La Opinión Popular
                  04:05  |  Miércoles 18 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 07-07-2018 / 17:07
INTERNA EN EL PJ CON URRIBARRI

Gustavo Bordet suma el apoyo de los intendentes para desdoblar en 2019

Gustavo Bordet suma el apoyo de los intendentes para desdoblar en 2019
En la pulseada interna con Urribarri, el Gobernador Gustavo Bordet recibió este viernes el respaldo de los intendentes del PJ. “El gobernador debe recuperar la facultad histórica de fijar la fecha de las elecciones”, sostuvo la Liga de Intendentes Justicialistas de Entre Ríos. Pero además sumó dos votos más en Diputados: Angerosa y Riganti.
"El gobernador debe recuperar la facultad histórica de fijar la fecha de las elecciones", sostuvo la Liga de Intendentes Justicialistas de Entre Ríos este viernes, en un encuentro que mantuvieron en Aldea San Antonio.
 
Gustavo Bordet ha perdido esa facultad en virtud de la reforma electoral que en 2015 impulsó el ex gobernador Sergio Urribarri, cuando modificó la Ley N° 9.659 (Ley Castrillón) fijando la convocatoria a las elecciones primarias para cargos electivos provinciales en el segundo domingo de agosto del año en que se celebren las elecciones generales.
 
Esta semana el Gobierno inició una campaña para sumar apoyos, dentro del PJ, a favor de derogar esa reforma de 2015, a la que Urribarri, desde la presidencia de la Cámara de Diputados, se opone.
 
Aunque no lo ha dicho públicamente, Urribarri se resiste a la posibilidad de un desdoblamiento y una reforma. Preferiría votar todo en octubre y con boleta sábana para contar con más chances de definir candidaturas (entre ellas la suya para senador nacional) ante un presunto crecimiento del cristinismo como alternativa para las presidenciales del año que viene.
 
En cambio, otro sería el rol de Urribarri para octubre (cuando se eligen legisladores nacionales junto con presidente) si Bordet adelanta las elecciones provinciales y las gana.

 
En el marco de esa pulseada interna deben interpretarse las posiciones sentadas por el diputado Marcelo Bisgoni, tras su encuentro con Bordet; la salida de su par Ángel Vázquez a favor de la posición de Urribarri; y el respaldo al desdoblamiento de parte del peronismo de Nogoyá:
 
Al final de la semana, Bordet exhibe el importante respaldo de los intendentes de PJ. "El gobierno de Cambiemos con dos años y medio de gestión sólo ha beneficiado a unos pocos en perjuicio de la mayoría del pueblo, habiendo defraudado las promesas hechas en campaña. Es en este sentido que reafirmamos nuestro apoyo y compromiso a las políticas implementadas por nuestro gobernador quien se ha preocupado y ocupado de las economías regionales, quien mantiene y sostiene políticas sociales de contención para los distintos sectores", expresaron.
 
También pusieron de relieve que Bordet "lleva adelante una fuerte obra pública en distintos puntos de la provincia con recursos propios" y que "sostiene al Estado con las cuentas equilibradas y sin despidos".
 
Agregaron además que "estas son, entre otras, acciones que nuestro gobernador que se deben destacar y consolidar, y que constituyen el marco necesario para hacer de nuestra Entre Ríos la provincia que nos merecemos".
 
Finalmente, los intendentes justicialistas entrerrianos reafirmar su compromiso "de continuar trabajando en la unidad del peronismo en la provincia".
 
 
Dos votos más
 
Pero Bordet no sólo mostró este viernes respaldo político para derogar la reforma de Urribarri de 2015. También exhibió que cuenta con dos votos más dentro del bloque de diputados provinciales del peronismo: Leticia Angerosa y Raúl Riganti.
 
La posición de los dos legisladores provinciales fue presentada como una manifestación conjunta de legisladores oriundos del departamento Gualeguaychú, entre los que se contaban el senador nacional Guillermo Guastavino y el diputado nacional Juan José Bahillo.
 
También estuvieron presentes en la reunión el ministro de Planeamiento, Luis Benedetto y el secretario General de la Gobernación, Edgardo Kueider.
 
Por: Pablo Bizai
 
Fuente: Página Política
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-07-2018 / 17:07
17-07-2018 / 00:07
Frente al futuro oscuro que impone el acuerdo de Mauricio Macri con el FMI, los gobernadores del PJ advirtieron, con tonadas y énfasis diversos, que no se someterán dócilmente a los recortes resueltos en la Casa Rosada. Ni de peronismo hablamos: apenas es defensa propia.
 
Aunque, lo real es que la oposición hoy está entre la espada y la pared, ya que si se opone y no aprueba el proyecto 2019, el gobierno de Macri amenaza seguir con el presupuesto 2018, que perjudicará notablemente a las provincias. Por ello, un grupo de gobernadores justicialistas está preparando una propuesta alternativa.
 
En el interior del país, a Horacio Rodríguez Larreta lo llaman irónicamente "el príncipe de Dubai". Grafican de ese modo la riqueza presupuestaria de la ciudad de Buenos Aires en comparación con las provincias argentinas. Con esa mezcla de humor e intencionalidad política, argumentan que la Capital Federal debe absorber una parte significativa del ajuste que pretende el Gobierno de los CEOs.
 
La mira de los gobernadores y legisladores del interior está enfocada de ese modo no sólo por la histórica demanda federal frente al centralismo porteño, sino también porque la Capital es el distrito de origen del macrismo, su base política. De ahí que se considere que si Macri reclama un fuerte recorte de gastos, entonces el achique "debe empezar por casa".  Y la casa del PRO es Buenos Aires.
 
En números, la pretensión de los gobernadores del interior -un bloque más o menos homogéneo con el que negocia la Casa Rosada- es que la Capital y la provincia de Buenos Aires se hagan cargo de al menos $80.000 millones de los $150.000 millones de ajuste que reclama Macri a las provincias. Una suma idéntica correría por cuenta de la Nación.
 
Vidal y Larreta se enfrentan, en este marco, a una fuerte presión política para que la Nación les traspase las empresas de distribución eléctrica Edenor y Edesur, y la de aguas Aysa. Además están los $70.000 millones que el año pasado destinó el Estado nacional a subsidios al transporte público -colectivos, trenes-, $ 66.000 millones se aplicaron al área metropolitana de Buenos Aires. La consecuencia es notoria: las tarifas son más caras en el interior del país.
 
Por otra parte, la idea de Macri es que las provincias utilicen créditos de organismos internacionales, como el BID o el Banco Mundial, para hacer las obras que no financiará más el Gobierno Nacional. Para cortar cintas durante el año electoral habrá que endeudarse. La cuestión es que el aval debe darlo la Nación. Además, se les pedirá a los gobernadores que financien temas que hoy se ejecutan con fondos nacionales, como el pago del Incentivo docente y programas de salud.
 
En resumen, ¿qué implicaría para las provincias acompañar el ajuste del FMI? En principio, recortar el gasto salarial y de bienes y servicios hasta el 1,2% del PBI. Y adaptarse a un tope de aumento de sólo el 8% para los empleados públicos en 2019.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 17:07
16-07-2018 / 16:07
16-07-2018 / 16:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar