La Opinión Popular
                  04:41  |  Miércoles 23 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Si la fuerza material está monopolizada por el régimen, las fuerzas morales, los valores que no se afincan en lo material están de nuestro lado, del lado del pueblo, y la militancia los transformará en fuerza avasalladora”. John W. Cooke
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 02-06-2018 / 10:06
TRAS REUNIRSE CON CRISTINA, PRESENTÓ EL ULTRA K PARTIDO DE LA VICTORIA

Sergio Urribarri formaliza ante la Justicia Electoral la fractura del Partido Justicialista entrerriano

Sergio Urribarri formaliza ante la Justicia Electoral la fractura del Partido Justicialista entrerriano
El sector ultra K que se referencia en el orden nacional con la ex presidenta Cristina Fernández y que tiene en la provincia al exgobernador Sergio Urribarri como principal figura, efectuó el requerimiento de comienzo de trámite para la personería, lo que equivale a manifestar nada más que la intención de conformar el partido.
 
"Partido de la Victoria distrito Entre Ríos". Así dice la carátula con que el ex gobernador Sergio Urribarri comenzó el miércoles último el trámite de inscripción de su nuevo partido, que conlleva una evidente división del Partido Justicialista entrerriano.
 
Urribarri oficializa con dicha gestión la intención de construir en la provincia el partido en el que se agrupan dirigentes y militantes ultra K referenciados en Cristina Fernández. El ex mandatario provincial concretó la presentación después de reunirse con la senadora bonaerense y ex Presidenta, a inicios de esta semana en Capital Federal.

 
Urribarri viene siendo el principal promotor de la consigna "Hay 2019" en Entre Ríos, slogan alrededor del cual se organiza el kirchnerismo a lo largo y ancho del país, junto a algunos aliados como el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, para disputar electoralmente el año que viene.
 
El ex gobernador trajo a la provincia a los diputados nacionales del Frente para la Victoria, Agustín Rossi y Daniel Filmus, y al intendente de Resistencia, Chaco, y ex jefe de Gabinete de CFK, Jorge Capitanich, encuentros en los que se mostraron varios dirigentes del justicialismo entrerriano, principalmente legisladores. Se irá viendo cuáles de ellos están dispuestos a irse del PJ hacia el Partido de la Victoria si se mantiene la construcción del nuevo sello.
 
El trámite iniciado esta semana consiste en el pedido de comienzo de la legalización del partido en la provincia, es decir la obtención de la personería jurídica. Una vez cumplido este primer paso, la fuerza debe designar representantes en una Junta Promotora en la que se delegan las gestiones oficiales ante la Justicia Electoral.
 
Luego viene la etapa de recolección y presentación de avales y afiliaciones (cuatro mil fichas de cada tipo). Una vez revisadas y aprobadas por la Justicia, el Partido de la Victoria podría ser legal en Entre Ríos, culminando una fractura del Partido Justicialista de la provincia que podría hacer historia.
 
Fuente: Informe Digital
 

Agreganos como amigo a Facebook
22-01-2019 / 18:01
El gobernador Gustavo Bordet todavía no terminó de sacudirse la arena de las vacaciones, pero ya ha vuelto al ruedo con ideas claras respecto de cómo enfrentará la próxima elección. Muchos sostienen que no le desagrada la idea que Sergio Urribarri vaya por fuera del PJ. Una vez que estén firmes las cosas y que esté todo claro, ahí definirá.
 
Otros opinan que el armado urricristinista puede tener algún sentido para engordar las PASO de abril, pero no aseguran que el PJ conceda un sistema generoso de minorías. Especulaciones que se resolverán 4 horas antes del cierre de inscripción de los Frentes electorales el 13 de febrero.
 
Los estrategas de la Casa Gris ya le presentaron el menú al titular del Poder Ejecutivo. Almanaque en mano, le demostraron en las últimas horas que es posible ponerle quinta velocidad al "operativo reelección". Así, oficialismo le impondría su ritmo a la contienda electoral.
 
El proceso de cooptación de dirigentes K continuará. También el de algunos peronistas que pelearon por Macri en 2015. Examínese como se quiera, por arrepentimiento, prevención, temor a perder todo, sentimiento peronista, propuesta tentadora o hasta anti urribarrismo.
 
Es una de las estrategias que se manejan y ejecutan para tratar de ganar los comicios, porque hoy por hoy observan al macrismo entrerriano disperso, desconcertado, debilitado por la caída de imagen de Mauricio Macri y sin candidatos caminando como tales.
 
En el PJ, algunos están convencidos de que finalmente será el radical Atilio Benedetti el candidato a gobernador por la oposición, y que será impuesto como tal por Marcos Peña.
 
Para el Gobierno sonó a música en los oídos las afirmaciones de Cristina que no interferirá en la interna del justicialismo provincial. Lo había anticipado el bonaerense Felipe Solá al sostener que Cristina hizo bien en no inmiscuirse en las peleas comarcanas. La propia ex jefa de Estado dijo que quería que gane el peronismo. "No nos metemos en una interna, no queremos dividir ni entrar en peleas". Clarito.
 
Es hasta lógico que no se mezcle porque puede estar eligiendo al perdedor y esa cucarda, como Jefa de un espacio, no es agradable de llevar, menos en una elección anticipada en un año electoral. Hay que ponerse por encima de los contendientes. Lo enseña el manual de conducción del peronismo, es hasta básico.
 
Urribarri se quedaría así sin esa posible bendición, pese a que en todas sus apariciones repite que la mejor candidata es la ex presidenta. La gentileza no le será devuelta. Menos efectividad tendrá ese encolumnamiento para el diputado ya que las elecciones provinciales se adelantan hasta antes de la fecha en la que deben inscribirse los precandidatos a cargos nacionales, el 22 de junio.
 
La Opinión Popular

22-01-2019 / 11:01
22-01-2019 / 11:01
22-01-2019 / 11:01
21-01-2019 / 11:01
El gobierno del presidente Mauricio Macri tiene un latiguillo constante que reza: "venimos de 70 años de decadencia". Lo reiteró hace unos días desde Neuquén, es evidente que está en su ADN. Lo dice Macri, sus funcionarios y lo repiten mecánicamente todos los multimedios de prensa oficialistas y los pseudo intelectuales y opinólogos afines al gobierno nacional.
 
Pero en esta época de "posverdad" hay que leer entrelíneas qué quiere decir Macri con su latiguillo gorila: se refiere, sin dudas, a los gobiernos peronistas, a los que asimila con la "decadencia". O, por lo menos, pretende equiparar al peronismo con dictaduras, gobiernos ilegítimos, o poniendo como si fueran lo mismo políticas del Estado de Bienestar como las de Perón con modelos neoliberales como la dictadura genocida del 76.
 
No todo es lo mismo, la idea del bloque de los 70 años esconde la realidad y tergiversa la historia. Los radicales con dignidad alzan la voz para recordar que en los últimos 70 años gobernó quien ellos señalan como un "ejemplo de honradez" que fue Illia y el denominado "padre de la democracia" que fue Raúl Alfonsín.
 
Otros le recuerdan que la familia Macri hizo grandes negocios con el Estado en estos 70 años, especialmente con los gobiernos militares, así que lo que fue supuestamente 70 años de decadencia fue justamente el periodo en que la familia presidencial se convirtió en una de las más ricas y poderosas del país.
 
El verso "de los 70 años de decadencia", que humildemente creo que sería una nueva zoncera como decía don Arturo Jauretche, porque es algo falso que se repite mecánicamente con el fin de que no pensemos sobre la realidad, tiene una clara finalidad política.
 
Macri y el PRO la repiten buscando una utilidad política. El verso de los 70 años tiene como fin que los argentinos no responsabilicen al gobierno nacional de Macri del verdadero desastre en que se convirtió el país por las políticas neoliberales que se están implementando.
 
Por José Cáceres

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar