La Opinión Popular
                  02:12  |  Lunes 19 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Internacionales - 02-11-2018 / 08:11
SE CONFIRMA LA ALIANZA ENTRE LOS MILITARES Y EL PODER JUDICIAL

Sergio Moro, el juez que encarceló sin pruebas a Lula, será ministro de Bolsonaro

Sergio Moro, el juez que encarceló sin pruebas a Lula, será ministro de Bolsonaro
El encarcelamiento arbitrario (sin respetar la instancias de apelación), dictado por el juez Moro, al expresidente Lula, que en ese momento era el gran favorito a ganar la elección presidencial en todas las encuestas, fue una violación del elemental derecho democrático de millones de brasileños. Ese fallo abrió la puerta a la proscripción de la candidatura de Lula da Silva. La justicia también prohibió al expresidente dar entrevistas y limitó su participación en los spots televisivos, lo que dificultó al máximo la tarea del PT de convencer a los electores de Lula de darle su voto a Haddad. Ahora, al aceptar la propuesta de ser ministro de Justicia de Jair Bolsonaro, Moro reveló definitivamente su parcialidad como juez y sus verdaderas ideas políticas. Su careta se cayó.
El juez Sergio Moro, conocido por liderar la operación Lava Jato y por sus vínculos estrechos con el Departamento de Estado norteamericano, aceptó este jueves la invitación del presidente electo Jair Bolsonaro, para ser ministro de Justicia del Gobierno que asumirá el ultraderechista el próximo 1 de enero.

Moro se desplazó hasta Río de Janeiro y mantuvo una reunión de aproximadamente una hora y media con Bolsonaro, quien ya había manifestado su interés de que el magistrado ocupara el ministro de Justicia o lo designaría como ministro del Tribunal Supremo de Brasil cuando se abriera la próxima vacante.
 
La historia de Moro es la de un juez que mientras ejercía la magistratura desde el sur de Brasil, también se formaba en Estados Unidos, donde modeló su perfil jurídico y también ideológico. Son incontables los viajes que realizó a EE.UU para asistir a cursos y brindar conferencias.

Moro ganó fama por llevar a la cárcel al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien condenó por corrupción pasiva en una causa en la que el juez no presentó pruebas que vincularan directamente al ex mandatario con los crímenes que se le imputaban.
 
Ese fallo de Moro abrió la puerta a la posterior proscripción de Lulacomo candidato a presidente, siendo en ese momento el candidato favorito que encabezaba todas las encuestas, y permitió el triunfo electoral de Bolsonaro.
 
Su designación refuerza la teatralización de la lucha contra la corrupción en Brasil, de la que Moro se convirtió en un emblema. No importó de qué modo fuera, si con pruebas endebles o una mirada selectiva sobre los imputados.
 
Este tendencioso accionar judicial quedó muy claro con la condena y orden de arresto que firmó contra el ex presidente Lula, pero le permitieron construir su imagen de magistrado severo y ajeno a los vaivenes políticos, aunque todo eso se derrumbó con su ingreso al gabinete ministerial del presidente electo. Un "tiro en el pie propio".
 
La designación de Moro, lejos de la demagógica propaganda anticorrupción, se trata de la consumación de una alianza entre el ex militar ultraderechista y el poder judicial que se inició con el golpe institucional de Michel Temer contra Dilma Rousseff
 
Todo esto tiene por objetivo profundizar los ataques contra las organizaciones de trabajadores y los derechos laborales y continuar lo que Temer no pudo poner en práctica: la privatización de las empresas estatales y, sobre todo, la reforma previsional.
 
La Opinión Popular

 
EL JUEZ QUE ENCARCELÓ A LULA SIN PRUEBAS FUE PREMIADO POR EL PRESIDENTE ELECTO DE BRASIL
 
Moro el justiciero será ministro de Bolsonaro
 
La designación del juez Sergio Moro como Ministro de Justicia y Seguridad Pública del futuro gobierno de Jair Bolsonaro se transformó ayer en la apuesta más fuerte del militar ultraderechista. Es una señal hacia adentro del país y también hacia afuera, aunque no se trate de un canciller.
 
El magistrado federal de Curitiba que encarceló al ex presidente Lula aceptó la invitación a integrar el gabinete casi exactamente dos años después de haber declarado que "jamás entraría a la política".
 
En cualquier caso, el éxito de su gestión estuvo apoyado en cómo consiguió vincular de manera casi exclusiva, el escándalo de las coimas en el Lava Jato con el PT. Los grandes medios lo amplificaron.
 
Pero además de ese mensaje interno, su confirmación como ministro es un indicio de que Estados Unidos colocó a uno de los suyos en la cúpula del Estado que está modelando a su imagen y semejanza el presidente electo. 
 
Moro se valió de un comunicado para hablar sobre su nombramiento. Llamó a la invitación de Bolsonaro como "honrosa" y adelantó que el foco de su futura gestión se basará "en el combate del crimen organizado y el lavado de dinero".
 
También se permitió decir que "en la práctica, significa consolidar los avances contra el crimen y la corrupción de los últimos años y apartar riesgos de retrocesos por un bien mayor. La Operación Lava Jato seguirá en Curitiba con los valerosos jueces locales".
 
Asimismo, el presidente electo justificó su designación: "Él está imbuido de servir a la patria en el combate contra la corrupción y el crimen organizado" y adelantó que Moro "tendrá amplia libertad para escoger a sus colaboradores".
 
El juez que ocupará una cartera clave en el gobierno que asumirá el 1º de enero se contradijo de manera notoria al asentir la convocatoria de Bolsonaro. El diario Folha do San Pablo se lo recordó ayer. Evocó un artículo que publicó en su portada el 5 de noviembre de 2016 titulado "Jamás entraría en la política" en el que Moro hizo una serie de declaraciones que ahora lo dejan en offside.
 
La periodista Sarah Mota Resende transcribió partes del reportaje que le realizó su compañero Fausto Macedo y en el que el futuro súper ministro decía "no, jamás, jamás. Soy un hombre de la Justicia y sin cualquier demérito, no soy un hombre de la política".
 
Además sostenía de esta última que "es otro tipo de realidad, de trabajo, de perfil. Entonces no existe jamás ese riesgo" de que pudiera abandonar la Justicia para saltar a un cargo como el que aceptó en la presidencia de Bolsonaro, después de un encuentro en el que también participó el otro súper ministro Paulo Guedes, responsable de Hacienda.
 
Moro nació en Maringá, ciudad del Estado de Paraná, el 1º de agosto de 1972. Su labor como juez la desarrolló en Curitiba y desde el fuero federal cobró fama por su intervención en el Lava Jato.
 
Ahora los abogados del PT estudian presentar varia denuncias contra él por manifiesta animosidad política. El juez al menos se diferencia de Bolsonaro en un aspecto. No reivindica a la dictadura militar brasileña y sus crímenes. También elogió a los juicios por delitos de lesa humanidad realizados en la Argentina.
 
Esa relación tan próxima con los estadounidenses levantó sospechas sobre que habría algo más que un vínculo profesional. La prestigiosa filósofa brasileña de la Universidad de San Pablo, Marilena de Souza Chauí, declaró en julio de 2016 que Moro había sido "entrenado por el FBI" para atender los intereses de EE.UU en el Lava Jato.
 
El video donde señalaba ese antecedente tuvo más de 160 mil visualizaciones y estimuló debates entre historiadores, juristas y sociólogos brasileños.
 
Pero no solo Chauí sostuvo que el juez es funcional a esa estrategia de Estados Unidos en Brasil. Su hipótesis tiene respaldo en un documento de Wikileaks del 30 de octubre de 2009. En ese paper, Moro es citado como participante de una conferencia realizada en Río de Janeiro por el programa Bridges (puentes en castellano) vinculado al Departamento de Estado y que perseguía como objetivo "consolidar la formación para la aplicación de la ley".
 
Según el portal Jornalistas Libres de Brasil, el juez entendió que su preparación académica dentro y fuera del país le podía permitir tomar ciertas medidas desde su juzgado sin estar demasiado ajustado a derecho: "Moro determinó en 2007 la creación de documentos de identidad falsos y la apertura de una cuenta bancaria secreta para uso de un agente policial estadounidense en Brasil, en una investigación conjunta con la Policía Federal. Especialistas en Derecho Penal apuntaron ilegalidad en la acción determinada por el juez paranaense. Recuerde el caso", señaló en otro artículo el sitio Brasil de Fato el 5 de junio de 2017.
 
El futuro ministro también es un asiduo conferencista de la Red Internacional Laureate, una de las instituciones educativas y privadas más poderosas en Estados Unidos que compró varias universidades en Brasil. Cotiza en bolsa y como dato de color, Donald Trump la cuestionó por sus lazos con Bill Clinton, quien recibió 16,5 millones de dólares de Laureate en los años 2010 y 2014.
 
Moro es profesor de la universidad de esa red que está ubicada en Curitiba. Desde ahí solía defender hasta hoy las prisiones preventivas como las que aplicó en el marco del Lava Jato, inspirado - según él - en la Operación Manos Limpias de la Justicia Italiana. Este es el perfil del nuevo ministro de Justicia que eligió Bolsonaro.
 
Por Gustavo Veiga
Desde Porto Alegre
 
Fuentes: Página 12 y La Izquierda Diario
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-11-2018 / 20:11
La batalla de Stalingrado fue un enfrentamiento bélico entre el Ejército Rojo de la Unión Soviética y la Wehrmacht de la Alemania nazi y sus aliados del Eje por el control de la ciudad soviética de Stalingrado, actual Volgogrado, entre el 23 de agosto de 1942 y el 2 de febrero de 1943. Con bajas estimadas en más de dos millones de personas, entre soldados de ambos bandos y civiles soviéticos, esta batalla es considerada la más sangrienta de la historia de la humanidad.
 
La ofensiva alemana para capturar Stalingrado fue un intento por parte de Alemania de tomar los pozos petrolíferos del Cáucaso. Un masivo bombardeo de la Luftwaffe redujo buena parte de la ciudad a escombros, mientras las tropas terrestres del Eje debían tomar la ciudad edificio por edificio, en lo que ellos denominaron «Rattenkrieg» ('guerra de ratas').
 
El 19 de noviembre de 1942, una gran contraofensiva soviética embolsó al 6º Ejército Alemán del general Friedrich Paulus dentro de Stalingrado, no logrando escapar del cerco por la negativa de Adolf Hitler a renunciar a la toma de la ciudad. El desastre fue total, el VIº Ejército alemán quedó encerrado en Stalingrado con unos 250.000 hombres y sin suministros.
 
Este cerco, llamado por los alemanes «Der Kessel» ('el caldero'), significó el embolsamiento de todos los soldados nazis, debilitados rápidamente a causa del hambre, el frío y los continuos ataques soviéticos. Los constantes fracasos alemanes por intentar romper el cerco harían, contra las órdenes de Hitler, que Paulus rindiera su 6º Ejército en febrero de 1943. La grave derrota de la Alemania nazi representó el principio del fin del nazismo en Europa.
 
La Opinión Popular

18-11-2018 / 20:11
17-11-2018 / 20:11
16-11-2018 / 20:11
Desde 1967, Grecia se encontraba bajo el control de un régimen militar dictatorial que había suprimido las libertades individuales, había disuelto los partidos políticos y había desterrado, encarcelado y torturado a políticos y civiles utilizando como criterio sus creencias políticas.
 
La Junta, en un intento de controlar todos los aspectos de la política, se había inmiscuido en el movimiento sindical estudiantil desde 1967, prohibiendo las elecciones estudiantiles en las universidades, reclutando obligatoriamente estudiantes e imponiendo líderes en la Unión Nacional de Estudiantes de Grecia. Estas medidas, lógicamente, hicieron aflorar sentimientos antidictatoriales en los estudiantes.
 
La Revuelta de la Politécnica de Atenas fue una manifestación masiva de oposición popular al régimen dictatorial de la Junta de los Coroneles. La revuelta que comenzó a mediados de noviembre de 1973, se convirtió en una revolución antijunta, y terminó con la masacre de la mañana del 17 de noviembre, tras de una serie de sucesos que comenzaron con la entrada de tanques en la Politécnica.
 
Soldados y policía abrieron fuego lo que dio como resultado una gran cantidad de muertos, 83 y tal vez más, no sólo en los alrededores de la Politécnica sino que también en toda Atenas. Muchos buscaron refugio en los edificios vecinos. Francotiradores de la policía abrieron fuego desde las terrazas cercanas, mientras que los hombres del Servicio Nacional de Información (ΚΥΠ) buscaban rebeldes. Se estima que miles de ciudadanos resultaron heridos.
 
La Opinión Popular

16-11-2018 / 20:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar