La Opinión Popular
                  22:07  |  Martes 18 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-08-2018 / 09:08

Oyarbide: primero lo cogotearon y despues lloró por radio

Oyarbide: primero lo cogotearon y despues lloró por radio
Mientras hablaba con su entrevistador, el ex juez Oyarbide dijo: “Estoy mal, estoy muy mal. Me queda todavía un poco de fuerza para decir las cosas”, aseguró, llorando. Más tarde imagino una escena digna de El Padrino. “Si me quieren matar que me maten. Ya está. Ojalá que lo escuche el presidente todo esto. Ojalá... Yo quería que Bonadio me venga a buscar a mi casa, no tengo problemas. Yo me voy a comer al Paseo de la Recova, a tomar un plato de sopa, por si me quieren servir el plato de sopa o dispararme por la espalda".
La saga de los "cuadernos Gloria de las coimas" tiene capítulos imperdibles todos los días. Una de las novedades ha sido la declaración del payasesco exjuez federal Norberto Oyarbide. Parece que el hombre "se quedó pensando" y volvió a Comodoro Py a contar algunas cosas que fue recordando. No está claro si algo ayudó a agilizar su memoria o tuvo que estudiar algún libreto.
 
Lo cierto es que ayer se acercó apoyado en su sugestivo bastón al quinto piso de Comodoro Py. Fue a reforzar su presentación ante Bonadío. ¿Y qué dijo? "Me apretaban para que sacara las causas de los Kirchner", afirmó. ¿Y quién le apretaban? le preguntó el otro juez. "Jaime Stiuso y Javier Fernández", habría señalado Oyarbide, según hizo trascender el diario La Nación. ¿Y cómo lo hacían, Norberto? "Me apretaron el cogote", dijo en un exceso de literalidad.
 
El auditor General de la Nación Javier Fernández y el capo de la Side/SIE Jaime Stiuso, supuestamente actuaban bajo la orden de Néstor Kirchner. Sin embargo, el abogado de Oyarbide más tarde insistiría en que "no mandó al frente a nadie".
 
"En algún momento vi a Baratta y a Lazarte. Pero las fechas están todas equivocadas. Jamás recibí nada", aseguró Oyarbide. Sin embargo, en (las fotocopias) de los cuadernos de Centeno figuran encuentros con el entonces juez, en algunos casos para entregar dinero. Por lo menos allí figura su nombre el 3 de septiembre de 2013, 22 de junio y 14 de octubre de 2015.
 
Pero además de declarar dos veces ante Bonadío, Oyarbide eligió la radio para hacer su descargo. Primero llamó a Baby Echecopar, argumentando que había sido víctima de una extorsión. Pero, igual que en Comodoro Py, en la radio quiso declarar otra vez.
 
"Estoy mal, estoy muy mal. Me queda todavía un poco de fuerza para decir las cosas", aseguró, llorando. Más tarde imagino una escena digna de El Padrino. "Si me quieren matar que me maten. Ya está. Ojalá que lo escuche el presidente todo esto. Ojalá... Yo quería que Bonadio me venga a buscar a mi casa, no tengo problemas. Yo me voy a comer al Paseo de la Recova, a tomar un plato de sopa, por si me quieren servir el plato de sopa o dispararme por la espalda".
 
Oyarbide es conocido de Bonadío. Ambos estaban en la servilleta del mememista Corach, aquella que marcaba a los jueces controlados por Menem. Pero después supo responder al kirchnerismo, lo cual lo llevó al juicio político. De esa situación zafó con una oportuna renuncia, según la propia Carrió, acordada entre el juez y Daniel Angelici. Por sus declaraciones en tribunales, es lícito pensar que el macrismo será la etapa superior del oyarbidismo.
 
Así sumó otro capítulo a una causa donde la población asiste a un show mediático-judicial de inesperado final. Por un lado, expone escenas de corrupción política y empresarial; por otro la sospecha de que hay detrás una gran operación judicial que digita la causa y elige quienes quedarán en la mira y quienes seguirán haciendo negocios con total impunidad.
 
La Opinión Popular

 
Del llanto a la desmentida
 
Norberto Oyarbide empezó su día de ayer hablando por radio sobre su situación en la causa de los cuadernos Gloria, en la que al ser indagado se presentó como una víctima de presiones para apurar una causa por enriquecimiento ilícito contra Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y negó haber recibido dinero. Había dado un dato que causó un tembladeral: dijo que quienes lo habían abordado fueron el histórico operador judicial Javier Fernández y el ex jefe de operaciones de la ex SIDE Antonio "Jaime" Stiuso. 
 
Mientras hablaba con su entrevistador, Baby Etchecopar, el ex juez rompió en llanto y dijo estar "muy mal". "Si me quieren matar que me maten", sollozó al aire. El conductor comenzó a consolarlo y a sugerirle que quizá debía presentarse nuevamente ante el juzgado de Claudio Bonadio para ampliar su declaración, lo que finalmente sucedió.
 
En rigor, ofreció un relato con algunos detalles sobre el supuesto apriete, listo para convertirse en un nuevo frente para CKF. Rápidamente, además, la Unidad de Información Financiera (UIF) se presentó para pedir la reapertura del expediente sobre el patrimonio de los Kirchner, en el que Oyarbide había dictado el sobreseimiento, que quedó firme porque nunca apeló la fiscalía.
 
"Yo nombré a este señor Fernández y a Stiuso, que a la postre fue echado por Cristina Kirchner, ellos eran empleados de una persona de la cual emanaban todas las responsabilidades que es la persona que falleció, el esposo de la ex presidenta. Yo sobreseí en base a todo lo que me dijeron, y bueno, había que hacerlo", dijo Oyarbide. "Voy a llamar a Bonadio, necesito ampliar mi declaración", anunció, ante una sugerencia del entrevistador. Su abogado, Osvaldo Cantoro, dio ante PáginaI12 una explicación sensiblemente distinta.
 
"Lo que dijo (Oyarbide) en tribunales es que tuvo un reunión en un domicilio en la calle Córdoba con Javier Fernández y con Stiuso y que le pidieron celeridad en la causa. Ese pedido venía de boca de Néstor Kirchner. No le ofrecieron dinero ni fue amenazado. Luego dejó en claro que su resolución fue conforme a derecho, guiada por las pericias del caso. Nada torció su voluntad. Habrá que ver si consideran que hay un delito. El fiscal (Carlos) Stornelli tomó esto como una denuncia y lo mandó a sorteo", señaló el abogado.
 
Según el sistema de sorteos de tribunales, se hizo una denuncia desde el juzgado de Bonadio por "averiguación de delito" y le tocó al Juzgado Federal 9, a cargo de Luis Rodríguez, quien casualmente es muy cercano a Javier Fernández, padrino de su hija.
 
Cantoro distinguió ese relato de la causa sobre sobornos narrados en las fotocopias del cuaderno de Oscar Centeno, chofer de Roberto Baratta en el Ministerio de Planificación.
 
Oyarbide está bajo sospecha en ese expediente por menciones en los cuadernos que forman parte de la imputación. Se le señalaron presuntos encuentros con ex funcionarios: con Baratta, ex mano derecha de Julio De Vido, y también con el propio ex ministro, en el restaurante Sagardi el 3 septiembre de 2013; con Baratta y su secretario Nelson Lazarte en Comodoro Py el 26 de septiembre de 2013; el 17 de octubre de ese año en teoría Oyarbide le habría entregado a Lazarte una resolución en el restaurante Estilo Campo; el 22 de junio de 2015 se señala una visita de Lazarte a la casa de Oyarbide, donde le llevaría papeles "luego de ir varias veces a llevar dinero"; el 14 de octubre de ese año, en los cuadernos figura que el ex juez entrega a Lazarte una resolución.
 
Oyarbide dijo que conoce a Baratta y a Lazarte, pero no a De Vido, y que "las fechas están todas equivocadas". Negó haber recibido dinero. "En esta causa no va a ser arrepentido, ni puede, porque no tiene nada de qué arrepentirse.  Lograremos su sobreseimiento", subrayó Cantoro.
 
La famosa causa por enriquecimiento ilícito contra los Kirchner que tuvo Oyarbide se basó en una denuncia por un incremento patrimonial del 158 por ciento durante 2008. El cuerpo de peritos de la Corte Suprema no detectó irregularidades y ex juez dictó el sobreseimiento. No apelaron ni el fiscal Eduardo Taiano ni la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.
 
Ahora la UIF, el organismo que utiliza el Ejecutivo para participar de las causas contra el kirchnerismo, le pide al juez Marcelo Martínez de Giorgi, que subroga el juzgado que dejó Oyarbide, que reabra la causa.
 
Los Kirchner tuvieron otras denuncias por presunto enriquecimiento que terminaron cerradas: el juez Julián Ercolini investigó el patrimonio familiar entre 1995 y 2004 y los sobreseyó en 2005. El fiscal también fue Taiano, y no apeló. Rodolfo Canicoba Corral investigó los bienes de la pareja en el período 2005-2007, y también cerró el caso, decisión confirmada por la Cámara Federal.
 
Por Irina Hauser y Raúl Kollmann
 
Fuentes: Página 12 y La Izquierda Diario
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-06-2019 / 08:06
Las elecciones provinciales realizadas hasta ahora arrojan una combinación de datos abrumadores: el peronismo arrasa en muchas provincias, o gana más cómodo que antes, o pierde por menos diferencia. Pero en todos lados crece, y mucho. Al contrario, Cambiemos se achica significativamente. Si se proyectara, la suerte de Mauricio Macri estaría echada. Tal vez sea así.
 
El domingo, Omar Perotti recuperó la provincia de Santa Fe para el peronismo luego de 12 años de gobierno socialista. En Formosa, el peronista Gildo Insfrán logró el 70% de los votos y comenzará el 10 de diciembre su séptimo gobierno consecutivo.
 
En San Luis, el peronista Alberto Rodríguez Saá seguirá en el poder. Obtuvo 42% de los votos. Si le suman los que obtuvo su hermano, el peronista Adolfo Rodríguez Saá, representan dos tercios de la provincia puntana. En Tierra del Fuego, el candidato K Gustavo Melella, superó el 50% de los votos. La gobernadora peronista Roxana Bertone consiguió el 38%. Casi un 90% en total.
 
En todas las provincias hay muchos más votos para el Peronismo y muchos menos votos para Cambiemos. Si se miran objetivamente, los números describen una poderosa ola peronista en las provincias. En este panorama, la fórmula Fernández -Fernández es la gran favorita. 

Adelante en la carrera está hoy la oposición encarnada en la fórmula Alberto-Cristina, con una distancia entre cinco y diez puntos porcentuales (según la encuestadora) por sobre el oficialismo de Macri-Pichetto por lo que no hay que descartar que la diferencia siga estirándose y la elección se resuelva en primera ronda.
 
El efecto mayoría se produjo por el apoyo a la fórmula del PJ por parte de casi todos los gobernadores peronistas exitosos encadenado con la incorporación de una figura de peso nacional como Sergio Massa a la coalición opositora.
 
Esta unidad del peronismo tiene su origen en la necesidad de derrotar a Macri. La realidad política que el poder son los votos. Al sumarse Massa se integra además una superestructura con significación electoral. Ese plus que le agrega la presencia de Massa puede definir la elección en la primera vuelta.
 
La unidad del peronismo es un objetivo anhelado por la mayor parte del electorado argentino que se define como opositor y que está convencido que el peronismo debía unirse con el principal objetivo de derrotar a Cambiemos y poner en marcha un gobierno con un modelo económico y social diferente.
 
La Opinión Popular

17-06-2019 / 12:06
17-06-2019 / 12:06
Durante y después del apagón masivo que colapsó el sistema energético y dejó al país entero en penumbras, dirigentes de la oposición cuestionaron el nefasto rol del gobierno de Mauricio Macri.

Uno de ellos fue el precandidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, quien primero compartió un tweet de Macri del 18 de diciembre de 2013 en el que el Presidente decía: "Estos cortes son el símbolo del fracaso de la política energética nacional". Y luego agregó: "Millones de argentinos, que han debido pagar sumas siderales en tarifas con las que se benefician los amigos del poder, aún esperan que la energía vuelva a sus hogares".
 
El precandidato resaltó que el Gobierno de Cambiemos "hace solo seis días se jactaba de 'exportar energía'" y exigió: "devuelvan la luz a las casas de los argentinos".
 
Por último compartió un video en el que Macri, durante un almuerzo con Mirtha Legrand, dijo: "si nosotros no aumentábamos las tarifas estábamos a una materia de ser Venezuela, nos íbamos a quedar en un apagón general". Fernández explicó que "subieron las tarifas tanto como sus amigos les reclamaron y generaron el apagón más grande de la historia. No es Venezuela. Es Argentina. Ya es hora de darse cuenta".
 
Sergio Massa, también parte del Frente de Todos, planteó que "el Gobierno debe abrir una investigación urgente y explicarle a la sociedad lo que pasó". Y agregó que "los responsables del sistema eléctrico, energía Cammesa, deben ir mañana mismo al Congreso a explicar semejante desastre. Defensa del Consumidor debe resolver cómo va a reparar el daño económico, pérdidas de equipos y alimentos que hoy viven millones de familias argentinas".
 
Finalmente, sentenció: "El apagón viene después de 3 años de tarifazos de más del 1000 por ciento en energía. Nos dijeron que era para inversión. Y el resultado es un enorme apagón. Desde el 10 de diciembre y con un nuevo gobierno, hay que transformar la matriz y el desarrollo energético en un programa a 10 años de política de Estado".
 
Desde el FIT, la diputada Myriam Bregman cuestionó al Gobierno y reclamó: "Ahora discutamos en serio cómo terminamos con el enorme curro de la privatización del sistema energético. Todo lo demás, spot electoral".
 
El senador Fernando "Pino" Solanas, por su parte, señaló que "entre 2015 y 2017 la electricidad aumentó 562 por ciento. En 2019 la tarifa de electricidad aumentará un 55 por ciento de promedio acumulado. Mientras tanto, los argentinos estamos ante el mayor corte de energía que hayamos sufrido por una falla en la distribución".
 
Y luego agregó: "Esto no fue un 'corte' más. Acá falló el centro neurálgico de nuestro sistema eléctrico. Macri se cansó de obedecer los pedidos de aumentos de tarifas de las compañías eléctricas. En cualquier país del mundo lloverían las demandas del Estado contra las empresas".
 
La Opinión Popular

17-06-2019 / 10:06
Las alegrías que trajo el 'efecto Pichetto' duraron muy poco para el macrismo, y es que este fue un domingo negro para Cambiemos (ahora Juntos por el Cambio). Primero, con un megaapagón, el corte de energía más grande de la historia nacional, y posteriormente, el triunfo del PJ en San Luis, Formosa y Tierra del Fuego y en la provincia de Santa Fe, que es un distrito electoral clave.
 
Este domingo de elecciones volvió a arrojar victorias para el peronismo y derrotas para Cambiemos en varias provincias, a dos meses de las PASO. Santa Fe, San Luis, Formosa y Tierra del Fuego celebraron este domingo elecciones y eligieron a sus gobernadores. El gobierno de Macri sigue con la cosecha de un solo triunfo electoral: el de Jujuy.
 
El senador nacional peronista Omar Perotti, del Frente Juntos, se transformó este domingo en el nuevo gobernador de la provincia de Santa Fe, al imponerse con más del 40% de los votos sobre el socialista Antonio Bonfatti, del Frente Progresista Cívico y Social, quien obtuvo el 36,34. En tercer lugar cómodo quedó el intendente de Santa Fe y candidato de Cambiemos, José Corral, con el 18.96.
 
Mientras tanto, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, fue reelecto más del 42 por cientos de los votos y se impuso sobre el senador de Cambiemos, Claudio Poggi, quien consiguió el 34.53%, por delante de Adolfo Rodríguez Saá, con el 22.27%.
 
En San Luis, Gildo Insfrán se encamina seguro a un nuevo mandato. Con más del 70% de las mesas escrutadas, el peronista alcanzaba holgadamente el 72% de los votos y dejaba en el segundo lugar al postulante de la Confederación Frente Amplio Formoseño, Adrián Bogado, con el 26.75%."Esto demuestra que el camino que elegimos hace mucho tiempo es la respuesta para volver a tener el 10 de diciembre en la Casa Rosada un gobierno de tinte nacional y popular", reflexionó el formoseño Insfrán.
 
En el caso de Tierra del Fuego, con un muy lento escrutinio, la gobernadora peronista de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, sacaba alrededor del 40% ante el intendente de Río Grande y aliado al kirchnerismo, Gustavo Melella, quien obtenía el 48.4 e irían al balotaje el próximo 23 de julio.
 
Con los resultados en la mano, le resta al Gobierno de Macri en primer lugar, seguir engañando a los mercados para mantener el clima de entusiasmo y optimismo económico tras el anuncio de la fórmula Macri-Pichetto, y por otro lado, y al parecer el más difícil, convencer al electorado sobre el planteo de la reelección, que con un nuevo triunfo peronista superior a lo previsto, se suma una derrota más al macrismo a nivel nacional, alejando a Macri de la Casa Rosada y acercando un poco más al frente peronista opositor TODOS.
 
La Opinión Popular

16-06-2019 / 10:06
En el día que se oficializaron las alianzas electorales que competirán en agosto en las PASO y en octubre en la primera vuelta, los bancos devengaron intereses por 3126 millones de pesos solamente por la tenencia de Leliq emitidas por el Banco Central para contener la paridad cambiaria. A la cotización de ese día, ese monto de intereses es equivalente a 71 millones de dólares.
 
El reloj del taxi de los intereses de las Leliq no se detiene. La proyección de esos números diarios a términos anuales es abrumadora. Mientras algunos eligen  el camino de sumar angustia haciendo ese ejercicio, ya existen otras cifras que son lo suficientemente contundentes para estar intranquilos.
 
Los intereses ya anotados por los bancos por las Leliq desde octubre del año pasado, cuando fueron lanzadas al mercado por el Banco Central bajo la conducción de Guido Sandleris, hasta el viernes pasado, suman 350.799 millones de pesos. En apenas ocho meses y medio, el instrumento monetario utilizado por el Gobierno para evitar una corrida contra el peso ha acumulado intereses equivalentes a unos 7.973 millones de dólares.
 
La campaña electoral de Cambiemos está siendo muy cara, factura inmensa que será saldada, con una elevada probabilidad, con un evento económico traumático que afectará a la mayoría de la población. Al crédito extraordinario del FMI, de 57 mil millones de dólares entregado al gobierno de Macri para evitar el default de la deuda, se debe sumar la emisión, hasta ahora, de casi 1,2 billones de pesos de Leliq (Letras de Liquidez), negocio espectacular para el sistema financiero, para evitar otra megadevaluación.
 
La cesación de pagos y/o otra vuelta de la corrida cambiaria serían devastadoras para la ambición de reelección de Macri. Para evitar en este año electoral la irrupción de esos acontecimientos críticos, situación de inestabilidad a la que se llegó por la política económica neoliberal aplicada desde el comienzo del gobierno, la economía macrista necesita del pulmotor del endeudamiento.
 
Financiamientos dado por el FMI vía un stand by y por los bancos del sistema local con las Leliq. El proyecto electoral del oficialismo está teniendo de ese modo un costo inmenso.
 
Los bancos están haciendo así un negocio fabuloso, que está siendo reflejado en el cuadro de resultados de los balances. Captan fondos de ahorristas, a quienes les pagan de 48 a 53 por ciento anual, y esos mismos recursos son inmediatamente entregados al Banco Central que estuvo pagando por ellos de 70 a 74 por ciento anual. En un rápido pase de manos, las entidades estuvieron anotando una utilidad de por lo menos 20 puntos porcentuales.
 
El balance global de las entidades privadas en el primer trimestre del año refleja el resultado de esa bicicleta fabulosa a cuenta del Banco Central. Ese grupo de bancos contabilizó una ganancia total de unos 56 mil millones de pesos (1200 millones de dólares), de acuerdo a información proporcionada por el Banco Central. 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar