La Opinión Popular
                  16:08  |  Sábado 20 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El resultado electoral nos genera una gran responsabilidad". Gustavo Bordet
Recomendar Imprimir
Nacionales - 26-10-2018 / 09:10

El 50,4% de los argentinos preferiría irse del país

El 50,4% de los argentinos preferiría irse del país
La devaluación del poder adquisitivo de los ingresos y la inestabilidad laboral que acentuaron las corridas cambiarias, los traslados a precios y los insistentes tarifazos a partir de la segunda mitad del año dañaron a la mayoría de la población mucho más allá que en el aspecto puramente material: sembraron una incertidumbre e insatisfacción generalizadas de tal magnitud que se manifiesta bajo la forma de agresividad y desánimo.
La mayoría de la población no sólo ve afectado su bolsillo por el retroceso en sus ingresos provocado por la devaluación, traslado a precios y tarifazos que ya venían de antes, sino también esta crisis desatada con virulencia a partir de la segunda parte del año pegó de lleno en su estado de ánimo.
 
A punto tal que 20% más de gente que el año pasado manifestó que querría irse a trabajar a otro país. Abarca a un universo superior a la mitad de los encuestados por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 para elaborar un índice de bienestar emocional.
 
El 50,4% de los argentinos preferiría irse del país, y no tanto por el deterioro infligido por la inflación a su salario, sino por no sentirse bien en el trabajo, especialmente en la relación con su jefe en el 60% de los casos.
 
Campean en las respuestas la disconformidad y la insatisfacción por la calidad de vida resultante mucho más que la pérdida de poder adquisitivo del salario propiamente dicha.
 
Pero todo junto se potencia y repercute en las vidas personales y vuelven como boomerang al trabajo bajo la forma de sentirse cada vez menos comprometido en el 21,8% de los casos; en dudar que lo que se hace contribuya en algo interesante, en el 21,1%, y en admitir que una jornada laboral canse tanto que imposibilite realizar otra actividad.

 
La devaluación del poder adquisitivo de los ingresos y la inestabilidad laboral que acentuaron las corridas cambiarias, los traslados a precios y los insistentes tarifazos a partir de la 2da mitad del año dañaron a la mayoría de la población mucho más allá que en el aspecto puramente material: sembraron una incertidumbre e insatisfacción generalizadas de tal magnitud que se manifiesta bajo la forma de agresividad y desánimo.
 
No extrañó que ejecutivos de empresas extranjeras, quienes como sucedía con deportistas provenientes de ligas internacionales percibían sus haberes en moneda nacional con la paridad del dólar como referencia, empezaran a plantear en las casas matrices que querían retirarse del país ante la desvalorización de sus remuneraciones, ya que estas reacciones repetían las suscitadas por la crisis de fines del 2001.
 
Pero, en esta oportunidad, el malestar y el consecuente deseo de emigrar también se hicieron extensivos a argentinos disconformes e insatisfechos por la calidad de vida y la falta de perspectivas de mejoría en algún plazo.
 
Lo revela un Índice de bienestar emocional y estrés construido por el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 sobre la base de la opinión de más de 1000 personas de distintas partes del país en relación de dependencia según el cual 50,4% preferiría irse del país, y no tanto por el deterioro infligido por la inflación a su salario, sino por no sentirse bien en el trabajo, especialmente en la relación con su jefe en el 60% de los casos.
 
En apenas un año, la desazón invade a cada vez más gente: el 42,4% de los trabajadores consultados que se manifestaban satisfechos con su vida en 2017, descendió en 2018 al 34,3%; es decir que se sumó 20% más de contrariados.
 
Es una palpable demostración del error de lectura que hizo el oficialismo de la elección de medio término ganada hace exactamente un año, al creer que sería suficiente para reoxigenar las expectativas favorables al bienestar económico generadas al inicio de la gestión, en diciembre de 2015, cuando significaron apenas una prórroga a la coalición gobernante para que definiera un plan económico que contuviera rumbo cierto y creíble para la sociedad, con administración idónea. Jamás lo hubo, ni con el gradualismo, ni con la salida de las metas monetarias ni ahora con la intervención del FMI.
 
El equilibrio emocional ha pasado a primer plano en las ponderaciones, sobre todo para las nuevas generaciones, cuyo rango de edad se encuentra entre 25 y 40 años, inclusive por encima de la propia remuneración.
 
La consultora en RRHH Adecco Group, en su última compulsa, extrajo como conclusión que la principal motivación laboral sigue siendo el "gusto" por el trabajo, a punto tal que casi el 51% de los encuestados se inclinó por ese motor de satisfacción; el 42,3% priorizó la remuneración y otros beneficios adicionales al salario, en tanto que el 37% se inclinó por las posibilidades de desarrollo profesional.
 
Coincide esa priorización de la salud mental de las personas en las organizaciones para las que se desempeñan con un informe de la Federación Argentina de Empresas de Trabajo Temporario (FAETT), de acuerdo con el cual 7 de cada 10 consultoras de servicios eventuales del país, señalan como los factores más influyentes: buen ambiente de trabajo (70%), reconocimiento por parte de los superiores (20%) y buenas relaciones interpersonales (10%).
 
El reporte establece también que cuando un empleado se siente feliz en su ámbito de trabajo: es más productivo (50%), se compromete más con la organización (30%), está más motivado (10%) y afianza su sentido de pertenencia (10%), en contraste con el mal trato por parte de superiores (60%) y las deficientes relaciones interpersonales (40%). 
 
Las capacidades y aptitudes más promovidas a partir de esta orientación son: la flexibilidad (50%), el optimismo (30%) y la adaptación (20%).
 
Asimismo, la investigación realizada por la Universidad Siglo 21 llega a la conclusión de que la cuestión salarial no es una motivación determinante, y que, de hecho, las variables que impactan negativamente y a la vez las que más valoran son: los niveles de satisfacción, la dedicación y el orgullo del trabajo, como también la aceptación con los recursos laborales que tienen y hasta la valoración que perciben por parte de la organización.
 
De modo que así como la motivación es fundamental para el bienestar, un factor clave serían los niveles de felicidad y satisfacción de cada argentino.
 
 
Dos tercios de insatisfechos
 
El Índice de Bienestar Emocional y Estrés en trabajadores argentinos 2018 reveló que 1 de cada 3 trabajadores se encuentra satisfecho con su vida actual.
 
"Con frases como 'en general, estoy satisfecho con mi vida' y 'en la mayoría de los aspectos mi vida es como quisiera que sea', hubo una disminución en los valores promedios con respecto a años anteriores", comentó Leonardo Medrano, secretario de investigación del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la casa de estudios.
 
Cuando algo no anda bien en la salud mental y emocional de las personas, los síntomas de malestar emocional, tales como dolor o tensión, que en 1 de cada 4 casos se experimentan la mayor parte de los días son de índole:
 
-emocional (25,4%),
-sentirse ansiosos (24,7%), c
-cansancio físico (19,3%),
-inquietud motora (18,7%),
-sensación de poco energía (16,6%),
-dificultades para concentrarse (11,8%) y
-dificultades para controlar la preocupación (10%).
 
En 1 de cada 3 trabajadores se presentan otros síntomas, como el de Burnout. "Este es un sentimiento muy claro, como el agotamiento, y otro al que deben prestar vital atención es al cinismo, cuando una persona siente que su propósito en el trabajo perdió todo tipo de sentido", enfatizó Medrano.
 
El relevamiento se llevó a cabo en distintas partes del país. La Ciudad de Buenos Aires, Comodoro Rivadavia, Córdoba, Corrientes, Mendoza, Rosario y San Miguel de Tucumán fueron las elegidas para realizar la investigación y comparar los niveles de estrés, motivación laboral y satisfacción con la vida.
 
Las provincias de Mendoza, Tucumán y la Ciudad de Buenos Aires presentan los mayores niveles de estrés, es decir, mayor agotamiento, cinismo por el trabajo y sintomatología emocional.
 
Por otro lado, los niveles más bajos de motivación laboral se observaron en Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y Tucumán, mientras que Corrientes y Rosario se aprecian los mayores niveles de motivación. Respecto a la satisfacción con la vida, los niveles más bajos se encuentran en Córdoba, Ciudad de Buenos Aires y Tucumán.
 
Por  Rubén Chorny
 
Fuente: Urgente24
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-04-2019 / 09:04
20-04-2019 / 08:04
Aunque todas las encuestas muestran a Cristina Kirchner ganadora de la primera vuelta y luego en la segunda con más de cinco puntos de diferencia sobre Mauricio Macri, el verdadero problema está en los más de 25 por ciento de indecisos, la mayoría de ellos, ex votantes del macrismo y con marcada inclinación por ideas conservadoras.
 
No es momento de festejo para nadie. Para el macrismo, porque le será muy difícil remontar la cuesta. Tampoco para la tercera vía, porque no mueve el amperímetro. Pero el kirchnerismo tampoco puede estar de fiesta porque le falta disputar una franja del electorado que le ha sido reacia y que, si se vuelca en masa a último momento, puede cambiar cualquier resultado.
 
En ese 25-30 por ciento está el corazón de la batalla. Una minoría recalcitrante que exige mano dura y no simpatiza con la AUH se convierte así en el gran elector. Está fundida, destrozada, por la política económica de Mauricio Macri, pero al mismo tiempo reniega de las políticas distributivas y de ampliación de derechos del peronismo-kirchnerismo.
 
Constituye el emergente del proceso de derechización que se está produciendo en todo el mundo. Hay un video dando vueltas en las redes donde Noam Chomsky dice que esta fotografía del planeta le recuerda el final de la década del '30 con la propagación del nazismo, que parecía indestructible.
 
El desafío para las fuerzas populares y de izquierda es doble porque sin perder su identidad deben disputar con la derecha un electorado que se ha derechizado.
 
Los defensores de la "amplia avenida" del medio, que a esta altura tendría varios representantes, en Sergio Massa, Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, presentan una salida con personalidad socialdemócrata.
 
Paradójicamente, los tres en algún momento fueron parte del esquema de alianzas del peronismo-kirchnerismo, pero ahora van acompañados por socialistas santafesinos y algunos radicales espantados por el desastre que provocaron con Macri.
 
No aceptan la polarización que revelan las encuestas y se ilusionan con superar a Macri en la primera vuelta para disputar el ballottage con el respaldo de los votos macristas residuales ante Cristina Kirchner.
 
La experiencia europea y norteamericana y aquí en Argentina con la Alianza demostró que esta corriente tuvo su oportunidad y fracasó en ese doble desafío, porque perdió identidad al ser cooptada por las políticas neoliberales. Y porque no supo contener los reclamos populares que provocan esas políticas. Terminaron por convertirse en lo que supuestamente debían confrontar.
 

19-04-2019 / 10:04
Los datos que trascendieron de la última encuesta electoral de la consultora preferida de Marcos Peña y de la alianza antiperonista Cambiemos, 'Isonomía', dieron un verdadero golpe bajo a la Rosada. Ocurre que según la misma, la ex mandataria Cristina Fernández se impondría por 9 puntos sobre Mauricio Macri en un balotaje.
 
'Isonomía' es una de las consultoras que se encuentra entre las líderes en campañas electorales, asesoramiento estratégico, investigación de opinión pública, mercado y asuntos públicos en la Argentina.
 
Dentro del macrismo es una encuestadora respetada e incluso ha realizado trabajos para la Jefatura de Gabinete de la Nación y para el propio Marcos Peña, quien en un año le encargó decenas de  investigaciones. Peña, como los principales funcionarios y referentes del macrismo, le creen.
 
Por eso cayó como un balde de agua fría que la consultora preferida de Cambiemos haya realizado una encuesta electoral cuyos resultados no son nada halagüeños para Macri: en un eventual balotaje, Cristina le gana por paliza.
 
La ex presidenta sacaría 45 puntos en segunda vuelta mientras que el Presidente obtiene solo 36, lo que profundiza la diferencia que apenas un punto que Cristina le sacaba hace solo un mes, según un relevamiento de la misma consultora. Es decir, la intención de voto de Macri se desplomó de manera alarmante.
 
La encuesta revela que todavía hay un 17% de votantes indecisos y un 3% que no sabe o no contesta, pero acá surge otro dato importante: día a día crece la tendencia de voto en favor de Cristina, lo que revela en proyección una mayor diferencia sobre Macri.
 
Según el análisis de 'Isonomía', la mayoría de los votantes en primera vuelta de Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey migrarían al voto a Cristina, mientras que lo que votarían por Roberto Lavagna se repartirían en forma pareja.
 
La encuesta cayó como una bomba en la Casa Rosada y los mercados. El riesgo país ya está en 850 puntos, porque Macri no logra imponerse entre los indecisos.
 
No es casual que haya sucedido en el mismo momento que la inflación se disparó al 4,7% y acaso sea la explicación del paquete desesperado de medidas "populistas" de congelamiento de precios, techo a la cotización del dólar y postergación de aumentos de tarifas que apuró el gobierno, acaso la última bala para tratar de mantener en pie la candidatura del Presidente a su reelección.
 
La Opinión Popular
 

19-04-2019 / 09:04
 De todo el paquete de medidas para bajar la inflación, sólo el congelamiento de las tarifas -con la excepción del gas- y el descuento en medicamentos para los sectores más pobres de la sociedad (si es que se cumple eficazmente), pueden considerarse como beneficios seguros e indiscutibles.
 
Con el agregado de que el congelamiento tarifario elimina transitoriamente un encarecimiento futuro, pero no implica una mejora respecto a la situación vigente, lo que diluye la percepción del beneficio.
 
Todo el resto son medidas de muy escaso alcance e impacto macroeconómico - como por ejemplo el inicio de la construcción de 10.000 viviendas dentro del Plan Procrear - o incluso con riesgo de ser perjudiciales para quien las tome,  como los préstamos a tasas exorbitantes que otorgará la Anses.
 
En cuanto a las medidas destinadas al comercio y a las Pymes, son de una magnitud poco significativa para el contexto de crisis que atraviesan.
 
Lo más endeble de todo es el relanzamiento de Precios Cuidados, que se presenta como el elemento estelar. El "acuerdo de caballeros" abarca apenas 64 productos que además van a estar disponibles a partir del lunes con precios que incorporan un aumento promedio del 8% (con "picos" de más del 20% para yerba, arroz y leche).
 
No podía esperarse algo mejor de parte de un Gobierno que descree visceralmente de ese tipo de medidas intervencionistas al punto de exprimir el diccionario para encontrar eufemismos que reemplacen la palabra congelamiento, que según expresó públicamente Marcos Peña es una estrategia "regresiva", "insostenible" y que termina provocando una "inflación más alta".
 
Si con toda la convicción y evidencias que tenía, Galileo Galilei no pudo convencer a la Iglesia Católica de la teoría Copernicana sobre que la tierra gira alrededor del sol, menos podrá un Gobierno atrapado en dogmas de libre mercado generar confianza respecto a una política antiinflacionaria que, para peor, se lanza con un impulso de precios al alza.
 
Por todo lo anterior, es poco probable que el paquete sirva para desacelerar la inflación de manera rápida y considerable, y que contribuya a que la curva descendente del nivel de actividad se revierta de manera significativa.
 
Menos aún si se tiene en cuenta que el "pico" inflacionario de marzo, más lo que se agregará en abril y mayo, asestarán un nuevo mazazo al poder adquisitivo de la sociedad y, en consecuencia, debilitarán el consumo, que es el motor indispensable y requisito necesario para que una economía se recupere.

18-04-2019 / 10:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar