La Opinión Popular
                  19:43  |  Lunes 12 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 03-07-2018 / 10:07
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Sergio Urribarri, el millennial rebelde

Sergio Urribarri, el millennial rebelde
El interés primordial del gobierno de Gustavo Bordet en materia de reforma política pasa por el sistema electoral a implementarse en 2019 que suplantará la boleta sábana por boleta única, que es un mecanismo muchos más ágil, menos engorroso, donde se gana en transparencia y se garantiza una mayor representatividad a quien resulte electo, con lo cual gana en legitimidad. El diputado Sergio Urribarri cree que el proyecto debería ser archivado pero no duda de la insistencia de Bordet y por lo tanto pretende, para dilatar el tema, que en el Congreso del PJ se discuta el tema.
Hoy por hoy, Sergio Urribarri está sublevado, es el único opositor dentro del PJ de Entre Ríos. Anunció que fundaría un partido propio, Unidad Ciudadana, para representar al urricristinismo provincial. También ha puesto reparos al proyecto de reforma política presentado por el Gobernador, con la táctica del mutismo y dejar pasar el tiempo.
 
Urribarri, cuando fue gobernador manejó en su puño todo el poder. Se adueñó del Partido Justicialista y echó a Jorge Busti que fue quien lo puso en el cargo, dominó la Legislatura y hasta pretendió colonizar los Tribunales. En sus 8 años cumplió sus objetivos: cambió los dirigentes, separó a peronistas e incorporó a ultra K, congeló el funcionamiento del PJ y se hizo amo y señor de la provincia.
 
En el último tiempo, lo que más le costó al ex mandatario es salir del centro de la escena y debió recluirse en Buenos Aires. Le provoca aversión saber que el patio de su casa dejó de ser la Casa Gris y que su voz tronaba cada vez menos fuerte. Y tal vez lo que más le dolía era no poder subirse más al avión de la provincia.
 
Desde que perdió los atributos del poder, "el porteño" Urribarri no sólo cambió su look sino que también es alguien embelesado con la tecnología, con los avances de las redes sociales sólo se comunica por ellas. Cual millennial, les pide a su fotógrafo que lo retrate con cuanta persona se abraza en la provincia. Pero no le da resultado.
 
Urribarri quiere volver a ser el mandamás que hace y deshace. Sueña con volver a tener poder y se desilusiona cuando algún dirigente o funcionario le recuerda que el gobernador es Gustavo Bordet. Por eso, esta semana salió al ruedo con un encuentro junto a los dirigentes K nacionales, Roberto Feletti, Carlos Tomada y Alberto Sileoni, fue el viernes en Concordia en el marco de la conmemoración de un nuevo aniversario de la Declaración de la Independencia de 1815.
 
¿Fue una decisión para romper lanzas con Bordet y obligar al PJ a la ruptura? Por lo pronto, lo que hizo el ex gobernador fue identificar al enemigo interno, no para él, sino para que se entere el resto del peronismo, para que los militantes definan con quién van a estar. Ese mensaje, además, tiene un destinatario específico: el Gobernador.
 
Si Urribarri no tiene lugares expectantes en las listas, para él y sus seguidores más fieles, para protegerse con fueros de las causas de corrupción que pesan sobre sus espaldas, dejó en manos del gobernador la responsabilidad de romper; pero le avisó: si lo hace, él sale por fuera del PJ empujando una fórmula ultra K. Será opositora, pero distinta, porque buscará los votos en el mismo espacio oficialista. No teme dividir al peronismo; según insinúa. Le juega en contra que el año que viene tendrá que sentarse seguido en el banquillo de la Justicia.
 
Es indiscutible que Urribarri vive un momento de debilidad aún cuando las encuestas lo mantengan con algún poder de fuego, especialmente, en los sectores cristinistas. Pero las palabras de Urribarri fueron un baño de realidad. Desnudó todo lo que se venía diciendo en voz baja. Quiere subirse al ring y transparentó que se sigue sintiendo el dueño de un puñado de votos y de unos cuantos dirigentes. Pero, con la incertidumbre del rol que terminará ejerciendo Cristina, muchos prefieren no romper lanzas y aguardar, acaso, que se produzca el milagro de una gran Paso nacional peronista que convoque a todos.
 
La Opinión Popular

 Sergio Urribarri, el millennial rebelde

Hasta la selección en Rusia se complotó contra Macri
 
Ni el Mundial de Rusia, que permite esconder la realidad detrás de la pasión futbolera, pudo darle una mano a la desquiciada actualidad del gobierno de Mauricio Macri. Ni al ánimo gélido de la sociedad. Ahora, con la Selección nacional eliminada en octavos, como dice la canción "vuelve el rico a su riqueza y el pobre a su pobreza". De todos modos, el campeonato que se terminó para Argentina, tampoco se convirtió en un anestésico.
 
Ya no hay razones, ni desde el lado del gobierno, ni de la oposición, para esquivarle al día a día. En materia económica, el país está atravesado por una tormenta perfecta. El presidente traspone las peores horas desde que soñó construir una nueva hegemonía neo conservadora para desterrar al peronismo de la Argentina, que el manual del consultor Durán Barba catalogaba como exponente de la "vieja política".
 
La sobrerreacción, sin buen final, generado por el aumento desmedido del dólar, la caída de las acciones y la suba estruendosa de las Lebac, le sigue un proceso inflacionario que no logra ser domado. Es más, el único freno a la inflación vendrá desde el lado de la recesión, lo que ha sido admitida por los principales funcionarios del gobierno. A decir verdad, Macri no ha dado pie con bola en materia económica desde el mismo momento en que asumió. Lo único que hizo fue endeudarse cada vez más.
 
 
Macri no hace pie en la crisis
 
El gobierno de Macri no logra ponerle un piso a la crisis que lo tiene acorralado hace meses. El viernes se vivió uno de los peores días desde que es presidente. Muy enojado, pidió explicaciones a sus funcionarios por el recrudecimiento de la corrida luego de haber sellado el nefasto acuerdo con el FMI.
 
"Hice todo lo que me dijeron y esto no se frena", fue la síntesis del reproche presidencial. Nicolás Dujovne puso su renuncia a disposición y se la rechazaron de pleno. Ahora, Macri habla poco en público, sus ministros hablan poco, todos hablan cada vez menos. La oposición saborea esta realidad. Los números económicos negativos son las desgracias que permiten imaginar recorridos electorales alternativos a la derrota, al igual que Cambiemos en 2015.
 
Los mensajes optimistas de Cambiemos, y del Presidente, no tranquilizan a nadie. Macri se resiste a dar un primer paso obvio: Desarmar la tríada de inútiles de la Jefatura de Gabinete, achicar el gabinete a la mitad, dejar de pensar en clave electoral, declararse gobierno de transición y acordar con el peronismo alguna complicidad para las duras medidas que fueron exigidas por el FMI.
 
El escenario que se vislumbra es el tendal de pobres que la suba de precios provocará, por el incremento de la canasta de alimentos, la suba del transporte y otros servicios.  Mientras esto sucede, el gobierno nacional pretende que provincias y municipios reduzcan su personal, algo que parece políticamente inviable, con la difícil perspectiva socio-económica que el mismo gobierno ha asumido. Todas estas situaciones muestran una decadencia en el poder político del Gobierno. Y podrían no ser todavía las horas más difíciles.
 
 Sergio Urribarri, el millennial rebelde

Todo esto está en discusión, con las tensiones previsibles
 
El diseño del ajuste es complejo y el gobierno no sabe como implementarlo. Así de sencillo. Oscila entre la inacción y propuestas disparatadas como cortar todos los beneficios a la Patagonia. "¿Ustedes saben que soy senador de Río Negro, no?", les dijo Pichetto cuando los funcionarios de Macri lanzaron la propuesta. Creían haber encontrado la solución para ahorrarse unos 140 mil millones del piso de 200 mil que hay que recortar.
 
Macri, por más intentos que haya realizado, no pudo tener su milagro, ni su plan austral, ni su convertibilidad, ni su megadevaluación, ni su soja. Y deberá llegar a fin de mandato no sólo limitado por sus propias incompetencias (que al no existir más mundial se hacen más visibles), sino comandando un barco averiado por todos los costados. O sea, su único milagro, y no menor, será el de lograr que un gobierno no peronista culmine su gestión. Si lo logra...
 
 Sergio Urribarri, el millennial rebelde

El Presidente negocia con los gobernadores desde la debilidad
 
En este marco, Macri intenta convencer a los gobernadores del PJ, mientras los gobiernos provinciales comenzaron a hablar de adelantar el pago del medio aguinaldo, para postergar hasta agosto los reclamos de aumento salarial que enfrentan.
 
Pero el problema es que en el sector público, es donde el gobierno tiene asumidos compromisos de ajustar el gasto con el FMI. Es evidente que buscar un acuerdo, negociando desde la debilidad, siempre genera más debilidad. Hoy, todos los sectores políticos, gremiales o sociales saben que pueden exigir mucho a cambio de ceder muy poco.
 
Los gobernadores no aceptarán mansamente un hachazo a los recursos. Y como tienen poder de negociación, ya adelantaron condiciones: la primera de ellas es que se fije una adenda al Pacto Fiscal firmado el año pasado entre la Nación y las Provincias, que les permita a estas últimas seguir cobrando impuestos como Ingresos Brutos, cuya rebaja perjudicó la recaudación de los distritos. En un momento de extrema debilidad, el Gobierno estaría dispuesto a concederla.
 
Por ese motivo los Gobernadores del PJ aceptarían aprobar un Presupuesto light para 2019, siempre y cuando, el costo económico del ajuste lo paguen los distritos que gobierna el macrismo (la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires), al tiempo que exigen renegociar uno de los pocos logros que pudo exhibir la Casa Rosada luego de ganar las elecciones del año pasado: el Pacto Fiscal, que de esta forma, quedaría en un documento hueco y sin sentido.
 

Sergio Urribarri, el millennial rebelde

Ahora bien, ¿cómo hace Macri para pedir acompañamiento entre dirigentes sindicales y sociales, gobernadores, intendentes y parlamentarios cuando el gobierno ha decidido unilateralmente un acuerdo con el Fondo, cuyo contenido es el ajuste, la recesión, el freno de la obra pública, el achicamiento del presupuesto nacional y el de las provincias, la pérdida de empleo y que convivirá con altas tasas de inflación?
 
El diálogo es un significante vacío, nadie sabe bien cuál es su contenido. El sector del peronismo de los gobernadores camina en un angosto desfiladero; no puede acompañar al gobierno en un curso que no promete otra cosa que privaciones populares, conflictos y potenciales situaciones de ingobernabilidad. Será difícil para este sector la construcción de un espacio electoral competitivo sobre la base de acompañar una polémica acción de gobierno que se juzgará en las urnas en octubre de 2019.
 
Las apelaciones a la responsabilidad y la gobernabilidad por parte de Macri son un arma de doble filo. Quienes estén dispuestos a que se sostenga el rumbo neoliberal en marcha, lesivo para la soberanía nacional y para la vida de nuestro pueblo tendrán que saber que asumen, ellos sí, una enorme responsabilidad.
 
Particularmente aquellos que fueron consagrados electoralmente para ocupar esos lugares institucionales sobre la base de su compromiso con una política claramente opuesta a la que está en marcha y que nos lleva al descalabro nacional.
 
 Sergio Urribarri, el millennial rebelde

¿Y por casa, cómo andamos?
 
Ahora el interés primordial del gobierno de Gustavo Bordet en materia de reforma política pasa por el sistema electoral a implementarse en 2019 que suplantará la boleta sábana por boleta única, que es un mecanismo muchos más ágil, menos engorroso, donde se gana en transparencia y se garantiza una mayor representatividad a quien resulte electo, con lo cual gana en legitimidad.
 
Los críticos dicen que importa más cómo votará la gente, no tanto sobre lo que hace y cómo se administran en el Estado los recursos públicos. Pero prioridades son prioridades. Los legisladores de todas las bancadas se mostraron preocupados en la problemática, pero los intereses, necesidades y los tiempos de aplicación difieren entre el oficialismo y la oposición.
 
Cambiemos se ve como un especio en retirada, o al menos en modo resistencia, ya no tiene como prioridad ganar al provincia sino que piensa exclusivamente en defender a Macri, por esto no quiere adelantar las elecciones. El planteo de PRO entrerriano es ir juntos con las nacionales para apoyar al Presidente, y para esto hay un solo modelo electoral posible que es con las PASO y la boleta sabana nacional. Para ellos, cualquier idea de reforma y transparencia electoral naufraga en el olvido.
 
Con todas las miradas puestas en el escenario político nacional, donde todos sus actores se mueven al compás de los vaivenes de la crisis económica que desde hace meses soporta la Argentina, con cierta sorpresa, se rearmó en la provincia la interna en el PJ por el tema electoral.
 
La poca intención dialoguista ha llevado las cosas a un tire y afloje en el que se refleja al milímetro la paridad numérica que tienen bordetismo versus urricristinismo más la oposición Pro-UCR en la Legislatura, en el tema de la reforma electoral, que llevó a los K a ser renuentes a apoyar el proyecto y obligan a las huestes oficialistas a contar una por una las voluntades propias.
 


Sergio Urribarri, el millennial rebelde

Sergio, el millennial rebelde
 
El diputado Sergio Urribarri cree que el proyecto debería ser archivado pero no duda de la insistencia de Bordet y por lo tanto pretende que en el Congreso del PJ se discuta el tema. En 2007, Jorge Busti le encargó a Urribarri que motorizara el tema de la Reforma Constitucional para su reelección. La modificación no salió y el beneficiario fue Urribarri, que de esa manera llegó a la gobernación. Hoy, si el gobernador pretende que Urribarri impulse la reforma política, puede esperar sentado.
 
Urribarri, como gran parte del cristinismo en todo el país, entienden que la crisis se llevará puesto a Macri y convertiría en competitiva electoralmente a Cristina, lo que en definitiva sería en su beneficio. Por esto no le disgusta la idea de una elección en conjunto con las nacionales en octubre del año que viene. Puede sonar lógica la idea de la caída de Macri, más complejo es que CFK pueda ganar elecciones, mas aun en la provincia y apoyada por Urribarri.
 
En el oficialismo provincial realizan una muy dura crítica hacia el virtual líder del oposicionismo desafiante y el malestar que hay entre los diputados provinciales es muy grande. Reconocen, sin embargo, que los legisladores "cumplirán con la palabra empeñada". Las reuniones de Bordet con el diputado Juan Navarro y las mujeres legisladoras son señales de que no todos están en la línea rebelde e intransigente que hoy cultiva Urribarri.
 
Aseguran que el Gobernador, contrariamente a lo que muchos pensaron, hasta ahora no pidió una rendición de cuentas a los responsables de la conducción de la Cámara baja y del bloque oficialista. Prefirió esperar -aseguran- y luego salir a decir "lo que la gente tiene que saber".
 
Como falta poco tiempo para el receso legislativo de invierno, muy probablemente el oficialismo decida no insistir con la ley de inmediato. Pero destacan que el tema continúa en agenda por el convencimiento de los legisladores de que la propuesta es necesaria para la mejora electoral que este Gobierno pretende.
 
Y añaden, en el bordetismo, que cuando decidan impulsar la iniciativa van a procurar asegurar "compromisos públicos" de aquellos legisladores que digan que están de acuerdo con apoyar o con dar quórum para que se debata, más allá de que no coincidan con el espíritu de la norma en discusión. Ahora bien, el tiempo no sobra, en agosto, a más tardar, la ley debería salir.
 
Nadie en el PJ va a ir en contra de las directivas de Bordet, pero no faltan quienes se preguntan en voz baja si la insistencia del Gobernador no constituye un error político o si Urribarri está llevando esto a un punto de irresponsabilidad, al anteponer sus intereses personales por encima del Justicialismo. El adelantamiento beneficiaría al PJ provincial, que Urribarri se oponga solo se puede explicar por sus intereses personales.
 
Para el Ejecutivo provincial se trata de un tema institucional muy serio, porque no está en juego una iniciativa de gobierno sino la forma de conformación de la instancia máxima de los poderes del Estado. Eso obliga a la búsqueda de consensos indispensables. La cuestión es que Cambiemos, por mezquindades y obediencia debida a Macri se niega al debate. Urribarri, el otro actor relevante en la legislatura, también posa de rebelde e intransigente.
 
Bordet quiere demostrar que no es su intención perder la iniciativa política, que se pone a prueba en situaciones como estas. Al Gobernador se le reconoce, con mucho consenso, que su prioridad por el reordenamiento administrativo de la provincia desde un primer momento dio buenos resultados, más allá de críticas que se le formulan desde la oposición por el endeudamiento. Por eso tiene el saque a su favor.
 
Como describimos, la sensación es que hay una coincidencia implícita del urricristinismo y la oposición cambietista para que siga vigente la cuestionada Ley Castrillón. Si se cae el tema de que los partidos integren su lista con el sistema D'Hondt, la implementación de la Boleta Única Papel (BUP) y la equidad de género, es importante recuperar la autoridad del gobierno provincial de fijar la fecha de las elecciones, es decir no estar obligado a hacer los comicios junto con los nacionales; y que sea el gobernador quien realice la convocatoria. En ese punto de coincidencias mínimas, podrían encontrarse los legisladores del bordetismo y el urricristinismo.
 
En esto no está dicha la última palabra. Uno de los legisladores provinciales con más protagonismo le confió a La Opinión Popular "en algún momento Urribarri va a acordar con Bordet, hay un tire y afloje, pero el propio Pato es el primero en entender que si pierde el peronismo en la provincia el principal perjudicado es él. Lo de armar un partido, que lo lleve a él como primer candidato a diputado provincial, es un plan b, o más bien un bluff. Por su pragmatismo, Urribarri sabe que eso lo puede exponer a la soledad política y al asilamiento, no hay forma de que Unidad Ciudadana le gane una elección al PJ en la provincia y salir terceros con Unidad Ciudadana haciendo perder al PJ es una vía sin retorno. Confío que la brevedad habrá un acuerdo, seguramente van a tener que bajar las expectativas los compañeros cercanos al Pato porque lugar para todos ellos tampoco puede haber, el escenario es otro y el candidato con votos es Bordet". 
 
Son muchas las posibilidades. Pero volviendo al análisis, la pregunta inmediata es: si el Pato no consigue un acuerdo con Bordet, ¿podrá caminar por fuera del peronismo? ¿Terminará armando un partido propio? ¿Le pedirá a un viejo conocido que le preste su partido? Las respuestas las sabe Urribarri, pero por ahora sólo le interesa seguir entrenando para la gran pelea que tenía fecha en 2019, pero la ansiedad y la debilidad lo hicieron adelantar el calendario.
 
 
No hay Mundial que valga, a la hora de las malas noticias
 
Bordet, quien venía despegándose (desentendiéndose dirían algunos urribarristas), pudo haberle respondido y no lo hizo. La grave crisis económica apagó las teorías que aseguraban que, una vez terminada la participación de la selección nacional en Rusia, comenzaría la ronda de candidaturas.
 
"En Entre Ríos no están dadas las condiciones para hablar de candidaturas. Nosotros intentamos bajar al territorio: las cosas están mal, pero damos la cara y no nos escondemos detrás de un escritorio", dice un alto funcionario de Bordet. El peor momento de Macri coincide con un buen momento del Gobernador. Y, el caso del narcotráfico que enchastra a Sergio Varisco en Paraná, complica las chances de Cambiemos en la provincia.
 
En fin, el clima social cambió y ni siquiera la Selección pudo acercar una dosis de alegría. A diferencia de otros tiempos en que la mayoría de la sociedad admitía que la situación personal era mala, pero confiaba en que en el futuro inmediato estaría mejor, hoy los sondeos dejaron de lado esa opción. Parecen decir que el futuro llegó hace rato.
 
Pasada la tristeza de la descalificación del Mundial y al tener que seguir lidiando con las crisis económicas y políticas que parecen insuperables, ha llegado el momento de que los argentinos comiencen a mirarse dentro de sí mismos para ver qué harán consigo mismos. Y ser racionalmente optimistas porque, como decía Churchill, no parece muy útil ser otra cosa. Además. Ni Messi, ni Macri, están capacitados para producir milagros o hacernos creer que los pueden producir.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
12-11-2018 / 16:11
11-11-2018 / 11:11
San Benito, en Entre Ríos, fue la localidad elegida por el ministro del Interior y Obras Públicas de la Nación, el porteño Rogelio Frigerio, para juntar la "tropa propia" del PRO provincial. Unas 600 personas, aproximadamente, fueron las que se congregaron entre legisladores, dirigentes y militantes.
 
El macrismo, en particular, y la política entrerriana, en general, esperaba una definición de Frigerio en cuanto a su posible precandidatura a gobernador, sin embargo no la hubo. "El mensaje de San Benito fue que trabajemos en la gestión y que no son tiempos de hablar de candidaturas o elecciones", comentaron.
 
Un puñado de oradores se turnaron al micrófono previo al cierre a cargo del funcionario nacional. En general, los discursos se ocuparon en marcar el crecimiento partidario del PRO en la provincia, sin demasiadas referencias a la historia de la gestión de Cambiemos, de 2015 a la fecha, ni al presente económico y social del país.
 
El titular del PRO del departamento Uruguay, Jorge Satto, concurrió a la convocatoria amarilla. "El hecho de que hayamos ido desde todos los puntos de la provincia, entre 600 y 700 personas, implica un apoyo explícito a la candidatura de Frigerio", sostuvo. "Frigerio no dice que no, pero tampoco dice que sí", agregó, con lo que dejó abierta la posibilidad de la postulación del porteño en tierras entrerrianas.
 
El PRO presentará postulantes, en el marco de la alianza Cambiemos, para todos los cargos y distritos. En este sentido, la disputa a venir será con los marginados socios de la UCR, pata principal en la alianza electoral vigente.
 
La Opinión Popular

10-11-2018 / 18:11
10-11-2018 / 11:11
09-11-2018 / 11:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar