La Opinión Popular
                  19:44  |  Lunes 12 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 06-07-2018 / 10:07

Porteños y bonaerenses pagan un 65% menos por el costo de la electricidad que las provincias

Porteños y bonaerenses pagan un 65% menos por el costo de la electricidad que las provincias
La combinación del alza del petróleo, la devaluación del peso y las bajas temperaturas de este invierno llevarán a que el Estado nacional deba subsidiar al menos un 65% del costo real de la energía que se consume en Capital Federal y el gran Buenos Aires.
 
La combinación del alza del petróleo, la devaluación del peso y las bajas temperaturas de este invierno llevarán a que el Estado nacional deba subsidiar al menos un 65% del costo real de la energía que se consume en Capital Federal y el gran Buenos Aires.
 
El gasto que la Nación hace para mantener a menor precio la tarifas de las eléctricas en los dos distritos gobernados por la alianza antiperonista  Cambiemos aceleró en el Gobierno la discusión sobre el traspaso de Edesur y Edenor a Provincia y Ciudad, ya que los gobernadores peronistas quieren que Macri haga el mismo ajuste que impulsa en los distritos, ya que de acuerdo a cifras que circulan entre los mandatarios provinciales, los usuarios de Edenor y Edesur reciben un subsidio hasta 300% mayor que el de los habitantes de las provincias.
 
La razón central para que deban aumentar los desembolsos del Estado es el costo de generación eléctrica para producir 1 MWh, el cual llega a los cien dólares de acuerdo a especialistas del mercado de hidrocarburos.
 
El enojo de los mandatarios provinciales se debe las dos empresas de energía subsidiadas por todos los argentinos, Edenor y Edesur, se llevan el grueso del beneficio, y solo para suministrar electricidad a la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
 
Las cifras son explícitas: mientras generar un MWh cuesta 2900 pesos- y que en las provincias se paga en promedio en torno a los 2000 pesos-, las mayores distribuidoras eléctricas del país, que son controladas por el Estado nacional a través del ENRE y solventadas por todas los distritos, le cuesta a los boanerenses y porteños alrededor $960 por MWh consumido, por lo que pagan casi un tercio menos que en el interior.
 
En este contexto es que en mayo los gobernadores del peronismo enviaron un proyecto llamado "Ley de Equidad Federal de Servicios Públicos" por el que buscan traspasar Aysa, Edenor y Edesur a los distritos gobernados por Maria Eugenia Vidal y Horacio Rodriguez Larreta. Plan que debaten por estas horas en la Casa Rosada y que ameritó el miércoles una reunión en el despacho de Marcos Peña.
 
Fuente: BAE Negocios
 
Agreganos como amigo a Facebook
12-11-2018 / 10:11
12-11-2018 / 09:11
El bono que acordaron el gobierno conservador de Mauricio Macri, la CGT, la Unión Industrial y las cámaras de Comercio y de la Construcción apenas compensa la pérdida del salario frente a la inflación ocurrida durante el año.
 
Un trabajador del sector privado registrado obtuvo en septiembre un salario promedio de $26.514 en mano. Si el salario promedio hubiera acompañado durante el año la inflación, en septiembre tendría que haber cobrado de $29.007. Es decir que el salario promedio perdió $2.493 en septiembre frente a la inflación. 
 
Esa insuficiencia salarial corresponde sólo al mes de septiembre, pero en todos los meses existe una pérdida del salario frente a la inflación. Ese saqueo mensual al poder de compra de los trabajadores acumularía en el año $ 23.559. Este debería ser el monto del bono para compensar la pérdida del salario frente a la suba de precios.
 
El borrador del bono de fin de año por $5.000 le alcanzó al Gobierno para frenar el paro de la CGT. Los $ 5.000 acordados en dos cuotas, a pagar con los salarios de noviembre y enero, apenas cubren el 21 % de lo que los empresarios se ahorraron por la inflación.
 
Para los privados el carácter del adicional es obligatorio, pero su ampliación a empleados públicos se la adjudican a la gestión política de uno de los titulares cegetistas, Héctor Daer. La misma consta de negociación por los municipales porteños y ante gobernadores e intendentes del Conurbano para que cobren este beneficio.
 
Incluso en las cercanías del líder de Sanidad, ante la consulta, apostaron fuerte al anticipar que: "un sector de los estatales va a sorprender, porque lograrán el bono y la reapertura de paritarias".
 
Entre noviembre de 2015 y septiembre de 2018, el salario real en el sector público perdió 21 %. En el último trimestre del año, el Observatorio de la CTA, señala que la caída alcanzará el 25 %. Toda esa pérdida salarial desde que asumió Cambiemos ni siquiera se pudo meter en la mesa de discusión.
 
En el período que va desde noviembre de 2015 a septiembre de 2018, en el área metropolitana de Buenos Aires, el transporte se incrementó 142 %, el agua 480 %, el gas 498 % y la electricidad 1.317 %.
 
Ahora, se espera la edición final del texto y la firma del presidente Macri que la central obrera daba por descontada para hoy. Se desconoce el ropaje legal del aumento. A qué empresas se dispensará o reducirá la obligación y, en su caso, contra qué recaudos. Según cómo se imputen los pagos pueden funcionar con un plus o como un adelanto a cuenta que se descontará de futuros haberes. Falta precisar la "letra chica", mote piadoso para designar la mala fe oficial.
 
La Opinión Popular

11-11-2018 / 10:11
11-11-2018 / 10:11
El último estudio de opinión del CEOP revela una clarísima mayoría de los que dicen que van a votar a candidatos opositores en 2019 sostienen que la oposición debe ir unida, hacer una gran PASO y que de ahí salga un candidato único. Semejante voluntad surge de la desesperación por la gravísima situación económica, que sigue dominando el alma y la mente de los argentinos.
 
El cuadro completo es que el 45 por ciento de los consultados dice estar resuelto a votar por una opción opositora, mientras que el 31 por ciento afirma que le dará el voto al oficialismo. Como viene sucediendo, el dato clave de la ecuación es que la oposición está dividida. Y allí es dónde se plantea el interrogante, con respuesta nítida.
 
Una amplia mayoría de los que anticipan que van a votar a candidatos opositores sostiene que debe haber unidad y una gran PASO, mientras que una minoría sostiene que cada espacio vaya con sus ideas y por separado.
 
También en el día a día hay una evaluación tamizada con mirada opositora: la sociedad está dividida casi por mitades respecto del presupuesto, pero cuando al encuestado se le pide que asuma el papel de senador, son más los que votarían en contra que los que votarían a favor.
 
Las opiniones sobre la economía son categóricas y vienen inamovibles desde hace meses:
 
-78 por ciento tiene opinión negativa o muy negativa sobre la situación económica.
-70 por ciento dice que tiene poca o ninguna confianza en el Gobierno.
-54 por ciento dice que Mauricio Macri no va a resolver los problemas.
-63 por ciento afirma que las medidas del Gobierno lo afectaron.
 
Como se ve, todo es ampliamente desfavorable para la administración Cambiemos y para el propio presidente.
 
Las conclusiones surgen de una amplia encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que dirige el sociólogo Roberto Bacman. En total fueron entrevistadas 1.200 personas de todo el país, con respeto por las proporciones de edad, sexo y nivel económico-social. Las entrevistas fueron telefónicas y la encuesta se terminó de procesar ayer. 

10-11-2018 / 11:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar