La Opinión Popular
                  04:07  |  Miércoles 18 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 11-07-2018 / 11:07
DESTACÓ EL DEBATE DEL SENADO POR EL ABORTO LEGAL

Pedro Guastavino: No tengo dudas de que Bordet debe ir por la reelección

Pedro Guastavino: No tengo dudas de que Bordet debe ir por la reelección
El senador nacional Pedro “Pemo” Guastavino (FpV-Entre Ríos) aseguró que “se siente la presión de la Iglesia” sobre los senadores por el debate de la ley de despenalización del aborto y opinó que “no le hace bien al debate, que debe ser libre y sin presiones”. “Debería haber más tolerancia”, reclamó.
El senador nacional Pedro "Pemo" Guastavino (FpV-Entre Ríos) aseguró que "se siente la presión de la Iglesia" sobre los senadores por el debate de la ley de despenalización del aborto y opinó que "no le hace bien al debate, que debe ser libre y sin presiones". "Debería haber más tolerancia", reclamó.
 
No obstante, dijo no haber recibido "ninguna llamada" de los miembros de la curia entrerriana porque "desde un principio fijé mi postura a favor de respaldar la aprobación del proyecto que aprobó la Cámara de Diputados".
 
En ese marco, destacó "el interesante" debate que se está produciendo en el Senado donde "estamos garantizando que haya equidad y ecuanimidad entre los expositores a favor y en contra".
 
En lo estrictamente político, dijo que el desdoblamiento de elecciones "debe ser una decisión del gobernador" y bregó para que "retome la posibilidad de fijar la fecha de elecciones".
 
Asimismo, se pronunció a favor de un nuevo mandato de Gustavo Bordet: "No tengo dudas de que debe ir por la reelección" porque "ha habido años de un gran esfuerzo personal para equilibrar las cuentas públicas de la provincia, equilibrar la provincia en términos fiscales". "El gobernador ha manifestado la intención de seguir conduciendo la provincia por otros cuatro años y me parece correcto que así sea", expresó el senador. 
 
En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) Guastavino aseveró que "se siente la presión" de la Iglesia ante el inicio del debate por el aborto legal, seguro y gratuito y admitió que "llamó la atención la utilización de la fiesta patria argentina donde vimos obispos que usaron los púlpitos en ese día tan caro para la Argentina para generar mucha presión en referencia al tema que estamos tratando".
 
Consideró que esto "no le hace bien al debate y debería haber más tolerancia, porque este es un debate que debe ser libre, sin presiones, para que los senadores tomen la decisión que tienen que tomar".
 
De todos modos, aclaró que "en particular" no recibió llamadas de hombres de la iglesia entrerriana. "Hay otros senadores, sobre todo del norte, que sí han recibido y que sienten mucho la presión de la iglesia sobre ellos, pero en mi caso no he recibido ningún llamado de ningún obispo o arzobispo de la iglesia", aseveró.
 
Ante ello, estimó que "seguramente tiene que ver con que desde un principio fijé mi postura publica a favor de respaldar la media sanción del proyecto de la Cámara de Diputados, y la presión hoy está más sobre aquellos senadores que están mostrando algun nivel de indecisión y buscan convencerlos". "Obviamente hay una presión pública por parte de la iglesia que ha salido de esa postura que tuvo cuando se dio el debate en Diputados, que fue mucho más prudente, pero ahora abiertamente han salido a expresarse públicamente con mucha fuerza", explicitó.
 
Asimismo, el senador admitió que el cambio de postura de los legisladores "puede ocurrir porque si bien en el Senado no será un debate tan extenso como el de Diputados, las exposiciones de algunos a favor o en contra tienen bastante argumentación y solidez y hay algunos senadores que están esperando a expositores de peso para ir dándole forma a la decisión final que van a tomar". "Por eso es muy interesante el debate que se está generando, van a pasar entre 100 y 150 personas para llegar al 1° de agosto para provocar el dictamen que será tratado el 8 de agosto en la sesión", definió.
 
En ese marco, remarcó que "los presidentes de las tres comisiones lo que estamos garantizando es que haya equidad y ecuanimidad entre los expositores a favor y en contra, y que todo se haga en el marco del respeto como sucedió ayer y como esperamos que suceda hoy". "Esto atraviesa cuestiones que tienen que ver con lo moral, lo ético, lo religioso, con la salud. Es un debate complejo pero interesante, donde cada senador se irá formando e incorporando elementos para tomar una decisión", analizó.
 
 
La política provincial
 
Consultado por un posible desdoblamiento de las elecciones en Entre Ríos, Guastavino sostuvo que "eso debe ser una decisión del gobernador, quien debe retomar la posibilidad de fijar la fecha de elecciones". "Hoy en cuanto a lo que se piensa mayoritariamente en el peronismo entrerriano es que el desdoblamiento de las elecciones es interesante pero en definitiva lo debe resolver el gobernador, que obviamente está manejando adecuadamente los tiempos electorales", definió.
 
No obstante ello, consideró que "si bien es cierto que tenemos que pensar en el futuro y en el 2019, hoy lo más preocupante es la situación económica que está atravesando el país, de qué manera está afectando a la provincia, porque se viene el tratamiento del Presupuesto 2019 que a propuesta del Ejecutivo será de ajuste y que quiere que las provincias se apresten a consensuar ese ajuste, cosa que también genera incertidumbre". "Este es el mayor problema que hoy representamos a la oposición y a la provincia de Entre Ríos", resumió.
 
En cuanto a la posibilidad de tener cuatro elecciones en la provincia ante un desdoblamiento, el legislador afirmó que "hay que evaluarlo y sin dudas es un tema que genera mucha incomodidad". "Más allá de las opiniones que vamos formulando y los análisis que se van dando, el gobernador tiene potestad para tomar una decisión respecto de esta cuestión, y en ese marco cumplió con mandar el proyecto de reforma política a las Cámaras y allí deberán evaluarlo", mencionó.
 
En ese sentido, si bien dijo desconocer "los tiempos de la Legislatura entrerriana", opinó que "esto impone que en algún momento se trate y se llegue a una conclusión, porque no hay demasiado tiempo por adelante como para seguir postergando una decisión en ese sentido".
 
Además dijo estar "en contacto" con Bordet y apoyó la postura de su reelección: "No tengo dudas de que el gobernador debe ir por la reelección porque ha habido años de gobierno donde ha hecho un gran esfuerzo personal para equilibrar las cuentas públicas de la provincia, equilibrar la provincia en términos fiscales, y también ha manifestado la intención de seguir conduciendo la provincia por otros cuatro años y me parece correcto que así sea".
 
Respecto a su posible compañero de fórmula, dijo que "tendrá que ver con el compañero que él elija, más allá de dónde provenga porque el tema de las costas Paraná o Uruguay ha sido dejado de lado en el último tiempo". "Hay muchos dirigentes en la provincia, más allá de donde sean, que tranquilamente pueden ser buenos vicegobernadores, aunque no lo he escuchado al gobernador mencionar ningún nombre", aseveró.
 
Finalmente, sobre su posible candidatura Guastavino sentenció: "No estoy pensando en eso, me siento con mucha fuerza para seguir haciendo lo que hago que es dedicar la vida a la política esté en un cargo o no lo esté".
 
Fuente: Análisis Digital 
 
Agreganos como amigo a Facebook
17-07-2018 / 17:07
17-07-2018 / 00:07
Frente al futuro oscuro que impone el acuerdo de Mauricio Macri con el FMI, los gobernadores del PJ advirtieron, con tonadas y énfasis diversos, que no se someterán dócilmente a los recortes resueltos en la Casa Rosada. Ni de peronismo hablamos: apenas es defensa propia.
 
Aunque, lo real es que la oposición hoy está entre la espada y la pared, ya que si se opone y no aprueba el proyecto 2019, el gobierno de Macri amenaza seguir con el presupuesto 2018, que perjudicará notablemente a las provincias. Por ello, un grupo de gobernadores justicialistas está preparando una propuesta alternativa.
 
En el interior del país, a Horacio Rodríguez Larreta lo llaman irónicamente "el príncipe de Dubai". Grafican de ese modo la riqueza presupuestaria de la ciudad de Buenos Aires en comparación con las provincias argentinas. Con esa mezcla de humor e intencionalidad política, argumentan que la Capital Federal debe absorber una parte significativa del ajuste que pretende el Gobierno de los CEOs.
 
La mira de los gobernadores y legisladores del interior está enfocada de ese modo no sólo por la histórica demanda federal frente al centralismo porteño, sino también porque la Capital es el distrito de origen del macrismo, su base política. De ahí que se considere que si Macri reclama un fuerte recorte de gastos, entonces el achique "debe empezar por casa".  Y la casa del PRO es Buenos Aires.
 
En números, la pretensión de los gobernadores del interior -un bloque más o menos homogéneo con el que negocia la Casa Rosada- es que la Capital y la provincia de Buenos Aires se hagan cargo de al menos $80.000 millones de los $150.000 millones de ajuste que reclama Macri a las provincias. Una suma idéntica correría por cuenta de la Nación.
 
Vidal y Larreta se enfrentan, en este marco, a una fuerte presión política para que la Nación les traspase las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur, y la de aguas Aysa. Además están los $70.000 millones que el año pasado destinó el Estado nacional a subsidios al transporte público -colectivos, trenes-, $ 66.000 millones se aplicaron al área metropolitana de Buenos Aires. La consecuencia es notoria: las tarifas son más caras en el interior del país.
 
Por otra parte, la idea de Macri es que las provincias utilicen créditos de organismos internacionales, como el BID o el Banco Mundial, para hacer las obras que no financiará más el Gobierno Nacional. Para cortar cintas durante el año electoral habrá que endeudarse. La cuestión es que el aval debe darlo la Nación. Además, se les pedirá a los gobernadores que financien temas que hoy se ejecutan con fondos nacionales, como el pago del Incentivo docente y programas de salud.
 
En resumen, ¿qué implicaría para las provincias acompañar el ajuste del FMI? En principio, recortar el gasto salarial y de bienes y servicios hasta el 1,2% del PBI. Y adaptarse a un tope de aumento de sólo el 8% para los empleados públicos en 2019.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 17:07
16-07-2018 / 16:07
16-07-2018 / 16:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar