La Opinión Popular
                  04:06  |  Miércoles 18 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-07-2018 / 10:07
EL PALACIO Y LA CALLE

Macri defiende el acuerdo con el FMI, el Pueblo en contra

Macri defiende el acuerdo con el FMI, el Pueblo en contra
Acri recluido en Tucumán fue la contracara del inmenso acto que se efectuaba en la avenida 9 de Julio, entre las avenidas Belgrano e Independencia. Pantalla 1: Decenas de miles de personas con banderas argentinas y cantando el himno. Pantalla 2: Un presidente con bastón y banda. Pantalla 1: Decenas de miles en las calles con los símbolos de la Nación. Pantalla 2: Un presidente encerrado con los símbolos del mando. Pantalla 1: Decenas de miles para criticar las exigencias de ajuste salvaje del FMI. Pantalla 2: Un presidente que acepta esas exigencias contra su ciudadanía por parte de un organismo financiero internacional.
El Día de la Independencia dividió aguas. Mientras Mauricio Macri prefirió un acto mínimo en Tucumán, donde defendió sus políticas de subordinación total al FMI con pérdida de la Independencia Económica, una multitud se concentró en la 9 de Julio para rechazar los acuerdos con el siniestro Fondo.
 
Cuando ser oposición es ir a cantar el himno en las fechas patrias, está diciendo implícitamente que el oficialismo abandonó esos espacios que normalmente han sido compartidos por oposición y oficialismo. Está diciendo también que no le interesan esas conmemoraciones de masas populares, ni concibe al himno o a los símbolos de la Nación como parte de su concepto de identidad.
 
Es lo que pasó el 25 de Mayo y el 9 de Julio que, a falta de convocatoria oficial, la hubo de los movimientos sociales y agrupaciones políticas de oposición. En los dos casos se trata de fechas que tienen que ver con la independencia. Y en ambos, las consignas fueron contra la vuelta de la Argentina al FMI de la mano del gobierno radical-conservador de Cambiemos.
 
Los acuerdos con el FMI cancelan la soberanía económica del país. Como acto de disidencia y crítica, la oposición reafirma la identidad nacional: canta el himno y se moviliza con la bandera argentina, propone un horizonte de identidad y comunidad, frente a la entrega de esa independencia por parte del gobierno.
 
La convocatoria a la 9 de Julio fue masiva como lo muestran las diferentes tomas fotográficas. A su vez, el gobierno de los ricos elude esa imagen de comunidad-Nación y prefiere el discurso meritocrático, individualista y emprendedorista, como lo señaló Mauricio Macri en las pocas palabras que pronunció en Tucumán.
 
Desde que asumió, Macri no convocó ni asistió a la conmemoración popular de una fecha histórica. Siempre encontró una excusa para zafar. El 20 de junio pasado no fue a Rosario como hacen históricamente los presidentes porque tenía miedo de que lo escracharan.
 
Y lo mismo quiso hacer ahora en Tucumán, donde le aseguraron que tomarían todas las medidas necesarias para garantizar su tranquilidad. Y así fue, los manifestantes que trataron de llegar a la Casa de Tucumán fueron detenidos varias cuadras antes, donde soltaron cientos de globos negros en señal de protesta contra el gobierno de Cambiemos.
 
En conclusión, el 9 de Julio y 25 de Mayo se conmemoraron en las calles este año y con actos populares y opositores. No hubo disputa por los espacios físicos ni simbólicos. A Cambiemos no le interesa movilizar, ni profundizar identidad ni historia. No construyen Patria, sino Colonia.
 
La Opinión Popular

EN EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA, UNA MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN RECHAZÓ EL ENDEUDAMIENTO CON EL FMI
 
"Sólo le ofrecen al pueblo un destino de miseria"
 
"Rompamos las cadenas de un ciclo veloz y brutal de endeudamiento externo, que pretende condenar a generaciones de argentinas y argentinos a seguir pagando los negocios que están haciendo unos pocos", se escuchó decir, desde los altavoces del escenario, al actor Gerardo Romano cuando leyó la proclama consensuada por las distintas organizaciones políticas, sociales, sindicales y culturales que ayer convocaron a una manifestación por el Día de la Independencia bajo la consigna "La patria no se rinde".
 
Cientos de miles de personas, según los organizadores, participaron con banderas argentinas y carteles expresando su rechazo al acuerdo del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
"Nunca me acostumbraré a esa señora buscando basura en la puerta de mi casa, nunca me acostumbraré a tu carita de hambre pidiéndome algo para comer, nunca me acostumbraré." La canción que el grupo de rock folclórico Arbolito tocaba en el escenario era coreada por la gente que llegaba emponchada en banderas argentinas y en medio de los carteles que expresaban el desacuerdo con las políticas de Cambiemos.
 
Desde las 13 la oleada de personas fue orillando el escenario montado mirando hacia el sur, en las avenidas Belgrano y 9 de Julio. Ya estaban allí algunos de los convocantes, como las cantantes Liliana Herrero y Teresa Parodi, acompañadas por el guitarrista Juan Falú. Mientras desde el fondo de la avenida se acercaban las columnas de las organizaciones políticas y los movimientos sociales, a metros del escenario ya se encontraba la columna de la Corriente Federal de Trabajadores, la línea más combativa de la CGT.
 
Poco más atrás, la bandera de la Asociación de Trabajadores del Estado porteña mostraba a Germán Abdala con su distintivo "Fortalecer el Estado para liberar la Nación". Los dirigentes Omar Plaini, del gremio de Canillitas, y Pablo Moyano, de Camioneros, y su hermano Facundo, diputado del Frente Renovador, al igual que Felipe Solá, se mezclaban con los dirigentes de las CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli, que también se concentraron con sus columnas.
 
Los movimientos sociales marcharon detrás de los agrupamientos que lanzaron en los últimos meses. Estaban el Movimiento Evita, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y el Partido de los Trabajadores del Pueblo junto a En Marcha, el armado electoral con el que intentarán confirmar en las urnas su militancia en los barrios y las calles. Allí estaban uno de los coordinadores de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Juan Grabois, el dirigente del Movimiento Evita Emilio Pérsico, y el de Barrios de Pie Daniel Menéndez. También el diputado Leonardo Grosso, del Evita.
 
En las filas del Frente para la Victoria destacaban los diputados Agustín Rossi, Axel Kicillof y Máximo Kirchner. Entreverados entre banderas y tacuaras también estaba Mayra Mendoza, Daniel Filmus y Jorge Taiana, además de Martín Sabbatella, en la columna de Nuevo Encuentro, Cristina Álvarez Rodríguez y Luis D´Elía.
 
De a miles, las familias también iban llegando. Padres con sus hijos de la mano o sobre los hombros, madres con sus parejas e hijos en cochecitos, cientos de abuelos abrigados por el frío que no pareció detener la necesidad de manifestarse en contra de las políticas neoliberales. "La patria no se rinde" y "La independencia no se negocia" fueron algunos de los carteles que encabezaban las columnas.
 
Con el presidente Macri lejos del reclamo, por su viaje a Tucumán, los actores Gerardo Romano y Carolina Papaleo comenzaron a leer la proclama central del acto. En el escenario, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto, y las dirigentes de Madres de Plaza de Mayor Línea Fundadora, Nora Cortiñas y Taty Almeida, escuchaban sentadas y asentían ante cada una de las palabras.
 
"Rompamos las cadenas que nos impone el acuerdo alcanzado por el gobierno de Mauricio Macri con el FMI, que sólo le ofrecen a nuestro pueblo un destino de miseria planificada", bramó Romano al leer la primera parte del escrito, y agregó: "Rompamos las cadenas de un ciclo veloz y brutal de endeudamiento externo, que pretende condenar a generaciones de argentinas y argentinos a seguir pagando los negocios que están haciendo unos pocos".
 
Enfundado en el pañuelo verde de la lucha por el derecho de las mujeres a elegir sobre sus cuerpos, el actor destacó que "la deuda externa contraída por el gobierno de Mauricio Macri es ilegal e ilegítima, ha tenido como destino exclusivo engrosar los balances de un puñado de grandes corporaciones", e indicó, en medio de los aplausos, "que la paguen ellos, y no vengan nunca más a recurrir al sacrificio de los humildes y explotados".
 
Los insultos contra Macri arreciaban mientras los actores continuaban con la proclama. "Rompamos las cadenas de la dependencia económica que nos pretenden imponer con el desmantelamiento de nuestra industria y la destrucción del aparato productivo y solidario de nuestras economías  regionales", señalaron, siguiendo un texto que se centró en la idea de independencia. "Hay que frenar la libre importación, hay que detener los acuerdos de libre comercio que mendiga Mauricio Macri y los gerentes que gobiernan por Estados Unidos y Europa, hay que defender nuestras pequeñas y medianas empresas de la ofensiva de las grandes corporaciones".
 
También apuntaron: "Debemos luchar para que haya más abrazos de abuelas y nietos. Alcanzar la justicia, para que el único destino de los genocidas sea la cárcel común, perpetua y efectiva, para que no permanezcan impunes los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, para que de forma inmediata recuperen la libertad todas y todos los presos políticos de la Argentina". Y destacaron que hay que "desmantelar la corporación judicial, para alcanzar la Justicia, porque nos acerca a nuestro sueño de libertad".    
 
"No vamos a frenar hasta que se vaya el FMI", aseguró a PáginaI12 el dirigente piquetero Juan Marino, mientras se acercaba el momento de cantar el Himno Nacional, previsto como cierre del acto. "Esta movilización popular antecede a las semanas de lucha piquetera que se vienen por el aumento de la Asignación Universal por Hijo, un aguinaldo social y la ley de emergencia alimentaria", destacó.
 
La declaración llegó a su fin: "Somos un pueblo digno y con mucha memoria. Asumimos con profunda responsabilidad histórica seguir luchando hasta alcanzar nuestra definitiva independencia. La patria no se rinde". Antes del Himno, se escuchó el ya clásico MMLPQTP.
 
Por Julián Bruschtein
 
Fuente: Página12

Agreganos como amigo a Facebook
17-07-2018 / 10:07
En una carta dirigida a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, un amplio conglomerado opositor le advierte al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la deuda pactada entre el organismo y el gobierno de Mauricio Macri es considerada "odiosa o execrable" en términos jurídicos y que agotará todos los mecanismos parlamentarios y judiciales para desconocerla.
 
En la misma semana en que Lagarde visitará la Argentina para reunirse con el Presidente, Mauricio Macri, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el organismo difundió un nuevo informe en el que vaticina una baja en el crecimiento de América Latina, impulsado, entre otros motivos, por la crisis que atraviesa la Argentina. 
 
Los números fríos del FMI recortaron las previsiones de crecimiento económico de la región al 1,6% en 2018 y al 2,6% en 2019, cuatro y dos décimas menos, respectivamente, que lo calculado en abril. En lo que respecta al caso argentino, el FMI puntualizó que "las menores estimaciones reflejan perspectivas más difíciles para economías clave, debido a la constricción de las condiciones financieras y el ajuste necesario de las políticas".
 
El argumento, cínico, perverso, es similar al utilizado por el presidente Macri: "Sufrir hoy, para estar mejor mañana", mientras vemos cómo ese "mañana" nunca llega y la promesa de ese futuro paradisíaco se aleja un poco más, hasta esfumarse. Como si estuviéramos condenados a vivir de prestado, entre la miseria y la dependencia, de rodillas ante el "verdugo" que propone más ajuste y lo disfraza de "necesario".
 
Más bien, habría que decir que nacimos bendecidos en una tierra rica en reservas de agua dulce, con gente dedicada y dispuesta al trabajo, tierra fértil en la que crece lo que tiremos. Y en cambio, desde el gobierno de Macri prefieren sembrar corrupción, miseria, entregar nuestros recursos al mejor postor, poniéndonos de rodillas ante el FMI, que promociona como "necesarias" paritarias del 8%, que promueve despidos y tarifazos.
 
El conglomerado opositor sostiene que, de acuerdo a la Constitución Nacional, le corresponde al Congreso "contraer empréstitos sobre el crédito de la Nación" y "arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación".
 
Pero nadie podría acusar de traidor al diablo. La traición, si cabe, viene de aquellos representantes que la mayoría de los argentinos eligió para defender sus intereses y hoy nos ponen de rodillas bajo el yugo de un diablo que nadie votó.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 16:07
16-07-2018 / 09:07
La industria sufrió un fuerte retroceso en mayo según las estadísticas que reveló la Unión Industrial Argentina (UIA) y que difundirá en las próximas horas. El nivel de actividad fabril cayó por debajo del -2% en la comparación interanual, situación que se verá agravada ante un escenario de crisis generalizada que se observará desde junio en adelante, con sectores clave en pleno descenso, lo que provocará que la producción manufacturera termine el año con un promedio de cero crecimiento.
 
A contramano de esa realidad y sin autocrítica frente a la crisis que cada día golpea con más recesión, devaluación e inflación, el presidente Mauricio Macri, desde la nube de gas en que vive, se empeña en afirmar que "vamos por el camino correcto" hacia "un país pujante e inclusivo".
 
"De eso se trata el cambio que vine a proponerles desde el primer día: de construir una Argentina más justa, transparente, donde se dice la verdad y se trabaja con las manos limpias", dijo ayer Macri aferrándose a la letanía de ese inasequible país virtual, tan distinto de la realidad con la que se convive a diario.
 
Hablan por él y sus "manos limpias", el millonario escándalo por la millonaria deuda (que se niega a pagar) del Correo Argentino, una de sus tantas empresas; o la cantidad de funcionarios (él incluido) con empresas fantasmas en paraísos fiscales para facilitar el lavado de dinero; o las denuncias que salpican a su alfil bonaerense, la gobernadora Mariu Vidal, por solo citar algunos casos.
 
Sin autocrítica frente a la crisis que cada día golpea a cinco de cada diez chicos que viven en la pobreza, que no comen como corresponde y vastos sectores de la clase media que son empujados a la miseria. Mientras se acepta el brutal ajuste que impone el FMI, sin proponer un plan económico que cambie el rumbo neoliberal, con empleo y producción capaz de reactivar la economía.
 
En la misma línea se pronunció el jefe de Gabinete, el inútil Marcos Peña, al postular que, pese a la "economía más fría" y "recesiva" de los próximos meses, lo que se viene tras la "tormenta" es un camino de "crecimiento y desarrollo". Son metáforas de un país virtual. La pregunta sobreviene: ¿En qué mano esconderá Macri la varita mágica que no la vemos?
 
La Opinión Popular

15-07-2018 / 11:07
Por más maquillaje que intente ponerle, el ajuste que el FMI le impuso a Mauricio Macri se concretará recortando gasto público (social, si se puede), salarios de estatales, subsidios. Despidos, reducción de áreas, imposiciones simétricas a las provincias. La "fiesta" la pagarán los laburantes, los humildes, las clases medias en descenso, las Pymes. El resto es fulbito para la tribuna.
 
El macrismo ni siquiera amaga o maquina mejorar un poco la recaudación impositiva. El poder fáctico aliado (banca internacional, exportadores agropecuarios, petroleras, concesionarias de energía o gas) lo hiere con fuego amigo. El Gobierno no les pide una pequeña ayuda a los amigos: que aporten un diezmo al "sacrificio colectivo", ajeno a las clases dominantes.
 
Tal vez el torniquete del FMI fuerce al macrismo a revisar el fundamentalismo fiscal pro establishment, hasta hoy cedieron a las presiones de los aliados fácticos, casi gozosamente, como en la reunión con la Mesa de Enlace del campo.
 
Todo se le hubiera facilitado a Macri suponiendo que la Selección Argentina hubiera estado hoy domingo en la Final del Mundial con Lionel Messi a la cabeza y que a su vez combinaba perfectamente con el inicio de las vacaciones de invierno, que el  Gobierno lo imaginaba como real.
 
En ese marco, pretendía avanzar con el ajuste, principalmente en el recorte de empleados públicos, y cumplir la letra chica del acuerdo con el FMI firmado hace un mes, que estima un achique del 30% del personal dependiente del estado.
 
A esto hay que sumarle a un contexto de país en el que  el empleo genuino no funciona como consecuencia de la inflación y la brutal caída del consumo y con la imposibilidad de que las pymes puedan crecer por la falta de créditos, siendo este país el que paga en la actualidad la tasa de interés más alta a nivel mundial
 
Ese combo explosivo hará que la economía actual siga teniendo consecuencias letales. Nos gustaría decir que "lo peor ya pasó", que va a crecer el empleo y los salarios, como afirman los periodistas militantes del macrismo, pero no solo será un sueño que se esfumará inmediatamente como de Messi levantando la Copa en Moscú. 
Terminó el Mundial que no sirvió de cortina de humo ni de freno al conflicto. En esas ligas, como en tantas otras, las penas son de nosotros y las vaquitas son ajenas.


La Opinión Popular

15-07-2018 / 10:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar