La Opinión Popular
                  15:13  |  Martes 20 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-08-2018 / 10:08
GANÓ EL ABORTO CLANDESTINO

El Senado votó en contra de un reclamo generalizado que ganó las calles

El Senado votó en contra de un reclamo generalizado que ganó las calles
A las mujeres nunca les regalaron nada. Para estudiar en las universidades, para poder tener derecho al voto, para poder decidir sobre la vida de sus hijos, para tener acceso gratuito a anticonceptivos, siempre tuvieron que salir a las calles a pelear. Los votos que faltaron para despenalizar y legalizar el aborto no son más que una piedra en el camino. No fue ayer. Será mañana.
Fueron casi 17 horas de debate, con lluvia en la calle, y sin sorpresas para nadie: el Senado conservador rechazó el proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo: 38 a 31, 2 abstenciones y 1 ausencia. En el gobierno de Mauricio Macri suspiraban aliviados.
 
Para el Presidente, no importaba el resultado. Para la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, era un alivio si se rechazaba. Las principales figuras de la alianza Cambiemos mostraron nula empatía con las muertes por abortos clandestinos y se posicionaron bien lejos de la aprobación de la ley que legalizaba el aborto.
 
La vicepresidenta de la Nación que preside el Senado, Gabriela Michetti, festejó a micrófono abierto la continuidad del aborto clandestino: "¡Vamos todavía!", se llegó a escuchar de su boca. Antes, fuera de micrófono, llamó "pelotudo" al presidente del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, que le pedía ser flexible con los tiempos de las exposiciones.
 
En las afueras del Congreso festejaban los pocos "Celestes" que quedaban al momento de la votación, cerca de las 3 de la mañana, que no llegaban ni a la quinta parte del sector nucleado en torno a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. Quedó la promesa de los Verdes, de que volverán a la carga. En cualquier caso, en la próxima reforma del Código Penal, habrá un regreso del tema a escena.
 
En las calles, a las mentes arcaicas, se le enfrentó una juventud fervorosa que encontró en el pañuelo verde un símbolo de igualdad. Desafió a los fundamentalismos religiosos y a la pretensión de la jerarquía eclesiástica de influir sobre las políticas públicas sanitarias y educativas.
 
Los argumentos basados en creencias religiosas mostraron las mentiras de los antiderechos, el aborto dejó de ser un tabú y salió del closet y se despenalizó socialmente. Las madres y las abuelas les contaron a sus hijas y nietas sobre sus abortos, las adolescentes llevaron el debate a sus hogares y a las escuelas.
 
El mundo nos miró y descubrió que, en la Argentina, las mujeres todavía no tienen el derecho a decidir sobre sus cuerpos y quedamos vergonzosamente expuestos como un país atrasado donde todavía no gozan de ciudadanía plena.
 
A las mujeres nunca les regalaron nada. Para estudiar en las universidades, para poder tener derecho al voto, para poder decidir sobre la vida de sus hijos, para tener acceso gratuito a anticonceptivos, siempre tuvieron que salir a las calles a pelear.
 
Los votos que faltaron para despenalizar y legalizar el aborto no son más que una piedra en el camino. No fue ayer. Será mañana.
 
La Opinión Popular

 
Nadie puede parar el viento
 
Tras casi 17 horas de debate y mientras en la calle millones de mujeres reclamaban bajo la lluvia por el fin del aborto clandestino y la ampliación de sus derechos, el Senado rechazó el proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo que contaba con media sanción de Diputados.
 
En las afueras del Congreso festejaban los pocos "celestes" que quedaban al momento de la votación, cerca de las 3 de la mañana, que no llegaban ni a la quinta parte del sector nucleado en torno a la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. El resultado no arrojó demasiadas sorpresas: el rechazo contabilizó 38 votos y el sí, 31. Hubo una ausente por licencia por embarazo (Eugenia Catalfamo) y dos abstenciones.
 
La jornada, que había comenzado tensa pero fría, fue tomando temperatura con el correr de las horas. La vicepresidenta Gabriela Michetti, fuera de micrófono, llamó "pelotudo" al presidente del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, que le pedía ser flexible con los tiempos de las exposiciones.
 
El salteño Rodolfo Urtubey debió aclarar sus dichos sobre los abortos realizados en caso violación luego de que la mendocina Anabel Fernández Sagasti los calificara como "una bestialidad de la época de las cavernas". Hubo discursos vehementes como los de Beatriz Mirkin, Pino Solanas y Miguel Pichetto. Otros fueron más emotivos como el de Gladys González, que llegó hasta las lágrimas.
 
Cuatro meses duró el histórico tratamiento de la legalización del aborto en el Congreso. Después de 13 años de su primera presentación, el 14 de junio, luego de 700 exposiciones en comisión y una sesión maratónica de 23 horas, una coalición transversal de diputados y diputadas, acompañadas por una multitud en las calles, le dio media sanción y el tema pasó a la Cámara Alta con un impulso sorprendente.
 
La presión de sectores conservadores políticos y religiosos logró primero imprimirle al tratamiento un ritmo más lento y luego ir sumando voluntades al rechazo con el correr de las semanas.
 
El radicalismo se terminó posicionando como el bloque que, proporcionalmente, más votos sumó al rechazo: 9 sobre 12. El PRO aportó otros 5 en contra y 4 a favor. Contando a todos sus integrantes, Cambiemos sumó 17 votos en contra y sólo 8 a favor.
 
El Interbloque Argentina Federal, que conduce Pichetto, acumuló 12 votos a favor, 11 en contra y una abstención, del santafesino Omar Perotti. El Frente para la Victoria-PJ fue el que más votos sumó a favor: 8 sobre 9, incluida la ex presidenta Cristina Fernández. La única que votó en contra fue la rionegrina Silvina García Larraburu, que se dio vuelta en los últimos días pese a que su bloque había anunciado hace meses que todos sus integrantes acompañarían la media sanción.
 
El Interbloque Federal aportó 3 votos en contra, 1 a favor y una abstención, de la neuquina Lucila Crexell. El resto de los bloques, más pequeños, se inclinaron mayoritariamente por el rechazo. La excepción fueron Solanas y Magdalena Odarda, fervientes impulsores de la legalización.
 
Hacia la tarde noche, la vicepresidenta Gabriela Michetti intentó acelerar el horario de la votación con la excusa de que era una recomendación del Ministerio de Seguridad para evitar eventuales incidentes afuera. Pasada la medianoche, la diputada kirchnerista Mayra Mendoza denunció que fue obligada a retirarse del recinto de la Cámara Alta, "escoltada y empujada por personal de seguridad del Senado. "Orden de la Presidenta (Michetti)", le dijeron.
 
"No hay dos vidas, tres vidas, hay una sola vida y hay que defenderla siempre", aseguró CFK pasada la 1 de la mañana, luego de recordar medidas de su gestión como la AUH o leyes como el matrimonio igualitario, la de identidad de género o la de educación sexual integral. La ex presidenta explicó que su cambio de postura respecto del aborto se debió "a las miles y miles de chicas que se volcaron a la calle y verlas abordar la cuestión feminista".
 
El jefe de la bancada justicialista también fundamentó su voto a favor pero lo hizo con foco en la separación entre la religión y el Estado. "El siglo XXI es el siglo de la mujer. Y el que no comprenda esto va a quedar afuera de la historia. La religión no puede imponerle al conjunto del país las normas que son de naturaleza civil de un Estado laico", aseguró Pichetto, quien le reprochó a Mauricio Macri no haberse puesto al frente del debate.
 
La sesión había comenzado inusualmente temprano. Los primeros en hablar fueron los presidentes de las comisiones de Salud, Mario Fiad; de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera y de Justicia, Pedro Guastavino.
 
Los primeros dos, en contra de la ley, arrancaron con los argumentos que los "celestes" repetirían durante el resto del día. Apelaron a la presunta inconstitucionalidad e inconvencionalidad del proyecto y a la necesidad de proteger el "derecho a la vida" del embrión.
 
Guastavino, en cambio, apuntó contra la Iglesia y le reveló las agresiones sufridas: "He recibido gran cantidad de mensajes que en nombre de Dios me descalificaban. Me la pasé esquivando crucifijos. Un sector de la Iglesia que quizá cuando nos desaparecían, torturaban, daban vuelta la cara, o cuando torturaban y violaban a nuestras compañeras desaparecidas miraban para otro lado".
 
Tres senadores tenían pañuelos en sus brazos o en sus bancas: Solanas, Sigrid Kunath y Norma Durango. Otros vestían corbatas verdes: Mario Pais y Julio Catalán Magni. "Este tema es un tema de igualdad y debemos tratarlo con perspectiva de género. Se trata del derecho de las mujeres a decidir sobre sus propios cuerpos porque la maternidad será deseada o no será", expresó Durango, dando paso al primer discurso abiertamente feminista de la sesión.
 
Bullrich, un cruzado antiderechos, regaló varios pasajes que llamaron la atención: "Las convenciones nos diferencian a los seres humanos de los mamíferos placentarios. Nos llevaron, a pesar de compartir un 99 por ciento de nuestro ADN con los chimpancés, a no resolver las disputas como los chimpancés. No nos matamos ni los canibalizamos", explicó.
 
En la vereda opuesta, su compañera de bancada, Gladys González, dio un sentido discurso, visiblemente emocionada: "Queremos salvar las dos vidas y no estamos salvando ninguna. Todos sabemos que se trata de muertes evitables y no podemos esperar ni un minuto más".
 
Por otro lado, el peronista salteño Urtubey defendió su rechazo al proyecto y lanzó una frase que despertó polémica: "Hay algunos casos en que la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, sino que a veces la violación es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusador, por ejemplo en el abuso intrafamiliar, donde no se puede hablar de violencia, pero tampoco de consentimiento, sino de una subordinación". 
 
Finalmente, aclaró sus expresiones: "Afirmé que toda forma de violación debe ser considerada un caso de aborto no punible. De ningún modo quise acotar el concepto de violación ni negar que lleva violencia. La idea es ser aún más duro en condenar la violación en todas sus formas", dijo.
 
En las calles millones de mujeres seguían manifestándose a la espera de un resultado que parecía irreversible. A lo largo de toda la sesión distintos senadores se encargaron de dejar un mensaje alentador para ellas, similar al que utilizó Pichetto para concluir su discurso. "Más temprano que tarde, en un día más luminoso que este día gris y de lluvia, las mujeres van a tener la respuesta que necesitan".
 
Por Sebastián Abrevaya
 
Fuente: Página 12
 

Agreganos como amigo a Facebook
El Senado votó en contra de un reclamo generalizado que ganó las calles
Apenas terminó la maratónica sesión en la que el Senado de la Nación rechazó la Ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo que regulaba el aborto legal, seguro y gratuito, la vicepresidenta Gabriela Michetti lanzó un "¡Vamos todavía!” para celebrar que triunfó su postura.
El Senado votó en contra de un reclamo generalizado que ganó las calles
Tras casi 17 horas de debate y mientras en la calle millones de mujeres reclamaban bajo la lluvia por el fin del aborto clandestino y la ampliación de sus derechos, el Senado rechazó el proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo que contaba con media sanción de Diputados.
20-11-2018 / 09:11
En la primera jornada del Foro Mundial del Pensamiento Crítico, realizado en el club Ferro ante una multitud que desbordó las instalaciones, la ex presidenta Cristina Fernández convocó al armado de un amplio frente social y político que reúna a todos los sectores que se sientan afectados por el modelo neoliberal.
 
En el afán de una unión realmente más abarcativa, incluso consideró perimidas las categorías de derecha e izquierda, que "sólo sirve para dividir", y recomendó cambiarla por otra que tuviera en cuenta la categoría "pueblo". Organizadores y participantes se encargaron de aclarar que no se trataba de una "contracumbre" a la del G-20 sino que era un foro que se reunía a debatir propuestas e ideas para el futuro.
 
Cristina asumió un tono conciliador con todas las fuerzas opositoras y dedicó el primer tramo de su mensaje a hablar sobre los estragos generados por el gobierno de la alianza Cambiemos, el que -resaltó- dentro de 20 días cumplirá tres años.
 
"En los diez primeros meses de 2015, la inflación fue del 19,8 por ciento. Tres años después, es del 38,2 por ciento. Duplicó la inflación el Gobierno que proclamaba que iba a ser el problema más fácil de resolver", marcó la senadora del Frente para la Victoria.
 
También subrayó las diferencias en cuanto a consumo popular -"hoy los supermercados están literalmente vacíos"- y la política de desendeudamiento de los 12 años del kirchnerismo. "Hoy han vuelto al FMI con un préstamo de 57.700 millones de dólares, que convierten a la Argentina una vez más en meros gestores de políticas que les son impuestas de afuera, además de tener que devolver el dinero", indicó.
 
Evaluó que si hoy la gente aguanta el ajuste es gracias el entramado social construido durante sus gestiones con medidas como "las AUH, las jubilaciones".
 
La actual senadora evitó los slogans. Para qué cansar, si aún no es tiempo y la gente no piensa en las elecciones. Pero no esquivó hablar de la crisis económica ni de las actitudes sociales más complejas. Un caso fue el de quienes creen que el progreso fue solo fruto de su trabajo. Dijo que así fue, pero no solamente. "Sin políticas públicas no hay más trabajo."
 
Cristina no esbozó un discurso de campaña. Sonó, más bien, a un mensaje con definiciones sobre los ejes previos al diseño de una campaña opositora con vistas a las presidenciales de 2019. Dejó de lado las posturas ideológicas para convocar a un frente ganador en 2019.
 
¿Cristina habló de un proceso donde ella misma será la candidata? Si ya lo decidió, no se lo dijo a nadie. Pero el piso mínimo está claro: reflexionó sobre los temas de una campaña en la que sin duda resolvió intensificar su protagonismo. 
 
La Opinión Popular

19-11-2018 / 10:11
La polémica en torno a los fondos que el Estado destina al funcionamiento de Aerolíneas Argentinas y Austral, y que se potenció aun más con las críticas realizadas por el propio presidente Mauricio Macri, derivó en una denuncia por parte de los gremios de la actividad y que generó ruido en el sector.
 
El bloque que integran APTA (técnicos), APA (personal aeronáutico), UPSA (personal superior), APLA (pilotos) y UALA (pilotos de Austral), salieron al cruce y advirtieron sobre los millonarios beneficios fiscales y exenciones vigentes de los que gozan Norwegian, Avianca y Flybondi, las compañías que vienen encabezando la ultra promocionada "revolución de los aviones".
 
A través de un comunicado expusieron que estas empresas "compiten deslealmente con subsidios provinciales de Córdoba (que finalmente paga el Estado nacional y todos los argentinos)" y que luego "venden sus pasajes a precios de dumping o por debajo de sus costos, para eliminar a las compañías aerocomerciales nacionales."
 
"Subsidios públicos a extranjeros que el presidente Macri niega, diciendo que solo Aerolíneas los recibe", expresaron las organizaciones, para luego agregar que el Presidente "no denuncia que el 95% de los argentinos no viaja porque esas empresas no pagan".
 
La existencia de beneficios otorgados a estas empresas fue ratificada por numerosos expertos consultados por este medio, y hasta fue reconocida directamente por algunas de las aerolíneas mencionadas.
 
A estos nombres resta agregar el caso de LATAM que, según analistas del sector, durante 2017 resultó exceptuada del pago de IVA por el lapso de 6 meses. Sin embargo, ante la consulta fuentes de la aerolínea negaron haber gozado de esa ventaja.

19-11-2018 / 10:11
La jueza federal de Caleta Oliva Marta Yáñez indicó que la decisión de reflotar o no el submarino ARA San Juan dependerá de un estudio de factibilidad técnica y económica. La magistrada indicó que cuenta con 67 mil fotos tomadas por la empresa Ocean Infinity que permitirán avanzar en la investigación sobre los motivos del hundimiento del submarino.
 
"Los familiares a los que yo represento creen que el jueves pasado, cuando habló en el acto realizado en Mar del Plata, el presidente (Mauricio Macri) ya sabía del hallazgo del ARA San Juan", dijo Valeria Carreras, que tiene a su cargo una de las tres querellas que intervienen en la causa que tramita en Caleta Olivia para investigar las causas de la tragedia.
 
Por esa razón, esos familiares consideran que la información sobre la aparición del submarino fue "una puesta en escena". Agregó que ella, en lo personal, "lo único de lo que puedo acusar a Macri es de frialdad, de falta de empatía, de no demostrar ningún tipo de sentimiento, en un acto que fue totalmente vacío, carente de todo tipo de contenido, y al otro día apareció el tema del hallazgo y bueno, ahora habrá que analizar qué fue lo que pasó, las causas y las responsabilidades".
 
Carreras, que representa a 11 familias, confirmó que sus representadas creen "que todo fue una puesta en escena, pero también es cierto que es importante haberlo encontrado" al submarino. La abogada señaló que "la principal causa de desconfianza es el lugar en el que encontraron el buque", ya que fue hallado en la zona de implosión detectada por Austria. "Por el lugar pasaron 16 veces por lo menos y nunca encontraron nada", señaló y por eso comentó que "lo que hay que corroborar ahora es si todo esto es cierto".
 
"Lo que genera desconfianza es el momento del hallazgo, a un año y un día de la desaparición del buque, y también la forma en que habló el Presidente  en el acto como si tuviera alguna información, y también el hecho de que los jefes de la Armada les aconsejaran a todos que se quedaran unos días más en la ciudad de Mar del Plata".
 
Recordó que "durante un año tuvieron a los familiares sufriendo, dando vueltas, porque además justo se descubre y molesta que se descubra un año y un día después del aniversario, cuando el Presidente habla en presente en el discurso de homenaje", como anticipando que algo iba a pasar.
 
En tanto, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, salió a insistir en que el submarino es imposible de reflotar. "No se puede. No debe haber en el mundo tecnología para reflotarlo", indicó. No obstante, los familiares de los tripulantes recordaron que la empresa que lo encontró dice tener los medios para poder reflotarlo y asegura haber hecho rescates de este tipo en el pasado. De esto, ni Aguad ni la jueza dijeron nada.
 
La Opinión Popular

18-11-2018 / 09:11
La semana del peronismo terminó muy diferente a como había arrancado. De la fractura en el Senado por la votación del Presupuesto, cerró con la muestra de unidad exhibida para darle un golpe a la alianza Cambiemos y evitar que se quedara con los dos tercios de los miembros del Consejo de la Magistratura.
 
Es un nuevo error de cálculo político por parte de Mauricio Macri, Marcos Peña y de los operadores macristas en el Congreso que le causaron a Cambiemos una enorme derrota política en el Congreso de la Magistratura.
 
¿Qué ocurrió? Lo que los "PRO Puros" dijeron que no podía ocurrir: Todas los sectores peronistas olvidaron sus diferencias para ganar dos sillas en el poderoso Consejo de la Magistratura. La Casa Rosada creía que eso era imposible y que tenían aseguradas las poltronas de Pablo Tonelli y Mario Negri, con lo cual, tendrían aseguradas 8 de las 13 bancas necesarias para controlar el organismo judicial que selecciona y destituye jueces, y manipular así la justicia.
 
Lo ocurrido confirma que el entorno de Macri ha exagerado al minimizar la posibilidad de unidad de todos los peronistas para las elecciones del año que viene, lo que obliga a replantear toda la estrategia electoral que se elaboró y aplicó hasta ahora. En caso contrario, hay un riesgo cierto de derrota en las urnas en 10 meses.
 
Otra señal de unidad: el peronismo en su conjunto se reunió en Buenos Aires y lanzó un llamado a un gran frente opositor. "Se acabó definitivamente la mentira, el jolgorio y la fiesta amarilla en la Argentina", sentenció el presidente del Partido Justicialista nacional, José Luis Gioja, en el cierre del acto por el Día del Militante Peronista que conmemoró el regreso del ex presidente Juan Perón al país tras 17 años en el exilio.
 
El encuentro, organizado por el presidente del PJ bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, reunió en el Club Deportivo de esa localidad a Gioja, Magario, Scioli, Moyano, Yasky, entre otros dirigentes políticos y gremiales, de todo el arco peronista y dejó una foto histórica de unidad de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.
 
Igual, pese al paso adelante, prevaleció la cautela acerca de si lo que sucedió es un indicativo acerca de que la oposición marcha hacia un proceso de unidad en 2019. "Es un paso importante, pero no sacaría conclusiones apresuradas. Todavía falta recorrer mucho para saber si va a haber unidad", definió el jefe del bloque de diputado del FpV-PJ, Agustín Rossi, uno de los anotados en la carrera presidencial.
 
De hecho, hasta ahora resultaron negativas las gestiones realizadas desde el PJ Nacional que encabeza Gioja para sumar a los referentes del sector Alternativa Argentina a la Mesa de Acción Política. El camino hacia la unidad no está libre de escollos, pero hay indicios favorables.
 
La Opinión Popular

17-11-2018 / 10:11
El Presupuesto 2019 en rojo que aprobó el Senado, en vez de asignar partidas, las retira. Es un presupuesto al revés. Se trata de una lista que enumera cuánto se saca de cada rubro, un anti presupuesto.
 
El país está en rojo pero no por comunista sino por quebrado. El gobierno de Cambiemos aprobó un presupuesto que es la expresión más clara de su dramático fracaso. Dramático para la gente de a pie, a la que los mismos que han hecho este desastre le reclaman sacrificios.
 
Muchos de ellos lo votaron, engañados, seducidos por promesas que nunca se cumplieron o por razones en las que cada uno habrá creído, pero ya no se trata de creer, las consecuencias están a la vista, duelen en el alma, en la panza y en el bolsillo: casi 50 por ciento de inflación en 2018 y cien por ciento de devaluación, con un 20 por ciento de pérdida de capacidad adquisitiva del salario y el cierre de miles de empresas y comercios.
 
Eso fue 2018, pero el Presupuesto que se aprobó el miércoles anuncia un 2019 aun peor. Ni siquiera lo pueden ocultar los medios y los periodistas del oficialismo.
 
La quiebra del país es indefendible, 2019 será un año difícil para la clase media y los sectores más humildes. La caída de la industria, más del 11 por ciento, es un dato que arrastra a miles de familias a la miseria. En todo el planeta hubo un sólo país con peor resultado en ese andarivel y fue Burundi.
 
No se está pagando ninguna fiesta. El gobierno de radicales y macristas asumió con muy poca deuda. Si hubo una fiesta, ya estaba pagada cuando asumió Mauricio Macri.
 
En cambio el país que recibirán los que ganen las próximas elecciones arrastrará la deuda inmensa que se tomó en estos años y que solamente sirvió para enriquecer a unos pocos.
 
Una deuda que el Fondo Monetario no tendría que haber concedido en condiciones claramente impagables. En el nuevo presupuesto bajan las partidas para salud y educación y la única que aumenta es para el pago de deuda externa.
 
Los medios, incluso los oficialistas, cuentan las monedas que habrá para ciencia y técnica, imaginan lo que faltará en los hospitales o los precios a los que volará el transporte y los demás servicios dolarizados y sin subsidios. Ha sido el avispón que molestó al gobierno. Empieza el año electoral y cada vez es más evidente que el eje de los opositores será la demolición de la gestión de Cambiemos

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar