La Opinión Popular
                  13:41  |  Lunes 16 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Internacionales - 16-06-2018 / 19:06
EFEMÉRIDES POPULARES. LEVANTAMIENTO GENERALIZADO CONTRA EL GOBIERNO COMUNISTA DE LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA ALEMANA

Sublevación obrera en Berlín es violentamente reprimida por tanques soviéticos

Sublevación obrera en Berlín es violentamente reprimida por tanques soviéticos
El 17 de junio de 1953, una revuelta obrera en Berlín Oriental exigiendo mayores sueldos, más libertad personal y la reunificación con la Alemania Occidental es aplastada violentamente por el régimen comunista de la República Democrática Alemana. En la imagen: Obreros alemanes se enfrentan con piedras a tanques soviéticos en Berlín, junio de 1953.
El 17 de junio de 1953, una revuelta obrera en Berlín Oriental exigiendo mayores sueldos, más libertad personal y la reunificación con la Alemania Occidental es aplastada violentamente por el régimen comunista de la República Democrática Alemana.
 
La Sublevación de 1953 se inició en Berlín, cuando una huelga de obreros del sector de la construcción se convirtió al día siguiente en un levantamiento generalizado contra el gobierno socialista de la República Democrática Alemana (RDA).
 
La rebelión fue violentamente reprimida por tanques del Grupo de Fuerzas Soviéticas en Alemania y la Volkspolizei. A pesar de la intervención de tropas soviéticas, la ola de huelgas y protestas no fueron controladas fácilmente. Incluso después del 17 de junio, hubo manifestaciones en más de 500 localidades.
 
Todavía no está claro cuántas personas murieron durante la sublevación y por las sentencias a muerte que siguieron. El número de víctimas conocidas es 55, pero otros estimados calculan el número de víctimas en, por lo menos, 124.
 
Además, 1.838 personas fueron heridas, 5.100 arrestadas, 1.200 de éstas fueron sentenciadas más tarde a un total de 6.000 años en campos penitenciarios. También 17 ó 18 soldados soviéticos fueron ejecutados por negarse a disparar contra los obreros manifestantes.
 
La Opinión Popular

Antecedentes
 
El Comité Central del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED) decidió abordar las dificultades económicas que aquejaban a la RDA con un paquete de cambios que incluían impuestos más altos, subida de precios y - más significativamente - un incremento de las normas de trabajo en un 10%. Estos cambios entrarían en vigor el 30 de junio de 1953: el 60o. cumpleaños de Walter Ulbricht, Primer Secretario del Partido.
 
Se convirtieron en efecto en una directiva que fue introducida en todas las empresas propiedad del Estado (llamadas volkseigene Betriebe), por la cual si las nuevas cuotas no eran alcanzadas, los trabajadores tendrían que enfrentar una reducción de sus salarios. La decisión fue tomada entre el 13 y 14 de mayo, y el Consejo de Ministros la aprobó el 28 de mayo.
 
La decisión de aumentar las normas de trabajo (implementación del principio 'más trabajo por el mismo salario') fue percibida como una provocación que llevaría concebiblemente al deterioro del estándar de vida. A principios de junio, el gobierno soviético fue alarmado por informes de malestar y Ulbricht fue convocado a Moscú. Georgi Malenkov le advirtió que si la dirección política no era corregida inmediatamente, habría una catástrofe.
 
 
Huelgas 
 
El 16 de junio, entre 60 y 80 de trabajadores del sector de la construcción de Berlín Oriental entraron en huelga después que sus superiores anunciaran un recorte en sus sueldos si no alcanzaban su cuota de trabajo. Su número aumentó rápidamente y se convocó a una huelga general y protestas para el día siguiente. La radio americana con base en Berlín Oeste informó sobre los eventos de Berlín Este, lo que probablemente ayudó a incitar el levantamiento en otras partes de Alemania Oriental.
 
Para el amanecer del 17 de junio, 400.000 manifestantes estaban reunidos en Berlín Oriental, con más de ellos llegando a lo largo de la mañana. Se llevaron a cabo muchas protestas en toda la RDA, con al menos algunas suspensiones de trabajo y protestas en virtualmente todos los centros industriales y en las grandes ciudades del país. Las demandas originales de los manifestantes, como la restitución de las cuotas previas de menos trabajo, se convirtieron en demandas políticas.
 
Los funcionarios del Partido tomaron las calles y empezaron a discutir con pequeños grupos de manifestantes. Finalmente, los trabajadores demandaron la renuncia del gobierno de la Alemania del Este. El gobierno decidió usar la fuerza para detener la sublevación y se dirigió a la Unión Soviética para obtener apoyo militar. En total, se comprometieron 16 divisiones soviéticas con 20.000 soldados, así como 8.000 miembros del Kasernierte Volkspolizei.
 
En Berlín, ocurrieron enfrentamientos importantes a lo largo de la Avenida Unter den Linden (entre la Puerta de Brandeburgo y la Plaza Marx-Engels), donde las tropas soviéticas y de la Policía Popular abrieron fuego, y alrededor de la Potsdamer Platz, donde varias personas fueron asesinadas por la Volkspolizei.
 
Todavía no está claro cuántas personas murieron durante la sublevación y por las sentencias a muerte que siguieron. El número de víctimas conocidas es 55, pero otros estimados calculan el número de víctimas en, por lo menos, 124.
 
Las estimaciones de la Alemania del Oeste del número de personas muertas era considerablemente más alto: según el Ministro de Relaciones Intraalemanas en 1966, 383 personas fueron asesinadas en el levantamiento, incluyendo a 116 "funcionarios del régimen", 106 personas fueron ejecutadas por la ley marcial o fueron condenadas después a la pena capital. Además, 1.838 personas fueron heridas, 5.100 arrestadas, 1.200 de éstas fueron sentenciadas más tarde a un total de 6.000 años en campos penitenciarios. También se alegó que 17 ó 18 soldados soviéticos fueron ejecutados por negarse a disparar contra los obreros manifestantes. Pero estos informes no fueron confirmados por las investigaciones realizadas en fechas posteriores a 1990.
 
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Agreganos como amigo a Facebook
16-07-2018 / 08:07
16-07-2018 / 08:07
14-07-2018 / 18:07
13-07-2018 / 20:07
13-07-2018 / 20:07
En las postrimerías de la Edad Media, una nueva clase social, la burguesía de comerciantes y productores de artículos manufacturados para el comercio, surge del seno de la sociedad feudal de señores propietarios de la tierra y siervos de la gleba.
 
Las nuevas fuerzas productivas que se desarrollaban en el seno de la sociedad feudal chocaban cada vez más con las relaciones de servidumbre propias del feudalismo, sus leyes, sus instituciones, su filosofía, su moral, su arte y su ideología política.
 
Nuevas ideas filosóficas y políticas, nuevos conceptos del derecho y del Estado fueron proclamados por los representantes intelectuales de la clase burguesa, los que por responder a las nuevas necesidades de la vida social, poco a poco se hicieron conciencia en las masas explotadas.
 
La naciente burguesía alentaba a los campesinos a librarse de la servidumbre feudal, incitaba a los artesanos contra las relaciones gremiales corporativas y reclamaba el derecho al poder político. Los monarcas absolutos, la nobleza y el alto clero defendían tenazmente sus privilegios de clase, proclamando el derecho divino de la corona y la intangibilidad del orden social.
 
Eran entonces ideas revolucionarias frente a las ideas caducas de la sociedad feudal. Los campesinos, los artesanos y los obreros de las manufacturas, encabezados por la burguesía, echaron por tierra el orden feudal, su filosofía, sus ideas, sus instituciones, sus leyes y los privilegios de la clase dominante, es decir, la nobleza hereditaria.
 
El 14 de julio de 1789, la Revolución francesa socavó las bases del sistema monárquico y feudal como tal, más allá de sus estertores, en la medida en que lo derrocó con un discurso capaz de volverlo ilegítimo, proclamando las ideas de Voltaire, Jean-Jacques Rousseau, Denis Diderot o Montesquie, portavoces revolucionarios de la filosofía burguesa, como por ejemplo, los conceptos de libertad política, de fraternidad y de igualdad, o las nuevas teorías políticas sobre la separación de poderes del Estado.

La Revolución francesa sentó las bases de la democracia moderna y abrío nuevos horizontes políticos basados en el principio de la soberanía popular.

Escribe: Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar