La Opinión Popular
                  00:41  |  Domingo 16 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Cantor que cante a los pobres / Ni muerto se ha de callar / Pues ande vaya a parar el canto / De ese cristiano / No ha de faltar el paisano / Que lo haga resucitar. COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO
Recomendar Imprimir
Nacionales - 24-11-2018 / 09:11
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Hasta los billonarios se quejan del Gobierno de los Ricos

Hasta los billonarios se quejan del Gobierno de los Ricos
Eduardo Costantini, el empresario dueño del Malba y Nordelta, se refirió a la compleja situación económica que atraviesa el país y dijo que en el barrio privado ubicado en Tigre la crisis "se siente" pero "es más leve que en otros lugares". Según la revista Forbes, Costantini es una de las personas más ricas de la Argentina con un patrimonio de más de mil millones de dólares. El empresario fue muy crítico con la gestión de Mauricio Macri y cuestionó al Gobierno. En una entrevista sostuvo que "hubo una enorme pérdida patrimonial" y se quejó: "En Argentina dejamos de ser billonarios muchos". Y siguió: "Porque valúan el precio de las acciones y el precio de las acciones lo voy a tener siempre. Hoy valen mucho, después no valen nada"."Ahora Consultatio (la empresa de la que es CEO) es una risa, hoy vale el 30% de lo que valía”.
"Muchos dejamos de ser billonarios." ¡Zambomba! La queja de Eduardo Costantini cayó como un chiste en el país donde poco menos de la mitad gana por encima de los 24 mil pesos que marca la línea de pobreza.
 
No fue broma, ni siquiera petulancia. El millonario se quejó, pobre. En un país donde los ricos solamente se han quejado bajo gobiernos populares, este lamento de un súper millonario en un gobierno de otros millonarios fue síntoma de la enorme  crisis que provocó Mauricio Macri.
 
Hay pocos ganadores y muchos afectados también en el círculo rojo. Arcor, uno de los selectos protagonistas de la AEA, perdió 6700 millones de pesos en los primeros nueve meses del año. El macrismo asusta con el viejo relato, dice que la sombra de Cristina ahuyenta las inversiones. Pero en el mundo empresario, lo que se dice es que nadie invierte mientras esté Macri y su política económica.
 
Sordos ruidos en el mundo de los ricos. Y palos en el de los pobres. Por enésima vez, la represión a la protesta social se cobró esta semana la vida de Rodolfo Orellana, militante de la CTEP.
 
Macri y su deslucida caravana de ministros fueron auxiliados por el Fondo Monetario para llegar al 2019. Condicionado por vencimientos imposibles, el que llegue después tendrá que negociar a cara de perro. Pero el 2019 se presenta cada vez más difícil a Cambiemos que va perdiendo apoyo entre los factores de poder, aunque todavía pueda mostrar encuestas con un relativo respaldo.
 
Paradojas: cuando ya están pensando en un recambio los millonarios que sostuvieron la campaña de mentiras, fake news y posverdades del "se robaron todo", esa consigna a prueba de neuronas sigue siendo el único sostén de este gobierno desacreditado.
 
Algunas encuestas empiezan a mostrar que si Cristina fuera candidata de la oposición, podría derrotar en segunda vuelta a Macri. Falta mucho para las elecciones. Son encuestas muy lábiles y a veces puede tratarse de operaciones. Pero coinciden en mostrar movilidad, ascensos y descensos en la percepción positiva y negativa de la sociedad.
 
Cristina no ha dicho si será candidata. En el oficialismo hay muchos que así lo desean y muchos que ya dudan. Así como el eje del discurso opositor será la crítica a la gestión macrista, el oficialismo tiene puesta toda su esperanza en la eficacia que demostró la campaña negativa contra el kirchnerismo en las dos elecciones pasadas.
 
Los campeones de lo propositivo ganaron con campaña negativa y ahora es lo único que tienen, se les acabó lo "pro". Pero los focos de esa campaña fueron tan burdos que aún teniendo el control de gran parte del Poder Judicial, esas denuncias empiezan a desinflarse y a poner al desnudo el mecanismo mafioso que las sostuvo. Pocas veces la política ha sido tan sucia.

 
"A mí, Luis Barrionuevo y Jorge Lanata me llenaron la cabeza diciéndome que Lázaro Báez me quería matar. Y como yo creía que Báez me debía cuatro millones de dólares, pensé que era cierto que me quería matar. Yo tenía 25 años y acepté decir en televisión lo que ellos me dijeron que dijera. Fue una operación política contra el gobierno de Cristina, porque querían instalar que el dinero era del kirchnerismo."
 
Las declaraciones de Federico Elaskar, el principal testigo en la causa denominada "la ruta del dinero k", muestran a Barrionuevo y Lanata como chantajistas que aprietan a un rehén para obtener las declaraciones que necesitaban. Barrionuevo se jactó, incluso, en el programa de Fantino, de haber tenido encerrado en su casa a Elaskar para evitar que se desdiga antes del programa de Lanata.
 
En el mismo sentido, otro Lanatta, el condenado por el triple crimen de General Rodríguez, reconoció hace unas semanas que el equipo de Lanata (el periodista denunciado por Elaskar) cuando lo fue a entrevistar a la cárcel quería que dijera que un supuesto jefe narco, "La morsa", era Aníbal Fernández, y que toda la entrevista fue montada para que hiciera esa mención, la cual era una patraña.
 
Esa abierta operación mediática fue tan efectista que a pesar de que no tenía densidad para la justicia y no motivó ninguna causa en los tribunales, afectó el desempeño del candidato a gobernador bonaerense.
 
El juez Sebastián Casanello sobreseyó a Cristina Kirchner en la causa por  "la ruta del dinero k". Pero Elaskar afirmó que la Cámara va a rechazar la medida del juez, porque "armaron esa causa para cocinar" a la ex presidenta.
 
El mismo día que Elaskar hacía esas declaraciones, el juez Martínez de Giorgi declaraba la inexistencia del delito en otra causa abierta a raíz de denuncias mediáticas falsas contra Máximo Kirchner y Nilda Garré.
 
Las autoridades de Estados Unidos informaron que no existe ni existió ninguna cuenta a nombre de los acusados en el paraíso fiscal de Delaware. La falsa denuncia fue publicada en Brasil por la revista Veja y reproducida y amplificada aquí por el periodista de Clarín Daniel Santoro. 
 
En 2013 ni en 2015 se hablaba todavía de las fake news, de la posverdad y de la utilización de la manipulación mediática desaforada o "periodismo de guerra". Ya nadie duda de su existencia porque se han repetido en muchos países y finalmente han puesto en crisis el ejercicio del periodismo.
 
Estos dispositivos que a veces usan a periodistas corruptos cuando se trata de medios convencionales y otras veces emplean recursos más sofisticados como robots, trolls o granjas de trolls, cuando se trata de las redes sociales, son estudiados en las carreras y en los foros de comunicación y han sido motivo de escándalos internacionales, denuncias judiciales y de comisiones parlamentarias que las investigan.
 
Las sociedades van encontrando anticuerpos, gimnasia para leer entrelíneas o detectar mentiras o para descubrir el interés que se esconde detrás de la información.
 
Aún así, el macrismo y sus aliados radicales confían para la campaña del 2019 en este mecanismo envenenado con el cual una parte de la sociedad ya perdió su virginidad.
 
Quizás no se equivoquen. Son dispositivos cuyos resultados todavía son imprevisibles a pesar de todo lo que se ha hablado, porque la campaña negativa se basa en golpes efectistas, irracionales, que impactan en lo emotivo, en el prejuicio o el egoísmo. Y la condición humana tiene todos esos componentes.
 
"Si no se van, habrá guerra" fue la frase de los efectivos policiales a los vecinos que habían tomado unas parcelas de tierras fiscales en las cercanías de Puente 12, en La Matanza. Los vecinos estaban desarmados. Cuando solamente una parte está armada no es guerra, es masacre.
 
Los vecinos afirman que la policía fue al predio a provocar, que hasta ese momento la toma era pacífica. Cuando empezó la represión policial, Rodolfo Orellana cayó al suelo con dos impactos de bala. Si Costantini perdió parte de sus millones, Orellana perdió la vida y se sumó a la larga lista de víctimas de este gobierno que trata como enemigos a los humildes.
 
Aunque el gobierno de María Eugenia Vidal se resista a reconocerlo, tiene que haber un autor material de los disparos entre los efectivos de la represión. Pero el principal responsable de estas muertes, el autor intelectual, es el gobierno que baja una línea dura hacia las fuerzas de seguridad.
 
Una política económica que está destrozando fuentes de trabajo y todos los días envía decenas de miles de personas a la pobreza y la miseria, solamente puede contener la protesta con represión. Y para eso necesita meterle en la cabeza a las fuerzas de seguridad que sus compatriotas son posibles enemigos.
 
En esa línea de pensamiento, cuando fue interpelada en el Congreso por la muerte y desaparición de Santiago Maldonado en el sur, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich dijo que no iba "a tirar a un policía o a un gendarme por la ventana, esa es la fácil, la que han hecho siempre". Y agregó: "necesito a esa institución para todo lo que estamos haciendo, para la tarea de fondo que está haciendo este gobierno".
 
No está en la voluntad de este gobierno  castigar a un efectivo de las fuerzas de seguridad que abuse de la violencia, que dispare con plomo o que mate por la espalda en el contexto de la represión a un grupo de civiles desarmados, porque los necesita para "la tarea de fondo que estamos haciendo", como lo explicó con diáfana claridad la ministra Bullrich.
 
Es la línea que los efectivos reciben en las escuelas y los cursos de formación junto con la promesa de que serán protegidos cuando apliquen esa violencia.
 
En esa sesión en el Congreso, la ministra dijo que este gobierno respeta los derechos humanos. Pero cada vez que se plantea una situación de este tipo pareciera que no corren para la protesta social y que los entienden como en los viejos dichos de los defensores de la represión: "los argentinos somos derechos y humanos" o "derechos humanos para los humanos derechos".
 
Para la derecha, los derechos humanos son un juego de palabras, pero lo que está en juego es la vida.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Hasta los billonarios se quejan del Gobierno de los Ricos
Urtubey: otro que se queja, dice que no le alcanza el sueldo. Mientas el índice de inflación sigue creciendo y la canasta de bienes y servicios básicos deja a más gente por debajo de la línea de pobreza –subió un 54,6 por ciento en los últimos doce meses-, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, aseguró que su sueldo como gobernador no le alcanza y que “afortunadamente” tiene ingresos de la actividad agropecuaria. “La vamos peleando”, sostuvo. De acuerdo a la información publicada en el sitio oficial de la provincia, el gobernador percibe un salario bruto de 114.595 pesos, unos 97.854 pesos de bolsillo.
15-12-2018 / 10:12
La contundencia del balance numérico de los 3 años de gestión de la alianza Cambiemos es desastroso: 291% de devaluación, 160% de inflación, 3008% de alza en el gas, 2136% en la luz, 515% en el agua, 22% de caída en el salario real promedio y 24% en el mínimo y 18,5% en la jubilación.
 
Pero además, la destrucción de 51.700 empleos privados, la resignación de 107.933 puestos industriales y la desaparición de 9609 Pymes. Aún así, a cada argentino le tocan $283.380 de la deuda contraída, que supera en 420% a la que dejó la economía K y que ocupa 17,7% del gasto público, 10,2 puntos más que desde que asumió el actual gobierno.
 
Uno de las mentiras de campaña, como la promesa de reducción del peso del Estado, se usó en realidad de camuflaje para echar personal de planta y contratado heredado de la gestión anterior, pero reemplazándolo con creces por "tropa propia" e inclusive mejor paga. Hay un crecimiento de 87.700 empleos públicos nacionales.
 
En verdad, se hipotecó el futuro: se achicó la actividad económica, hay menos trabajo, se benefició más a los ricos en desmedro de los pobres y se disminuyó la inversión destinada a educación y ciencia, ¿a cambio de qué?
 
Recién ahora, desde la industria se advierte sobre un posible agravamiento de la recesión si no se adoptan medidas que fomenten las inversiones y una mayor actividad.
 
Acusado, imputado y procesado por haber pagado coimas a funcionarios del gobierno anterior en el marco de la causa de los cuadernos, Paolo Rocca paradójicamente se acaba de convertir en "el vocero" de la agenda de temas que el empresariado local reclama que Mauricio Macri encare en su cuarto año de mandato.
 
La voz del titular del Grupo Techint -y también el hombre más rico de la Argentina- se escuchó en un seminario de la organización Pro Pyme de la cual el holding es parte importante y, entre sus pares, se leyó como un fuerte mensaje hacia el gobierno de los CEOs de Cambiemos.
 
Si bien no marcó directamente los errores de gestión que la mayoría de los ejecutivos del país le adjudican a Macri, sí hizo referencia a las medidas que el país "necesita" mirando a mediano y largo plazo.
 
En ese contexto, pidió un país que genere más divisas genuinas, que apoye las exportaciones, que no mire solamente al campo sino también a la industria y que mantenga un tipo de cambio competitivo, en especial en un año electoral como será el 2019.
 
La Opinión Popular

15-12-2018 / 08:12
En un país ya de por sí aterrorizado por la peor política económica que recuerde, se levantan tapas desde las que se abalanzan viejos monstruos, como esas cajas con resorte de las que salta un payaso de susto.
 
El escándalo de la Libertadores por la violencia en el fútbol derivó en que -¡salta el payaso!- la final de una copa con ese nombre se definiera entre dos equipos argentinos en el país del que fuimos liberados por los Libertadores.
 
La denuncia por la violación de una menor por parte de un adulto en el ámbito del espectáculo estalló en los medios como una granada que se multiplicó en miles de esquirlas y relatos de mujeres que contaron por primera vez que fueron abusadas o violadas de niñas.
 
Y -¡salta el payaso!- el presidente Mauricio Macri, quien dijo que no les cree a las mujeres cuando dicen que no les gusta, "que les digan qué lindo culo tenés", anunció que enviará al Congreso una ley de equidad de género.
 
El que fue presidente de un club que tiene una de las barras más agresivas está incapacitado moralmente para hablar de violencia en el fútbol porque no hizo nada cuando pudo hacerlo.
 
El hombre que juega con esa idea de que "aunque digan que no, es sí" y que piensa que es agradable para las mujeres que todo el tiempo los hombres hablen de sus culos, no puede decir que entiende o, siquiera, que trata de entender la violencia de género.
 
El presidente que encabezó una de las principales constructoras contratistas del Estado y cuyas empresas se multiplicaron durante la dictadura, no tiene autoridad para hablar de corrupción en la obra pública, porque su fortuna proviene de ese ámbito y nunca dijo nada.
 
Y como su hermano Gianfranco, que acaba de declarar esta semana ante la justicia que "nunca pagó sobornos, no sé mi padre", parece que en la familia presidencial se escudan en la discapacidad mental de Franco, il capo di famiglia.
 
Es el mismo Macri que prometió "pobreza cero" en la campaña y se acaba de demostrar que su gobierno ha sido el que con más rapidez aumentó los niveles de pobreza en el país, aún más que las dictaduras y que cualquier gobierno civil.
 
La mayoría de los argentinos votó a un presidente que encarna a sus peores congojas. Cada payaso monstruoso que brinca de las cajitas del horror argentino tiene un reflejo de la clase y el grupo social al que pertenece Macri.

14-12-2018 / 10:12
Gianfranco Macri compareció ayer ante el juez Claudio Bonadío, evitó defender su padre Franco y mandó a los cronistas tribunalicios a preguntarle "a él" si había pagado coimas para mantener sus cabinas de Autopistas del Sol durante el kirchnerismo, al que apoyó incluso cuando su primogénito buscaba destronarlo.
 
Ausol, en rigor, es controlada por el consorcio español Abertis y tiene como socia a la italiana Impregilo. La constructora del grupo Macri, SIDECO Americana, tuvo entre 1994 y 2001 un 23% del capital y redujo esa participación al 10% en 2001 a cambio de u$s 120 millones, tras asegurarse la contratación de sus constructoras para las obras de los años 90.
 
En 2004, como explicó ayer Gianfranco, se licuaron las participaciones al incorporar un refuerzo de capital. Pero los Macri mantuvieron un 7% que recién vendieron el año pasado, después de que las acciones de Ausol treparan 394% por las subas de peajes dispuestas por el Gobierno de Macri.
 
Eso no es todo. Las multinacionales europeas que se quedaron con los peajes de los accesos tienen a su vez otros vínculos con la familia presidencial. Abertis pertenece a Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, con quien Macri compartió negocios en el mundo del fútbol.
 
Impregilo es un grupo constructor italiano fundado en 1959 en Milán, con más de 17.000 empleados y obras viales en toda Latinoamérica, pero con una particularidad: en casi todos sus negocios en Argentina aparece asociado a los Macri.
 
Una de las prósperas empresas contratistas del Estado que compartieron durante años los Macri con Impregilo es la línea de alta tensión que transporta la energía generada por Yacyretá (Yacylec S.A.).
 
Esta semana, el diario La Nación reveló que el Tribunal Fiscal de la Nación dictaminó que Yacylec le debe a la AFIP 46 millones de pesos en impuestos atrasados, multas e intereses acumulados, además de las costas del juicio que hizo para intentar evitar pagar.
 
Llamativamente, apenas 24 horas después se incendió en el sexto piso de la sede central de la AFIP la oficina de Causas Tributarias, donde se almacenan expedientes y actuaciones administrativas como las que se ventilaron en ese juicio en el Tribunal Fiscal.
 
Ahora, el padre y el hermano del Presidente y jefe del clan familiar están acusados de haber pagado coimas para mantener las concesiones del Acceso Oeste a través de la empresa Concesionaria Oeste, y por el Acceso Norte a través de Autopistas del Sol (Ausol). Pero, el responsable de los negocios no es otro que Mauricio, y ni los CEOs ni Gianfranco participaban de las decisiones sin la venia del líder de Cambiemos.
 
La Opinión Popular

14-12-2018 / 09:12
Mauricio Macri lo hizo. La pobreza alcanzó al 33,6 por ciento de la población urbana durante el tercer trimestre de 2018. Con un salto de 5,4 puntos en un año, la medición del Observatorio de la Deuda Social de la UCA alcanzó su valor más elevado desde 2010.
 
El deterioro socioeconómico asociado a la crisis cambiaria y financiera junto con el ajuste recesivo implementado por el FMI para intentar domarla dejó un saldo de 2.180.000 nuevos pobres que elevan la cifra total hasta las 13.600.000 personas.
 
La estimación anticipa el fiasco rotundo del gobierno de Macri para cumplir con su promesa de reducir la pobreza al finalizar su mandato en diciembre de 2019. "Si cuando finalice mi gestión no bajó la pobreza, habré fracasado", esto decía al comienzo de su mandato.
 
La indigencia, por su parte, ascendió hasta el 6,1 por ciento que marca un alza de 0,4 puntos frente al mismo período del año pasado. El dato representa la emergencia de 161.500 indigentes nuevos para llegar a un total de 2.470.000 de individuos con ingresos inferiores al valor de la canasta básica de alimentos.
 
"Mientras se mantenga el actual escenario recesivo, sólo cabe esperar un aumento del desempleo, los trabajos de subsistencia y de la precariedad laboral y, por lo tanto, de las desigualdades estructurales que afectan al mercado de trabajo, con efectos directos sobre la pobreza", advierte el informe del ODS-UCA.
 
En otras palabras, el motor para el crecimiento de la pobreza es el programa económico neoliberal de Cambiemos y el programa de austeridad y ajuste adoptado para acceder al financiamiento del FMI.
 
Con el incremento en los precios que siguió al salto cambiario, la medición del observatorio dirigido por el sociólogo Agustín Salvia superó el 32,3 por ciento que había alcanzado en 2016. El deterioro experimentado entonces fue consecuencia de la devaluación, los tarifazos y la destrucción de empleo.
 
El 33,6 por ciento informado ayer es el dato más elevado en nueve años. "Un cambio de rumbo sustantivo no sólo necesitará de fuertes inversiones e impulso a las exportaciones, sino también de políticas que reactiven el mercado interno, apoyen a las microempresas y mejoren su productividad", explica el OSD-UCA.
 
El reporte muestra que, desde la llegada de Macri a la Casa Rosada, los niveles de pobreza entre los niños de 0 a 17 años treparon del 44,6 a 51,7 por ciento, un aumento de 7,1 puntos en un año. La Unicef advirtió que cerca de la mitad de los niños, niñas y adolescentes en la Argentina son pobres. Y el macrismo no tiene instrumentos que permitan revertir la pauperización en las condiciones de vida de los sectores más vulnerables de la población.
 
La Opinión Popular

13-12-2018 / 09:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar