La Opinión Popular
                  13:21  |  Miércoles 19 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Cantor que cante a los pobres / Ni muerto se ha de callar / Pues ande vaya a parar el canto / De ese cristiano / No ha de faltar el paisano / Que lo haga resucitar. COPLAS DEL PAYADOR PERSEGUIDO
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-10-2018 / 11:10
INTERNA FEROZ

En PRO creen que Carrió se va y algunos quieren traer peronistas

En PRO creen que Carrió se va y algunos quieren traer peronistas
Elisa Carrió apuntó directamente contra Mauricio Macri. Aseguró que tiene "un desacuerdo muy grande" y que "se rompió el pacto contra la impunidad". La diputada estalló contra el presidente, luego de que la AFIP sacara de su cargo a tres directivos que llevaban adelante investigaciones contra la corrupción macrista. Carrió había considerado que la AFIP no tenía voluntad para contribuir con el juez federal Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli en la causa de los cuadernos de las coimas, específicamente en lo que se refiere a la familia de Macri. "Toda la información de Iecsa (empresa del primo de Macri, Ángelo Calcaterra) no se la dan a Bonadio", había lanzado.
El matrimonio político-electoral de Elisa Carrió y Mauricio Macri vive sus momentos de mayor tensión desde aquel enero de 2015 en el que decidieron concretar una alianza política.
 
La reciente revelación de que la AFIP despidió a tres funcionarios que habían presentado a la Justicia las pruebas de coimas pagadas por Iecsa, la empresa que era del primo presidencial Angelo Calcaterra, y por los que la diputada había pedido especial protección se transformó en un motivo más de pelea para la pareja oficialista, y que agrega estrés a una relación que empieza a mostrar signos de desconfianza.
 
"Sacar a tres héroes de la AFIP por mi apoyo equivale a aliarse con Echegaray y su gente", tuiteó ayer Carrió. "El Presidente va a tener que elegir entre la línea Angelici o Carrió: elige o cae", sentenció minutos más tarde en la presentación de un libro en Corrientes.
 
"Si es Angelici son los barrabravas, arreglos con los jueces, Moyano. No vamos a estar ahí, somos millones los argentinos que hemos padecido", agregó. "Tampoco me voy a ir, no voy a ser funcional a los que me quieren echar", advirtió.
 
"Estamos viviendo un momento de un poco de desconfianza que estamos tratando de recuperar", aseguran en el entorno de Carrió. Cerca del Presidente también reconocen el malestar. Pero desde ambos lados intentan asegurar que no habrá divorcio.
 
El quiebre quedó expuesto cuando Lilita reaccionó con virulencia ante las declaraciones de Garavano respecto a las prisiones preventivas y la situación de Cristina. Al día siguiente, Macri y Carrió mantuvieron una dura conversación telefónica, en la que el mandatario le planteó su malestar por lo que fue una desmedida respuesta de la diputada.
 
Pero Carrió no reculó y en redes sociales escribió un texto apuntándole directo al "señor Presidente", algo que hasta ahora no estaba dentro de sus estrategias. Cada embestida que Lilita hacía contra el oficialismo se cuidaba de aislar a Macri y evitar confrontar con él.
 
La crisis que vive la alianza antiperonista Cambiemos con Carrió ha escalado mucho esta vez y la semana que viene continuará cuando la diputada nacional concrete la presentación del pedido de juicio político contra el ministro Germán Garavano, si antes Macri no consigue convencerla de lo contrario.
 
Mientras tanto, en el PRO dicen que la legisladora busca una excusa para irse de la alianza gobernante porque cree que al macrismo le irá mal en 2019. Esperan que el rompimiento ocurra el año que viene. Otro sector del macrismo quiere aprovechar su salida para concretar la incorporación de peronistas a Cambiemos que le resten votos al resto de los candidatos y fortalezca al derechista Macri.
 
La Opinión Popular

 
Esta vez el enojo de Elisa Carrió alcanzó niveles mucho mayores a los que hasta ahora se habían visto con sus socios de la alianza gobernante. La legisladora tuvo una semana de furia desde que se frustró su asunción en la comisión bicameral encargada del seguimiento del Ministerio Público.
 
Acusó al peronismo de haberse complotado para dejar sin quórum al cuerpo y hacer fracasar su designación. Tras esto, renunció a su postulación y deslizó sospechas sobre sus aliados de Cambiemos de cierta connivencia con los senadores y diputados opositores.
 
Luego vinieron las declaraciones públicas de Germán Garavano sobre la detención de Cristina Kirchner y el abuso de las prisiones preventivas. La diputada respondió primero a través de la red social Twitter y luego motorizó un pedido de juicio político contra el ministro de Justicia.
 
La reacción de Carrió parece exagerada por tratarse solo de una opinión del funcionario, que luego salió a aclarar sus dichos mientras Mauricio Macri intentaba calmarla telefónicamente.
 
Antes, Marcos Peña y Rogelio Frigerio se habían reunido con los diputados de la Coalición Cívica y se habían llevado la confirmación de que su líder no volvería atrás con el intento de juzgar a Garavano y que comenzaría el procedimiento parlamentario la semana que viene.
 
En el PRO creen aún que Macri puede convencer a la diputada de desistir del juicio político. De todos modos la comisión encargada de tratarlo está presidida por un hombre del macrismo que ya adelantó su posición en línea con la posición de Garavano.
 
Pero Carrió también ve la sombra de Daniel Angelici detrás del ministro. No olvida que en febrero pasado hubo abogados ligados al presidente de Boca Juniors que no solicitaron penas para los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia en el juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA.
 
Un sector del PRO opina que lo que está haciendo Carrió es buscar una excusa para irse de la alianza porque cree que los desaguisados económicos del Gobierno ya condenaron la suerte electoral de Cambiemos y no quiere ser arrastrada a un fracaso en 2019. La presión también llega desde sus dirigentes.
 
En esa línea, muchos en Cambiemos creen que la Coalición Cívica romperá, aunque no ahora, sino durante 2019.
 
Hay un sector del macrismo que espera con ansiedad la salida de la diputada para concretar su estrategia de sumar al peronismo a Cambiemos. Es la vieja idea de dirigentes como el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó o del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Ellos hacen el siguiente cálculo electoral: Cambiemos se fortalecería y de paso le restaría votos al peronismo opositor.
 
Fuente: Urgente 24
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-12-2018 / 09:12
Sin inversores dispuestos a prestarle a la Argentina, el Gobierno de Mauricio Macri suspendió todos los proyectos de infraestructura vial, energética, educativa y ferroviaria que pretendía financiar a través del régimen de Participación Público-Privada (PPP).
 
La virtual clausura del mercado voluntario de deuda, que expresa la disparada en el riesgo país, obligó a abortar el promocionado mecanismo de financiamiento para la obra pública. La infraestructura es el rubro del gasto más castigado por el programa de ajuste que adoptaron las autoridades para acceder al financiamiento del FMI. Los funcionarios macristas aseguraban hasta el mes pasado que las PPP permitirían amortiguar el efecto recesivo del ajuste.
 
El asesor presidencial Gustavo Lopetegui y el titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne, bajaron la persiana al anunciar que la represa Portezuelo del Viento en Mendoza no será licitada bajo el esquema de financiamiento aprobado a fines de 2016 sino que se realizará bajo el esquema tradicional.
 
Al marcar 787 puntos, el riesgo país alcanzó ayer su máximo nivel desde que comenzó la presidencia de Macri. La cifra representa la sobretasa que debería pagar Argentina para financiarse en relación a un activo "libre de riesgo" como son los bonos del Tesoro de Estados Unidos.
 
Frente al escenario de creciente vulnerabilidad financiera que experimenta Argentina, la dificultad para impulsar obra pública a través de los esquemas de PPP es doble: las empresas privadas tienen dificultades para conseguir el financiamiento que les permita poner en marcha las maquinarias y el sector público no puede colocar bonos en el mercado para cancelar los avances de obra.
 
El gobierno de Macri pretendía financiar 40 proyectos de infraestructura por más de 21.000 millones de dólares en las áreas de energía, minería, transporte, comunicaciones, tecnología, agua y saneamiento, vivienda, salud, justicia y educación.
 
El esquema de PPP fue concebido para permitir que el gobierno se asocie con empresas privadas para realizar las obras. Las compañías que ganan la licitación son quienes quedan a cargo de la gestión del proyecto: subcontratan servicios, compran insumos y toman préstamos en el exterior.
 
Pero ahora no consiguen fondos en el mercado internacional. Los proyectos nacieron condenados a muerte, nadie le quiere prestar. El riesgo país se refleja en las altísimas tasas de interés que debería pagar Argentina pero el problema es que más allá de esos valores hoy no existen financistas dispuestos a prestarle al Gobierno.
 
No es la incertidumbre política de cara a las elecciones sino la creciente vulnerabilidad por la política económica: la recesión, las presiones cambiarias, la fuga de capitales y el elevado nivel de endeudamiento, lo que hacer caer las PPP.
 
La Opinión Popular

19-12-2018 / 08:12
La Corte Suprema no es hoy la que el Gobierno de Mauricio Macri imaginaba. No puede ejercer sobre ella el control que proyectaba cuando alentó el golpe interno para desplazar a Ricardo Lorenzetti de la presidencia. El poder de su sucesor, el ex abogado de Clarín, Carlos Rosenkrantz, es inestable.
 
Lo demuestran los dos grandes hechos ocurridos ayer: la firma de un fallo contrario a la Anses, a favor del jubilado Lucio Orlando Blanco y otros 150.000 en su misma situación, donde Rosenkrantz quedó en la más absoluta soledad, y la difusión de una acordada que limita en forma tajante sus facultades como presidente supremo, al impedirle tomar por su cuenta decisiones administrativas, de manejo presupuestario y de designación de personal.
 
Sobre su evidente soledad y su espíritu poco negociador, se impone una mayoría de tres -difícil de catalogar tan pronto como consolidada-, popularmente conocida como "mayoría peronista", integrada por Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, que toma ciertas decisiones adversas al macrismo y da señales de autonomía, sin llegar a poner en juego la gobernabilidad. 
 
El fallo favorable a Blanco estaba previsto y se conocía su rumbo, pero no deja de ser un llamado de atención severo hacia el Gobierno aunque no tenga gran impacto económico, teniendo en cuenta que se pagará en dos o tres años y que se ciñe al universo de jubilados que no aceptaron la reparación histórica y siguieron adelante con los juicios contra la Anses.
 
El efecto es político y acota el margen para instrumentar una nueva reforma previsional a medida de las condiciones del FMI. Blanco es un camionero jubilado que reclamaba el cálculo de su haber inicial en base al índice ISBIC (Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción).
 
La Corte no sólo le dio la razón sino que aclaró que la misma solución se aplicará automáticamente a los casos análogos: aquellos jubilados a quienes la Anses les impuso otro índice, el Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), que implicaba una reducción sustancial en el cálculo de sus jubilaciones, hasta 50%.
 
El alto tribunal ratificó el ISBIC, que ya había avalado en 2009 y declaró inconstitucionales de oficio las resoluciones de la Anses que lo reemplazaban por el Ripte, por considerar que se arrogó facultades del Poder Legislativo. El fallo pide que el Congreso que dicte una ley con un nuevo índice, algo que difícilmente ocurra.
 
El escenario desconcierta al Gobierno de Macri, que cuando fogoneó la expulsión de Lorenzetti de la presidencia, pensaba en neutralizar su política de agitar las causas de Comodoro Py y conseguir aliados en el máximo tribunal.  Parecieran no conseguir, sobre los jueces supremos, la manipulación anhelada.
 
La Opinión Popular

18-12-2018 / 09:12
18-12-2018 / 09:12
El diputado salteño, Alfredo Olmedo, representante de la derecha más troglodita de la Argentina, se reunió en San Pablo con Jair Bolsonaro, quien encarna la consumación del golpe institucional en Brasil. Recordemos que Bolsonaro fue electo gracias a la prescripción que el Poder Judicial ordenó sobre Lula, que está preso y no permitieron que sea candidato.
 
Olmedo continúa con su peregrina idea de ser "el próximo presidente de Argentina", y ya comenzó a hacer campaña, por ahora en el exterior. Viajó a San Pablo para lograr una reunión, que fue breve, con Bolsonaro que asumirá la presidencia de Brasil este próximo 1° de enero. Las ideas reaccionarias, misóginas y homofóbicas los emparentan.
 
Tan es así que se dan el lujo de correr por derecha a Macri, en relación a las cuestiones de género. El presidente argentino dijo, demagógicamente (luego de la repercusión que tuvo la denuncia de violación a Thelma Fardin) que "el debate de género no tiene vuelta atrás".
 
Ambos derechistas, claro que con más poder por parte del golpista brasileño, opinan, según lo que se encargó de difundir por sus redes sociales el mismo Olmedo que "la familia es la base de la sociedad, el orden a Dios y el respeto".
 
Otro de los temas que tocaron, siempre según las versiones del salteño de la campera amarilla (la prenda de vestir que lo identifica), es sobre la militarización de las ciudades y la impunidad para las fuerzas represivas. En esto sí coinciden con el Gobierno de Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
 
Olmedo afirmó que parte de la conversación sobre este tema fueron elogios suyos a la política de atestar de militares las favelas. El halago del diputado por el partido Salta Somos Todos, que forma parte de la alianza Cambiemos, fue la descripción de esa militarización: "desde que ganó Bolsonaro hay guardias en todos lados, casi que te diría que las calles están militarizadas".
 
El diputado de Cambiemos ya había declarado "delincuente abatido, policía premiado". Desde el Ministerio de Seguridad de Argentina, Bullrich debió aplaudir enfervorizada esa frase.
 
Las políticas que el presidente, surgido del golpe institucional, pueda llevar adelante, dependerá principalmente de otros factores. La marcha de la economía internacional, la relación de dependencia colonial a los Estados Unidos y la resistencia del pueblo trabajador, que serán más determinantes que su pensamiento retrógrado.
 
La Opinión Popular

17-12-2018 / 11:12
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar