La Opinión Popular
                  08:14  |  Miércoles 22 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-11-2018 / 10:11

Tras el bochorno del superclásico, el Gobierno de Macri negocia contra reloj para frenar las protestas del G20

Tras el bochorno del superclásico, el Gobierno de Macri negocia contra reloj para frenar las protestas del G20
Entre las fuerzas de seguridad que participarán del enorme operativo dicen no preocupan tanto las movilizaciones, aún si fueran masivas; sino lo que denominan “desprendimientos violentos”, conformados por grupos radicalizados. “La respuesta será contundente, mucho más que lo conocido, si intentan traspasar las vallas para meterse en lugares no permitidos”, deslizó una fuente de inteligencia al tanto de los preparativos. La paralización de los trenes que unen la capital y el Conurbano bonaerense buscan, sin decirlo abiertamente, desmovilizar a los manifestantes.
El gobierno de Mauricio Macri negocia a contrarreloj para limitar el impacto de las protestas contra el G20. La tensión subió en las últimas horas con las advertencias de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien aseguró que no permitirá encapuchados ni palos en las calles, una medida adoptada por muchas organizaciones.
 
Por lo bajo, en tanto, el jefe de Gabinete de su cartera, Gerardo Milman, y funcionarios de la Ciudad se reunieron el viernes con organizadores de la "semana de acción global" contra el G20. Buscan que el conflicto social no se desmadre por la crisis. La última semana mostró: ocho muertos en un incendio en una comisaría de Esteban Echeverría; una barra que maneja droga hizo retroceder a la policía; un muerto de bala en un operativo de la Bonaerense en una toma de tierras; una jornada de Barrios de Pie en reclamo de comida a supermercados.
 
Por otra parte, los incidentes que obligaron a suspender la final de la Copa Libertadores entre Boca y River encendieron el alerta. El ataque al ómnibus de Boca Juniors dejó en evidencia el mal diseño del operativo de seguridad justo en la semana en la que Buenos Aires se prepara para recibir a los líderes de los países más importantes del mundo.
 
Las imágenes de los incidentes dieron la vuelta al mundo y fueron objeto de editoriales críticos en los diarios más influyentes. Tras lo ocurrido ya se produjo una pelea interna en el propio gobierno: no por casualidad, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, tuvo que salir a declarar que él era el responsable político por lo ocurrido.
 
Los acontecimientos superaron los planes de Bullrich, quien había minimizado la gravedad de los posibles incidentes: "Vamos a tener el G20, imagínese que el Boca y River parece algo menor al lado de tener 20 presidentes 8 organismos internacionales y todo lo que implica en seguridad eso, no?", había declarado la Ministra de Seguridad, en el canal 26 unos días antes de la fecha del partido original.
 
Esa pregunta retórica, en tono sobrador, buscaba transmitir calma. Y ahora tuvo un verdadero efecto boomerang. Las autoridades que no fueron capaces de contener a una barra brava deberán garantizar la seguridad durante las protestas de movimientos, sindicatos, partidos de izquierda y grupos anti globalización, mientras las calles de Buenos Aires estarán en la vidriera mundial.
 
"La responsabilidad es de la policía de la Ciudad", comentó Rodríguez Larreta. Igualmente, se lavó las manos cuando aseguró que están haciendo un sumario interno para determinar la entidad responsable de la falla en el operativo y culpó a las barras. Por otro lado, Bullrich ahora se llamó al silencio. Pero ¿quién se hace cargo?
 
La Opinión Popular

 
Negociaciones
 
En las últimas semanas, Bullrich pidió reunirse con Adolfo Pérez Esquivel, del Serpaj, uno de los referentes de la convocatoria contra la cumbre. Las autoridades aseguran que quieren evitar "infiltrados violentos", pero el Premio Nóbel de la Paz responsabilizó al Estado por la seguridad. Pérez Esquivel integra "Confluencia Fuera G20 FMI", un agrupamiento de más de 100 organizaciones que denunció una "campaña intimidatoria" y un "combo represivo" para impedir movilizaciones que se prevén masivas.
 
La principal puja es por la marcha del viernes, que concentrará desde las 15 en la Avenida 9 de Julio y San Juan pero cuyo recorrido todavía no fue definido para evitar la "zona de exclusión" extendida esta semana por el Gobierno. "Nuestra manifestación tomó tanto color que nos llaman a dialogar, pero nosotros tratamos de que sea lo más pacífica por eso pedimos que nos garanticen que no van a reprimir y permitan manifestarnos", dijo a este medio Luciana Ghiotto, integrante de Attac, uno de los grupos que lanzó Confluencia.
 
La resistencia al G20 está compuesta por un arco variopinto: las tres versiones de la CTA (Pablo Micheli, Hugo Godoy y Hugo Yasky), organismos de derechos humanos (el Serpaj, Correpi, y el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia), movimientos sociales (CTEP, Barrios Pie, CCC, Evita, Frente Popular Darío Santillan, FOL), partidos de izquierda (PO, PTS, IS, MST, MAS, PSTU, PCR, Patria Grande), grupos campesinos e indígenas, agrupaciones estudiantiles y feministas. La Cámpora, en cambio, no participará.
 
En medio de los cruces, el Gobierno avanzó en los últimos detalles de su mega operativo de seguridad, que fue apoyado por varios países como Estados Unidos, China, Israel, y sobre todo por Alemania. El plan implicará una paralización de los servicios de subte, trenes y aeropuertos, junto con el cierre de las principales autopistas y del puerto de Buenos Aires. A lo que se sumarán fuertes controles en Palermo, Retiro y Recoleta, además de Puerto Madero y microcentro. Una ciudad virtualmente sitiada.
 
 
El modelo "alemán"
 
El despliegue de 22.000 efectivos será desafiado por las organizaciones que este el lunes iniciarán una semana intensa de actividades, con una contracumbre frente al Congreso el miércoles y jueves, y una protesta nacional el viernes. La convocatoria coincidirá con el paro de aeronáuticos del lunes en contra de las suspensiones y las asambleas del martes anunciadas por los gremios del transporte por paritarias libres y Ganancias. Así, la conflictividad social volvió al tope de la agenda oficial antes de diciembre.
 
Preocupado por los grupos radicales, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, se capacitó en Alemania para interiorizarse sobre los anarquistas que protagonizaron duros enfrentamientos en la última cumbre realizada en Hamburgo. El esquema en marcha contempla el freno al ingreso de extranjeros con antecedentes y el "monitoreo" por parte de la Agencia de Federal de Inteligencia (AFI) de las reuniones de la CTA Autónoma, Attac y ATE, entre otros grupos que integran Confluencia, según reveló Perfil.
 
El macrismo ya había recibido en julio la recomendación de infiltrar a los manifestantes. "A los argentinos que llevarán a cabo el G20 en Buenos Aires, tengo un consejo: es inútil contarles cómo nos engañaron acá. Intentarán engañarlos. Esto, a su vez, lleva a una conclusión: debemos recuperar más conocimientos en la escena de extrema izquierda. Necesitamos poder anticipar tales acciones. Y eso solo es posible con investigadores encubiertos y otras medidas conspirativas", advirtió el jefe de policía de Hamburgo, Ralf Martin Meyer, en una entrevista en el diario Welt.
 
Un año después de los disturbios, las instalaciones donde se reunieron los mandatarios en la ciudad alemana siguen adornadas de alambre de púa y las autoridades locales se preguntan en qué fallaron. Pese a los más de $5.000 millones (125 millones de euros) invertidos en el operativo, a la zona de exclusión dispuesta y a los 30.000 efectivos, hubo un quiebre respecto a las anteriores cumbres por la magnitud de las protestas en las que más de 80.000 manifestantes desbordaron a la policía, ocuparon dos barrios y levantaron barricadas.
 
Un dato importante es que Hamburgo concentra uno de los principales movimientos antifascistas y anarquistas, simbolizado por el barrio St Pauli y su club de fútbol con la mayor hinchada de izquierda del mundo que enfrenta en las calles a los neonazis y que en Buenos Aires tiene una filial bajo el nombre "Piratas del Sur". Nada que se le parezca a los 11 anarquistas que detuvieron en una casa tomada de Constitución por su presunto vínculo con la fallida bomba casera que apareció en la casa del juez Claudio Bonadio.
 
"Se ha metido un miedo muy fuerte en los comunicados oficiales de que va a repetirse lo de Hamburgo, y allá eran miles y miles de Black Bloc, es una dinamica social completamente diferente", explica Ghiotto. Por caso, la policía alemana no puede reprimir sin antes advertir tres veces, una situación que contrasta con los recientes sucesos en La Matanza, donde el jueves mataron a balazos a un miembro de la CTEP durante la represión policial en una toma de tierras, lo que recalentó el ambiente en la previa al G20.
 
En un documento publicado en la red titulado "A nuestros compas en Buenos Aires", los protagonistas de la cumbre en Hamburgo comparten sus lecciones: "Probablemente se prohibirán las protestas en muchas partes de Buenos Aires...y la libertad de movimiento en toda la Ciudad estará restringida masivamente. Haganse la idea de que al final será incluso peor de lo que ustedes se imaginan ahora y sera definitivamente peor que lo que digan los políticos".
 
En vistas de las crecientes restricciones, Confluencia pidió el 16 de noviembre autorización a la Ciudad para las manifestaciones pero aún no les respondieron. Por su lado, el CELS solicitó a la cartera de Bullrich un informe sobre el operativo sin conocer por ahora el lugar a donde van a ser alojados los detenidos ni la lista de 2.000 personas a las que se les prohibiría el ingreso al páis. Lo que sí se sabe es que la ministra tendrá línea directa las 24 horas con jueces y fiscales federales para coordinar acciones durante la cumbre.
 
En las últimas horas, los organizadores también mantuvieron contactos con la CGT, pero buena parte de la dirigencia sindical peronista está más preocupada por las paritarias, la recesión y la interna peronista que por la llegada de Donald Trump, Angela Merkel o Xi Jinping. "No les interesa el tema, lo que les recalienta es que Macri salga alardear y mostrar supuestos resultados para conseguir el aval del FMI y las potencias", dijeron desde Azopardo.
 
El extriunviro y líder de los gremios transportistas Juan Carlos Schmid fue uno de los pocos que criticó a la cumbre por "promover la inversión extanjera en base a un mayor endeudamiento" y se pronunció contra la "uberización" de la economía, desconociendo la legislación laboral y los convenios colectivos. Los aeronaúticos, en tanto, iniciarán el lunes un paro de 24 horas y no descartan adoptar más medidas durante la cumbre.
 
El conflicto en Aerolíneas ganó altura tras la suspensión anunciada de 376 empleados. Ante el malestar de los gremios, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, viajó el viernes a Córdoba en Austral custodiado por Policía de Seguridad Aeroporturia. También genera inquietud el decreto que permite en caso de necesidad la participación de personal de la Fuerza Aérea en todos los aeropuertos nacionales para garantizar los servicios en el marco del G20, como adelantó el mes pasado iProfesional.
 
Por Juan Manuel Barca
 
Fuente: iProfesional
 

Agreganos como amigo a Facebook
21-05-2019 / 09:05
A pesar de la advertencia de la Corte Suprema acerca de que es posible que el proceso sea interrumpido o se declare nulo o sea interrumpido, el Tribunal Oral Federal 2 dará comienzo al juicio por la causa conocida como Vialidad, que tiene a Cristina Fernández como principal protagonista entre los acusados. A horas del arranque de las audiencias, Cristina se refirió al respecto en un texto que difundió en las redes sociales.
 
En unas horas comenzará en Comodoro Py un juicio oral al que jamás debí haber sido citada. Se trata de un nuevo acto de persecución con un único objetivo: colocar a una ex presidenta opositora a este gobierno en el banquillo de los acusados en plena campaña presidencial.
 
Igualmente, una vez más y como siempre lo he hecho, volveré a ir. Si... pese a todo volveré a ir. No como otros que desde Comodoro Py acusan y piden detenciones a mansalva y cuando los pescan infraganti no respetan las citaciones judiciales porque dicen que no tienen garantías.
 
La citación de hoy se trata de una denuncia efectuada por el gobierno de Mauricio Macri sobre obras públicas viales llevadas a cabo enteramente en la provincia de Santa Cruz. No se trata de una denuncia original sino de un refrito de denuncias desde el año 2008 armadas por diputados de la Coalición Cívica, en las cuales Comodoro Py se declaró incompetente en el año 2011 y la justicia de Santa Cruz las sobreseyó por inexistencia de delito.
 
Para que se entienda: se trata de licitaciones de obras públicas viales realizadas por un órgano provincial que depende del ministerio de economía y de la gobernación de la provincia. Jamás tomé intervención alguna en los expedientes administrativos que se realizaron por cada una de estas obras. Entre la Presidencia de la Nación y las obras denunciadas existen doce instancias administrativas de carácter nacional y provincial.
 
Las "pruebas" por las que fui acusada son las leyes nacionales de presupuesto aprobadas por ambas cámaras del Congreso de la Nación, los DNU de ajustes presupuestarios de toda la Administración Pública Nacional y las Decisiones Administrativas dictadas por los Jefes de Gabinete.
 
Como frutilla del postre, también utilizan la "declaración" del "arrepentido" coucheado Fariña, quien se encuentra sujeto a una investigación criminal en el escandaloso caso D'Alessio por armado de causas truchas que se lleva adelante en el Juzgado Federal de Dolores.
 
Los juicios deben buscar la verdad. Pero aquí no parece que esto vaya a ocurrir. Mientras a mi defensa le impiden contar con las pruebas más elementales, se incorpora la declaración de la Dip. Oliveto -alias Pau- y un libro de Daniel Santoro, ambos imputados en la causa D'Alessio
 
Claramente no se trata de hacer justicia. Sólo armar una nueva cortina de humo que pretende distraer a los argentinos y las argentinas -cada vez con menos éxito- de la dramática situación que vive nuestro país y nuestro pueblo.
 
Cristina Fernández

21-05-2019 / 08:05
Entre ganar gracias a la volatilidad del dólar y ganar poniéndole fin a la volatilidad del peronismo, Alberto Fernández y Cristina Fernández apostaron por el segundo plan. Si esa hipótesis es correcta, la realidad parece darles la razón. Doblemente, porque el desafío está funcionando arriba y abajo.
 
Arriba, por el pronunciamiento a favor de gobernadores y dirigentes como Carlos Verna, Gustavo Bordet, Gerardo Zamora, Juan Manzur, Felipe Solá, Agustín Rossi, Rosana Bertone, Hugo Yasky, Hugo Moyano, José Luis Gioja, Héctor Daer, Domingo Peppo, Omar Perotti y Sergio Uñac. Muchos de ellos pidieron, además, la unidad de todo el peronismo.
 
A la vez, funciona a nivel de la sociedad por un fenómeno inédito: en capitales de provincia como La Pampa y Córdoba  perdieron los radicales y ganaron los peronistas. Un peronista clásico en Córdoba, Martín Llaryora. Un camporista en Santa Rosa, Luciano Di Nápoli.
 
El kirchnerismo empezó a perder votos en las grandes ciudades en 2007 y, por la crisis de la 125 en 2008, profundizó su caída en 2009. El 2011 fue la excepción. La pendiente hacia abajo continuó en 2013, 2015 y 2017. Centros urbanos menores siguieron la misma conducta en el interior de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.
 
Cuando Cambiemos le añadió un componente electoral de trabajadores y sectores vulnerables no solo el kirchnerismo sufrió la pérdida de lo conquistado. Al peronismo en general le fueron remisas las grandes ciudades. Córdoba pero también Santa Fe, Paraná, Mendoza, La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca se hicieron radicales y remataron en Cambiemos. Rosario hace mucho que es socialista.
 
Las elecciones provinciales tienen un enorme componente local, pero no es absoluto. Mauricio Macri fue castigado en nueve comicios incluso por sus aliados, que lo escondieron en la publicidad de campaña. En el peronismo podrá discutirse cuánto de cada triunfo le toca a cada uno. Lo que está claro es que cuando los peronistas y sus aliados van juntos Cambiemos pierde.
 
Hay dos procesos de reconciliación al mismo tiempo. Uno es entre el peronismo y las clases medias urbanas. Están espantadas por la pobreza que experimentan con Macri o vislumbran si Macri sigue. La otra reconciliación se produce dentro del propio peronismo. El justicialismo subió su autoestima. Se percibe potente y siente el cosquilleo del poder. ¿Se arriesgará a dilatar cuatro años su chance de victoria?
 
Esa doble reconciliación explica el ánimo favorable a la candidatura de Alberto Fernández dentro del peronismo. También explica tanto la duda de Sergio Massa como la estrategia de Juan Schiaretti y Roberto Lavagna. Massa está buscando levantar su cotización popular para acercarse a la nueva fórmula o competir con ella en las PASO. Ese panorama no les disgusta ni a Fernández ni a Fernández.
 
La experiencia de Cambiemos en 2015 es reveladora. Sumó 30,12% por el 24,5% de Macri, el 3,34 de Ernesto Sanz y el 2,28 de Elisa Carrió. Los votos se cuentan uno por uno y el resultado nunca está puesto de antemano.
 
La Opinión Popular

20-05-2019 / 10:05
La fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández los sorprendió. Sin embargo, la principal preocupación en el gobierno de Mauricio Macri no radica tanto en el orden de los nombres de ese binomio como en su potencial para convocar y aglutinar a un sector del peronismo no K.
 
Atentos a la posibilidad de que el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, se sumen al "gran frente patriótico" propuesto por la ex presidenta, desde la UCR y una parte de PRO insisten en que es necesario replantear la estrategia electoral de la alianza antiperonista Cambiemos.
 
Para afuera, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se apuró a marcar la línea del gobierno. No sólo él dejó trascender que la jugada política de la actual senadora de Unidad Ciudadana no cambia en nada la dinámica del espacio que lidera el presidente Macri, sino que además horas después el consultor político del macrismo, Jaime Durán Barba, aseveró que la decisión de postular al ex jefe de Gabinete a la presidencia baja las chances de que el peronismo gane las elecciones próximas.
 
Otras son las voces que se escucharon puertas adentro del oficialismo. Desde quienes no se resignan a enterrar el "Plan V", aún cuando desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires volvieron a desmentir cualquier posibilidad de que la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, vaya a disputar la primera magistratura; hasta los que sostienen que es imperioso ampliar la coalición gobernante.
 
En el radicalismo cada vez toma más fuerza la idea de crear un nuevo frente que contenga a referentes peronistas, como el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, el senador del PJ Miguel Ángel Pichetto y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.
 
Uno de los primeros en plantearlo fue el dirigente Ricardo Alfonsín; luego el propio titular de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, manifestó que le gustaría conformar un frente electoral con un ala del peronismo, algo con lo que coincide el mandatario jujueño, Gerardo Morales. Con distinto tono, cada uno de ellos llevará ese pedido a la convención radical el próximo 27 de mayo en Parque Norte.
 

20-05-2019 / 09:05
Sergio Ziliotto ratificó el invicto del peronismo pampeano en elecciones para gobernador desde 1983 con cómoda diferencia sobre el radical Daniel Kroneberger. Ziliotto expresa al sector del gobernador Carlos Verna, uno de los "hombres fuertes" de la provincia, como antes fueron Rubén Marín u Oscar Jorge. Verna se había excluido de la competencia por razones de salud.
 
La capital, Santa Rosa, sabe ser fiel al peronismo pero en 2015 venció el radical Leandro Altolaguirre con Cambiemos. Ayer, la intendencia fue recobrada por el peronismo, representado por el joven K Luciano Di Nápoli, quien será el primer dirigente de La Cámpora que gobierne una capital de provincia. No se concretó el temor a una eventual fuga de votos de quienes perdieron la interna.
 
Los radicales se habían dado el gusto de superar con amplitud al macrista Carlos Mac Allister en la interna. En campaña, habrán agradecido la ausencia de dirigentes nacionales de Cambiemos. Llevaron el nombre en las boletas pero usaron el slogan "Venceremos".
 
Prescindieron, asimismo, del color amarillo para disimular. No les bastó, por lo visto. Ayer se le fue de las manos a los correligionarios la intendencia de una capital de provincia, la segunda en dos semanas. La primera, de mucho mayor población y peso económico, fue Córdoba.
 
Si vencen oficialismos territoriales de distintos colores, en comarcas bien diferentes las claves son locales pero los resultados impactan en el escenario nacional. Más allá de las peculiaridades se reitera la tendencia: van cuatro gobernadores que revalidan, con score holgado. Van cuatro territorios con desastroso desempeño de Cambiemos.
 
Hace dos años, pareció que el oficialismo nacional coparía muchos distritos, como un Pacman jugando al TEG. Los radicales se restregaban las manos. Pasaron cosas, las provincias conservan sus ejecutivos y la espuma de Cambiemos bajó, mucho.
 
Tras los comicios, Verna vinculó el resultado con el escenario nacional. Aludió al enfrentamiento entre dos modelos: el peronista y el neoliberal del Gobierno nacional. Lo "bajó a tierra" con datos duros: en tiempos K se construían en La Pampa mil viviendas por año, cifra que bajó a cero durante el mandato del presidente Mauricio Macri.
 
Ensalzó cómo se conformaron las listas en su distrito. Un Frente provincial (FREJUPA) liderado por el peronismo y sumando al Frente Renovador, Nuevo Encuentro y el Partido Comunista entre otros. "La sabiduría" de todos los sectores al confluir en lista única.
 
Todas las votaciones que vienen serán con resultados desoladores para las huestes de Macri y sus aliados radicales. Habrá que esperar, de todas maneras: los partidos solo terminan con la pitada final.
 
La Opinión Popular

19-05-2019 / 13:05
El Peronismo aguarda por un nuevo festejo. Esta vez en La Pampa, la provincia donde comenzó el año electoral. El gobernador Carlos Verna se bajó de la reelección tras ser diagnosticado de cáncer, y eligió para la sucesión al diputado nacional Sergio Ziliotto.
 
El panorama viene más complicado para el radical Daniel Kroneberger, también diputado nacional, que derrotó por amplio margen en la interna de Cambiemos al ex futbolista de Boca y ex secretario de Deportes de Macri, el macrista Carlos Mac Alllister.
 
Aquella victoria en febrero infló el pecho de los correligionarios que se animaron a plantarse en otras provincias y sacudir la disputa nacional de la alianza gobernante.
 
En La Pampa ya no existe la alianza antiperonista Cambiemos, ahora se presenta como Avancemos y con el amarillo desterrado de la campaña. Macri tiene una imagen negativa que ninguna encuesta ubica por debajo del 60 por ciento.
 
La incógnita está en cuántos puntos habrá de diferencia y si el peronismo logra recuperar la ciudad de Santa Rosa con un cristinista puro, Luciano Di Nápoli, que venció en la disputa interna a un peronista tradicional, y que dedicó el triunfo especialmente a Cristina. Tendría que producirse un corte de boleta descomunal e histórico para que la UCR no pierda otra capital provincial en su aventura macrista.
 
Otro dato que el peronismo podrá celebrar es la afinada unidad interna, y que seguramente será elevada como un ejemplo de construcción para el ansiado Frente Patriótico que se persigue a nivel nacional.
 
En La Pampa aprendieron de los errores y el tiempo sanó algunas heridas. El PJ pampeano olfateó el riesgo de la división en 2017, cuando ganó la legislativa nacional por 76 votos y zafó de ser arrasado por la ola amarilla que inundaba el centro del país.
 
Verna fue uno de los primeros gobernadores que se le plantó al Presidente y comenzó a impulsar la idea de unir al peronismo para derrotar al macrismo. Asegura que Macri fracasó y que "delega todo en el mercado y el FMI".
 
Para esta elección se conformó el Frente Justicialista Pampeano (FREJUPA), que reúne a todas las líneas internas y que sumó al Frente Renovador, Patria Grande, Nuevo Encuentro, Humanismo y Comunismo. Todos adentro.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar