La Opinión Popular
                  20:11  |  Lunes 12 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-07-2018 / 09:07
EL AJUSTE DE LOS PROGRAMAS Y LAS ASIGNACIONES DE AYUDA SOCIAL BAJO EL GOBIERNO DE MAURICIO MACRI

Caída libre para el valor de los planes sociales de miseria

Caída libre para el valor de los planes sociales de miseria
Cada vez más gente queda afuera de los consumos esenciales. Un estudio del Centro de Economía Política revela que el poder adquisitivo de los planes sociales, medido en canastas básicas de alimentos, cayó desde 7,27 canastas en el momento en que asumió Macri a sólo 4,77 en la actualidad. El ajuste no es para todos: en medio de la crisis, siguen gobernando para los ricos: los grandes empresarios del agro, las empresas de servicios, las mineras, las petroleras y las finanzas.
El presidente Mauricio Macri pretende instalar la falsa idea de que, en la crisis, el "esfuerzo" lo hacemos todos. Pero esta semana se conocieron nuevas medidas para garantizar los negocios de los grandes empresarios y especuladores, y se confirmaron medidas de ajuste contra el pueblo trabajador.
 
El gobierno de Macri confirmó, a los grandes terratenientes del campo, de que seguirán bajando las retenciones a la soja. Mientras el pueblo trabajador seguirá sufriendo inflación y despidos, los grandes propietarios de tierras del país seguirán amasando fortunas. No hay ningún "esfuerzo patriótico" a la vista.
 
Por otro lado, el nuevo ministro Javier Iguacel confirmó que habrá un "esfuerzo" para reducir el déficit fiscal con nuevos tarifazos en los servicios públicos, en septiembre y octubre. Las que festejaron son las empresas energéticas. Además, subieron en los últimos días los precios de las naftas, lo cual repercute sobre la inflación de toda la economía. No hace falta aclarar quiénes le pondrán el hombro a esta "patriada".
 
Junto con el enorme ajuste del gasto público y las paritarias por debajo de la inflación, los planes sociales de miseria son otras de las patas fundamentales para provocar una recesión que el macrismo y el FMI buscan intencionalmente, con el objetivo de enfriar la economía para "solucionar" así la escasez de dólares.
 
La inflación y la devaluación del peso desde que asumió el gobierno de Cambiemos no sólo hicieron añicos el poder de compra de los salarios. También el valor real de la ayuda social -que el macrismo y hasta el FMI dicen estar comprometidos en preservar- se redujo significativamente, afectada además por las políticas sociales del gobierno de los CEOs.
 
Un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) sobre el poder de compra de los planes sociales en 2001, 2015 y 2018 muestra la caída del poder adquisitivo de la ayuda social frente al incremento de la canasta básica.
 
Si con un Plan Trabajar se compraban 5,28 canastas básicas el año que la crisis social derivó en la huida en helicóptero del presidente Fernando de la Rúa, 17 años después, con los planes sociales que implementa el gobierno de Mauricio Macri se pueden adquirir 4,77 canastas de alimentos esenciales. La caída es mucho mayor si se toman como parámetro los planes sociales vigentes en el último año del gobierno de Cristina: entonces se podía acceder a 7,27 canastas básicas.
 
El ajuste no es para todos: en medio de la crisis, siguen gobernando para los ricos: los grandes empresarios del agro, las empresas de servicios, las mineras, las petroleras y las finanzas. Lo que no puede evitar el Gobierno es la alta impopularidad de sus medidas, que pone hoy en serio riesgo su plan de reelección.
 
La Opinión Popular

 
El informe del centro de estudios que encabeza el economista Hernán Letcher se titula "La cuestión social" y arranca con una cita de la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, que en el contexto de la firma del acuerdo con el gobierno no se privó de elogiar "el énfasis puesto por el equipo económico del presidente Macri en apoyar a los más vulnerables de la sociedad".
 
Ante las reiteradas promesa de "garantizar" los recursos destinados al gasto social por parte de funcionarios de Cambiemos, que ayer sufrieron un nuevo revés en la reunión que mantuvieron con movimientos sociales, el CEPA hizo un análisis en dólares corrientes pero con valores de canasta y luego en pesos de los planes que reciben los sectores más pobres en 2001, 2015 y 2018, a fin de poder comparar el poder adquisitivo de esas ayudas estatales.
 
"Los resultados obtenidos muestran la alta correlación que existe entre el precio de los alimentos en Argentina y la cotización del dólar, ya que mientras que la inflación de Estados Unidos fue del 40 por ciento entre 2001 y 2017, la canasta alimentaria considerada se incrementó en promedio un 35 por ciento", advierten los economistas.
 
La canasta básica considerada en 2001 equivalía a 26,50 dólares ese año, a 36,70 en 2015 y a 33,6 en mayo pasado, en los dos últimos casos en base a relevamientos del propio CEPA.
 
Si la comparación se hace tomando como base los pesos de 2018, la canasta en el último año del régimen de Convertibilidad costaba 795 pesos, que bajaron a 357,85 cuando dejó el gobierno CFK y aumentaron a 1006,90 en mayo pasado.
 
La variación entre 2001 y 2018 muestra el aumento del 35 por ciento, con picos en productos como las papas (191 por ciento), naranjas (136 por ciento), carne picada (80 por ciento) o pan francés (63 por ciento).
 
La ayuda social de 2001 traducida a cifras del presente equivale a 4200 pesos, que surgen de considerar los 140 pesos/dólares promedio de un Plan Trabajar (oscilaba entre 120 y 160) con el tipo de cambio a 28,20.
 
Con los programas Argentina Trabaja y Ellas Hacen, durante el último año de gestión kirchnerista, la cifra traducida al presente equivale a 2600 pesos. En tanto, si se consideran los actuales planes Hacemos Futuro y el Salario Social Complementario, el número llega a 4800 pesos mensuales.
 
La comparación 2001/2018, lejos del 35 por ciento de aumento de la canasta básica, marca una mejora del 22 por ciento. Es decir, una significativa pérdida del poder adquisitivo.
 
La caída de la capacidad de compra de los planes sociales en los últimos dos años y medio es también notoria si se la analiza con respecto al valor del dólar en los respectivos momentos.
 
Mientras en el último año del uno a uno el Plan Trabajar equivalía a 140 dólares, los planes en el último año del gobierno del Frente para la Victoria eran equiparables a 266 dólares, mientras que tras la devaluación de la alianza PRO/UCR, y con un tipo de cambio de 30 pesos (tomando el valor del lunes último), la cifra se reduce a 160 dólares.
 
En resumen, las ayudas sociales traducidas en dólares, explica el CEPA, se redujeron un 40 por ciento durante la gestión Cambiemos. El porcentaje es levemente superior al de considerar la reducción de la jubilación mínima (39 por ciento, que surge de comprar 440 dólares en 2015 contra 270 en mayo pasado) y sólo superado por el achicamiento del salario mínimo, que se redujo en un 45 por ciento (573 a 317 dólares en dos años y medio).
 
El estudio, finalmente, se detiene en la cantidad de canastas básicas que se podía adquirir en 2001, 2015 y 2018, tanto con el salario y la jubilación mínima como con los planes sociales mencionados (ver gráfico).
 
La comparación permite concluir en una leve mejora respecto de 2001 si se toman como parámetro salarios y jubilaciones, pero en un empeoramiento en los ingresos de los sectores vulnerables que dependen de los planes sociales: 5,28 canastas en 2001 contra 4,77 en el presente, un 10 por ciento menos que en el peor momento socioeconómico del país en las últimas décadas.
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Caída libre para el valor de los planes sociales de miseria
Poder adquisitivo medido en canastas básicas.
12-11-2018 / 10:11
12-11-2018 / 09:11
El bono que acordaron el gobierno conservador de Mauricio Macri, la CGT, la Unión Industrial y las cámaras de Comercio y de la Construcción apenas compensa la pérdida del salario frente a la inflación ocurrida durante el año.
 
Un trabajador del sector privado registrado obtuvo en septiembre un salario promedio de $26.514 en mano. Si el salario promedio hubiera acompañado durante el año la inflación, en septiembre tendría que haber cobrado de $29.007. Es decir que el salario promedio perdió $2.493 en septiembre frente a la inflación. 
 
Esa insuficiencia salarial corresponde sólo al mes de septiembre, pero en todos los meses existe una pérdida del salario frente a la inflación. Ese saqueo mensual al poder de compra de los trabajadores acumularía en el año $ 23.559. Este debería ser el monto del bono para compensar la pérdida del salario frente a la suba de precios.
 
El borrador del bono de fin de año por $5.000 le alcanzó al Gobierno para frenar el paro de la CGT. Los $ 5.000 acordados en dos cuotas, a pagar con los salarios de noviembre y enero, apenas cubren el 21 % de lo que los empresarios se ahorraron por la inflación.
 
Para los privados el carácter del adicional es obligatorio, pero su ampliación a empleados públicos se la adjudican a la gestión política de uno de los titulares cegetistas, Héctor Daer. La misma consta de negociación por los municipales porteños y ante gobernadores e intendentes del Conurbano para que cobren este beneficio.
 
Incluso en las cercanías del líder de Sanidad, ante la consulta, apostaron fuerte al anticipar que: "un sector de los estatales va a sorprender, porque lograrán el bono y la reapertura de paritarias".
 
Entre noviembre de 2015 y septiembre de 2018, el salario real en el sector público perdió 21 %. En el último trimestre del año, el Observatorio de la CTA, señala que la caída alcanzará el 25 %. Toda esa pérdida salarial desde que asumió Cambiemos ni siquiera se pudo meter en la mesa de discusión.
 
En el período que va desde noviembre de 2015 a septiembre de 2018, en el área metropolitana de Buenos Aires, el transporte se incrementó 142 %, el agua 480 %, el gas 498 % y la electricidad 1.317 %.
 
Ahora, se espera la edición final del texto y la firma del presidente Macri que la central obrera daba por descontada para hoy. Se desconoce el ropaje legal del aumento. A qué empresas se dispensará o reducirá la obligación y, en su caso, contra qué recaudos. Según cómo se imputen los pagos pueden funcionar con un plus o como un adelanto a cuenta que se descontará de futuros haberes. Falta precisar la "letra chica", mote piadoso para designar la mala fe oficial.
 
La Opinión Popular

11-11-2018 / 10:11
11-11-2018 / 10:11
El último estudio de opinión del CEOP revela una clarísima mayoría de los que dicen que van a votar a candidatos opositores en 2019 sostienen que la oposición debe ir unida, hacer una gran PASO y que de ahí salga un candidato único. Semejante voluntad surge de la desesperación por la gravísima situación económica, que sigue dominando el alma y la mente de los argentinos.
 
El cuadro completo es que el 45 por ciento de los consultados dice estar resuelto a votar por una opción opositora, mientras que el 31 por ciento afirma que le dará el voto al oficialismo. Como viene sucediendo, el dato clave de la ecuación es que la oposición está dividida. Y allí es dónde se plantea el interrogante, con respuesta nítida.
 
Una amplia mayoría de los que anticipan que van a votar a candidatos opositores sostiene que debe haber unidad y una gran PASO, mientras que una minoría sostiene que cada espacio vaya con sus ideas y por separado.
 
También en el día a día hay una evaluación tamizada con mirada opositora: la sociedad está dividida casi por mitades respecto del presupuesto, pero cuando al encuestado se le pide que asuma el papel de senador, son más los que votarían en contra que los que votarían a favor.
 
Las opiniones sobre la economía son categóricas y vienen inamovibles desde hace meses:
 
-78 por ciento tiene opinión negativa o muy negativa sobre la situación económica.
-70 por ciento dice que tiene poca o ninguna confianza en el Gobierno.
-54 por ciento dice que Mauricio Macri no va a resolver los problemas.
-63 por ciento afirma que las medidas del Gobierno lo afectaron.
 
Como se ve, todo es ampliamente desfavorable para la administración Cambiemos y para el propio presidente.
 
Las conclusiones surgen de una amplia encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que dirige el sociólogo Roberto Bacman. En total fueron entrevistadas 1.200 personas de todo el país, con respeto por las proporciones de edad, sexo y nivel económico-social. Las entrevistas fueron telefónicas y la encuesta se terminó de procesar ayer. 

10-11-2018 / 11:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar