La Opinión Popular
                  16:23  |  Viernes 15 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-08-2018 / 09:08
LAS REACCIONES DENTRO DEL GOBIERNO ANTE EL CASO DE LOS CUADERNOS DEL CHOFER

La sonrisa macrista ya empieza a borrarse

La sonrisa macrista ya empieza a borrarse
Macri estaba contento, por el descubrimiento de los cuadernos y el proceso desatado esquivaba explicar por qué, cuando todos esperaban que sus mayores fortalezas fuera la Economía, ésta se haya convertido en su mayor punto débil y mayor deuda con la sociedad. No parecía reparar su vecindad con los ilícitos denunciados: 1) es primo de quien fuera titular de Iecsa (soterramiento del Sarmiento), Angelo Calcaterra, a quien le había vendido la compañía en su momento desde Sideco tipo “pagámela como puedas”, con fuerte olor a testaferro, 2) participación en un negocio de fulminante ganancia con otra empresa vinculada, Isolux, de triste historia y 3) el parentesco de su esposa y él mismo con un socio de su familiar detenido en el caso de los cuadernos, Glazman.
En el gobierno de Mauricio Macri hay quienes descorchan y quienes desconfían. Con el affaire de los cuadernos, las reacciones en el macrismo son variadas. Entre quienes festejan se encuentra el sector más furiosamente anti peronista.
 
En esa línea dura están los que piensan que, además de alejar de la agenda pública temas molestos como el de los aportantes truchos en la campaña de Cambiemos, el escándalo los beneficiará con el consecuente desgaste que le producirá a la ex presidenta Cristina Fernández. Incluso, hay quien imagina que esto les ayudará a justificar el ajuste y la situación económica a partir de la supuesta corrupción pasada.
 
Otro sector del Gobierno -más ligado a los tribunales- desconfía de los alcances que puede llegar a tener la investigación, en especial sobre el primo presidencial Angelo Calcaterra. También observan las complicaciones que les puede traer con los empresarios de la construcción.
 
El proceso que inician los cuadernos es muy funcional para un sector del establishment que no quiere que Cristina vuelva al poder. El inconveniente es que también enreda a otros. Techint es la empresa modelo del macrismo, al que pobló de funcionarios. Isolux hizo negocios sospechados con la familia del presidente. Javier Sánchez Caballero era su amigo y está preso por el presunto pago de coimas que hizo a través de la empresa que fundó su padre. Y así.
 
¿Qué harán entonces? ¿Priorizarán unas investigaciones sobre otras? ¿Darán más cobertura mediática a algunos nombres y reducirán el protagonismo de otros? ¿No sería acaso contrario a la pretendida depuración que se busca? ¿Los corruptos K son malos y los macristas corruptos son buenos?
 
Ese es un nivel del problema que enfrentamos. Pero hay otro más profundo, que se podría generar incluso si estuviéramos ante una justicia imparcial. Si el juez de la servilleta Claudio Bonadío es Sergio Moro y los cuadernos Gloria son el Lava Jato, nada de lo que viene será agradable.
 
Bajo la promesa de una purificación que al final sería beneficiosa, Brasil ingresó en la peor recesión de su historia, sumó millones de desempleados, perdió una posición de liderazgo global, cayó un gobierno electo democráticamente y ahora está a las puertas de coronar como presidente a uno de extrema derecha. No fue el único caso: Italia emergió de las pestes del sistema que derrumbó el Mani Pulite, con Berlusconi de primer ministro.
 
¿Es posible ajustar sistemas desequilibrados, introducir correcciones, sin cargarse la estantería en el camino, para que el esfuerzo produzca una mejora, no una plaga bíblica? Claro que si, pero no es tarea para fanáticos, sino para hombres de Estado.
 
La Opinión Popular

 
Por estos días, se nota un poco más sonrientes a los funcionarios de Gobierno, tras la difusión de los cuadernos que puso contra las cuerdas a ex funcionarios kirchneristas y permitió a la vicepresidenta Gabriela Michetti volver a instalar el desafuero de CFK.
 
Por lo menos, están más sonrientes que cuando debían responder por los aportes de campaña en territorio bonaerense. No obstante, más allá de una cierta satisfacción generalizada con la noticia, se abren distintos grupos dentro del oficialismo.
 
En primer lugar, y con una aparición más estridente en los medios, aparecen como más contentos los que se muestran furiosamente antiperonistas. En esa línea dura se puede escuchar a los que hablan de un Lava Jato argentino, donde caerán tanto ex funcionarios K como empresarios coimeros. "Estamos en paz y disfrutando. Puede caer Iecsa (la ex empresa del Grupo Macri) sin problemas. Acá no hay preocupación", aseguran.
 
También forman parte de ese sector los que dicen que esto le probará a la población "el desastre que nos dejaron". E incluso los que, entre  optimistas y voluntaristas, pretenden que a partir de estas revelaciones los argentinos "entiendan y sepan comprender la situación económica y por qué nos cuesta remontarla".
 
De esto puede dar fe la secretaria de Lucha contra la Corrupción (Ajena), Laura Alonso, que se subió a la noticia como surfista a la ola, con tweets y entrevistas en medios afines. Luego de soltar frases como "en el kirchnerismo se robó a mansalva", ayer se declaró incompetente para intervenir: "La OA no tiene competencia para investigar financiamiento de campañas (lo dije mil veces). Para eso hay causa judicial: juez y fiscal involucrados", sostuvo, al tiempo que cuestionaba cómo "mienten" los medios no oficialistas.
 
A este grupo alegre y descorchante de champagne se le puede oponer otra parte del Gobierno, que está más atenta a las movidas de Comodoro Py. Allí se puede escuchar una alegría mucho más cauta. Y una cuota importante de desconfianza.
 
Una de las espadas judiciales del Gobierno señaló a este diario que hay mucha desconfianza con las repercusiones que puede tener la investigación y sobre cómo puede terminar salpicando al oficialismo.
 
"Acá lo que puede haber es una opereta de Miguel Pichetto y Ricardo Lorenzetti guionada por Seita", dice el hombre, al que el Presidente suele escuchar en cuestiones judiciales. Seita es Guillermo Seita, un consultor que tuvo como clientes a Domingo Cavallo y que supo tener tratos con el macrismo, pero también con Massa.
 
"El estratega de Lorenzetti puede haber ideado esto para perseguir la corrupción K y pegarle al macrismo creyendo que así muestra independencia y se vuelve intocable", analiza el consigliere. "Lo apoyan en Comodoro Py y Sergio", dice. Sergio es Massa, a quien algunas fuentes del oficialismo señalan como la figura detrás de la jugada. ¿Pruebas? No muestran ninguna.
 
"Esto no lo manejamos nosotros -juran y perjuran en la Rosada-, así que intentaremos hamacarnos." También dicen que el timing es incorrecto: "En la campaña tal vez nos hubiera servido, pero ahora con Angelo salpicado no distrae nada de la situación económica. Y se pueden caer créditos a las constructoras y afectar nuestro plan de obras públicas. ¿Cómo seguimos con las obras con todos los constructores presos?".
 
Un tercer grupo, entre los cuales hay integrantes de la mesa política, pone el énfasis en esta última cuestión: el impacto sobre la obra pública. "Hay muchos empresarios que van a quedar salpicados", indican.
 
En ese sector, no existen tantas prevenciones ante el avance de la causa judicial. Tampoco desconocen que los beneficia el impacto que pueda tener sobre CFK. "Ayuda, pero si nosotros no nos enfocarnos en la gestión y en generar un repunte económico para preparar el terreno electoral, va a costar mucho ganar en 2019", indican, más cautos que el sector festejante.
 
En particular, en el Ministerio del Interior, estuvieron observando el impacto que podría haber con las empresas involucradas. Algunas ya estaban inhibidas de participar en licitaciones por otros motivos. Otras tienen contratos en ejecución, pero hasta ahora no existen evidencias que vinculen esos contratos con las presuntas coimas.
 
Para nuevas contrataciones, se las podrá inhibir si existe una sentencia. El organismo que interviene en ese caso es el Registro Nacional de Constructores, que depende de Interior. Hay una discusión legal dentro del oficialismo sobre cómo actuar sobre cada caso (si anular la licitación, si permitir que continúe la empresa), que todavía no se zanjó.
 
Por Werner Pertot
 
Fuentes: Página 12, La Política Online y La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-02-2019 / 11:02
El presidente Mauricio Macri volvió a ser cacheteado por el INDEC. Luego de asegurar -otra vez- que "la inflación está bajando", contra todos los pronósticos del Gobierno la inflación en lugar de caer volvió a acelerarse.
 
El Indec reconoció una suba del 2,9%, muy por encima del 2,6% de diciembre. Si se toman los últimos doce meses, llega a 49,3%, la más alta desde enero de 1992. Los alimentos empujaron la escalada. En la Ciudad de Buenos Aires, la suba de los precios minoristas fue de 3,8 por ciento en enero.
 
La inflación de enero fue impulsada por alimentos y bebidas, servicios públicos, comunicación y turismo. En alimentos y bebidas, que compone el centro de la canasta básica, el aumento de los precios en los últimos doce meses es del 53%, lo cual explica el fuerte aumento de los indicadores de pobreza e indigencia en la última parte del año pasado.
 
La inercia inflacionaria de 2018, junto a los aumentos de costos derivados de la devaluación que todavía no se trasladaron a los precios minoristas y la catarata de aumentos de servicios públicos determinan que la expectativa de inflación para este año no baje del 30%.
 
La inflación de 2,9% en enero es sorprendente en una economía en donde el consumo interno está muy debilitado y el dólar no registró mucha movilidad en el marco de un profundo ajuste fiscal y monetario. Sin embargo, la suba del dólar de 120% el año pasado junto a los grandes tarifazos sobre una economía cuyos precios se movía al 25 % anual antes de la crisis cambiaria multiplicó la inercia inflacionaria.
 
Esto quiere decir que los actores económicos incorporaron la indexación de los precios con números cada vez más grandes. Además, todavía existe una brecha de 20 puntos entre la suba que registran los precios mayoristas y el incremento de los minoristas.
 
El dato del 49,3% es horrible porque pone en tela de juicio el sentido del enorme sacrificio que Macri le pide a la sociedad, con el único objetivo visible de equilibrar el déficit para bajar la inflación. Sería difícil esperar que febrero muestre un incremento de precios menor al de enero. Este mes empezaron a regir nuevos aumentos en el transporte, la luz, las prepagas y la garrafa social. También se preparan nuevos aumentos en el gas (de 35 %).
 
Aunque los medios afines al gobierno se empeñan en pronosticar para el año una inflación por debajo de 30 %, las decisiones oficiales le meten fuerte presión a los precios. Según transcendidos periodísticos, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne le advirtió a Macri que no va a bajar hasta mayo pero, ¿si tampoco baja en mayo?
 
La Opinión Popular

14-02-2019 / 10:02
14-02-2019 / 10:02
Una multitud marchó "contra el hambre y los tarifazos" del gobierno de Mauricio Macri, convocada por los movimientos sociales y organismos sindicales. Frente al Ministerio de Desarrollo Social y en manifestaciones en distintas provincias, reclamaron alimentos para los comedores populares y aumentos en los salarios sociales y en la Asignación Universal por Hijo.
 
Ante el despacho de Carolina Stanley, los movimientos populares protestaron por la crítica situación social. "Hay hechos dramáticos, difíciles de contar. Miles de Pymes están bajando la persiana: son los principales lugares de empleo y cierran. Si las tarifas se volvieron imposibles de pagar para la clase media, imaginen qué pasa con nuestros compañeros en los barrios de la periferia..."
 
"La única salida que tenemos es engancharnos de la luz y eso nos pone en el lugar de la marginalidad", acusó, durante el acto frente al Ministerio de Desarrollo Social, el titular de la CTEP, Esteban Castro. La jornada se realizó con la consigna "contra el hambre y los tarifazos". En la víspera, la ministra Stanley, que acusó a los movimientos de usar "métodos extorsivos", admitió que el índice de pobreza del Indec volverá a subir en marzo.
 
El reclamo fue convocado por "los cayetanos", la Coordinadora de Trabajadores de la Economía Popular, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa, el Frente Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha.
 
Son el conjunto de organizaciones sociales que hoy concentran la mayor capacidad de movilización y, al mismo tiempo, de negociación con el Gobierno a través de la Mesa de Diálogo, una instancia abierta a inicios de la gestión de Cambiemos con la intermediación de la Iglesia católica, que funciona más o menos espasmódicamente.
 
Desde ahí, por ejemplo, el Ministerio de Desarrollo Social motorizó el salario social complementario como reemplazo de los programas de empleo del gobierno anterior. O decidió, sobre finales del año, un bono para los beneficiarios de planes sociales, que en cambio no llegó a los jubilados.
 
Las denuncias sobre la brutal situación del pueblo trabajadores que se hicieron durante la marcha y desde el palco son correctas, pero la política de "los cayetanos" tiene además otros objetivos. Por un lado, organizar y contener a los sectores más precarizados de la clase trabajadora, que hoy sobreviven con planes de 6000 pesos o son directamente desocupados. Esa política tiene la bendición del Papa Francisco.
 
Por otro, que más allá de las movilizaciones, la bronca contra el ajuste sea canalizada a través de un amplio frente "anti Macri" que se exprese en las urnas a fin de año. Es lo que discuten las organizaciones junto a la CGT, gobernadores y las distintas alas del peronismo.
 
La Opinión Popular

13-02-2019 / 11:02
13-02-2019 / 08:02
Como consecuencia del modelo neoliberal de Mauricio Macri, casi la mitad de las maquinarias industriales se mantuvieron inactivas durante diciembre. La Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) fue de 56,6%, lo que implicó una caída interanual de 7,4 puntos. Fue el peor mes del gobierno de Macri en lo productivo y el peor diciembre desde que el Indec publica datos, desde el 2002.
 
Gracias a las políticas de ajuste de Macri y del FMI, la industria automotriz mantuvo al 74,4% de sus líneas completamente desactivadas y la textil usó sólo el 32,3%. Por el lado de la demanda, la caída del consumo interno siguió golpeando, e incluso se intensificó y fue la principal explicación del desplome de la automotriz y de la textil y de la contracción de las alimenticias, entre otras.
 
La propia recesión fabril golpeó a otros sectores como la siderurgia, que llevó a las metálicas básicas a una caída interanual de 4 puntos de su uso de la capacidad instalada hasta una de 69,4%. También tiró para abajo a la química, que se contrajo 2,5 puntos en la comparación interanual.
 
Para colmo, el ajuste fiscal desactivó al componente de la demanda que había traccionado durante el cierre del 2017: la construcción. La fortísima caída de 20,5% en ese sector, que es a la vez un gran demandante de distintos productos fabriles, fue la causa principal de la mayor cantidad de maquinarias apagadas en rubros como los minerales no metálicos, que sufrieron un desplome extraordinario de 15,2 puntos. También golpeó a la metalmecánica, que contrajo en 12,8 puntos su uso de capacidad instalada.
 
Los datos del desplome productivo se suceden a la par de ciertos tímidos festejos de Cambiemos que genera la caída relativa de la tasa de interés, que aun así sigue generando un acceso prohibitivo al crédito productivo, con una tasa de 51,85% para los adelantos en cuenta corriente. Hoy la prioridad del Gobierno es estabilizar y por eso las tasas y el gasto le ponen más freezer a la economía.
 
La pregunta es hasta qué punto podrán seguir achicándose las fábricas sin verse obligadas a cerrar. Este nivel de uso de la capacidad instalada es más que crítico ya, de cierre de empresas. En diciembre crecieron las paradas programadas, por el escaso nivel de actividad. Hacia adelante la perspectiva tampoco es muy positiva. Durante este primer trimestre la dinámica no va a cambiar porque ninguna de las palancas de la economía, desde la oferta o la demanda, permiten avizorar un repunte.
 
Para el Gobierno, desde el segundo trimestre el escenario más optimista es uno de estabilidad cambiaria y recesión. Y el escenario pesimista es uno de inestabilidad y que sigan cayendo el poder adquisitivo y la inversión. Es el resultado de la lógica financiera sobre la productiva. La conclusión es clara: difícilmente llegue una lluvia de inversiones si de las maquinarias ya existentes sólo se está usando la mitad.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar