La Opinión Popular
                  20:05  |  Martes 25 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Macri sigue emitiendo deuda y se olvida de la Salud, la Educación, el Medioambiente y la Cultura. Le recorta los ingresos a los jubilados pero perdona al Grupo Macri su deuda con el Correo Argentino”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 19-06-2018 / 09:06
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

El Mundial no logra poner la realidad en el freezer

El Mundial no logra poner la realidad en el freezer
En medio del Mundial, hay dos cuestiones que preocupan a la gestión de Gustavo Bordet. Una tiene que ver con los posicionamientos políticos e institucionales de los principales referentes del peronismo local. El otro está relacionado con la manera de administrar las cuentas públicas en un marco de restricciones y de reducción paulatina de impuestos provinciales. Y la discusión de ambas situaciones se ha desatado con anticipación.
En medio del Mundial, hay dos cuestiones que preocupan a la gestión de Gustavo Bordet. Una tiene que ver con los posicionamientos políticos e institucionales de los principales referentes del peronismo local. El otro está relacionado con la manera de administrar las cuentas públicas en un marco de restricciones y de reducción paulatina de impuestos provinciales. Y la discusión de ambas situaciones se ha desatado con anticipación.
 
Lo primero: la cuestión financiera. El propio Bordet tendrá que sentarse a negociar con el gobierno de Mauricio Macri acerca de cuál será la pauta de ingresos coparticipables que marcará el ritmo del Presupuesto 2019: sí, el del año electoral.
 
Las obras públicas no tendrán la misma velocidad que suele tomar en los años impares, de convocatoria a las urnas. La gestión provincial lo sabe, pero tampoco asoma un escenario razonable para salir a tomar deuda en el mercado de capitales. Todo es caro para una argentina desbordada por la inflación y que ha recurrido al nefasto FMI para intentar enderezar el rumbo económico del país.
 
El Presupuesto Provincial 2019 tendrá un techo acotado. Claro que al cerrar el año, la Provincia puede llegar a tener más excedentes, producto del reajuste de las alícuotas del impuesto a los Ingresos Brutos que, a partir de 2019, tendrán que bajar progresivamente para algunas actividades. El otro efecto favorable, para las cuentas provinciales en los ingresos, es la mejora del giro por coparticipación federal.
 
Sin embargo, Bordet ha decidido sentarse arriba de la caja porque tendrá que abrirla para cumplir aquello que pactó con los gremios de estatales y docentes. "Vamos a cumplir la cláusula gatillo en el tiempo establecido", afirmó el mandatario al momento de acordar el incremento salarial para este año.
 
Si se observa lo que se estimó oficialmente de expansión del nivel de gastos corrientes, quedará poco margen para destinar fondos a otros rubros que no sean el de Personal. La inflación es un estigma que, por un lado, licúa el endeudamiento público, pero por otro lado incrementa el nivel de compromisos a pagar por parte del Estado.
 
La paz social tiene su costo financiero y también político. Y, por esa razón, el gobernador invierte en tranquilidad. ¿Cómo? Abonando regularmente los salarios del sector público. De aquí en más al gobernador que le dice no al ajuste se le presenta un horizonte con dos premisas: evitar disputas políticas en el oficialismo y seguir sentado en la caja para evitar cualquier cirugía mayor en las cuentas públicas.
 
Lo segundo: la irrupción del urribarrismo pidiendo pista en el armado del partido Unidad Ciudadana en la provincia no le ha caído en gracia al gobernador. No porque Sergio Urribarri o sus seguidores tengan alguna posibilidad de retorno al principal despacho de la Casa de Gobierno, sino que una prematura definición de candidaturas puede restarle espacio de poder y margen de maniobra institucional a un año y pico de las elecciones.
 
La Opinión Popular

 
Comenzó la fiesta del mundial de fútbol en Rusia, comenzaron los goles en medio del colorido de una celebración deportiva internacional; pero no disimuló y menos tapó -como se suele decir y creer- las malas noticias políticas y económicas de la semana que se llevó puesta la supuesta calma chicha que traerían los goles de la selección nacional.
 
El gobierno del millonario neoliberal, conservador, fugador de divisas y elitista, Mauricio Macri, se encuentra en un momento crítico, inesperado para quienes votaron por Cambiemos en octubre de 2017, pero de difícil resolución, según los propios funcionarios: de lo contrario no habrían recurrido al prestamista de última instancia, el Fondo Monetario Internacional. Las duras condiciones del prestamista ya se conocen, y provocan fuertes resistencias acerca del cumplimiento de la receta.
 

El Mundial no logra poner la realidad en el freezer

Al conjunto del pueblo, el acuerdo con el FMI no le cierra. No comparte la necesidad de haberle pedido asistencia. Y si bien no cree que esto sea equivalente al 2001, dos palabras hacen un mismo significado. FMI + dólar, para la opinión pública, es sinónimo de crisis económica. Una crisis que no ven que el Gobierno tenga capacidad para revertir. Además, la mayoría intuye que el camino elegido es el equivocado.
 
El Gobierno intenta evitar que la conflictividad social crezca sin poder controlar la inflación, aplicando al mismo tiempo la política de ajuste que acordó en el FMI. Todo muy difícil. Hasta Jaime Durán Barba anticipó lo que no se debía hacer. Y lo hizo antes de las elecciones de 2017. "No hay gobierno que haga un ajuste y después no sea percibido como hijo de puta por la población", dijo.
 
 El Mundial no logra poner la realidad en el freezer

 
Cambiemos ha fracasado en lo que fue su bandera, la gestión
 
La crisis ingresó en la etapa en que se comienzan a sacrificar funcionarios que antes se consideraban claves e intocables. Al despedir a Juan José Aranguren y a Francisco Cabrera, el Presidente admitió que la economía no marcha bien. La misma lógica aplicó al pedir la renuncia de Federico Sturzenegger al Banco Central, ya que desde el primer día le había confiado la lucha contra la inflación, en la que no obtuvo ninguno de los resultados esperados.
 
Estos funcionarios dejaron sus cargos para aliviar la presión de la creciente imagen negativa sobre la figura de Macri y pérdida de intención de voto a Cambiemos. Por estas horas, pesan más o las encuestas o la campaña electoral antes que buscar una forma para salir de la inmensa crisis en la que se encuentra inmersa la Argentina.
 
Macri falló fiero en la gestión, pese que habría conformado "el mejor equipo de gobierno de los últimos 50 años", tal como se jacta en declamar. Por mala praxis el Banco Central gastó más de US$ 12.000 millones, para financiar un proceso devaluatorio de casi el 35% en poco más de 40 días, lo que ocurrió porque se usó el dólar como ancla inflacionario, hasta que la presión la hizo explotar. Demasiadas idas y vueltas, demasiado amauterismo, demasiadas acciones y decisiones contradictorias.
 
 
El Mundial no logra poner la realidad en el freezer

 
Disparos al corazón electoral del macrismo
 
En este marco complicado, el gobierno de Macri necesita imperiosamente contar con el máximo respaldo político de los gobernadores del PJ en torno al acuerdo con el FMI, que implicará un fuerte ajuste fiscal que recaerá sobre todo en las provincias. Los mandatarios provinciales, por su parte, son reiterativos en reclamar un ajuste "equitativo".
 
Los gobernadores del PJ habrían llevado algunas propuestas para achicar el déficit fiscal del Estado nacional. En esencia, proponen cuatro medidas que representan un ahorro de unos 60 mil millones de pesos en prestaciones o subsidios directos a la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, los santuarios electorales del macrismo.
 
Insisten en el traspaso de Aysa, Edenor y Edesur, y en bajar subsidios al transporte porteño. No son temas nuevos. Ya hablaron de estas iniciativas. Inclusive, legisladores nacionales ya presentaron proyectos en ese sentido en el Congreso.
 
La primera medida propuesta es que Aysa, Edesur y Edenor, en manos del Estado nacional, pasen a las administraciones de Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, donde estas empresas prestan servicios.
 
Otro de los pedidos que hicieron es que haya equidad con las provincias en los subsidios al transporte que la Nación otorga a esos dos distritos administrados por el macrismo. Se sostiene que el área metropolitana de Buenos Aires recibe unos 40 mil millones de pesos más que todo el resto del país en subsidios al transporte.
 
La tercera medida propuesta es el traspaso a la Ciudad de Buenos Aires del servicio de justicia que hoy le pagan todos los argentinos, mientras que cada provincia solventa su Poder Judicial.
 
La cuarta propuesta apunta a evitar superposiciones entre Nación, provincias y municipios en la prestación de servicios o la realización de obras. En este tema, se apunta a los envíos directos de la Nación a los municipios, en especial los pertenecientes a Cambiemos, para la construcción de obras que son de exclusiva responsabilidad municipal.
 
La idea de que la Nación ajuste por ese lado es impulsada por algunos gobernadores peronistas. Se trata de una movida en defensa de sus propios intereses porque, lo que la administración de Macri achique por ese lado, reducirá el impacto del ajuste sobre el presupuesto que maneja el resto de las provincias.


 El Mundial no logra poner la realidad en el freezer

Cerca de María Eugenia Vidal creen que esa iniciativa tiene chances de prosperar, y en tándem con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sobre cuya gestión también impactará las transferencias, pusieron manos a la obra para resistir las medidas.
 
 
En Casa Gris están en guardia
 
El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) implicará un ajuste de gastos nacional que inevitablemente impactará en la Provincia. Y la sombra de esa medida sobrevuela acechando el cielo provincial. En el gobierno entrerriano subieron la guardia. Las municipalidades, obviamente, no se salvarán del guadañazo.
 
En la Casa Gris se respiran aires de preocupación. Algunas recorridas por el interior, que realizaron en los últimos tiempos referentes del oficialismo, dan cuenta de cierto clima de pesada desazón frente a las malas noticias que llegan desde la economía nacional.
 
Bordet no quiere decir nada, pero sus exégetas se animaron a manifestar que "Gustavo está muy caliente". La frase se bisbisea en Casa de Gobierno, pero tiene la certeza de que así piensa el gobernador. Que no grita, no tiene gestos ampulosos, pero, en los últimos tiempos la cuantificación de sus gestos han tomado más valor que el dólar.
 
Bordet no deja de despotricar contra la situación económica del país y se defiende diciendo que se lo acompañó en demasía al gobierno de Macri y que este no sabe reconocer esos apoyos. Por eso advierte que cuando el Ejecutivo Nacional mande el presupuesto habrá que estar atento a la letra chica del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y a las exigencias con las provincias.
 
 El Mundial no logra poner la realidad en el freezer

 
En la interna del PJ, hablar no cuesta nada, por ahora
 
En las listas oficialistas hay muchos anotados, aunque varios están postergando sus definiciones a la espera de que la interna se aclare un poco más en cuanto a cuál será finalmente la fórmula gubernamental del PJ entrerriano para el año entrante y, sobre todo, quién será el jefe definitivo del espacio: Bordet o Urribarri, o mejor dicho, que lugar le concederá a Urribarri la jefatura de Bordet. A ese partido lo miran todos.
 
En esta disputa por determinar quién será el Jefe político aparecieron tempranamente los simpatizantes de cada bando. Los ultra K no sólo salieron a ofrecer sus organizaciones al ex gobernador Urribarri, sino que fue el medio elegido por él para advertir que está dispuesto a romper con el oficialismo provincial y obligar al PJ a ir con dos listas para competir en 2019.
 
Es una jugada fuerte, arriesgada, para que los destinatarios del mensaje se anoticien de que está dispuesto a todo con tal de no perder su poder provincial, sobre todo cuando lo acechan una serie interminable de causas penales. La pregunta es si se animará finalmente a ser el artífice del quiebre del PJ. La amenaza fue arrojada al campo de juego, con un esquema directo y muy ofensivo, y por tanto expuesta al contragolpe.
 
Lo que hizo Urribarri se puede reducir a un "si no estoy yo, tampoco estarán ustedes". Tensó la cuerda para apurar definiciones, que por cierto no aparecieron. Por el contrario, Bordet se hizo el desentendido y se limitó a insinuar que los temas electorales se conversen más adelante. Pateó la pelota para el año que viene.
 
Por ahora, Bordet necesita a Urribarri de su lado, por razones políticas y de gobernabilidad. Una cancha embarrada no le conviene. Sería un penal errado, como el de Messi. Unos leerán en el desenlace que Bordet sigue subordinado a Urribarri, otros podrán pensar que el gobernador no quiere que se le arme un partido que no tiene ganas de jugar todavía.
 
Es un tironeo con tensiones internas. Si el primer mandatario terminaba haciendo su apuesta a partir de las presiones a las que lo quieren someter, la inmediata fractura podría afectar su gestión. Y como se ve, la gambetea y sigue poniendo frenos a sus decisiones, le teme al terreno barroso que dificulta las jugadas. En ese marco se entendería su solicitud para que dejen para los meses por venir, o bien para 2019, la disputa interna.
 
Por su parte, Jorge Busti y Urribarri se tienen entre ceja y ceja por viejas peleas, pero con un marco de cierto respeto público, porque es hora de amagar con romper, no de romper. A la orilla de la pelea a cara descubierta aún no han llegado, sólo al de las indirectas.
 
Pero, en la carrera hacia 2019 uno de los dos va a quedar al costado del camino, como sucede cuando comienza la ronda de eliminatorias en el Mundial. Uno de los dos, afuera. Eso va a depender principalmente de Bordet, que es al que tironean con estas advertencias que salen de boca de otros pero que tienen el mismo sentido: pintar un peronismo enfrentado con un par de fórmulas gubernamentales.
 
El titular del Ejecutivo no la tiene sencilla, además, en el medio de todos los tironeos se comenta que al mandatario no le disgustaría un cargo en la fórmula del PJ a nivel nacional, al que podría acceder tras un proceso de reorganización del peronismo para pelearle el poder a Macri el año entrante. Se dice que uno de los más interesados en que se verifique esta posibilidad es el propio Urribarri, que sumaría fichas para que lo tienten a Bordet, y para que solo abandone la cancha provincial.
 
Mejor marco político para Cambiemos, imposible. Si estos "olfatean" que con este panorama de factible quiebre del peronismo entrerriano tienen más chances de llegar al poder jugando pegados a la línea, más les vale que, aunque no arrojen piedras para favorecer el desgaste del peronismo, acerquen la carretilla, como dice un filósofo callejero. Pero en la alianza antiperonista también hay muchos jugadores. Necesitan un conductor político provincial. No lo tienen.
 
Además, el fracaso de la economía macrista es como un pacman, e impide que cualquier buen relato le sirva, al menos, por ahora. Pero, el 2019 ya está en las mentes de los políticos entrerrianos, aunque algunos esperan que los conductores sean más conductores y otros se animen de una vez y por todas a decir yo aspiro a tal o cual cargo.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
25-09-2018 / 18:09
25-09-2018 / 13:09
En el nuevo "federalismo" argentino, con Mauricio Macri a la cabeza, se multiplican los instrumentos coercitivos: la transferencia de servicios sin contrapartida financiera, las limitaciones a la utilización del poder tributario provincial, la tendencia a la uniformidad tributaria, las afectaciones de recursos coparticipables y las transferencias directas de la Nación a las municipalidades.
 
En ese marco apareció la semana que pasó un convenio entre el Gobierno nacional y las provincias: el Programa de Asistencia Financiera a Provincias y Municipios; una suerte de compensación por la eliminación del Fondo Solidario Federal, o fondo soja.
 
El nuevo Programa fija que aplicando los índices de coparticipación se distribuirá entre las provincias un monto de $ 4.125 millones, de los cuales a Entre Ríos le tocarían algo menos de $ 400 millones hasta fin de año. Algo es algo, dicen en la Casa Gris.
 
El mandatario provincial admite que no es lo mejor que se consiguió con el acuerdo, pero entiende que seguirán las negociaciones por recursos. La discusión Nación-Provincias es por la plata, y en forma desesperada. El presupuesto 2019 pone en tensión el federalismo en el afán por recortar gastos en un año en el que habrá renovación política.
 
Este debate seguirá en el Congreso con el Presupuesto nacional 2019, cada lado con sus propios intereses, la alianza Cambiemos por mostrarlo al FMI para seguir endeudándose sin límites y los gobernadores objetando ajustes que perjudiquen las economías locales.
 
Con los $ 400 millones, la Provincia se asegura algo de dinero hasta fin de año, y lo que pueda recibir en 2019 dependerá de los tira y afloje en el Parlamento por el desaparecido fondo sojero, los subsidios al transporte y la tarifa social a la electricidad y el gas.
 
Se trata de jugadas que revelan que, en ese mundo de acercamientos y desconfianzas mutuas, el gobernador Gustavo Bordet sigue consolidándose en la liga de gobernadores con un perfil más dialoguista frente al poder central a diferencia del discurso más radicalizado y combativo del pampeano Carlos Verna.
 
El Gobernador se siente fuerte porque, de alguna manera, sus reclamos y amenazas de luchar por los fondos que llegaban con las retenciones que se hacían a la exportación de soja tuvieron algunos resultados al recibir del Gobierno Nacional la promesa de pagar estos millones hasta diciembre.
 
La Opinión Popular

24-09-2018 / 10:09
23-09-2018 / 11:09
23-09-2018 / 11:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar