La Opinión Popular
                  04:45  |  Miércoles 23 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Si la fuerza material está monopolizada por el régimen, las fuerzas morales, los valores que no se afincan en lo material están de nuestro lado, del lado del pueblo, y la militancia los transformará en fuerza avasalladora”. John W. Cooke
Recomendar Imprimir
Internacionales - 29-05-2018 / 19:05
EFEMÉRIDES POPULARES

El sudeste de Nigeria se declara independiente como República de Biafra

El sudeste de Nigeria se declara independiente como República de Biafra
El 30 de mayo de 1967, el territorio sudeste de Nigeria se declara independiente como República de Biafra. Subsistió, en medio de una guerra, como Estado independiente hasta el 15 de enero de 1970, tras la capitulación oficial de las fuerzas biafreñas. En la imagen: Cuando la República de Biafra proclamó su independencia de Nigeria, una pequeña Marina se creó en el puerto de Calabar con el patrullero BNS Vigilance.
El 30 de mayo de 1967, el territorio sudeste de Nigeria se declara independiente como República de Biafra. Subsistió, en medio de una guerra, como Estado independiente hasta el 15 de enero de 1970, tras la capitulación oficial de las fuerzas biafreñas el día 12 de enero.
 
En esa lucha de tres años morirán más de un millón de personas debido al hambre provocada por el enfrentamiento contra Nigeria. La guerra saltó a los medios de todo el mundo por la tremenda hambruna en diversas zonas sitiadas, y la consecuente acusación de genocidio procedente en gran medida de la etnia igbo de estas regiones.
 
La Opinión Popular

Historia
 
En enero de 1966 hubo un intento de golpe de Estado en Nigeria, comandado por oficiales de etnia ibo, que resultó cruento y breve. En mayo y septiembre del mismo año, grupos de emigrantes ibos fueron objeto de matanzas en masa en el norte del país.
 
La mayor parte de los 8 millones de ibos nigerianos vivían en lo que por aquel entonces era conocido como la Región Oriental de Nigeria, que tenía como gobernador militar al teniente coronel Chukwuemeka Odumegwu Ojukwu, de etnia ibo.
 
Fue él quien declaró la independencia del territorio, localizando su capital en la ciudad de Enugu. Mientras, sus tropas comenzaron a confiscar recursos federales del Estado nigeriano, tales como los vehículos postales de circulación interna del país.
 
En el momento de su constitución, el Estado biafreño ocupaba unos 76.400 km² y estaba habitado por unos 13 millones de personas, la mitad de ellos de etnia igbo (también conocidos como igbos e iboleses). Recibió su nombre de la bahía de Biafra, que Nigeria renombraría tras el conflicto con los separatistas con el nombre de bahía de Bonny.
 
Biafra fue reconocido únicamente por cinco países: Gabón, Haití, Costa de Marfil, Tanzania y Zambia. Otras naciones la apoyaron de otras maneras, sin reconocerla oficialmente, como Francia, Portugal, Rodesia o Sudáfrica, que ayudaron con asistencia militar y financiera.
 
Por su parte, Israel le suministró las armas capturadas en la Guerra de los Seis Días. Sin embargo, el apoyo clandestino sudafricano (con la política del apartheid) y portugués disuadió a más Estados africanos, que de otro modo podrían haber respaldado su causa.
 
Inicialmente, Nigeria respondió con un bloqueo económico, pero el 6 de julio de 1967 comenzó a llevar tropas a la zona. Tras algunos éxitos iniciales por parte de la nueva República, tales como la ocupación de la región del medio oeste nigeriano en julio y agosto, las tropas nigerianas invadieron suelo biafreño e iniciaron una guerra de exterminio en la que llevaron la iniciativa y reconquistaron progresivamente el territorio, mientras las fuerzas locales se limitaban a contraatacar.
 
El avance nigeriano obligó a que la capital biafreña fuera transferida de Enugu a Aba, hacia finales de año a Umuahia y finalmente a Owerri, en 1969, donde se rendirían.
 
Antes de 1970, Biafra había quedado arrasada por la guerra y necesitaba alimentos urgentemente. En medio del hundimiento económico y militar, Ojukwu huyó del país y el resto del territorio de la República fue reincorporado a Nigeria.
 
Se cree que el conflicto cobró la vida de entre 800 000 y un millón de personas, aunque algunas fuentes hablan de millón y medio. La mayoría de estas víctimas cayeron por la hambruna y las enfermedades.
 
El hecho de que pudiera sostenerse la guerra durante tres años, dado el nivel de subdesarrollo de ambos contendientes, solo fue posible gracias a la internacionalización del conflicto y a la posterior intervención de las grandes potencias mundiales en apoyo de una u otra facción.
 
La propia secesión fue alentada en gran medida por intereses extranjeros en territorio biafreño, centrados en su riqueza mineral, principalmente de petróleo.
 
Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
21-01-2019 / 20:01
21-01-2019 / 20:01
21-01-2019 / 10:01
La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, y que arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, los llevó a una sangrienta lucha de liberación.
 
El 21 de enero de 1944, en Leningrado, los soviéticos rompen el asedio alemán a la ciudad, que duró 29 meses. El sitio de Leningrado fue una acción militar alemana durante la Segunda Guerra Mundial encabezada por Wilhelm Ritter von Leeb, que buscó inicialmente apoderarse de la ciudad de Leningrado (la actual San Petersburgo).
 
El objetivo de las tropas nazis era borrar a Leningrado de la faz de la tierra: acabar con la cuna de la revolución bolchevique y el símbolo de la cultura rusa sería una solución perfecta para socavar la resistencia soviética.
 
Había otros factores también: era un puerto marítimo estratégico y alojaba la única fábrica productora de tanques pesados, coches y trenes blindados del mundo. Los comandantes nazis analizaron la posible escalada de la resistencia y decidieron matar a la ciudad de hambre.
 
Adolf Hitler, ante la perspectiva de tener que mantener a una población enemiga de más de 3.000.000 de habitantes, instruyó que se la sitiara y se dejara morir a la población por hambre y frío. El sitio duró casi 900 días, desde 1941 hasta 1944, uno de los asedios más largos de la historia de la humanidad.
 
La ciudad estuvo a punto de perecer si no hubiera sido que se estableció un corredor a través del helado lago Ládoga por donde llegaba una escuálida ayuda a los sitiados. 
 
Los muertos hasta ser liberada la ciudad superaron la cifra extraoficial de 1.200.000, más personas de las que perdieron EE.UU. y el Reino Unido juntos a lo largo de toda la Segunda Guerra Mundial, que culminó en la derrota del fascismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes.
 
La Opinión Popular

20-01-2019 / 08:01
20-01-2019 / 08:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar