La Opinión Popular
                  20:09  |  Lunes 12 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-07-2018 / 12:07
FUERTE CAÍDA EN LAS VENTAS DE AUTOS Y MOTOS Y EN LA DEMANDA DE CRÉDITOS HIPOTECARIOS

Al modelo neoliberal macrista le llegó el peor invierno: El clima recesivo se extiende a toda la economía

Al modelo neoliberal macrista le llegó el peor invierno: El clima recesivo se extiende a toda la economía
CON LAS RUEDAS PINCHADAS. Según la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), en junio se patentaron 64.140 vehículos, un 17,2% menor que el mes anterior, cuando se habían vendido 77.417 unidades. En el arranque del año, la relación entre remuneraciones y precios de los vehículos había alcanzado un mínimo en casi 20 años. Pero la fuerte devaluación impactó en los precios y esto afectó las ventas. Terminales abandonaron la meta de 1 millón de unidades patentadas para 2018.
La devaluación, las altas tasas de interés y una demanda en caída, producto del desastroso modelo económico neoliberal que lleva adelante Mauricio Macri, fueron un cóctel letal para las ventas de autos y motos y en la demanda de créditos hipotecarios, que comienzan a sentir la amenaza de la recesión.
 
La economía nacional ya muestra señales recesivas concretas, desatadas por las consecuencias de la crisis cambiaria. Ayer se conoció que las ventas de autos cayeron en junio 18,2 por ciento en la comparación interanual y 17,2 frente a junio, mientras que el consumo de motos se redujo también en un 18,2 interanual y 36,1 mensual.
 
El crédito hipotecario, otra fuente de actividad el año pasado, sufrió del mismo modo una dura contracción en junio, del 26,9 por ciento. La venta de autos y de motos, con preponderancia de los modelos importados, fue una de las pocas luces verdes del modelo de Cambiemos y ahora quedó en jaque con la suba del dólar.
 
Esos números se suman a otras situaciones negativas en los sectores industriales de la metalurgia, materiales de la construcción, medicamentos, siderurgia, textil, calzado, marroquinería y química. La inflación minorista y mayorista alcanzó nuevos máximos, especialmente en la canasta básica alimentaria.
 
El descontrol del mercado cambiario, la disparada inflacionaria, las tasas de interés siderales, el ajuste fiscal, la sequía del campo, la suba de la tasa de la Reserva Federal y la ralentización de Brasil. Casi todas las variables juegan en contra de la economía argentina y confeccionan una crisis que el Gobierno minimizó hasta que le detonó en las manos.
 
El malhumor social es creciente y la valoración es predominantemente negativa para con un Gobierno que, a cada paso que da demuestra, de forma cada vez más evidente, que gobierna solo para los ricos.
 
La Opinión Popular

 
Ayer se conoció que un sector mimado por el Gobierno quedó afectado por el nuevo escenario macroeconómico. Según Acara, en junio se patentaron 64.140 vehículos, 18,2 por ciento menos que hace un año. En el primer semestre, los patentamientos cerraron con una suba del 10,4 por ciento interanual.
 
"Las cifras nos enfrentan a la paradoja de que finalizamos el mejor primer semestre de la historia, superando al de 2013 por 500 unidades, pero con un mercado que se está cayendo. Este descenso se explica por el impacto que la devaluación, con un fuerte aumento en el precio de los vehículos, especialmente el de los importados, que son el 73 por ciento de los patentamientos mensuales, y el segundo está relacionado a la estrepitosa caída de la financiación bancaria, por el aumento de las tasas de interés, que la ha reducido prácticamente a cero, algo que a nuestro sector complica  sobremanera", dijo el titular de Acara, Dante Alvarez.
 
"Habrá que ver qué mercado tendremos en la segunda mitad del año pero lo que es seguro es que será con cifras sensiblemente inferiores", agregó.
 
El caso de los autos es ilustrativo porque durante el último año las ventas crecieron de la mano de los importados, alimentando un modelo de negocios que demostró ser insustentable. Se deterioraron las ventas de modelos nacionales e importados por parte de marcas instaladas en el país, como Volkswagen (-17,4), Chevrolet (-23,3), Renault (-25,4), Ford (-29,1), Peugeot (-19,4), Toyota (-9,4) y Fiat (-5,9). La caída fue más fuerte en los autos de lujo importados: Dodge bajó un 45,5 por ciento, similar a Mini Cooper (-46,2), Alfa Romeo (-51,5), Volvo (-69,2) y Mitsubishi (-71,9).
 
En junio se patentaron 37.291 motos, una baja del 18,2 por ciento anual y del 36,1 mensual. "Se estima que la proyección de unidades para este año disminuirá fuertemente debido a la devaluación de la moneda y una demanda en retroceso", dice el informe de la división de motos de Acara.
 
En simultáneo a los autos y las motos, hay datos desalentadores de todo tipo. En el sector de materiales de la construcción, otro caballito de batalla de la economía de Cambiemos, los despachos de cemento bajaron 3,8 por ciento en mayo, la primera caída interanual desde febrero de 2017, mientras que los permisos de edificación pasaron de crecer 9,5 por ciento interanual en 2017 a caer 1,6 por ciento en el acumulado de los primeros cuatro meses de 2018.
 
La producción de acero registra un alza interanual del 11,2 por ciento en mayo pero frente a abril hay una caída del 5,4 por ciento. "La construcción -principal demandante- continuó con el cambio de tendencia, mostrando un proceso de lento debilitamiento en la colocación de los pedidos de materiales", evaluó la Cámara del Acero.
 
En la metalmecánica, por primera vez desde el primer trimestre de 2016 la cantidad de empresas con perspectivas de que la producción caiga superó a las que esperan que aumente. El sector agropecuario está un 30 por ciento por debajo del año pasado a causa de la sequía. Operan en negativo el sector textil, calzado, marroquinería, medicamentos, química y neumáticos.
 
En el terreno de los precios, el IPC mayorista subió un 7,5 por ciento en mayo y la canasta básica alimentaria, que golpea de lleno a los sectores de menores ingresos, subió 4,8 por ciento mensual. Las ventas minoristas pymes cayeron un 4,2 por ciento en junio según la CAME.
 
"La volatilidad del dólar y el deteriorado poder adquisitivo de las familias retrajeron las decisiones de gasto. Hay que tener en cuenta que ya en junio de 2017 las ventas habían caído un 1,4 por ciento, lo que refleja la difícil situación que atraviesa el comercio Pyme", dice el informe mensual de la entidad que el presidente, Mauricio Macri, visitó la semana pasada.
 
Por Javier Lewkowicz
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
12-11-2018 / 10:11
12-11-2018 / 09:11
El bono que acordaron el gobierno conservador de Mauricio Macri, la CGT, la Unión Industrial y las cámaras de Comercio y de la Construcción apenas compensa la pérdida del salario frente a la inflación ocurrida durante el año.
 
Un trabajador del sector privado registrado obtuvo en septiembre un salario promedio de $26.514 en mano. Si el salario promedio hubiera acompañado durante el año la inflación, en septiembre tendría que haber cobrado de $29.007. Es decir que el salario promedio perdió $2.493 en septiembre frente a la inflación. 
 
Esa insuficiencia salarial corresponde sólo al mes de septiembre, pero en todos los meses existe una pérdida del salario frente a la inflación. Ese saqueo mensual al poder de compra de los trabajadores acumularía en el año $ 23.559. Este debería ser el monto del bono para compensar la pérdida del salario frente a la suba de precios.
 
El borrador del bono de fin de año por $5.000 le alcanzó al Gobierno para frenar el paro de la CGT. Los $ 5.000 acordados en dos cuotas, a pagar con los salarios de noviembre y enero, apenas cubren el 21 % de lo que los empresarios se ahorraron por la inflación.
 
Para los privados el carácter del adicional es obligatorio, pero su ampliación a empleados públicos se la adjudican a la gestión política de uno de los titulares cegetistas, Héctor Daer. La misma consta de negociación por los municipales porteños y ante gobernadores e intendentes del Conurbano para que cobren este beneficio.
 
Incluso en las cercanías del líder de Sanidad, ante la consulta, apostaron fuerte al anticipar que: "un sector de los estatales va a sorprender, porque lograrán el bono y la reapertura de paritarias".
 
Entre noviembre de 2015 y septiembre de 2018, el salario real en el sector público perdió 21 %. En el último trimestre del año, el Observatorio de la CTA, señala que la caída alcanzará el 25 %. Toda esa pérdida salarial desde que asumió Cambiemos ni siquiera se pudo meter en la mesa de discusión.
 
En el período que va desde noviembre de 2015 a septiembre de 2018, en el área metropolitana de Buenos Aires, el transporte se incrementó 142 %, el agua 480 %, el gas 498 % y la electricidad 1.317 %.
 
Ahora, se espera la edición final del texto y la firma del presidente Macri que la central obrera daba por descontada para hoy. Se desconoce el ropaje legal del aumento. A qué empresas se dispensará o reducirá la obligación y, en su caso, contra qué recaudos. Según cómo se imputen los pagos pueden funcionar con un plus o como un adelanto a cuenta que se descontará de futuros haberes. Falta precisar la "letra chica", mote piadoso para designar la mala fe oficial.
 
La Opinión Popular

11-11-2018 / 10:11
11-11-2018 / 10:11
El último estudio de opinión del CEOP revela una clarísima mayoría de los que dicen que van a votar a candidatos opositores en 2019 sostienen que la oposición debe ir unida, hacer una gran PASO y que de ahí salga un candidato único. Semejante voluntad surge de la desesperación por la gravísima situación económica, que sigue dominando el alma y la mente de los argentinos.
 
El cuadro completo es que el 45 por ciento de los consultados dice estar resuelto a votar por una opción opositora, mientras que el 31 por ciento afirma que le dará el voto al oficialismo. Como viene sucediendo, el dato clave de la ecuación es que la oposición está dividida. Y allí es dónde se plantea el interrogante, con respuesta nítida.
 
Una amplia mayoría de los que anticipan que van a votar a candidatos opositores sostiene que debe haber unidad y una gran PASO, mientras que una minoría sostiene que cada espacio vaya con sus ideas y por separado.
 
También en el día a día hay una evaluación tamizada con mirada opositora: la sociedad está dividida casi por mitades respecto del presupuesto, pero cuando al encuestado se le pide que asuma el papel de senador, son más los que votarían en contra que los que votarían a favor.
 
Las opiniones sobre la economía son categóricas y vienen inamovibles desde hace meses:
 
-78 por ciento tiene opinión negativa o muy negativa sobre la situación económica.
-70 por ciento dice que tiene poca o ninguna confianza en el Gobierno.
-54 por ciento dice que Mauricio Macri no va a resolver los problemas.
-63 por ciento afirma que las medidas del Gobierno lo afectaron.
 
Como se ve, todo es ampliamente desfavorable para la administración Cambiemos y para el propio presidente.
 
Las conclusiones surgen de una amplia encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que dirige el sociólogo Roberto Bacman. En total fueron entrevistadas 1.200 personas de todo el país, con respeto por las proporciones de edad, sexo y nivel económico-social. Las entrevistas fueron telefónicas y la encuesta se terminó de procesar ayer. 

10-11-2018 / 11:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar