La Opinión Popular
                  13:25  |  Lunes 16 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Internacionales - 15-06-2018 / 18:06
EFEMÉRIDES POPULARES. ESTUDIANTES REALIZAN UNA MARCHA NO VIOLENTA EN SUDÁFRICA, LA POLICÍA AMETRALLA A LA MULTITUD

Brutal matanza de 566 niños en las calles de Soweto

Brutal matanza de 566 niños en las calles de Soweto
Los primeros en caer, Hector Peterson y Hastings Ndlovu, adolescentes, niños. La fotografía de Peterson, derrumbado y en brazos de un compañero, seguido por su hermana Antoinette, dio la vuelta al mundo. Nada volvería a ser igual en Sudáfrica.
El 16 de junio de 1976, aproximadamente 15.000 estudiantes, de secundaria y de primaria, salieron a las calles de Soweto, (el mayor gueto de Sudáfrica, en Johanesburgo), para protestar porque el gobierno del apartheid pretendía hacer su educación completa en Afrikaans y no en inglés y contra la Bantú Education, establecida en 1953, basada en las palabras del que sería primer ministro de la Sudáfrica racista, Hendrik Verwoerd"el bantú (negro) no tiene espacio en nuestro país más allá de determinadas formas de trabajo. ¿Para qué enseñar a un niño bantú matemáticas cuando no podrá utilizarlas? Es absurdo".
 
Si el destino de la población negra era en la Sudáfrica racista ser burros de carga, no había que enseñarles a ser otra cosa. En 1976 el gobierno gastaba 46 euros en un estudiante blanco. En uno negro, cuatro.
 
Los estudiantes salieron a las calles con sus uniformes por miles. En los enfrentamientos con la policía ésta disparó a matar. Los primeros en caer: adolescentes y niños. La rebelión se extendió a otras ciudades y áreas rurales.
 
Cientos, sino miles, de escolares abandonaron el país y se unieron al Congreso Nacional Africano (ANC) o al Pan African Congress (PAC) en el exilio revitalizando las organizaciones guerrilleras que languidecían con sus líderes en prisión, mientras las sanciones internacionales contra el gobierno del Apartheid se reforzaban. La revuelta de Soweto marcó el principio del fin para el gobierno racista.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
16-07-2018 / 08:07
16-07-2018 / 08:07
14-07-2018 / 18:07
13-07-2018 / 20:07
13-07-2018 / 20:07
En las postrimerías de la Edad Media, una nueva clase social, la burguesía de comerciantes y productores de artículos manufacturados para el comercio, surge del seno de la sociedad feudal de señores propietarios de la tierra y siervos de la gleba.
 
Las nuevas fuerzas productivas que se desarrollaban en el seno de la sociedad feudal chocaban cada vez más con las relaciones de servidumbre propias del feudalismo, sus leyes, sus instituciones, su filosofía, su moral, su arte y su ideología política.
 
Nuevas ideas filosóficas y políticas, nuevos conceptos del derecho y del Estado fueron proclamados por los representantes intelectuales de la clase burguesa, los que por responder a las nuevas necesidades de la vida social, poco a poco se hicieron conciencia en las masas explotadas.
 
La naciente burguesía alentaba a los campesinos a librarse de la servidumbre feudal, incitaba a los artesanos contra las relaciones gremiales corporativas y reclamaba el derecho al poder político. Los monarcas absolutos, la nobleza y el alto clero defendían tenazmente sus privilegios de clase, proclamando el derecho divino de la corona y la intangibilidad del orden social.
 
Eran entonces ideas revolucionarias frente a las ideas caducas de la sociedad feudal. Los campesinos, los artesanos y los obreros de las manufacturas, encabezados por la burguesía, echaron por tierra el orden feudal, su filosofía, sus ideas, sus instituciones, sus leyes y los privilegios de la clase dominante, es decir, la nobleza hereditaria.
 
El 14 de julio de 1789, la Revolución francesa socavó las bases del sistema monárquico y feudal como tal, más allá de sus estertores, en la medida en que lo derrocó con un discurso capaz de volverlo ilegítimo, proclamando las ideas de Voltaire, Jean-Jacques Rousseau, Denis Diderot o Montesquie, portavoces revolucionarios de la filosofía burguesa, como por ejemplo, los conceptos de libertad política, de fraternidad y de igualdad, o las nuevas teorías políticas sobre la separación de poderes del Estado.

La Revolución francesa sentó las bases de la democracia moderna y abrío nuevos horizontes políticos basados en el principio de la soberanía popular.

Escribe: Carlos Morales

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar