La Opinión Popular
                  05:12  |  Miércoles 17 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Macri es hoy un amontonamiento de promesas fracasadas, de frustraciones sin rumbo ni sentido, de soberbia mezclada con impericia, un nuevo gestor impostado en el imperio de la desesperanza”. Julio Bárbaro
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-06-2018 / 08:06

El peligroso doble juego de Macri sobre el aborto

El peligroso doble juego de Macri sobre el aborto
Van a decidir es si una mujer embarazada que no fue violada y cuya salud no está en peligro, puede decidir abortar sin que esto la convierta en una criminal ya que 45 mil mujeres por año son atendidas en hospitales porque son obligadas a someterse a abortos clandestinos.
¿Macri es el presidente liberal y democrático que decidió habilitar la discusión legislativa sobre la despenalización del aborto cuando otros líderes políticos no se atrevieron?
 
¿O es el líder de un partido cuyos diputados votarán por inmensa mayoría, como en ningún otro bloque, para que se cumpla la voluntad de la iglesia? ¿Es sensato para un líder generar una expectativa que luego se frustra por voluntad de los legisladores propios?
 
Cambiemos, como se sabe, se nutre de distintas corrientes históricas. Una de ellas es claramente conservadora y proclerical, y se expresa en dirigentes que acompañan a Macri desde su desembarco en la política.
 
Los principales exponentes de ese pensamiento son la vicepresidente Gabriela Michetti, el presidente del bloque del Pro en el Senado Federico Pinedo, el de Diputados Nicolas Massot y el ex ministro de Educación, Esteban Bullrich.
 
A ellos se ha sumado, en los últimos tiempos, la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, con un discurso donde no se reconoce la dirigente democrática y liberal que fue en sus comienzos.
 
Una vez más, como muchas otras, el Presidente aparece atrapado entre lo que es, lo que quiere ser, lo que le demanda la sociedad, lo que fue. Será interesante ver qué salida la encuentra a ese laberinto donde todas las opciones tienen un costo, aunque una de ellas lo pagan las 45 mil mujeres por año que, según el ministro de Salud, son atendidas en hospitales porque son obligadas a someterse a abortos clandestinos.

 
El desenlace de la votación sobre la despenalización del aborto está destinado aportar nuevos elementos en un debate que es permanente en cualquier país democrático. Ese debate trata sobre la verdadera naturaleza de su Presidente.
 
Los líderes políticos suelen ser personalidades complejas, y eso tal vez es uno de los condimentos que los transforma en quienes son, porque ese rasgo les permite dirigirse a públicos diversos.
 
Si el aborto es aprobado, por más que Macri no lo haya apoyado públicamente, nadie podrá quitarle el mérito por el coraje de haber abierto el debate sobre un tema tan controversial.
 
En cambio, si el aborto es rechazado, especialmente en la Cámara Baja y por la actitud mayoritaria del oficialismo, la actitud del Presidente podría ser mirada desde una perspectiva distinta.
 
Desde que regresó la democracia, cada uno de los presidentes importantes incorporó algún elemento relevante en términos de ampliación de derechos.
 
Raúl Alfonsín, por ejemplo, impulsó el juicio a los ex comandantes y la aprobación de la ley de divorcio vincular. Carlos Menem dinamitó para siempre el rol de los militares como amenaza a la democracia -algo que había marcado la historia del país desde su nacimiento- y eliminó el servicio militar obligatorio.
 
El matrimonio Kirchner dio nuevo impulso a los juicios a los militares y aprobó la ley de matrimonio igualitario. Así las cosas, un país donde, en 1983, los habitantes no podían divorciarse cuando dejaban de amarse se transformó en otro donde pueden casarse entre sí las personas del mismo sexo.
 
En sus treinta meses de Gobierno, Mauricio Macri no realizó ningún aporte significativo en este derrotero, hasta que en febrero de este año anunció que había decidido abrir el debate legislativo sobre la despenalización del aborto. Ese gesto gratificó a muchos de sus simpatizantes, los que pertenecen al sector más liberal y democrático de la fuerza gobernante, que no son pocos.
 
Cambiemos, como se sabe, se nutre de distintas corrientes históricas. Una de ellas es claramente conservadora y proclerical, y se expresa en dirigentes que acompañan a Macri desde su desembarco en la política.
 
Los principales exponentes de ese pensamiento son la vicepresidente Gabriela Michetti, el presidente del bloque del Pro en el Senado Federico Pinedo, el de Diputados Nicolas Massot y el ex ministro de Educación, Esteban Bullrich.
 
A ellos se ha sumado, en los últimos tiempos, la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, con un discurso donde no se reconoce la dirigente democrática y liberal que fue en sus comienzos.
 
Si Macri se hubiera congelado a sí mismo en las ideas de esos dirigentes jamás hubiera llegado al poder. Como todo político triunfador, ha sido un hombre que supo cambiar. El ejemplo más ilustrativo de eso fue su posición frente al matrimonio igualitario.
 
-La homosexualidad es una enfermedad, no es una persona ciento por ciento sana -había dicho Macri en 1997 en una entrevista publicada por el diario Página/12.
 
En noviembre de 2009, una jueza porteña había decidido habilitar que una pareja gay se casara. El cardenal Jorge Bergoglio presionaba por entonces a Macri para que apelara esa decisión. Pero este decidió grabar un mensaje que decía:
 
"Tuve un debate interno, sopesando mi formación y mi historia con mi búsqueda de las mejores costumbres y las mejores libertades para la sociedad . Y siento que es un paso importante, porque hay que aprender a vivir en libertad, sin vulnerar los derechos de los otros. El mundo va en esta dirección, así que estoy contento. Y espero que sean felices".
 
Ese tipo de actitudes le sumó a Macri un sector social nuevo, de tradición liberal y alfonsinista, que lo fue adoptando a medida que realizaba obras públicas en barrios populares, confrontaba con el Papa y con el kirchnerismo a la vez, y mantenía los niveles de gasto social de los períodos anteriores. Ese sector aplaudió la decisión de febrero.
 
El problema, ahora, es que el aborto puede ser rechazado en la Cámara de Diputados, y si uno mira con frialdad quiénes votan una cosa y quiénes la otra, lo que se ve es que en ningún otro bloque la posición pro clerical es tan mayoritaria como en Cambiemos. La relación de fuerzas en contra de la despenalización es casi de 2 contra 1 en ese bloque. Ningún espacio aporta tantos votos en el sentido que pide la iglesia como el oficialismo. Dentro del Pro, ha habido diputados que militaron con mucha valentía a favor del proyecto de despenalización. Pero Silvia Lospenato y Daniel Lipovetsky están a punto de ser derrotados por Carrió, Massot y Michetti.
 
El comportamiento de Macri es poco usual. En todos los avances que se produjeron anteriormente, los presidentes jugaron un rol decisivo. Alfonsín impulsó activamente el divorcio, Menem la eliminación del servicio militar y los Kirchner el matrimonio igualitario. ¿Y Macri? ¿Su rol consiste apenas en decir que está a favor de la vida? Sus partidarios sostienen que es un gesto democrático que contrasta con el verticalismo kirchnerista. Es una visión poco memoriosa. Durante el debate sobre el matrimonio igualitario también hubo libertad de acción para los legisladores. Eso no quiere decir que el Ejecutivo haya sido neutral.
 
Así las cosas, si Diputados archiva el proyecto habrá dos miradas sobre Macri. Unos dirán que cumplió el rol histórico de abrir un debate. Otros destacarán que es el jefe de un partido cuyos diputados votaron en contra de que Argentina se ponga al nivel de las democracias más estables y desarrolladas del mundo. Dentro de la corriente liberal que nutre a Cambiemos, algunos quedarán conformes y otros dañados. ¿Será un buen momento para abrir un nuevo flanco, para permitir que la base más conservadora de Cambiemos se muestre tan dominante, para desanimar votantes en duda o a personalidades tan cercanas como las que se han expresado en estos días a favor de la despenalización y en contra del aborto clandestino? Adolfo Rubinstein es el médico que Macri eligió para proteger la vida de los argentinos. ¿No sería coherente que lo escuche más que a Michetti y Carrió, que no fueron designadas en ese área?
 
Encima, el bloque del Frente para la Victoria será el que más votos aporte para la despenalización. Hasta la madrugada de mañana jueves, Macri será el presidente que reabrió el debate cerrado por Cristina. Desde entonces, dependiendo del resultado de la votación, las cosas habrán cambiado.
 
Una vez más, como muchas otras, el Presidente aparece atrapado entre lo que es, lo que quiere ser, lo que le demanda la sociedad, lo que fue. Será interesante ver qué salida la encuentra a ese laberinto donde todas las opciones tienen un costo, aunque una de ellas lo pagan las 45 mil mujeres por año que, según el ministro de Salud, son atendidas en hospitales porque son obligadas a someterse a abortos clandestinos.
 
Por Ernesto Tenembaum
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-10-2018 / 19:10
16-10-2018 / 08:10
Primero fue la tormenta, el eufemismo utilizado por el presidente Mauricio Macri para hablar de la crisis sin reconocerse como autor de la misma. Después, en medio de la "tempestad", fue pisoteando una a una las banderas con las que prometió enderezar la Argentina.
 
La pobreza cero, por ejemplo, fue uno de los pilares sobre el que descansó su campaña. Pero hoy, más de 12 millones de argentinos viven en la marginalidad, sobreviven a la intemperie, sin un trabajo que le garantice la comida para ellos y sus hijos, sometidos por un Estado que les arroja limosnas para mantenerlos en su condición de pobres.
 
Más de 12 millones de pobres y otros tantos en vías de serlo: la galopante inflación que la alianza Cambiemos prometió bajar, los tarifazos y la devaluación van empujando a cientos de familias hacia el flagelo de quedar fuera del sistema.
 
No las contiene el Estado, que en la crisis echa a sus trabajadores, sella paritarias a la baja, carga sobre ellos el pernicioso impuesto a las Ganancias que Macri prometió eliminar, y no pueden contenerlas las pymes, castigadas por la suba en todos los costos, la asfixia tributaria, tasas de interés siderales que les impiden financiarse, obligándolas a despedir para no bajar sus persianas.
 
Entre tanto, la miseria cotidiana va engendrando más violencia y la inseguridad va descargando su furia sobre la vida de trabajadores inocentes. Desprotegidos, la muerte puede sorprenderlos a plena luz del día, en cualquier lugar, a cualquiera. Aparece entonces otra bandera traicionada: la de la lucha contra el narcotráfico.
 
Entre tantas, hay otra promesa incumplida, terrible y condenatoria: la erradicación de la corrupción, el saqueo y la delincuencia estatal. El cambio, se dijo, era la llegada de la honestidad y la transparencia a una Argentina asaltada por la inmoralidad. La demagogia, solo aseguró la victoria electoral.
 
Pero a poco de asumir Cambiemos, el espanto se hizo carne: el escándalo del Correo, al intentar perdonarle a esa empresa de los Macri su millonaria deuda con el Estado; el nepotismo en la Casa Rosada; los aportantes truchos a la campaña del Presidente y la gobernadora María Eugenia Vidal que lentamente investiga la Justicia.
 
Y la parentela presidencial -padre, primo, hermano de Macri- involucrada en los negociados de la Patria Contratista que algún día deberán escribirse en los "cuadernos de las coimas M". Para configurar un prontuario que le provoca náuseas hasta a Elisa Carrió, quien asegura haber perdido la confianza en Macri.
 
Finalmente, la bicicleta financiera, motor de la devaluación y fuga de capitales con la que tanto ganó cada uno de los funcionarios que pasó por el Banco Central, camaradas del PRO en las finanzas y entidades bancarias que sacan provecho de la crisis. La banca registró ganancias por $26.143 millones en agosto, un 264% más que el año pasado.
 
La Opinión Popular

15-10-2018 / 16:10
15-10-2018 / 10:10
Este fin de semana la gobernadora María Eugenia Vidal le informo al presidente Mauricio Macri, a través de coincidentes trascendidos en los diarios, que hasta acá llego el amor. Se la puede acusar de demora, no de traición. Vidal pasó a ser víctima propiciatoria en la pirámide azteca del ajuste acordado con el FMI.
 
A principios de este año el ministro Nicolás Dujovne le impidió cerrar la paritaria docente apenas por arriba del 20 por ciento más cláusula gatillo. "Es 15 por ciento sin gatillo", fue la orden fulminante que recibió Federico Salvai, mano derecha de la gobernadora.
 
Luego vino la primera devaluación y el 25 por ciento que pedía Baradel casi sonaba tímido. Pero la inflexibilidad del ministro continuó. Después voló todo por el aire y Vidal terminará el 2018 con más de un mes de paro y probablemente la paritaria sin cerrar. Con este antecedente, nadie sabe en su gobierno como encarar esa negociación crucial en el 2019.
 
"Yo no manejo la macroeconomía", mastica Vidal. Aunque bien mirado el error no fue la indicación de Dujovne, sino su mansedumbre para aceptarla. Es una líder electa, no una funcionaria del Presidente. Pero, Macri dejó correr la denuncia por aportes ilegales contra Vidal e impuso a la provincia el grueso del ajuste.
 
Lo que había decidido -un acuerdo realista con los docentes- era prudente y hubiera ahorrado a los chicos de la provincia un año caótico. Para que se entienda, lo que hizo crisis en Vidal es el modelo de mejor alumna. Las leonas son cualquier cosa, menos buenas alumnas.
 
Entró por el aro y ahora se da cuenta que la política es algo más que hacer lo que quiere Mauricio. Su parábola no es la de colegiala ejemplar que se vuelve estrella del Punk Rock y toma por asalto la dirección del colegio.
 
Vidal se dio cuenta que pasó de niña minada de Macri a gobernadora del distrito que deberá cargar con el grueso del ajuste. En esa decepción se mezcla lo electoral: Un sector muy preciso del establishment la quiere de candidata a presidente.

15-10-2018 / 09:10
El 33º Encuentro de Mujeres realizó su marcha en Trelew, que vibró con una multitud de treinta cuadras (de calles anchas similares a una avenida) que transitó, con cantos y reivindicaciones, en un evento inédito en el lugar.
 
En escuelas, salones de usos múltiples (SUM) y sindicatos se alojaron 29.500 mujeres. Además, se abrió un Facebook solidario para alojamientos compartidos o en casas de familias y toda la disponibilidad hotelera o turística tenía carteles de camas agotadas.
 
La Gendarmería reviso micros y hubo treinta unidades que no dejaron avanzar en Bahía Blanca. Además, hubo pedreadas contra escuelas en las que se alojaban integrantes del Encuentro de Mujeres. Las piedras, en algunos casos, fueron arrojadas por niños y niñas. Pero no se trató de una travesura, sino de una manipulación hacia la infancia que podría provenir de sectores religiosos.
 
Por eso, el canto de la marcha surge como una victoria: "Qué momento, que momento, a pesar de todo, les hicimos el Encuentro". Las intimidaciones no terminaron ahí. Al final de la marcha, un grupo de manifestantes repudiaron a la Iglesia que estaba vallada y custodiado por uniformados con máscaras para tirar gases en el centro de Trelew.
 
El rechazo a la complicidad de la Iglesia católica con la dictadura y la participación y encubrimiento a los curas abusadores se expresaron en cantos. Al cierre, las fuerzas de seguridad tiraron gases lacrimógenos y balas de goma. Se produjeron incidentes en la Municipalidad y la Iglesia. Hubo detenciones.
 
Sin duda, la columna de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue una de las más numerosas. Y el reclamo, la gran consigna del feminismo en el 2018, fue reafirmado por el Encuentro Nacional de Mujeres.
 
El reclamo por la separación de la Iglesia y el Estado se hizo sentir más fuerte que nunca con pañuelos naranjas que se sumaron al verde de la Campaña por el aborto legal, seguro y gratuito y con cantos y pintadas contra la influencia de las iglesias en los derechos y deseos de las mujeres y cuerpos gestantes.
 
El glitter verde y violeta, con el brillo en el rostro, los ojos, la piel y los cuerpos multiplicados mostró a las mujeres más que nunca, unidas, diversas, plurales, movilizadas y con capacidad de llegar al sur y gritar tan fuerte que el desierto no puede hacer desaparecer el grito.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar