les brindó la enseñanza acerca de que el populismo se fortalece por las frustraciones de la población abrumada por la precariedad económica y por la amenazante inseguridad de lo que deparará el futuro.
 
La apuesta estadounidense y del poder económico y mediático local es entonces que sus medidas económicas, que en esencia son las mismas del conocido recetario neoliberal, produzcan resultados positivos de manera que esos líderes de derecha prosperen políticamente.
 
Esa pretensión es un desafío a uno de las frases más conocidas de Albert Einstein: si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo. La economía macrista está brindando una prueba contundente de que no respeta ese postulado de Einstein.
 
Macri y la coalición política y económica que representa es una pieza clave en la estrategia regional de Estados Unidos. Para consolidarla es imperativo para la potencia mundial ayudar a garantizar resultados favorables de aquellos que siguen caminos alineados con su filosofía económica y política.
 
Así se entiende el decidido apoyo para que el Fondo Monetario se apresure en el auxilio financiero al gobierno de Macri, que evita de ese modo la declaración de un nuevo default, instancia que perjudicaría a bancos y fondos de inversión internacionales.
 
En América latina, a Estados Unidos se les presenta una nueva oportunidad luego del derrape de los noventa. En la región son mayoría los gobiernos neoliberales y a favor de Estados Unidos.
 
En su radar, hoy están en primer lugar Argentina, Brasil y Perú; y luego Colombia y Chile, que ya están bajo su influencia porque no se han movido del péndulo ubicado en el lado derecho en el manejo de la economía y de las relaciones internacionales desde hace varias décadas.
 
 
Enemigos
  
En 2017, antes de emprender un viaje a la región, el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson (luego fue reemplazado por Mike Pompeo), habló sobre América latina en la Universidad de Texas. No dejó dudas de que la Doctrina Monroe está vigente. Lo expresó abiertamente sin recurrir a un lenguaje ambiguo.
 
Tillerson identificó dos contrapartes amenazantes para los intereses estadounidenses en América latina. Rusia, cuya creciente presencia en la región "es alarmante", y China, que "tiene una apariencia atractiva" pero en realidad conduce a una "dependencia de largo plazo".
 
Definió que "nuestra región debe ser diligente contra poderes lejanos que no reflejan los valores que nosotros compartimos". Enfatizó que "a veces creo que nos hemos olvidado de la importancia de la Doctrina Monroe y de lo que significó para este hemisferio y para mantener aquellos valores compartidos".
 
Fue explícito: "América latina no necesita de un nuevo poder imperial que busque beneficios solamente para su gente. El modelo de desarrollo de China guiado por el Estado es una reminiscencia del pasado. La creciente presencia de Rusia en la región es también alarmante en la medida en que continúe vendiendo armas y equipo militar a regímenes que no son amigos y que no comparten o respeten los valores democráticos". "La Doctrina Monroe es relevante actualmente como lo fue el día en que fue escrita", concluyó Tillerson.
 
La Doctrina Monroe es una pieza, no la única, de la geopolítica estadounidense, y es clave para interpretar el actual ciclo político argentino y regional. También para confirmar el papel subordinado en el que actúa el gobierno de Macri respecto a la política exterior de Estados Unidos. Esto provoca más lágrimas que las que se le escaparon a Macri en el Teatro Colón.
 
Por Alfredo Zaiat
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-02-2019 / 09:02
La grata sorpresa que les dio Mauricio Macri a los empresarios de la comitiva al aparecer en el cóctel que organizó Gabriel Martino en el último piso del Taj Mahal Palace no alcanzó para aventar la impresión entre la mayoría de los asistentes de que la gira por India y Vietnam fue bastante improvisada.
 
Desde el punto de vista de los negocios, al menos, el viaje del Presidente no estuvo antecedido por una avanzada diplomática ni por la minuciosa labor de inteligencia comercial que suelen desplegar las naciones desarrolladas antes de una gira así.
 
Resultados al canto: lo poco de concreto que hubo en los acuerdos sellados con Narendra Modi fue un compromiso de compra de verduras, frutas y hortalizas. Con los herederos de Ho Chi Minh no fue mucho mejor. Y encima hubo que prometerles acceso al deprimido mercado local de electrodomésticos.
 
Los veteranos de antiguas giras presidenciales sí reconocieron como un acierto la elección del destino: dos países que crecen mucho, no alineados con la nueva ola proteccionista norteamericana, y complementarios productivamente con la Argentina.
 
A India y Vietnam, por ejemplo, Vicentín y Aceitera General Deheza (AGD) les venden aceite de soja procesado en Argentina, mientras China importa el poroto que muele en sus gigantescos puertos costeros meridionales. Un paso de agregación de valor cuyo impacto en el empleo es ínfimo, pero cuyo aporte a la balanza comercial en tiempos de presión cambiaria no puede despreciarse.
 
El problema, diagnosticaron tres de los ejecutivos que volaron a Oriente con Macri, es que nadie del Gobierno piensa la inserción internacional en esa clave de valor agregado. Quedó claro de solo ver la lista de quienes viajaron.
 
Mientras el secretario de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere fue acompañado por siete personas, entre funcionarios y equipo, el viejo Ministerio de la Producción -que ahora engloba a Agroindustria- apenas pudo colar a Juan Pablo Trípodi, el presidente de la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional.
 
No solo brillaron por su ausencia Dante Sica y su equipo más cercano. Ni siquiera hubo delegados de la Secretaría de Comercio Exterior, el ámbito natural donde se planifican misiones así.
 
Etchevehere compartió el viaje con Daniel Pelegrina, su sucesor en la presidencia de la Sociedad Rural, donde empiezan a resonar lamentos por las tasas de interés a las que los productores tuvieron que financiar los gastos de la última siembra.
 
Los que se volvieron con caras largas son los que trabajan en rubros más tecnificados, como turbinas y reactores. "Si fuera por Etchevehere solo exportaríamos granos de soja y ganado en pie", comentó uno de ellos.

22-02-2019 / 08:02
Las canastas de alimentos y servicios elaboradas por el Indec para estimar la pobreza e indigencia escalaron 3,7 por ciento en enero y acumulan un aumento de 55,8 por ciento en doce meses, lo que muestra un fuerte incremento de la desigualdad como consecuencia de la aplicación de la política económica neoliberal del gobierno de Mauricio Macri. Los ricos son más ricos y los pobres más pobres.
 
La línea de pobreza se define por la estimación de valor de una canasta básica total (CBT), que incluye alimentos y servicios básicos para un hogar de dos adultos y dos menores. El organismo estadístico estimó que una pareja joven con hijos de 6 y 8 años necesitó 26.442,9 pesos para superar el umbral de pobreza monetaria y 10.577,2 pesos para alimentarse y no ser considerados indigentes para las estadísticas.
 
Por otro lado, el índice de la canasta básica alimentaria (CBA), que incluye solamente alimentos, es el que se utiliza para medir línea de indigencia y en enero se ubicó en $12.721,73, un alza del 52,8% interanual y del 3,9% frente a diciembre. Es decir que la evolución inflacionaria fue más alta en los alimentos, golpeando más fuerte precisamente a los sectores más vulnerables de la sociedad.
 
El incendio inflacionario volvió a poner foco en los sectores más pobres de la población. Y la profunda recesión inducida por el programa de austeridad del FMI obligó al presidente Macri a anticipar que el año pasado aumentó la pobreza, cuando 2,5 millones de personas en todo el país pasaron a ser pobres en términos de su ingreso monetario.
 
Los datos oficiales serán publicados dentro de un mes pero la combinación de un incremento en la valorización de las canastas para enero con una elevada inflación, destrucción de empleo y deterioro de los ingresos salariales, permite anticipar que los niveles de pobreza monetaria continuaron en ascenso al iniciar 2019.
 
A la espera de un salto en los niveles de pobreza para el segundo semestre de 2018, los voceros oficiales comenzaron a abrir el paraguas: "Ya lo dijo el Presidente, con el impacto de la inflación y de algunas medidas económicas, claramente el próximo puede ser un índice que dé un poco peor que el ultimo que se anunció", afirmó dos semanas atrás la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley.
 
La inflación de los más pobres sigue sin techo y se escapa de la ya elevada inflación general. Los niveles de pobreza siguen aumentando, sobre todo cuando los salarios no se recuperan y los sectores más vulnerables sufren las consecuencias de la política de tierra arrasada que aplica contra ellos el Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

21-02-2019 / 10:02
Coca-Cola Femsa es una de las empresas más grandes y de mayor facturación del mundo pero asegura que en Argentina no le cierran los números. Pidió al Gobierno de Mauricio Macri un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para afrontar el achicamiento de su planta embotelladora del barrio porteño de Pompeya y que el gobierno nacional los habilite a despedir gente y pagar menos indemnizaciones.
 
"La planta está prácticamente parada porque no hay ventas, no recuerdo haber pasado por una situación similar. Pero no permitiremos despidos. En este contexto no podemos permitir que ni un sólo trabajador se quede sin empleo", dijo Pablo Fernández, secretario general de la seccional porteña del Sindicato de Trabajadores de Aguas Gaseosas y Afines. Por su parte, la rama de aguas y gaseosas del sindicato de Camioneros se declaró "en estado de alerta y movilización".
 
En la planta de Pompeya trabajan 600 personas, de un total de 3 mil que están empleadas por Coca-cola Femsa en Argentina. La firma también tiene otra embotelladora en Monte Grande (Esteban Echeverría) y cuatro centros de distribución. Además, trabajan para Coca-cola otras empresas embotelladoras.
 
La venta de bebidas es uno de los segmentos del consumo masivo más afectados por el plan económico neoliberal macrista, aunque la magnitud de Coca-Cola Femsa obliga a pensar el caso con parámetros propios, en línea con lo sucedido con los preventivos de crisis de la filial local del gigante Carrefour y de Fate, una de las empresas de Javier Madanes Quintanilla, quien blanqueo $867 millones gracias a Macri.
 
El PPC permite aplicar modificaciones drásticas en la organización laboral y trasladar los costos de esos cambios sobre las espaldas de los trabajadores. Por eso los gremios advierten sobre el avance de una reforma laboral por empresa.
 
Las últimas comunicaciones de Coca-Cola y de Femsa a sus inversores ya daban indicios de la decisión: "el volumen de ventas cayó un 2% en el trimestre ya que a pesar del crecimiento en Brasil, Colombia y Perú, la operación en Argentina tuvo una baja de dos dígitos".

 
En los tres primeros trimestres de 2018, las ventas de Femsa en Argentina medidas en volumen bajaron un 9,8% interanual y los ingresos medidos en pesos mexicanos se redujeron un 46% por efecto conjunto de caída del consumo y a la fuerte devaluación del peso. Se registró una caída interanual del consumo masivo del 7,3% en enero. La categoría de peor desempeño fue bebidas sin alcohol, con una merma del 14,1%.
 
La Opinión Popular

21-02-2019 / 09:02
El dólar pegó un nuevo salto y la city vivió otra jornada de fuerte volatilidad cambiaria. La cotización del dólar que compran los ahorristas minoristas se ubica en 40,76 pesos, con un incremento de 44 centavos. La divisa alcanzó a tocar los 41,45 pesos a mitad de la jornada.
 
El Banco Central se asustó y aceleró la suba de la tasa de interés. El organismo llevó el rendimiento de las Leliq a 46,01 por ciento, lo que representa un aumento de 1 punto y medio respecto del martes. Se trata del alza diaria más importante en lo que va del año. El clima financiero fue de tensión no sólo con el tipo de cambio. El riesgo país subió 8 unidades y finalizó en 708 puntos. Los bonos en moneda extranjera bajaron hasta 2 por ciento en la jornada.
 
La demanda de divisas arrancó fuerte en las primeras horas de la rueda cambiaria y fue mostrando cierta moderación en las últimas horas. La pregunta que se hacen en el mercado es si la nueva tasa por arriba del 45 por ciento resulta suficiente para contener el proceso de dolarización de los activos en moneda local. Los inversores menos optimistas aseguran que una vez que los fondos tomaron la decisión de pasar a moneda extranjera no es sencillo hacerlos cambiar de opinión.
 
El Banco Central fue poco cauteloso con la baja de la tasa de interés este año y paga las consecuencias. Los inversores se dieron cuenta que tienen el poder de fuego necesario para generar volatilidad. Y van a exigir más tasa de interés para volver a colocarse en moneda local.
 
La autoridad monetaria presumía diciendo que no había dejado ni un peso dando vueltas y que eso reducía la posibilidad de un nuevo salto en el tipo de cambio. Pero la realidad muestra esto no funciona en la Argentina. El mercado cambiario es chico. Y con muy poca demanda de divisas se puede generar mucha inestabilidad.
 
¿Cuánto más puede seguir subiendo el dólar? Aunque son pocos los que se animan a dar una repuesta con valores precisos, la mayoría de los analistas coincide en una referencia. El techo de la banda cambiaria es casi 50 pesos. Hasta esa cifra el Central se comprometió a no vender divisas para intentar moderar la devaluación.
 
La entidad tiene la tasa de interés como herramienta clave para moderar las presiones cambiarias. Pero algunos observan que empieza a ser cada vez menos efectiva. El Central bajó en los últimos dos meses 15 puntos la tasa de interés y le dijo a los inversores que la situación estaba bajo control. Si ahora tiene que volver a llevar la tasa a niveles de 60 por ciento para parar la suba del dólar, la interpretación de la city va a ser de manual: la situación está a punto de estallar.
 
El modelo económico neoliberal de Mauricio Macri está sostenido con alfileres. El acuerdo con el FMI impone que el Banco Central prácticamente no puede intervenir frente a una corrida contra el dólar. Si se dispara, habrá otra devaluación y situación hiperinflacionaria. El Gobierno de los Ricos hace todo mal.
 
La Opinión Popular

20-02-2019 / 10:02
Sin margen de casualidad alguna, así como las paritarias 2018 resultaron un placebo ante la inflación/recesión también el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) ilustra el deterioro de los sueldos con una caída del 11% respecto a 2017.
 
Para los términos reales el registro del ingreso base para cualquier trabajador en blanco llegó a los niveles más bajos desde el año 2004. En centrales obreras se considera con mayor o menor discreción que la convocatoria urgente al Consejo Salarial es inevitable, si es que la Casa Rosada mensura su desafío electoral pero sobre todo mucho más por la grave coyuntura.
 
El valor del ingreso mínimo se fijó en los dos últimos años por "laudo", léase decisión directa del Gobierno Nacional prescindiendo de organizaciones sindicales y empresarios, lo cual ofrece un perfil ilustrativo de la crisis. Sobre todo para considerar que el SMVM marca mucho más que tendencias salariales sino que ilustra sobre el escenario laboral de registrados y aún empleados en negro como variable de referencia.
 
El gobierno de Mauricio Macri parece haber hecho votos de silencio justo en momentos en que más se necesita entender las variables económico-sociales que maneja la Casa Rosada para fundar sus pronósticos optimistas en un cercano porvenir, esperando que lo peor de la recesión haya quedado atrás para las elecciones presidenciales.
 
Frente a las dudas de las chances electorales del oficialismo, el único que se animó a hablar sobre economía la última semana fue el presidente de la Nación, aún con el paso en falso de diagnosticar una inflación en baja 24 horas antes de que se conociera un dato que mostró todo lo contrario.
 
El Gobierno de los Ricos patea para adelante los desequilibrios económicos (costos de la bicicleta financiera, los vencimientos de deuda y la fuga de capitales) apostando a un dólar estable a costa de una fuerte recesión. En este camino son los trabajadores y jubilados los que pagan las consecuencias del ajuste.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar