La Opinión Popular
                  04:01  |  Miércoles 18 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Nacionales - 04-07-2018 / 09:07

El Plan PROpinar: que la clase media dé propinas y mantenga las changas

El Plan PROpinar: que la clase media dé propinas y mantenga las changas
Al mismo tiempo que Mauricio Macri le aseguraba a la Mesa de Enlace que se mantendrá la baja en las retenciones, Elisa Carrió resumió el plan del Gobierno para los sectores más perjudicados por la crisis: que la clase media les dé propinas y les mantenga las changas. Pero las estadísticas están diciendo que, por la crisis, los argentinos han dejado de ir a comer afuera en un porcentaje cercano al 30 por ciento. Por lo que el llamado a dejar propinas tiene como destinatario a un público cada vez más restringido.
Frente  a la tremenda crisis económica, ya caída la esperanza de la "lluvia de inversiones" del segundo semestre, Elisa Carrió, parece que se va quedando sin ideas. Esta vez sorprendió, si eso aún es posible, pidiendo desde los estudios de TN: "La primera recomendación que le hago a la clase media y media alta es: dé propinas".

Muy católica ella, después de haber votado la reforma previsional y apoyado los tarifazos que golpean sobre la población trabajadora, tal vez crea Carrió que con esos gestos puede recuperar el cielo. O quizá, como sentenciaba Arturo Jauretche, pertenezca al grupo de "señoras gordas que les molesta la justicia social porque las deja sin la clientela de la caridad fácil, con la que no se gana el cielo pero se apacigua la digestión".
 
Aunque, más allá de la perversidad de su afirmación, la dadivosa señora gorda no parece ser todo lo desprendida que aparenta ante los medios: "Hace un año y medio me tocó atenderla. Recuerdo que no se comportó muy bien con el tema de la propina", rememoró un mozo sobre la vez que le sirvió a la diputada una merienda, con gintonic incluido, por $300 y le dejó apenas $5, poco más del 1,5% del gasto total. 
 
Lo que Carrió no dijo es lo evidente, que en los trabajos en los que la propina implica una parte considerable de la retribución salarial los abusos están a la orden del día. No son tenidos en cuenta en el aguinaldo, no se pagan con las vacaciones, no se cobran en casos de licencia médica, etc.
 
El primer gobierno peronista, en 1946, decretó la ley 4148, ratificado por la ley 12.921 en el Congreso Nacional que prohibió la percepción de propinas por parte del personal gastronómico. En su lugar surgió otra figura, denominada "laudo gastronómico", que se agregaba a la consumición del cliente, y que luego se distribuía entre todo el personal, no solo los mozos. Implicó un aumento salarial y la intervención de los delegados gremiales en la información contable de los restaurantes.  
 
Quienes se opusieron dijeron que eso desmotivó a los mozos a ofrecer una buena atención, sin duda valoraban una vieja nostalgia oligárquica que considera que no hay como un trabajador mal pagado luchando por una propina para tener a la clientela contenta. La ley 22.310, en 1980, durante la dictadura militar, derogó este decreto.
 
Desde que Mauricio Macri llegó a la presidencia, existió un plan económico para beneficiar solo a los ricos: los grandes empresarios del agro, las mineras, las petroleras y las finanzas. Creyendo que al maximizar sus beneficios, invertirán a manos llenas y eso haría crecer al unísono sus ganancias y la economía nacional.


Por eso se eliminaron o bajaron las retenciones, por eso no se duda en tomar toda la deuda necesaria para financiar la fuga de divisas o la remesa de utilidades, por eso se alimenta la bicicleta financiera (devaluación gigante y tasas ídem incluidas). Más allá de su evidente fracaso, ese plan sigue en pie. Y para los pobres está la caridad.
 
La Opinión Popular

 
LA INSÓLITA PROPUESTA OFICIAL A LA CLASE MEDIA PARA REACTIVAR LA ECONOMÍA Y SUPLIR LA INEXISTENTE POLÍTICA SOCIAL
 
Sin lluvia de inversiones, a dar propinas
 
Mientras el Gobierno intenta encontrar una explicación a la caída de las variables económicas y el Ministerio de Desarrollo Social busca contener a los movimientos sociales, Elisa Carrió propuso para promover la reactivación económica que la clase media "dé propinas" a los pobres, lo que generó igual cantidad de ironías que de críticas. Incluso un mozo que la atendió recordó lo escaso que son las propinas que deja la diputada.
 
La dirigente argumentó que más de dos millones de personas viven de changas y, ante la caída económica, recomendó recurrir a la caridad como única forma de redistribución de la riqueza. Luego del encuentro del presidente Mauricio Macri con las entidades rurales, queda claro que están vedada cualquier forma de cobro de impuestos a los sectores pudientes. Allí no hubo ni propina.
 
Carrió no tuvo su mejor salida en la entrevista que dio en TN. Su relato de una conversación telefónica con el presidente Macri sobre el aborto, en la que lo dejaba como un especulador y como un poco tonto, le valió una desmentida del jefe de Gabinete, Marcos Peña.
 
Pero la declaración que más éxito consiguió entre los opositores fue la que llamó a reactivar la economía a fuerza de changas y propinas. Caída la esperanza de la "lluvia de inversiones", del segundo semestre, y en el tercer año del gobierno de Macri la declaración de Carrió hubiera pasado como una más si no pudiera ser interpretada como una ausencia de una política social del Gobierno y de una política económica que genere mayor bienestar en la población. Ante ese vacío, lo único que atinó a proponer es la caridad cristiana.
 
 
Caridad reactivadora
  
A no dudarlo: la dirigente dio con la clave para la reactivación económica ante el aumento de tarifas (con el veto de Macri, por encima de los salarios) y de precios por la devaluación, así como ante la caída de la actividad y de la capacidad adquisitiva de los salarios. "Yo sé que hay una desesperanza y que el impacto (de la crisis económica) es sobre salarios. La primera recomendación que le hago a la clase media y media alta, es que dé propinas", sostuvo Carrió, sonriente en el piso de la señal TN.
 
De esta forma, con caridad, la dirigente entendió que no se frenará la economía. Así lo explicó: "Aunque le cueste haga la changa. Hay más de 2 o 3 millones de personas que viven de esa changa, y a veces nosotros, cuando nos ajustamos, lo primero que dejamos de hacer es de dar propina", recomendó Carrió a la población.
 
También propuso juntar la comida que se tira: "Con un cuarto de los que tiramos haríamos una gran contribución", dijo, en línea con su proyecto de creación Banco de Alimentos. No es la primera vez que se ve esta impronta de clase al pensar las cuestiones sociales.
 
"Me gusta ayudar. Hago juntar un montón de bolsas de retazos de la fábrica que cortan, que a uno no le sirven, y lo das a un Centro de Primera Infancia, donde la gente que tiene que ir a trabajar deja a sus chiquitos. De esa manera sí me gusta ayudar", decía Juliana Awada antes de ser primera dama, en un reportaje con la modelo Mariana Arias. No obstante, Carrió lo llevó a un grado superlativo.
 
En materia económica, la dirigente que había sostenido hace algunas semanas que el dólar se quedaría en 23 pesos, ahora afirmó que se quedará en 30.
 
La dirigente también dijo que hay "una Argentina corrosiva de la Capital y del mundo del microclima de la política, la televisión y los opinadores. Hay un gran rechazo social y colectivo en el interior y la gente está apagando los televisores".
 
"Gente que votó a Cambiemos dice 'no puedo soportar el ruido, lo corrosivo'. Yo veo un clima hecho a propósito y un Gobierno que está metido en el microclima. Recién me reía con María Eugenia y con Caputo, y les digo: 'Quédense tranquilos, si acá hubo desde aceite caliente en 1806, el 25 de mayo fue en la Plaza de Mayo. El que no quiera que haya lío en Buenos Aires, no tiene que vivir en esta Capital, es una tradición histórica'", aseguró, desconociendo la caída en los índices de imagen del presidente y de otras figuras de la alianza Cambiemos.
 
 
Críticas e ironías
  
Los opositores hicieron fila para contestarle a la líder de la Coalición Cívica: "Carrió propone como política social que la clase media 'no deje de dar propinas'. También la clase alta le podría dar 'propinas' a la media. E incluso podríamos pedirle al FMI que dé 'propinas' a toda la sociedad. Teníamos una dirigente política de fuste y no lo sabíamos", afirmó Leopoldo Moreau, de Unidad Ciudadana.
 
"Qué interesante el modo que encontró Carrió para sobrellevar la patética crisis que han creado. Ya no sé si ha perdido todo contacto con la realidad o si su cinismo es enorme. Vergüenza", manifestó Alberto Fernández.
 
Desde el FIT, Myriam Bregman ironizó: "Pueden saquear el país, pero den propina...". En tanto, el senador Pino Solanas le preguntó a su ex aliada "por qué mejor no le pide a Dujovne que traiga la plata que tiene afuera del país. ¿Por qué mejor no le pide a las mineras que paguen retenciones?".
 
Por su parte, el politólogo Mario Riorda analizó las afirmaciones de Carrió. Más allá de las burlas, indicó que esa expresión "muestra una concepción ideológica explicita. Redistribución no. Política subsidiaria compensatoria a la mínima expresión. Casi caridad".
 
Fuente: Página 12
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-07-2018 / 10:07
En una carta dirigida a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, un amplio conglomerado opositor le advierte al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la deuda pactada entre el organismo y el gobierno de Mauricio Macri es considerada "odiosa o execrable" en términos jurídicos y que agotará todos los mecanismos parlamentarios y judiciales para desconocerla.
 
En la misma semana en que Lagarde visitará la Argentina para reunirse con el Presidente, Mauricio Macri, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el organismo difundió un nuevo informe en el que vaticina una baja en el crecimiento de América Latina, impulsado, entre otros motivos, por la crisis que atraviesa la Argentina. 
 
Los números fríos del FMI recortaron las previsiones de crecimiento económico de la región al 1,6% en 2018 y al 2,6% en 2019, cuatro y dos décimas menos, respectivamente, que lo calculado en abril. En lo que respecta al caso argentino, el FMI puntualizó que "las menores estimaciones reflejan perspectivas más difíciles para economías clave, debido a la constricción de las condiciones financieras y el ajuste necesario de las políticas".
 
El argumento, cínico, perverso, es similar al utilizado por el presidente Macri: "Sufrir hoy, para estar mejor mañana", mientras vemos cómo ese "mañana" nunca llega y la promesa de ese futuro paradisíaco se aleja un poco más, hasta esfumarse. Como si estuviéramos condenados a vivir de prestado, entre la miseria y la dependencia, de rodillas ante el "verdugo" que propone más ajuste y lo disfraza de "necesario".
 
Más bien, habría que decir que nacimos bendecidos en una tierra rica en reservas de agua dulce, con gente dedicada y dispuesta al trabajo, tierra fértil en la que crece lo que tiremos. Y en cambio, desde el gobierno de Macri prefieren sembrar corrupción, miseria, entregar nuestros recursos al mejor postor, poniéndonos de rodillas ante el FMI, que promociona como "necesarias" paritarias del 8%, que promueve despidos y tarifazos.
 
El conglomerado opositor sostiene que, de acuerdo a la Constitución Nacional, le corresponde al Congreso "contraer empréstitos sobre el crédito de la Nación" y "arreglar el pago de la deuda interior y exterior de la Nación".
 
Pero nadie podría acusar de traidor al diablo. La traición, si cabe, viene de aquellos representantes que la mayoría de los argentinos eligió para defender sus intereses y hoy nos ponen de rodillas bajo el yugo de un diablo que nadie votó.
 
La Opinión Popular

16-07-2018 / 16:07
16-07-2018 / 09:07
La industria sufrió un fuerte retroceso en mayo según las estadísticas que reveló la Unión Industrial Argentina (UIA) y que difundirá en las próximas horas. El nivel de actividad fabril cayó por debajo del -2% en la comparación interanual, situación que se verá agravada ante un escenario de crisis generalizada que se observará desde junio en adelante, con sectores clave en pleno descenso, lo que provocará que la producción manufacturera termine el año con un promedio de cero crecimiento.
 
A contramano de esa realidad y sin autocrítica frente a la crisis que cada día golpea con más recesión, devaluación e inflación, el presidente Mauricio Macri, desde la nube de gas en que vive, se empeña en afirmar que "vamos por el camino correcto" hacia "un país pujante e inclusivo".
 
"De eso se trata el cambio que vine a proponerles desde el primer día: de construir una Argentina más justa, transparente, donde se dice la verdad y se trabaja con las manos limpias", dijo ayer Macri aferrándose a la letanía de ese inasequible país virtual, tan distinto de la realidad con la que se convive a diario.
 
Hablan por él y sus "manos limpias", el millonario escándalo por la millonaria deuda (que se niega a pagar) del Correo Argentino, una de sus tantas empresas; o la cantidad de funcionarios (él incluido) con empresas fantasmas en paraísos fiscales para facilitar el lavado de dinero; o las denuncias que salpican a su alfil bonaerense, la gobernadora Mariu Vidal, por solo citar algunos casos.
 
Sin autocrítica frente a la crisis que cada día golpea a cinco de cada diez chicos que viven en la pobreza, que no comen como corresponde y vastos sectores de la clase media que son empujados a la miseria. Mientras se acepta el brutal ajuste que impone el FMI, sin proponer un plan económico que cambie el rumbo neoliberal, con empleo y producción capaz de reactivar la economía.
 
En la misma línea se pronunció el jefe de Gabinete, el inútil Marcos Peña, al postular que, pese a la "economía más fría" y "recesiva" de los próximos meses, lo que se viene tras la "tormenta" es un camino de "crecimiento y desarrollo". Son metáforas de un país virtual. La pregunta sobreviene: ¿En qué mano esconderá Macri la varita mágica que no la vemos?
 
La Opinión Popular

15-07-2018 / 11:07
Por más maquillaje que intente ponerle, el ajuste que el FMI le impuso a Mauricio Macri se concretará recortando gasto público (social, si se puede), salarios de estatales, subsidios. Despidos, reducción de áreas, imposiciones simétricas a las provincias. La "fiesta" la pagarán los laburantes, los humildes, las clases medias en descenso, las Pymes. El resto es fulbito para la tribuna.
 
El macrismo ni siquiera amaga o maquina mejorar un poco la recaudación impositiva. El poder fáctico aliado (banca internacional, exportadores agropecuarios, petroleras, concesionarias de energía o gas) lo hiere con fuego amigo. El Gobierno no les pide una pequeña ayuda a los amigos: que aporten un diezmo al "sacrificio colectivo", ajeno a las clases dominantes.
 
Tal vez el torniquete del FMI fuerce al macrismo a revisar el fundamentalismo fiscal pro establishment, hasta hoy cedieron a las presiones de los aliados fácticos, casi gozosamente, como en la reunión con la Mesa de Enlace del campo.
 
Todo se le hubiera facilitado a Macri suponiendo que la Selección Argentina hubiera estado hoy domingo en la Final del Mundial con Lionel Messi a la cabeza y que a su vez combinaba perfectamente con el inicio de las vacaciones de invierno, que el  Gobierno lo imaginaba como real.
 
En ese marco, pretendía avanzar con el ajuste, principalmente en el recorte de empleados públicos, y cumplir la letra chica del acuerdo con el FMI firmado hace un mes, que estima un achique del 30% del personal dependiente del estado.
 
A esto hay que sumarle a un contexto de país en el que  el empleo genuino no funciona como consecuencia de la inflación y la brutal caída del consumo y con la imposibilidad de que las pymes puedan crecer por la falta de créditos, siendo este país el que paga en la actualidad la tasa de interés más alta a nivel mundial
 
Ese combo explosivo hará que la economía actual siga teniendo consecuencias letales. Nos gustaría decir que "lo peor ya pasó", que va a crecer el empleo y los salarios, como afirman los periodistas militantes del macrismo, pero no solo será un sueño que se esfumará inmediatamente como de Messi levantando la Copa en Moscú. 
Terminó el Mundial que no sirvió de cortina de humo ni de freno al conflicto. En esas ligas, como en tantas otras, las penas son de nosotros y las vaquitas son ajenas.


La Opinión Popular

15-07-2018 / 10:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar