La Opinión Popular
                  13:27  |  Lunes 16 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Internacionales - 02-07-2018 / 09:07
LA IZQUIERDA GANA LA PRESIDENCIA DE MÉXICO CON UNA VICTORIA APLASTANTE

Andrés Manuel López Obrador logró quebrar la racha conservadora y pro yanqui en América latina

Andrés Manuel López Obrador logró quebrar la racha conservadora y pro yanqui en América latina
Para el escritor y analista Jorge Zepeda Patterson, López Obrador se parece más al liderazgo personalista de Juan Domingo Perón que a otros líderes con los que se le asocia. "A mí en cambio me hace pensar en Perón, toda proporción guardada. Su ambigüedad ideológica, su capacidad para flotar por encima de las definiciones o para convocar a las fracciones políticas más divergentes y su habilidad para negociar con las estructuras sindicales vigentes hacen recordar a la figura del líder argentino", escribió en su columna del diario "El País".
Montado en una ola de descontento colectivo por la corrupción y la violencia desenfrenadas, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue elegido presidente de México este domingo 1 de julio con una victoria aplastante, que da un vuelco al sistema político dominante del país y le otorga un amplio mandato para reformar al país.
 
La victoria de López Obrador lleva a un líder de izquierda al mando de la segunda economía más grande de América Latina por primera vez en décadas, una posibilidad que ha embargado de esperanza a millones de mexicanos (y de temor a las élites del país). Ratificada ampliamente en las urnas su ventaja sobre los otros candidatos (confirmada por todos los "boca de urna") quedan aún dos incógnitas para dilucidar.
 
Una, si la maquinaria del PRI enquistada en el estado mexicano le permitirá asumir la presidencia o si, como ya lo hicieran con él -y antes con Cuauhtémoc Cárdenas- se le privará de asumir la primera magistratura del país perpetrando un gigantesco fraude en el conteo de los votos o en las posteriores instancias de validación de las actas comiciales.
 
Segundo, la posibilidad de que, ante su indiscutible victoria hubiera algún atentado criminal contra su persona. Afortunadamente ambas eventualidades son poco probables pero no deben ser desechadas.
 
El PRI termina esta elección en el tercer lugar, algo inédito en toda su historia, reflejo del inmenso desprestigio de esa fuerza política y del presidente Peña Nieto. Difícilmente podría montarse un despojo otorgándole la victoria no al segundo, el candidato del PAN, sino al tercero, que sería el del PRI.
 
La apelación al magnicidio, por otra parte, tampoco puede ser rechazada. Figura en el manual de las SOP ("standard operating procedures") de la CIA y sería insensato pensar que la agencia ha abandonado esos viejos hábitos en un momento tan complicado como el de la actual coyuntura internacional y nada menos que cuando se trata de la presidencia de México, para la Casa Blanca y el Pentágono, el país más importante del mundo.
 
México es el vecino intratable, inasimilable, turbulento y que por una maldición geográfica siempre estará allí, con sus gentes y su cultura del otro lado del río Bravo. Para la clase dominante imperial, México es un problema que tiene la insoportable permanencia de la geografía y su pegajosa cercanía. Pensar que a Washington le resulta indiferente una victoria de AMLO es una imperdonable ingenuidad.
 
Lo que está en juego es mucho, más allá que la propuesta de AMLO carezca de estridencias radicales. Pero la lucha contra el narco, la corrupción y las políticas neoliberales, y un México que vuelva a mirar al Sur y tome una cierta distancia de Estados Unidos traería una brisa fresca y esperanzadora sobre Nuestra América.
 
La Opinión Popular

 
ELECCIONES EN MÉXICO
 
Andrés Manuel López Obrador: un "peronista" en el poder mexicano
 
Que su hijo menor se llame Jesús Ernesto, por Jesucristo y el guerrillero Ernesto "Che" Guevara, dice mucho sobre quién es Andrés Manuel López Obrador, el líder nacionalista que por tercera vez consecutiva se presentó como candidato a la Presidencia de México.
 
"La tercera es la vencida", dijo el ex alcalde de Ciudad de México, de 64 años, que promete cortar el "copete de los privilegios", terminar con la "mafia del poder", acabar con la corrupción por medio del ejemplo y dar prioridad a los pobres.
 
Este hijo de comerciantes nacido el 13 de noviembre de 1953 en Tepetitán, estado de Tabasco, y conocido como "AMLO" por sus iniciales, encarna para muchos mexicanos el anhelo de cambio.
 
Es un líder de multitudes. A un solo llamado suyo, decenas de miles de personas llenan las plazas públicas. "Es un honor estar con Obrador", es la frase con la que lo reciben en sus actos.
 
Desde el punto de vista ideológico es difícil de encasillar, aunque muchas veces se le llame político de izquierda. En lo económico quiere apostar por el mercado interno, fijar precios de garantía para el campo y revisar la apertura del sector del petróleo a al capital privado.
 
En lo social López Obrador busca reducir las desigualdades y evita pronunciarse en temas que entrarían en una agenda tradicional de izquierda, como el aborto y los matrimonios homosexuales.
 
Después de haber perdido en las elecciones de 2006 y 2012, en la actual campaña moderó su discurso para atraer a sectores que antes desconfiaban y se deslizó más hacia el centro.
 
Aunque propone un cambio que equipara a grandes transformaciones de la historia como la Revolución Mexicana de 1910, forma parte del sistema político.
 
"No es alguien que viene de fuera, no es un militar que hizo un golpe de Estado y estuvo en la cárcel, no es un líder cocalero sin experiencia política, no es un empresario que pasa de una multinacional a la política", opina Willibald Sonnleitner del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.
 
"Es un político profesional que ha hecho política desde que es joven en el principal partido político que había en este país", agregó.
 
Los críticos de López Obrador dicen que es un caudillo populista y lo comparan con el presidente estadounidense Donald Trump y con el venezolano Nicolás Maduro, cosa que el protagonista lo rechaza.
 
"No nos inspiramos en ningún gobierno extranjero, ni Maduro, ni Donald Trump, para que quede claro. Nos inspiramos, y lo decimos con respeto, en los padres de nuestra patria, los que nos dejaron lecciones para luchar por la justicia, por la democracia, por la soberanía nacional", dijo.
 
Para el escritor y analista Jorge Zepeda Patterson, López Obrador se parece más al liderazgo personalista de Juan Domingo Perón  que a otros líderes con los que se le asocia.
 
"A mí en cambio me hace pensar en Perón, toda proporción guardada. Su ambigüedad ideológica, su capacidad para flotar por encima de las definiciones o para convocar a las fracciones políticas más divergentes y su habilidad para negociar con las estructuras sindicales vigentes hacen recordar a la figura del líder argentino", escribió en su columna del diario "El País".
 
López Obrador, que estudió ciencias políticas y administración pública, lideró varios movimientos de protesta desde sus tiempos en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó de 1929 a 2000 y al que renunció al final de los años ochenta.
 
Su proyecto económico se inspira en el "desarrollo estabilizador" de 1954-1970, que impulsó el crecimiento con fuerte rectoría estatal. "Es un poco el modelo que había antes del neoliberalismo en México, antes de 1982", dijo el analista José Antonio Crespo.
 
Muchos de los mensajes de López Obrador tienen notas religiosas. La alianza Juntos Haremos Historia, encabezada por su Movimiento Regeneración Nacional (Morena), incluye al partido de los evangélicos y el nombre Morena evoca a la Virgen de Guadalupe, llamada "la Virgen morena".
 
En 2006, después de perder por 0,62 puntos, paralizó semanas la principal avenida de Ciudad de México con una protesta para denunciar fraude y se hizo proclamar "presidente legítimo".
 
Después de su segunda derrota su nombre siguió sonando: "Estaríamos mejor con López Obrador", decía un anuncio. Ahora alcanzó con que los avisos dijeran "estaríamos mejor con ya sabes quién" para que todos supieran de quién se trataba.
 
Fuente www.perfil.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-07-2018 / 08:07
16-07-2018 / 08:07
14-07-2018 / 18:07
13-07-2018 / 20:07
13-07-2018 / 20:07
En las postrimerías de la Edad Media, una nueva clase social, la burguesía de comerciantes y productores de artículos manufacturados para el comercio, surge del seno de la sociedad feudal de señores propietarios de la tierra y siervos de la gleba.
 
Las nuevas fuerzas productivas que se desarrollaban en el seno de la sociedad feudal chocaban cada vez más con las relaciones de servidumbre propias del feudalismo, sus leyes, sus instituciones, su filosofía, su moral, su arte y su ideología política.
 
Nuevas ideas filosóficas y políticas, nuevos conceptos del derecho y del Estado fueron proclamados por los representantes intelectuales de la clase burguesa, los que por responder a las nuevas necesidades de la vida social, poco a poco se hicieron conciencia en las masas explotadas.
 
La naciente burguesía alentaba a los campesinos a librarse de la servidumbre feudal, incitaba a los artesanos contra las relaciones gremiales corporativas y reclamaba el derecho al poder político. Los monarcas absolutos, la nobleza y el alto clero defendían tenazmente sus privilegios de clase, proclamando el derecho divino de la corona y la intangibilidad del orden social.
 
Eran entonces ideas revolucionarias frente a las ideas caducas de la sociedad feudal. Los campesinos, los artesanos y los obreros de las manufacturas, encabezados por la burguesía, echaron por tierra el orden feudal, su filosofía, sus ideas, sus instituciones, sus leyes y los privilegios de la clase dominante, es decir, la nobleza hereditaria.
 
El 14 de julio de 1789, la Revolución francesa socavó las bases del sistema monárquico y feudal como tal, más allá de sus estertores, en la medida en que lo derrocó con un discurso capaz de volverlo ilegítimo, proclamando las ideas de Voltaire, Jean-Jacques Rousseau, Denis Diderot o Montesquie, portavoces revolucionarios de la filosofía burguesa, como por ejemplo, los conceptos de libertad política, de fraternidad y de igualdad, o las nuevas teorías políticas sobre la separación de poderes del Estado.

La Revolución francesa sentó las bases de la democracia moderna y abrío nuevos horizontes políticos basados en el principio de la soberanía popular.

Escribe: Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar