La Opinión Popular
                  04:06  |  Miércoles 18 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 09-07-2018 / 11:07
INTERNAS EN CAMBIEMOS

El radical Ricardo Troncoso tilda a Carrió de borracha y demente

El radical Ricardo Troncoso tilda a Carrió de borracha y demente
El diputado provincial Ricardo Troncoso rechazó los dichos de la diputada nacional, quien dijo que "los radicales van a hacer lo que nosotros digamos". El legislador le pidió que "le afloje al alcohol y la demencia". Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
Elisa Carrió ninguneó al radicalismo al hablar de la unidad de Cambiemos de cara a las elecciones 2019. "Los radicales van a hacer lo que nosotros digamos", dijo y se jactó que "al final, los radicales tienen que reconocer que están con una ex miembro que los maneja desde afuera. Divino".
 
Las palabras no le cayeron para nada bien al diputado provincial radical Ricardo Troncoso, quien tildó de "borracha y demente" a la legisladora. "Señora Carrió debería haber estado borracha o demente para decir que acá en Entre Ríos la UCR va hacer lo que ella diga. La señora Carrió no tiene nada que hacer acá, que se quede en su Buenos Aires, y le diría que le afloje al alcohol y a la demencia", fustigó.

 
En su paso por Paraná, donde participó del Foro Anual del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER), la diputada nacional por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, ninguneó al radicalismo al hablar de la unidad de Cambiemos de cara a las elecciones 2019.
 
"Es el peor castigo por misóginos", fustigó Carrió y recordó: "nos mandaban a las convenciones a servir empanadas. Y ahora los manejo desde afuera", insistió entre aplausos. A pocos metros, al diputado nacional por la UCR entrerriana, Atilio Benedetti, esbozaba una sonrisa incómoda.
 
Las palabras no le cayeron para nada bien al diputado provincial radical Ricardo Troncoso, quien tildó de "borracha y demente" a la legisladora. "Señora Carrió debería haber estado borracha o demente para decir que acá en Entre Ríos la UCR va hacer lo que ella diga. La señora Carrió no tiene nada que hacer acá, que se quede en su Buenos Aires, y le diría que le afloje al alcohol y a la demencia", fustigó.
 
"Quién se cree Carrió que va a venirnos a tratar así a los radicales entrerrianos", exclamó el radical y completó: "Mujer mal educada. Que se quede en Capital Federal donde ahí podría manejar su demencia y el alcohol para decir semejantes pavadas esta papelonera".
 
Fuente: Informe Digital

Agreganos como amigo a Facebook
17-07-2018 / 17:07
17-07-2018 / 00:07
Frente al futuro oscuro que impone el acuerdo de Mauricio Macri con el FMI, los gobernadores del PJ advirtieron, con tonadas y énfasis diversos, que no se someterán dócilmente a los recortes resueltos en la Casa Rosada. Ni de peronismo hablamos: apenas es defensa propia.
 
Aunque, lo real es que la oposición hoy está entre la espada y la pared, ya que si se opone y no aprueba el proyecto 2019, el gobierno de Macri amenaza seguir con el presupuesto 2018, que perjudicará notablemente a las provincias. Por ello, un grupo de gobernadores justicialistas está preparando una propuesta alternativa.
 
En el interior del país, a Horacio Rodríguez Larreta lo llaman irónicamente "el príncipe de Dubai". Grafican de ese modo la riqueza presupuestaria de la ciudad de Buenos Aires en comparación con las provincias argentinas. Con esa mezcla de humor e intencionalidad política, argumentan que la Capital Federal debe absorber una parte significativa del ajuste que pretende el Gobierno de los CEOs.
 
La mira de los gobernadores y legisladores del interior está enfocada de ese modo no sólo por la histórica demanda federal frente al centralismo porteño, sino también porque la Capital es el distrito de origen del macrismo, su base política. De ahí que se considere que si Macri reclama un fuerte recorte de gastos, entonces el achique "debe empezar por casa".  Y la casa del PRO es Buenos Aires.
 
En números, la pretensión de los gobernadores del interior -un bloque más o menos homogéneo con el que negocia la Casa Rosada- es que la Capital y la provincia de Buenos Aires se hagan cargo de al menos $80.000 millones de los $150.000 millones de ajuste que reclama Macri a las provincias. Una suma idéntica correría por cuenta de la Nación.
 
Vidal y Larreta se enfrentan, en este marco, a una fuerte presión política para que la Nación les traspase las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur, y la de aguas Aysa. Además están los $70.000 millones que el año pasado destinó el Estado nacional a subsidios al transporte público -colectivos, trenes-, $ 66.000 millones se aplicaron al área metropolitana de Buenos Aires. La consecuencia es notoria: las tarifas son más caras en el interior del país.
 
Por otra parte, la idea de Macri es que las provincias utilicen créditos de organismos internacionales, como el BID o el Banco Mundial, para hacer las obras que no financiará más el Gobierno Nacional. Para cortar cintas durante el año electoral habrá que endeudarse. La cuestión es que el aval debe darlo la Nación. Además, se les pedirá a los gobernadores que financien temas que hoy se ejecutan con fondos nacionales, como el pago del Incentivo docente y programas de salud.
 
En resumen, ¿qué implicaría para las provincias acompañar el ajuste del FMI? En principio, recortar el gasto salarial y de bienes y servicios hasta el 1,2% del PBI. Y adaptarse a un tope de aumento de sólo el 8% para los empleados públicos en 2019.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 17:07
16-07-2018 / 16:07
16-07-2018 / 16:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar