La Opinión Popular
                  04:38  |  Viernes 16 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 22-08-2018 / 11:08
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Macri jaqueado, jaquea a los gobernadores

Macri jaqueado, jaquea a los gobernadores
El Gobierno de Mauricio Macri está cercado, jaqueado, ahogado por la inflación que crece y por el pesimismo de la situación económica. En el medio, el consumo cae y las tarifas suben; empresarios quedan libres porque se arrepienten de sus pecados y hay nuevos delatores que hacen temblar a ex gobernantes. En ese panorama, Macri busca jaquear al peronismo, al “recuperable” y al cristinista, y el justicialismo reacciona presintiendo la asfixia, la electoral y la judicial. Batalla política en las cimas; la del Presidente por dividir a la principal oposición y la del peronismo por plantarse como alternativa.
El Gobierno de Mauricio Macri está cercado, jaqueado, ahogado por la inflación que crece y por el pesimismo de la situación económica. En el medio, el consumo cae y las tarifas suben; empresarios quedan libres porque se arrepienten de sus pecados y hay nuevos delatores que hacen temblar a ex gobernantes.
 
Detrás de las jugadas tácticas del macrismos no se puede ocultar que la pobreza crece tanto como la angustia de los trabajadores que ven perder el poder adquisitivo de sus ingresos; la hojarasca está, y tapa una realidad social complicada con la corrupción y con el juego político.
 
En ese panorama, Macri busca jaquear al peronismo, al "recuperable" y al cristinista, y el justicialismo reacciona presintiendo la asfixia, la electoral y la judicial. Batalla política en las cimas; la del Presidente por dividir a la principal oposición y la del peronismo por plantarse como alternativa.
 
El peronismo en su conjunto leyó como un ataque a su poder territorial la eliminación del Fondo Federal Solidario, o sojero, más que como un ajuste ordenado por el FMI. Para los gobernantes del PJ, ese monto que ya no llegará es muchísima plata y por eso el descontento entre ellos es importante.
 
A esa movida desesperada para contar con más recursos, la respuesta fue institucional; cuerpos ejecutivos y legislativos repudiando la decisión del Presidente. Dejar de lado la posibilidad de percibir millones de pesos nunca es una buena noticia. La obra pública era la destinataria excluyente del fondo erradicado.
 
El gobernador Gustavo Bordet y su equipo no atacaron de frente la decisión de Macri, pero reconocen por lo bajo que el ajuste fiscal que tanto sacrificio demanda a los argentinos no tiene ninguna utilidad si no es acompañado de crecimiento económico.
 
El Gobierno nacional muestra iniciativa y se solaza con las acciones de una Justicia manipulable que está denunciando a los cristinistas corruptos y que desacomoda al peronismo no K. la alianza Cambiemos alienta y disfruta esa situación.
 
En el PJ entienden que, más que un intento por socializar políticamente la crisis, lo que hizo Macri fue restarles recursos, que es lo mismo que disminuir la capacidad de gestión al justicialismo cuando está en el poder, o por lo menos afectarlo en la forma en que hace política con fondos públicos.
 
Un golpe directo al corazón, a la influencia territorial del PJ a partir de pequeñas obras que siempre generan adhesiones locales; y que dolió más porque el dinero que dejará de llegar no desaparecerá; esos recursos quedarán en manos del contrincante de 2019: Cambiemos. En la visión pragmática del PJ entrerriano: "la que perdemos nosotros, la ganan ellos". Lecturas de un PJ al que Macri le sacudió el piso, desde la insensibilidad social o desde la perversidad política.
 
La Opinión Popular

 Macri jaqueado, jaquea a los gobernadores

Decenas de empresarios y ex funcionarios "arrepentidos" desfilan por el despacho del juez federal Claudio Bonadio, y cuando caen, hay que "pegarles" para que se callen, así intentan darle forma a lo que ya se conoce como el Lava Jato argentino. El Poder Judicial, que hasta fines de julio tenía 82% de imagen negativa, ha logrado imponer su agenda.
 
Aunque ha sido oficialista con todos los gobiernos, Bonadío dice no responder a la Casa Rosada, pero el fiscal Carlos Stornelli sí tiene contactos con Macri a través del Club Atlético Boca Juniors. Pero nadie podría anticipar que nada rozará a la Administración Macri, por la presencia de la empresa Iecsa en la obra pública.
 
Macri, acompañado por el multimedios Clarín y su socio La Nación, no han logrado convertir la coyuntura en una recuperación de sufragios sino que, al contrario, el oficialismo luce complicado por su fracaso rotundo en la política económica, y el horizonte inmediato le resulta adverso.
 
Las denuncias resultan tremendas para el cristinismo aunque el tema interesa más al votante del PRO/Cambiemos que al resto de la ciudadanía, cuyas expectativas se relacionan con la caída del poder adquisitivo y la baja del consumo. Esto recién comienza y puede avanzar mucho o avanzar nada. Que la causa judicial caiga es tan probable como que llegue a fondo.
 
Ángelo Calcaterra y Paolo Rocca son los homólogos locales de Marcelo Odebrecht en el Lava Jato, la investigación del juez brasileño Sérgio Moro que barrió primero con Petrobras, después con el gobierno del PT y finalmente con todo el sistema político brasilero.
 
Pero mientras Odebrecht pasó dos años en un calabozo, el primo del Presidente y el heredero del imperio siderúrgico fundado por Agostino Rocca en los años 40 pretenden enterrar para siempre las chances de regreso del kirchnerismo al poder sin pasar un día en la cárcel y sin interrumpir ni un fin de semana la vida de lujos en la que se criaron.
 
La estrategia de Cambiemos encuentra al cristinismo acorralado y al resto del peronismo tratando de esquivar, con escasa cintura, las esquirlas de la causa de los cuadernos. Antes que todo este castillo de naipes vuele por los aires, y cuando ya haya cumplido con su cometido político, de dejar afuera a Cristina de cara a las elecciones del año que viene, muchos aseguran que el proceso se frenará en seco.
 
 
Apurando el ajuste
 
En ese escenario, el gobierno de Mauricio Macri decidió acelerar los tiempos del ajuste fiscal comprometido con el FMI. La eliminación del Fondo Sojero, cuya recaudación se destinaba a provincias y municipios de todo el país, constituye una prueba de que Macri no quiere desaprovechar el momento.
 
De hecho, era una medida que podía adoptarse de cara al Presupuesto de 2019, pero ya se instrumentó -vía decreto- para lo que resta de este año. Los gobernadores amagan con una rebelión, pero hasta ahora se quedan en eso.
 
 Macri jaqueado, jaquea a los gobernadores

Macri suma enemigos a un ritmo asombroso
 
La decisión del Gobierno de quitarle a las provincias y municipios el Fondo Sojero, frenar por seis meses la baja de retenciones de harina y aceite de soja, y la reducción de 66% de los reintegros a las exportaciones, confirma que los intentos de la Casa Rosada por avanzar en una reducción del Gasto Público consensuada, ha fracasado.
 
Pese a que hace más de 3 meses que se está "dialogando" con los gobernadores peronistas, los únicos recortes que se han anunciado son el pase de Edenor y Edesur a la égida de los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires y de la Provincia de Buenos Aires.
 
La reacción de los gobernadores fue inmediata: Conformaron un bloque para impedir la eliminación del Fondo Sojero (es decir, su caja, ante todo), otro frente se formó entre gobernadores, intendentes y legisladores patagónicos (para evitar el recorte de subsidios a la zona), y un tercero de las provincias que van a defender a los biocombustibles.
 
De esta forma, en pocas semanas, el Gobierno de Mauricio Macri ha logrado:
 
> unir a gran parte del peronismo para defender a Cristina Fernández y le volvieron a dar protagonismo al kirchnerismo en la interna panperonista;
> han unido a gobernadores, intendentes y legisladores para defender el Fondo Sojero, los biocombustibles o los subsidios regionales;
> dividieron al llamado "peronismo dialoguista" que se partió frente a la decisión de autorizar, o no, el allanamiento a los domicilios de la ex mandataria; y
> se ha ganado el odio de 70% del gran empresariado nacional por alentar una investigación como el "Gloria Gate".
 
Por eso, pensar en una "pata peronista" en Cambiemos para las próximas elecciones es una ficción política. Al fin, tal como viene haciendo desde hace 32 meses el macrismo, cada semana suma enemigos, a un ritmo casi suicida.
 
A esta altura del partido, cabe preguntarse quienes sostienen hoy a Macri, además de Clarín y La Nación. Aparte del sector predominante del campo, o de las autoridades de la Bolsa de Comercio, le quedan tramos altamente fanatizados de las afectadas capas medias. Seres movilizados por el rencor gorila, complementado por el temor al regreso de lo que consideran el mal absoluto: Cristina.
 
Hasta hace poco se decía que lo peor ya había pasado. Lo peor no pasó ni está pasando. Lo peor está por venir.
 
 Detienen a José Francisco López, el segundo de De Vido, con bolsos de dinero en un convento abandonado

José López empezó a cantar
 
El otrora poderoso secretario de Obras Públicas, José López, empezó a cantar y apuntó "para arriba" al cargar responsabilidades sobre su jefe directo Julio De Vido y la ex presidenta Cristina Fernández. No se conoce aún si en "colaboración" con la Justicia terminó embadurnando a algunos gobernadores con los que trataba casi a diario.
 
La mancha venenosa a la que podría echar mano el ex funcionario inquieta por sus derivaciones. Lo curioso del caso es que no sólo podría afectar a los propios involucrados, sino también a la relación de sintonía que varios de estos gobernadores mantienen con Cambiemos y con Macri.
 
En ese cuadro, el peronismo en su conjunto ya prepara una movida para rechazar la decisión oficial adoptada en el marco del plan de ajuste de gastos pactado con el Fondo Monetario Internacional.
 
Si no fuera por una cuestión de alineamiento político, no pocos gobernadores de Cambiemos también se subirían al reclamo. Porque pegará duro esa eliminación en localidades del interior controlados por Cambiemos. Ya que la merma representa poco más de la mitad del aguinaldo que deben pagarles a sus empleados.
 
Sin embargo, la causa judicial en la que López se ha transformado en protagonista central puede terminar por afianzar esa simbiosis entre gobernadores  peronistas y el cristinismo. "Si algunos de ellos aparece mencionado, los va a abroquelar", olfatean en Cambiemos.
 
La novedad llega en momentos incómodos para Macri. El Presidente comenzó una negociación con la oposición en busca de sumar apoyo para el Presupuesto 2019. El macrismo necesita de parte del peronismo -el que encarnan los gobernadores - y de Sergio Massa para obtener los votos que requiere. La buena voluntad de los gobernadores dialoguistas podría mutar, analizan en el macrismo, a una postura refractaria ante un eventual cerco judicial.
 
 Macri jaqueado, jaquea a los gobernadores

Ataque al poder territorial del PJ
 
Cambiemos ha sorprendido a los gobernadores e intendentes, propios y extraños, con la eliminación del Fondo de la Soja. Los mandatarios peronistas no vieron venir la movida. Les habían dicho que tal vez para 2019, pero el Gobierno no esperó, lo volteó. Sorpresa desagradable.
 
Entre Ríos dejará de percibir entre lo que resta del año y el electoral año 2019 más de $ 1.800 millones. Era un dinero que bajaba en forma automática y diaria. Sucederá justo en un tiempo donde las obras -que no se harán- valen su peso en votos para el PJ. El peronismo interpretó "con la nuestra no". Ensayarán una medida judicial entendiendo que la Nación violó el principio de buena fe que sobreviene a un pacto.
 
En Cambiemos se sostiene que la Provincia puede suplir los dineros perdidos con los $ 4.000 millones que recibió de más este año, por encima de lo presupuestado. En el mismo tono se movieron las piezas del macrismo provincial. En el gobierno local reconocen ese ingreso de más, pero advierten que el macrismo no tuvo en cuenta la inflación a la hora de la afirmación. "La inflación se está comiendo la diferencia"; aseguraron.
 
El temor movilizó al peronismo, se movió en bloque y ensayó una respuesta institucional desde el gobernador para abajo, hasta los concejales -los del palo, claro-, y salió a decir que era un atentado contra los entrerrianos porque no habría más obras, por lo menos en el interior.
 
Infieren que les reducen la capacidad de maniobra política y electoral. Se sienten amenazados. Piensan en 2019. Al justicialismo le queda el debate en el Congreso para rechazar el decreto de Macri; una jugada desesperada, tanto como la de Cambiemos al eliminar el Fondo.
 
En el justicialismo consideran que los montos que faltarán afectarán seriamente la obra pública prevista por los municipios, principales destinatarios de la distribución de la torta coparticipable que llegaba a cada administración provincial para encarar el reparto.
 
La protesta de los "caciques" seguramente tendrá repercusión en la Legislatura, donde ya un diputado del PJ plantearía que se debe instar a los legisladores nacionales por Entre Ríos a efectuar reclamos ante las autoridades de Hacienda de la Nación.
 
Los contrincantes políticos de 2019 sufren la necesidad de recursos. Tendrán que sentarse a negociar, desde la debilidad o desde la fortaleza que pretendan mostrar. Ambos tratarán de hacerlo con las armas a su alcance.
 
A los intendentes de Cambiemos también le tocarán el bolsillo, la gestión, aunque luego puedan recibir algún ATN salvador desde la Nación, más ahora que el poder central cuenta para sí con el fondo sojero que no distribuirá entre los gobernantes peronistas.
 
Este es el telón de fondo de la escena política provincial. La preocupación principal no se centra en los cuadernos Gloria de la década pasada, sino en las cuentas del presente.
 
Los millones de pesos que este año y el próximo le quita a Entre Ríos la derogación del fondo sojero; los ingresos que crecen menos que la inflación; las partidas salariales que tanto en la Provincia como en las municipalidades se actualizan mes a mes al descarnado ritmo inflacionario, y el mega ajuste fiscal que todavía está pendiente.
 
En la Casa Gris admite que nada será como estaba presupuestado. Se suma el hecho de que la Nación cortó obras que había prometido y, además, sus principales erogaciones están atadas de modo automático a la inflación. Se avecinan meses complejos para todos. Y coincidirán con las grandes definiciones políticas.
 
 Macri jaqueado, jaquea a los gobernadores

En la provincia se confirma el adelantamiento
 
Mientras tanto, en la provincia ya se consolida el acuerdo legislativo para la reforma electoral abreviada, y el gobernador Bordet tendría la disposición legal que le permitiría adelantar los comicios.
 
Se desconocen con certeza las razones por las cuales Cambiemos en Senadores le daría los votos al proyecto oficial. Algunos especulan con que el PJ ya tendría los votos de algunos legisladores radicales descontentos, y para evitar fisuras públicas el bloque en su conjunto apoyaría la iniciativa.
 
También están los que deslizan que el jefe real del PRO en la provincia, Rogelio Frigerio, prioriza un entendimiento general con algunos gobernadores del PJ, dentro de los cuales se resalta la relación con Bordet, y dentro de este contexto no se encuentra en los planes del gobierno nacional entorpecer las elecciones provinciales cuando siente la asfixia de un precario acuerdo legislativo en el Congreso Nacional, acuerdo que solo puede quedar a flote por el acompañamiento del peronismo federal de los gobernadores.
 
Otros, los menos, dicen que en el PRO confían en presentar una propuesta electoral competitiva y que Bordet no ha ganado la elección aun, afirman esto a pesar de que no queda claro siquiera cual sería del candidato de Cambiemos.
 
Tampoco queda claro el rol de Sergio Urribarri en esta instancia, ya que el ex gobernador venía utilizando la reforma electoral como instancia decisiva en su negociación con Bordet, utilizando los legisladores que dice que contrala en la Cámara baja para forzar una foto con el Gobernador que selle un acuerdo electoral contra el gesto de aprobar la reforma legislativa.
 
Esa foto parece que no existirá. Un dirigente bordetista confía que: "el Pato se quedó afuera de toda escena, Bordet no quiere sacarse una foto porque baja 5 puntos en las encuestas y Gustavo sabe que su imagen es la clave para ganar las elecciones. Urribarri quiso ponerle un peaje a Bordet y le salió mal, ahora solo le queda apoyar la ley y no tiene margen para pedir nada."
 
Al ex gobernador parece que sólo le queda tensar la cuerda, en los medios de comunicación, con su candidatura a gobernador (que tiene todo para ser rechazada en la Justicia) ya que no solo no encuentra candidato a gobernador que se ofrezca como delfín suyo y la principal estrategia de campaña que tiene, ir pegado con Cristina o el candidato de Unidad Ciudadana, parece evaporarse con el adelantamiento.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-11-2018 / 12:11
15-11-2018 / 11:11
15-11-2018 / 09:11
14-11-2018 / 11:11
13-11-2018 / 16:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar