Garavano, anticipó en su cuenta de Twitter que pospondrá la presentación para "distender" la situación, y que el episodio de la mañana fue "una broma".
 
Lo real es que Lilita causó una crisis política importante al interior de la alianza antiperonista Cambiemos con sus acusaciones contra Garavano. Sus declaraciones de que hizo "una broma" muestran que no se puede tomar con seriedad nada de lo que dice.
 
Sin embargo, la "broma" no parece haber terminado. A minutos de haber emitido el tuit en el que hacía esa afirmación, lanzó otro donde aclaraba que solo iba a posponer el pedido de juicio político contra Garavano.
 
Si la diputada pretende "distender" no lo estaría logrando. Lo que se confirma con sus declaraciones es la poca seriedad de la referente cambietista. La auto denominada "guardiana moral" de la república vuelve a mostrar que es un verdadero mamarracho, una persona que se comporta de forma ridícula, generalmente para hacer reír a la oposición.
 
La Opinión Popular
'/> Mamarracho: ahora Carrió dice que su pedido para remover a Garavano "era una broma" / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  01:51  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-10-2018 / 09:10
EN MEDIO DE LA TENSIÓN, APENAS UN “BESITO” ENTRE MAURI Y LILITA

Mamarracho: ahora Carrió dice que su pedido para remover a Garavano "era una broma"

Mamarracho: ahora Carrió dice que su pedido para remover a Garavano
No se entiende muy bien los “chistes” de la diputada Elisa Carrió. Por la mañana de este jueves desafió al Presidente, y horas después le bajó el tono a la interna en Cambiemos y aseguró que sus declaraciones se trataron "de una broma". Esto, en referencia a los dichos de Lilita en el que además de asegurar que pediría el juicio político del ministro Germán Garavano, dijo "me amigaré con el Presidente cuando me saque a Garavano". Por ahora, Carrió arrugó y el Gobierno "logró" calmar a una de las fieras, pero le queda la oposición, que sigue presionando cada vez con más fuerza. Carrió encontró el límite a sus acciones destempladas. Tensó la relación interna de la coalición gobernante y tuvo que recular cuando observó que Macri esta vez no le dio espacio. Es delirante el juego de Carrió, de reclamar a los gritos como si se tratara de caprichos, que dan cuenta del poco espacio político que tiene en la toma real de decisiones.
Faltó que se taparan la nariz. Apenas "un besito", de cortesía, frío como estos días de primavera, fue todo lo que recibió Elisa Carrió de Mauricio Macri. "El Presidente solo me dio un beso seco", dijo la diputada al cabo de un cónclave en el que hubo pocas miradas, todas fulminantes, y la tensión trascendió a través de las cámaras.
 
En la presentación de "Argentina Trabaja" en el CCK, a la diputada se la relegó más allá de las primeras filas, pero cuando tomó el micrófono atizó el fuego: "No importan hermanos, primos, parientes, presidente ni ex presidente", dijo en un momento, en lo que pareció una clara alusión a las causas en las que aparece involucrada la familia presidencial, integrantes de la Patria contratista como Franco Macri o el primo del Presidente, Ángelo Calcaterra.
 
Las afirmaciones de la diputada nacional fueron contestadas por el gobierno nacional, a través de declaraciones de la ministra Carolina Stanley (Desarrollo Social) y Alejandro Finocchiaro (Educación). Los funcionarios del Gabinete nacional pidieron que "nadie condicione" al presidente.
 
Hacia la tarde, acaso un sobre con la lista de 'gente de ella' que se quedaría en la calle o un llamado del Presidente, que necesita maquillar su imagen cuanto antes, logró que la líder de la Coalición Cívica echara agua al fuego. Pues, si bien confirmó que pedirá el juicio político de Garavano, anticipó en su cuenta de Twitter que pospondrá la presentación para "distender" la situación, y que el episodio de la mañana fue "una broma".
 
Lo real es que Lilita causó una crisis política importante al interior de la alianza antiperonista Cambiemos con sus acusaciones contra Garavano. Sus declaraciones de que hizo "una broma" muestran que no se puede tomar con seriedad nada de lo que dice.
 
Sin embargo, la "broma" no parece haber terminado. A minutos de haber emitido el tuit en el que hacía esa afirmación, lanzó otro donde aclaraba que solo iba a posponer el pedido de juicio político contra Garavano.
 
Si la diputada pretende "distender" no lo estaría logrando. Lo que se confirma con sus declaraciones es la poca seriedad de la referente cambietista. La auto denominada "guardiana moral" de la república vuelve a mostrar que es un verdadero mamarracho, una persona que se comporta de forma ridícula, generalmente para hacer reír a la oposición.
 
La Opinión Popular

 
LA INTERNA DE CAMBIEMOS EN EL CENTRO DE LA ESCENA
 
Good show
 
Se suponía que podía ser el acto de reencuentro y reconciliación entre Elisa Carrió y Mauricio Macri. No lo fue. Tras un saludo frío, la aliada cívica dijo: "Me voy a amigar con el presidente cuando me lo saque a Garavano".
 
Macri envió a sus ministros a responderle. "Desde el primer minuto de su mandato, Macri ha luchado contra la impunidad y la corrupción. Y nadie debe condicionar al presidente", sostuvo el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro.
 
Luego Carrió salió a afirmar que era todo un chiste y anunció que postergaba unos días el pedido de destitución contra el ministro de Justicia. Pero el pedido de juicio político tiene pensado presentarlo, de eso no dejó dudas.
 
La disputa entre Macri y Carrió comenzó a escalar cuando ella cuestionó los dichos del ministro de Justicia -que se refirió a la inconveniencia de las prisiones preventivas extensas y dijo que no era bueno para un país que se pidiera detener a un ex presidente-, y siguió en ascenso cuando Carrió denunció que se desplazaba a tres funcionarios de la AFIP para evitar una investigación contra el primo del presidente, Angelo Calcaterra. Esto último fue resuelto rápidamente: dos de esos funcionarios fueron confirmados en sus cargos y a uno lo pusieron frente a una unidad anticorrupción.
 
No obstante, la situación con Garavano y la disputa para avanzar con la prisión de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner sigue sin saldarse en la coalición oficial. Si hacía falta una prueba, se vio ayer en un acto en el CCK en el que se presentaba el programa "Argentina Exporta", que volvió a mostrar juntos a Carrió y Macri.
 
En rigor, solo intercambiaron un saludo gélido. Y luego la aliada volvió a reclamarle que lo eche a Garavano, lo que fue seguido por aplausos de algunos de los presentes en el acto oficial. "Voy a pedirle el juicio político", insistió. "Pero no rompo Cambiemos, porque yo lo inventé", lanzó.
 
"Nunca tuve problemas con (Raúl) Alfonsín, porque sabía que había cosas que no negociaba. Y Mauricio sabe que hay cosas que no negocio", remarcó Carrió. Sin embargo, aseguró que pese al "besito seco" que recibió del presidente, "ya se van a resolver las cosas". "Ya voy a hablar. Yo no estoy fuera de Cambiemos pero hay que tensar para resolver algunas cosas", indicó.
 
Durante su mensaje en la presentación, Carrió dio pistas acerca de lo que hablaba cuando remarcó que la lucha contra la corrupción incluye a "hermanos, primos, parientes, presidentes o ex presidentes". Las alusiones a Macri resultaron obvias.
 
Con todo, agregó que "es el Presidente y tiene el derecho de dirigir el país como crea. Yo soy parlamentaria, no discuto liderazgos". Tuvo incluso un momento para dedicarle a la marcha atrás en el extra en las tarifas del gas: "Gracias a Dios derogamos ese horror".
 
En vistas del escándalo posterior, Carrió resolvió esperar unos días para presentar el pedido de juicio político. En su entorno indicaron que hizo el gesto "para descomprimir". En el escrito -al que tuvo acceso este diario- advierte que no lo acusa "por dichos, sino por hechos". "Germán Garavano no ha hecho más que actuar en contra los principios rectores de Cambiemos que son los que debe guiar sus actos como titular de la cartera de Justicia", sentenció la aliada cívica.
 
Entre las causales de remoción incluyó la frase sobre los ex presidentes, pero también la incorporación como asesora de la ex procuradora bonaerense María del Carmen Falbo. "Tuvo que retirarse de su cargo ante la inminencia de su destitución por mal desempeño y comisión de delitos en el ejercicio de sus funciones, relacionados con el encubrimiento de crímenes vinculados al narcotráfico", afirmó Carrió.
 
También lo cuestiona por el manejo de la Unidad AMIA, una cuestión por la cual Garavano tiene una denuncia penal de su ex titular, el radical Mario Cimadevilla. Además, lo acusó de "acomodar" jueces federales y del fuero contencioso administrativo.
 
 
Beso y condiciones
 
Luego del "beso seco", Macri optó por aludir a la disputa con Carrió en dos momentos de su discurso. El primero fue cuando el ex presidente -que antes fue un empresario con una extensa trayectoria en la obra pública- les dijo a los otros empresarios: "No más bolsos, no más cosas raras. Lo que queremos es ser parte todos orgullosos de una Argentina que progresa".
 
La segunda fue una breve alusión a su aliada, para ratificar que tienen coincidencias: "La doctora Carrió ha viajado muchísimo por el país y hoy nos acompañó. Todos sentimos que esta es la herramienta: las pymes desarrollando su capacidad de exportación".
 
Las respuestas más directas (y más duras) a la aliada se las dejó a sus ministros que, horas más tarde, dejaron entrever que Macri no se dejará condicionar, ni echará a su ministro. "Desde el primer minuto de su mandato, Macri ha luchado contra la impunidad y la corrupción. Y nadie debe condicionar al presidente de la República", remarcó el ministro de Educación.
 
"No somos una coalición electoral, sino de gobierno. Esta es una coalición amplia, en la que hay personas que provienen de diferentes partidos políticos y en la que se generan debates, lo cual es muy saludable porque recuerden que hasta hace un tiempo el partido que gobernaba no tenía debate: había una palabra que daba una orden", afirmó Finocchiaro, quien de todas formas le pidió a Carrió "hacer propuestas mejores y superadoras".
 
La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, evitó confrontar con Lilita y se limitó a afirmar que "el presidente es el principal motor de la lucha contra la corrupción y la persona que más hecho por la transparencia en nuestro país". "Siempre vamos a intentar zanjar las diferencias que podamos tener. Pero la importancia es que la coalición se mantenga unida y para eso vamos a trabajar", advirtió.
 
Tras la andanada de críticas, Carrió salió a desdecirse: "Yo no le pedí ni le voy a pedir la renuncia del ministro Garavano al presidente. Lo que dije esta mañana fue una broma, no condiciono ni disputo autoridad", tuiteó.
 
No es la primera vez que recurre a esta salida, cuando acusó a los radicales de "misóginos" y dijo que ella los manejaba desde afuera, luego afirmó: "Mis disculpas, es una vieja broma que hago hace 20 años, Cornejo, quizás no la recordás porque estabas en el kirchnerismo".
 
Ayer fue menos cáustica: "Pido disculpas por la forma, pero ratifico lo dicho porque es verdad. Ejerzo mi facultad de diputada de pedir juicio político a los funcionarios establecidos por la Constitución Nacional", ratificó. No obstante, anunció que iba a postergar la presentación del juicio político, que preveían para hoy: "En aras de distender esta situación voy a posponer por unos días la presentación del juicio político que ya hemos elaborado".
 
Por Werner Pertot
 
Fuente: Página 12
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-06-2019 / 09:06
Este domingo 16 se jugará una nueva ronda de elecciones en el país. Formosa, San Luis, Tierra del Fuego y Santa Fe eligen gobernador y diputados y senadores provinciales. En ninguna de ellas Cambiemos tiene chances de figurar.
 
En Formosa, Gildo Insfrán buscará otra reelección como parte del Frente para la Victoria. Ocupa el cargo desde el año 1995 y va por su séptimo mandato. El control del gobernador K sobre la provincia ha sido total y desde hace más de 20 años es reelecto por más del 70% de los votos. Allí se enfrentara a Adrián Bogado del peronismo federal que va en una alianza del PRO, la UCR y sectores justicialistas.
 
En el octavo domingo electoral del año, la disputa en San Luis tendrá carácter histórico. El clan Rodríguez Saá que gobiernan alternando desde el fin de la dictadura se encuentra peleado e irán a las urnas por separados Adolfo y Alberto, este último en busca de la reelección.
 
El senador Adolfo Rodríguez Saá competirá con el Frente Juntos por la Gente y el senador Claudio Poggi, cercano a Cambiemos, lo hará con el frente San Luis Unido.
 
En Tierra del Fuego, la provincia con menor cantidad de habitantes del país, Rosana Bertone, afín al kirchnerismo, buscará la reelección. Le disputan la elección Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y Juan Rodríguez, por Cambiemos con el frente Ser Fueguino.
 
En Santa Fe estarán puestos todos los ojos ya que es la tercera provincia en padrón electoral de todo el país y la disputa aparece reñida entre Antonio Bonfatti del Partido Socialista y Omar Perotti del PJ.
 
El Frente Progresista Cívico y Social gobierna la provincia desde el año 2007 y aspira a otro mandato. Sin embargo el peronismo logró en las PASO provinciales más votos totales, por lo cual el resultado dependerá de qué hagan los votantes de María Eugenia Bielsa quién quedó afuera de la competición del PJ.
 
En tercer lugar y lejos quedó Cambiemos, con el radical José Corral, por la alianza Vamos Juntos. Otro domingo negro para Mauricio Macri, p
orque el peronismo espera festejar en Tierra del Fuego, San Luis y Formosa. Además, tienen serias expectativas por recuperar Santa Fe.


El laboratorio electoral del PRO observa que está perdiendo en todas la provincias donde hubo elecciones, descuenta que perderá en las PASO y en la primera vuelta, pero que finalmente ganará en el balotaje. Nadie sabe a qué Santo le piden este milagro.


La Opinión Popular

15-06-2019 / 09:06
El nuevo candidato del macrismo, el senador todo terreno Miguel Ángel Pichetto ha estrenado en campaña un discurso que fue utilizado en los 70 para masacrar a la juventud. Las bandas de la Triple A, la Alianza Anticomunista Argentina, se basaron en ese discurso para comenzar una masacre que se continuaría en un baño de sangre durante la dictadura.
 
La Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, consideraba que la sola acusación de comunista contra un militante peronista, bastaba para que fuera secuestrado y acribillado a tiros. A veces los cuerpos eran destrozados con explosivos en barrios populares, como sucedió en Lomas de Zamora con varios vecinos.
 
Pichetto, que se acaba de alejar del peronismo, se da el lujo desde el macrismo de denunciar que fue todo el peronismo, y no él, quien ha descarriado. Y su primer aporte para la campaña de la gobernadora María Eugenia Vidal ha sido acusar, como antes lo hacía la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), de comunista al candidato del peronismo, Axel Kicillof.
 
Por la experiencia histórica de los argentinos, las acusaciones de Pichetto lo asimilan junto a la banda de criminales que se anticipó a la dictadura de Jorge Rafael Videla. Muchos de los integrantes de la Triple A, después pasaron a formar parte de los grupos de tareas que desataron el terrorismo de Estado en la Argentina en consonancia con los dictados de Washington en aquella época.
 
Acusar de comunista a un adversario político es una figura que recuerda también a los viejos macartistas de los Estados Unidos, a los fascistas italianos y españoles y a los nazis. Está incrustado en la historia reciente de la humanidad como uno de los rincones más oscuros y siniestros de la política.
 
Si fue un mal paso o algo pensado porque se supone que eso tendría efecto en algún sector del peronismo, es secundario. Pichetto irrumpe en la campaña bonaerense con el uniforme de los intolerantes y los extremistas, el discurso de barricada de las bandas violentas, algo que los argentinos han tratado de superar.
 
Son declaraciones que lo aproximan al estereotipo del peronista fascista con que algunos radicales y algunos socialistas caricaturizan al peronismo. El exabrupto contra Axel Kicillof reafirma esa imagen que deberán votar esos mismos radicales y socialistas.
 
El anticomunismo es un discurso del pasado, ha sido excusa para ensangrentar el país. Esas palabras traen el fantasma terrible de la Triple A.
 
La Opinión Popular

14-06-2019 / 09:06
La inflación de mayo volvió a quedar arriba del 3%, lo mismo que los últimos cuatro meses. Esta vez el alza de precios fue del 3,1% frente a abril, según informó ayer el Indec. En la comparación anual, la suba de precios al consumidor escaló a un record del 57,3%, el nivel más alto desde 1991.
 
Hace 16 meses que la inflación está por arriba del 2% mensual, de los cuales en 10 oportunidades quedó arriba de 3%. En alimentos y bebidas, cuyo impacto es más severo en los sectores más vulnerables, la escalada inflacionaria llegó al 65% anual.
 
El Gobierno de Mauricio Macri y el FMI, pese a ello, celebraron el dato como positivo. Señalaron que el 3,1% de mayo marcó la segunda baja consecutiva, aunque evitaron precisar que lo hizo desde registros más que elevados como el 4,7% de marzo y el 3,4% de abril. 
 
La inflación sigue siendo un grave problema pese a las reiteradas promesas del inepto Macri y su "equipazo" económico sobre un alivio que nunca llega. En cinco meses de 2019, la suba de precios a nivel minorista alcanzó el 19,2%, lo cual ubica a la inflación esperada para el primer semestre en un nivel bastante similar al que el Gobierno proyectó para todo el 2019. Para fines de año, habrá vuelto a errarle al cálculo en unos 20 puntos porcentuales. En los cuatro años de la desastrosa gestión de Cambiemos, los precios estuvieron siempre por arriba del nivel que encontró en 2015.
 
Después de una desaceleración a fines del año pasado frente a los valores record de septiembre y octubre (6,5 y 5,4%, respectivamente), en 2019 la inflación tiene una forma de campana. En enero, los precios se movieron un 2,9%, luego pasaron al 3,8 en febrero y 4,7 en marzo. En abril, la inflación bajó un poco a 3,4% y en mayo, 3,1%.
 
Si bien los datos de los últimos dos meses implican una desaceleración inflacionaria, el nivel de variación de los precios es todavía muy alto en relación al rango del 1,5/2% que tenía antes de la devaluación del año pasado y también sobre el final del gobierno de Cristina, previo a la asunción de Macri.
 
En la recta final antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apuesta a que al menos no se vuelva a acelerar la inflación. Para lograr ese objetivo, Macri cuenta, por un lado, con la posibilidad de dilapidar los dólares que el FMI le prestó para pagar la deuda 2020, mientras que por el lado de las tarifas de servicios públicos pospuso varios aumentos para después de octubre. Luego, habrá que apretarse los cinturones.
 
Que los precios continúen aumentando arriba de 3 % mensual, es más destacable aun considerando la fuerte caída de la economía. También llama la atención la persistencia a pesar que mayo fue un mes de calma en la cotización del dólar, a diferencia de los meses anteriores. El alza de la inflación se debe a decisiones tomadas por el gobierno de Macri que golpean duramente contra el bolsillo del pueblo trabajador.
 
La Opinión Popular

13-06-2019 / 09:06
Alberto Fernández y Sergio Massa confirmaron la coalición electoral con el nombre Frente de Todos, integrada por el PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y otros 16 partidos. En el encuentro, se distribuyó también un comunicado con una declaración de principios del nuevo espacio. "Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden", dicen allí.
 
Quedó pendiente de resolución la cuestión de las candidaturas, para lo que todavía quedan diez días de plazo. Massa pide una PASO para competir por la presidencia, pero desde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández prefieren que se presente como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires. Resolverlo será motivo de otra larga y extenuante negociación, como la de ayer.
 
Una de las preocupaciones de Massa fue darle un marco programático a la coalición para justificar su pase desde Alternativa Federal, espacio del que fue fundador y participó hasta unas semanas atrás. Ayer, al salir a hablar luego del encuentro, puso como primer ítem del acuerdo los 12 puntos temáticos discutidos el martes con una delegación de dirigentes del PJ encabezados por José Luis Gioja.
 
Lo otro que planteó Massa fue que se trataba de una coalición de partidos en la que cada fuerza mantendrá su individualidad. De hecho, el Frente Renovador sostendrá su bloque de diputados y hará un interbloque con el FpV-PJ. Por último, mencionó que la resolución de las candidaturas se hará por consenso o por primarias abiertas, en caso de ser necesario.
 
"El país necesita volver a ofrecer soluciones concretas a los problemas de la mayoría. Los desafíos que tenemos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que ningún argentino se quede afuera. La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible", plantearon en el comunicado. Evitaron detallar lo acordado y hablar de candidaturas.
 
Por cierto, el PJ de Gioja fue de quienes más bregaron para ir hacia lo que denominó la "unidad posible", en la que sólo quedaran afuera quienes consideraban a los K como adversarios: los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y el senador Miguel Ángel Pichetto, que directamente se pasó al macrismo.


El resto de los gobernadores del peronismo se alineó en el armado, algo que hasta hace pocos meses atrás parecía muy difícil. Queda el último paso, la resolución de las candidaturas. Luego, al fin, la campaña y la presentación de propuestas, que de eso se trata.
 
La Opinión Popular

12-06-2019 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar