La Opinión Popular
                  05:02  |  Miércoles 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-07-2018 / 10:07

Una derecha que no reconoce derechos y trata a los trabajadores como subalternos

Una derecha que no reconoce derechos y trata a los trabajadores como subalternos
Elisa Carrió se dirige a las clases medias y medias altas. Nada exhorta a las altas, a las grandes corporaciones o a los ricos, en jerga sencilla. Podría demandarles que honraran sus deberes impositivos. Tampoco le sugiere “al campo” que resigne parte de las super rentas que le garantiza la devaluación salvaje. Que, ante el derrumbe de la economía real, acuerde con el Gobierno posponer o abolir nuevas bajas de la alícuota de las retenciones.
John Maynard Keynes habrá dado un vuelco en la tumba que habita, cavada en el largo plazo. La diputada Elisa Carrió sacó de la galera un incentivo al consumo. Exhortó a "la clase media y la clase media alta" a dar propinas y conceder changas.
 
La clásica incontinencia verbal de Lilita deriva al descontrol, junto a la de la dirigencia de Cambiemos que se ha quedado sin brújula, sin conducción y sin libretistas. La entropía económica se corresponde con la perdida de cohesión interna, un clásico de los gobiernos en crisis. El éxito aglutina y hermana, la desdicha enfrenta, expulsa eventualmente.
 
Las frases de Carrió, como las confesiones taimadas del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne o las recriminaciones del ex de Energía Juan José Aranguren ofrecen síntomas de problemas mayores y tal vez por eso ameriten ser tomadas en cuenta. Hay expresiones o actos que equivalen a confesiones o a encefalogramas. Autorretratan o informan sobre la inteligencia y capacidad de razonar de los emisores.
 
Como iniciativa para paliar la grave situación de los trabajadores, la "boutade" de Lilita podría, a primera vista, reducirse a una charla de quincho entre dos tilingos: ella y el periodista que la entrevistó, sin osar una repregunta, colar un matiz, diferenciarse así fuera para evitar el ridículo.
 
Pero es más: un testimonio de la ideología de la dirigencia de Cambiemos, en dos facetas. Su visión del mundo: una derecha que no reconoce derechos, tratando a los trabajadores como subalternos. Y su patética carencia de conocimiento.
 
El equipazo está desnudo: forman un Gobierno de clase, benefician a una en particular. Su elenco rejunta cuadros políticos muy limitados. La educación privada deja mucho que desear, el tránsito de la actividad empresarial (la financiera en particular) a la pública es escarpado y arduo.
 
Carrió se dirige a las clases medias y medias altas. Nada exhorta a las altas, a las grandes corporaciones o a los ricos, en jerga sencilla. Podría demandarles que honraran sus deberes impositivos. Tampoco le sugiere "al campo" que resigne parte de las super rentas que le garantiza la devaluación salvaje. Que, ante el derrumbe de la economía real, acuerde con el Gobierno posponer o abolir nuevas bajas de la alícuota de las retenciones.
 
De eso no se habla. Eso ni se piensa. La diputada alude a la magnanimidad de quien otorga una limosna, una dádiva, como quien arroja miguitas a las palomas. Los derechos escapan a su diccionario.

 
Poder dominación, matices
 
El dialecto neo-con prescinde de los derechos tanto como de las relaciones de poder, por ejemplo la laboral. Una de sus claves es la dominación que se dirime combinando negociación, imposición del más fuerte y conflicto.
 
Las leyes, las correlaciones de fuerzas, el sistema político, la afiliación y el activismo sindical, el pleno empleo, contrapesan para el lado de la justicia social. La desocupación, los gobiernos market friénd o patronalistas, la falta de combatividad, cooperan para acentuar la asimetría de poder, preexistente.
 
El capital es más poderoso que los trabajadores. La proporción varía históricamente, tanto como el rol del Estado como amortiguador o acelerador de las desigualdades. La igualdad es noble, canta el Himno en, acaso, su estrofa más bella. Se disputa, eventualmente se conquista, no existe sin lucha ni "naturalmente".
 
Imposible formular reglas históricas de alcance absoluto. Baste enunciar, para este abordaje de trazo grueso, que los períodos de descenso o empobrecimiento colectivo desafían a la solidaridad, no la garantizan... más bien al contrario.
 
El modelo macrista en su estadio actual desampara a amplios estamentos sociales. Desde las clases medias o las Pymes, hasta los trabajadores estatales, pasando por los informales, las empresas recuperadas, las cooperativas, los profesionales independientes. Todos ruedan cuesta abajo, a diferente velocidad y no forzosamente articulando entre sí.
 
La fragmentación social se incrementa y complejiza. Cada quien cae desde una posición previa que condiciona sus recursos, sus competencias y su imaginario. Usualmente sigue tomando como referencia la posición que ocupó antes y no la, imprecisa, que le toca en desgracia ahora.
 
En su libro Fitoussi y Rosanvallon explican que "un empresario en quiebra, un ejecutivo desocupado y un asalariado con empleo precario no forman una categoría homogénea, aunque las diferencias de ingresos terminen por borrarse. (...)".  Siguen teniendo como referencia la categoría a la que pertenecían. Lo que es un escollo, agregamos, para la acción colectiva.
 
 
Plan de evasión
 
Dado que el oficialismo es aliado del gremialista Luis Barrionuevo, Carrió podía haber reescrito la famosa consigna: "hay que dejar de evadir por dos años". E interpelar a las clases dominantes, a la familia del presidente y a su equipo de ministros, empezando por el de Hacienda, Nicolás Dujovne.
 
El hombre, tan modosito en apariencia, se reveló como un evasor contumaz: de impuestos nacionales y de tasas municipales. Adeudaba estas por truchar información sobre la suntuosa vivienda particular que declaró como baldío. De nuevo: la información es poder, a veces se ejerce ocultándola.
 
Descubierto por una investigación del diario Tiempo Argentino, parece que se puso al día. Recién cuando lo pescaron, subrayamos. En declaraciones periodísticas aseguró haber pagado 325.000 pesos. No acompañó boletas, no explicó por qué concepto: si solo saldó deuda atrasada, o si fue sancionado pecuniariamente por falsear información pública. Lo dijo en tono desafiante, como si fuera una virtud. Asombra la lógica meritocrática de Cambiemos.
 
Dujovne se acogió al blanqueo fiscal macrista. El primero porque hay dos más en preembarque: una segunda versión de la anterior y uno laboral referido a cargas sociales.
 
Los blanqueos equivalen a amnistías o indultos para quienes como Dujovne son (seguro) evasores, posiblemente fugadores de divisas. O, tal vez, lavadores de dinero. Imposible corroborarlo porque se cobijan en el secreto fiscal. El ministro- estrella arguye que se trata de un hecho privado, incurre en una falacia. Nada menos privado que el blanqueo de un funcionario público con competencia en economía.
 
El secreto fiscal es un derecho pero no una obligación para el contribuyente: si Dujovne deseara ser transparente podría dar a conocer qué blanqueó.
 
El funcionario asevera que re-importó a la Argentina los activos líquidos que tenía a buen resguardo, fuera del país, No aporta datos, ni documentos. En criollo: no existen motivos para creerle; casi siempre macanea o se equivoca.
 
Los daños causados por la corrupción, entiende este cronista, son como regla, menos graves que los causados por las políticas públicas. La plata que escurrió el ventajero ministro, las trapisondas como contribuyente comunal o nacional parecen pichinchas comparadas con el sufrimiento social que está infligiendo, la estanflación, el desbaratamiento del aparato productivo, los despidos salvajes en sector público, los cierres de negocios y pequeñas empresas.
 
De cualquier forma, las irregularidades le restan legitimidad al staff de millonarios en dólares que convocan a los humildes al sacrificio, a restringir consumos imprescindibles, a aterirse de frío, a volver a los comedores comunitarios o al trueque.
 
Tal vez sea por eso, por solidaridad entre ricos, que Carrió ni nombra al combate a la evasión como instrumento para achicar el déficit fiscal. El programa de contingencia se reduce a recorte de gastos y propina. Toda una novedad del macrismo para futuros seminarios internacionales de economía política. Una mesa redonda en Davos, quién le dice...
 
 
La City y los conurbanos
 
Carrió expresa con desbordante personalidad una tendencia general. Funcionarios, legisladores, periodistas orgánicos que reciben parvas de publicidad oficial, se "sacan" delante de cámaras o micrófonos. La desazón se propaga, hay poco para celebrar, tal vez nada. Un día de sosiego en la City se festeja como si fuera el desembarco aliado en Normandía.
 
Por lo bajo, en confidencia aún con cronistas críticos, la nomenklatura macrista reconoce que mira con temor los Conurbanos, la pobreza creciente, la indigencia que aumenta, el hambre que se empieza a notar.
 
"El estallido" (expresión impropia y desmesurada) se maneja como hipótesis de trabajo. Si hubiera un conato, el manual impone culpar a los punteros o al peronismo. Cuanto menores sean las precisiones, mejor. Pero, puertas adentro, las contadas mentes lúcidas del macrismo perciben el clima de desolación, angustia y necesidad.
 
El jueves algún hipermercado del sur del Conurbano cerró sus puertas, fue rodeado y custodiado por patrulleros policiales. Corrían rumores: "vienen los piqueteros". Nada sucedió, a menudo esas versiones son alimentadas por las fuerzas de seguridad.
 
El resquemor, todo modo, recorre despachos oficiales. Desconcertaron, en ese contexto, zigzagueos de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. Primero anunció al diario Clarín que ofrecería importantes cantidades de plata a los movimientos sociales. El Multimedios lo difundió como nota de tapa y en un editorial de un importante columnista. La información provenía de fuente oficial, de "la boca del caballo".
 
Los dirigentes sociales acudieron a la cita dando por hecha esa oferta pública. Sin embargo, la oferta concreta de Stanley fue misérrima, filo insultante. Cuesta comprender para qué prometió de más, acentuando la consiguiente defraudación. Sonó a gesto provocativo y no a procurar "paz social".
 
La explicación más factible, que se aborda también en nota aparte, son las desinteligencias y desautorizaciones dentro del Gabinete. En especial, la primacía del ajuste sobre cualquier política compensatoria o paliativa.
 
Como sucedió con la Convertibilidad, el Blindaje y el Megacanje la política económica y financiera, la centralidad del ajuste y del pago de la deuda van dejando a Macri o sus ministros sin "políticas", achicando su margen de acción.
 
Hoy mismo, el Estado destina más fondos a pagar deuda que a obra pública. El gasto, el déficit se incrementan por los servicios que no generan ninguna externalidad positiva. El dato, sencillo y cuantificable, describe las prioridades del gobierno y la asfixia que debilita todo tipo de acción estatal. Ojo al piojo, el desbalance no incluye todavía lo que se pagará al Fondo Monetario Internacional (FMI).
 
Uno de tantos factores que ayudan a predecir que, si junio fue un mes terrible para la mayoría de los argentinos, el resto del invierno y del año serán peores.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-11-2018 / 16:11
"La impericia, mala praxis y desidia política está a la vista y no estamos dispuestos a minimizarla u ocultarla", afirmaron en un comunicado difundido este lunes a la noche el presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo, junto a los jefes parlamentarios Luis Naidenoff y Mario Negri.
 
La tormentosa redacción en pleno feriado fue obra de la furia dirigida a sus socios macristas del Congreso y de la Casa Rosada, a quienes responsabilizan por la pérdida del sillón que el partido ocupa desde hace 20 años en el Consejo de la Magistratura, en representación de la Cámara baja.
 
El primer coletazo se dio este martes a primera hora: Negri y Naidenoff pegaron el faltazo a la reunión de Gabinete a la que habían sido convocados por el Presidente, en Casa de Gobierno, para analizar temas de fondo sobre la marcha de la gestión y sobre las últimas sesiones del Congreso.
 
Esta movida fue concertada con Cornejo, quien fue el promotor del duro texto. Todo indica que esta nueva grieta entre los socios tendrá consecuencias en el armado de las listas para el 2019, tanto a nivel nacional como en la estrategia de los distritos.
 
El jefe partidario le apunta sobre todo al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a quien responsabiliza por no haber negociado con los gobernadores peronistas las sillas en el Consejo de la Magistratura junto al Presupuesto, por el que debió entregar múltiples concesiones fiscales, según comentaron fuentes cercanas al gobernador mendocino.
 
Desde Gobierno se defienden alegando que el radicalismo no se movió para defender su sillón en la Magistratura y que suele salir a quejarse cada vez que el oficialismo hace una movida fallida, sin haber aportado para que no sucediera.   
 
Como resultado de la derrota de Cambiemos en la pelea por la Magistratura en la Cámara baja, Negri debió ceder el lugar al peronismo, que se quedó con los dos asientos por la mayoría, en tanto que el de la minoría quedó para Pablo Tonelli, del PRO, porque esa fuerza posee más bancas que los radicales dentro del interbloque oficialista. 

20-11-2018 / 09:11
En la primera jornada del Foro Mundial del Pensamiento Crítico, realizado en el club Ferro ante una multitud que desbordó las instalaciones, la ex presidenta Cristina Fernández convocó al armado de un amplio frente social y político que reúna a todos los sectores que se sientan afectados por el modelo neoliberal.
 
En el afán de una unión realmente más abarcativa, incluso consideró perimidas las categorías de derecha e izquierda, que "sólo sirve para dividir", y recomendó cambiarla por otra que tuviera en cuenta la categoría "pueblo". Organizadores y participantes se encargaron de aclarar que no se trataba de una "contracumbre" a la del G-20 sino que era un foro que se reunía a debatir propuestas e ideas para el futuro.
 
Cristina asumió un tono conciliador con todas las fuerzas opositoras y dedicó el primer tramo de su mensaje a hablar sobre los estragos generados por el gobierno de la alianza Cambiemos, el que -resaltó- dentro de 20 días cumplirá tres años.
 
"En los diez primeros meses de 2015, la inflación fue del 19,8 por ciento. Tres años después, es del 38,2 por ciento. Duplicó la inflación el Gobierno que proclamaba que iba a ser el problema más fácil de resolver", marcó la senadora del Frente para la Victoria.
 
También subrayó las diferencias en cuanto a consumo popular -"hoy los supermercados están literalmente vacíos"- y la política de desendeudamiento de los 12 años del kirchnerismo. "Hoy han vuelto al FMI con un préstamo de 57.700 millones de dólares, que convierten a la Argentina una vez más en meros gestores de políticas que les son impuestas de afuera, además de tener que devolver el dinero", indicó.
 
Evaluó que si hoy la gente aguanta el ajuste es gracias el entramado social construido durante sus gestiones con medidas como "las AUH, las jubilaciones".
 
La actual senadora evitó los slogans. Para qué cansar, si aún no es tiempo y la gente no piensa en las elecciones. Pero no esquivó hablar de la crisis económica ni de las actitudes sociales más complejas. Un caso fue el de quienes creen que el progreso fue solo fruto de su trabajo. Dijo que así fue, pero no solamente. "Sin políticas públicas no hay más trabajo."
 
Cristina no esbozó un discurso de campaña. Sonó, más bien, a un mensaje con definiciones sobre los ejes previos al diseño de una campaña opositora con vistas a las presidenciales de 2019. Dejó de lado las posturas ideológicas para convocar a un frente ganador en 2019.
 
¿Cristina habló de un proceso donde ella misma será la candidata? Si ya lo decidió, no se lo dijo a nadie. Pero el piso mínimo está claro: reflexionó sobre los temas de una campaña en la que sin duda resolvió intensificar su protagonismo. 
 
La Opinión Popular

19-11-2018 / 10:11
La polémica en torno a los fondos que el Estado destina al funcionamiento de Aerolíneas Argentinas y Austral, y que se potenció aun más con las críticas realizadas por el propio presidente Mauricio Macri, derivó en una denuncia por parte de los gremios de la actividad y que generó ruido en el sector.
 
El bloque que integran APTA (técnicos), APA (personal aeronáutico), UPSA (personal superior), APLA (pilotos) y UALA (pilotos de Austral), salieron al cruce y advirtieron sobre los millonarios beneficios fiscales y exenciones vigentes de los que gozan Norwegian, Avianca y Flybondi, las compañías que vienen encabezando la ultra promocionada "revolución de los aviones".
 
A través de un comunicado expusieron que estas empresas "compiten deslealmente con subsidios provinciales de Córdoba (que finalmente paga el Estado nacional y todos los argentinos)" y que luego "venden sus pasajes a precios de dumping o por debajo de sus costos, para eliminar a las compañías aerocomerciales nacionales."
 
"Subsidios públicos a extranjeros que el presidente Macri niega, diciendo que solo Aerolíneas los recibe", expresaron las organizaciones, para luego agregar que el Presidente "no denuncia que el 95% de los argentinos no viaja porque esas empresas no pagan".
 
La existencia de beneficios otorgados a estas empresas fue ratificada por numerosos expertos consultados por este medio, y hasta fue reconocida directamente por algunas de las aerolíneas mencionadas.
 
A estos nombres resta agregar el caso de LATAM que, según analistas del sector, durante 2017 resultó exceptuada del pago de IVA por el lapso de 6 meses. Sin embargo, ante la consulta fuentes de la aerolínea negaron haber gozado de esa ventaja.

19-11-2018 / 10:11
La jueza federal de Caleta Oliva Marta Yáñez indicó que la decisión de reflotar o no el submarino ARA San Juan dependerá de un estudio de factibilidad técnica y económica. La magistrada indicó que cuenta con 67 mil fotos tomadas por la empresa Ocean Infinity que permitirán avanzar en la investigación sobre los motivos del hundimiento del submarino.
 
"Los familiares a los que yo represento creen que el jueves pasado, cuando habló en el acto realizado en Mar del Plata, el presidente (Mauricio Macri) ya sabía del hallazgo del ARA San Juan", dijo Valeria Carreras, que tiene a su cargo una de las tres querellas que intervienen en la causa que tramita en Caleta Olivia para investigar las causas de la tragedia.
 
Por esa razón, esos familiares consideran que la información sobre la aparición del submarino fue "una puesta en escena". Agregó que ella, en lo personal, "lo único de lo que puedo acusar a Macri es de frialdad, de falta de empatía, de no demostrar ningún tipo de sentimiento, en un acto que fue totalmente vacío, carente de todo tipo de contenido, y al otro día apareció el tema del hallazgo y bueno, ahora habrá que analizar qué fue lo que pasó, las causas y las responsabilidades".
 
Carreras, que representa a 11 familias, confirmó que sus representadas creen "que todo fue una puesta en escena, pero también es cierto que es importante haberlo encontrado" al submarino. La abogada señaló que "la principal causa de desconfianza es el lugar en el que encontraron el buque", ya que fue hallado en la zona de implosión detectada por Austria. "Por el lugar pasaron 16 veces por lo menos y nunca encontraron nada", señaló y por eso comentó que "lo que hay que corroborar ahora es si todo esto es cierto".
 
"Lo que genera desconfianza es el momento del hallazgo, a un año y un día de la desaparición del buque, y también la forma en que habló el Presidente  en el acto como si tuviera alguna información, y también el hecho de que los jefes de la Armada les aconsejaran a todos que se quedaran unos días más en la ciudad de Mar del Plata".
 
Recordó que "durante un año tuvieron a los familiares sufriendo, dando vueltas, porque además justo se descubre y molesta que se descubra un año y un día después del aniversario, cuando el Presidente habla en presente en el discurso de homenaje", como anticipando que algo iba a pasar.
 
En tanto, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, salió a insistir en que el submarino es imposible de reflotar. "No se puede. No debe haber en el mundo tecnología para reflotarlo", indicó. No obstante, los familiares de los tripulantes recordaron que la empresa que lo encontró dice tener los medios para poder reflotarlo y asegura haber hecho rescates de este tipo en el pasado. De esto, ni Aguad ni la jueza dijeron nada.
 
La Opinión Popular

18-11-2018 / 09:11
La semana del peronismo terminó muy diferente a como había arrancado. De la fractura en el Senado por la votación del Presupuesto, cerró con la muestra de unidad exhibida para darle un golpe a la alianza Cambiemos y evitar que se quedara con los dos tercios de los miembros del Consejo de la Magistratura.
 
Es un nuevo error de cálculo político por parte de Mauricio Macri, Marcos Peña y de los operadores macristas en el Congreso que le causaron a Cambiemos una enorme derrota política en el Congreso de la Magistratura.
 
¿Qué ocurrió? Lo que los "PRO Puros" dijeron que no podía ocurrir: Todas los sectores peronistas olvidaron sus diferencias para ganar dos sillas en el poderoso Consejo de la Magistratura. La Casa Rosada creía que eso era imposible y que tenían aseguradas las poltronas de Pablo Tonelli y Mario Negri, con lo cual, tendrían aseguradas 8 de las 13 bancas necesarias para controlar el organismo judicial que selecciona y destituye jueces, y manipular así la justicia.
 
Lo ocurrido confirma que el entorno de Macri ha exagerado al minimizar la posibilidad de unidad de todos los peronistas para las elecciones del año que viene, lo que obliga a replantear toda la estrategia electoral que se elaboró y aplicó hasta ahora. En caso contrario, hay un riesgo cierto de derrota en las urnas en 10 meses.
 
Otra señal de unidad: el peronismo en su conjunto se reunió en Buenos Aires y lanzó un llamado a un gran frente opositor. "Se acabó definitivamente la mentira, el jolgorio y la fiesta amarilla en la Argentina", sentenció el presidente del Partido Justicialista nacional, José Luis Gioja, en el cierre del acto por el Día del Militante Peronista que conmemoró el regreso del ex presidente Juan Perón al país tras 17 años en el exilio.
 
El encuentro, organizado por el presidente del PJ bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, reunió en el Club Deportivo de esa localidad a Gioja, Magario, Scioli, Moyano, Yasky, entre otros dirigentes políticos y gremiales, de todo el arco peronista y dejó una foto histórica de unidad de cara a las elecciones presidenciales del próximo año.
 
Igual, pese al paso adelante, prevaleció la cautela acerca de si lo que sucedió es un indicativo acerca de que la oposición marcha hacia un proceso de unidad en 2019. "Es un paso importante, pero no sacaría conclusiones apresuradas. Todavía falta recorrer mucho para saber si va a haber unidad", definió el jefe del bloque de diputado del FpV-PJ, Agustín Rossi, uno de los anotados en la carrera presidencial.
 
De hecho, hasta ahora resultaron negativas las gestiones realizadas desde el PJ Nacional que encabeza Gioja para sumar a los referentes del sector Alternativa Argentina a la Mesa de Acción Política. El camino hacia la unidad no está libre de escollos, pero hay indicios favorables.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar