La Opinión Popular
                  07:10  |  Domingo 18 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-05-2018 / 08:05
VENTAS DE DÓLARES, TASAS DEL 40%, PRIVILEGIOS A BANCOS, DÓLAR FUTURO Y NEGOCIADOS DE FONDOS EXTRANJEROS

Macri aliviado: renovó las Lebac a una tasa altísima con beneficios a bancos y negociados para fondos extranjeros

Macri aliviado: renovó las Lebac a una tasa altísima con beneficios a bancos y negociados para fondos extranjeros
El Gobierno de Macri informó que está aliviado porque logró renovar la totalidad de las Lebac que vencían. Lo hizo a una tasa altísima que suma intereses por unos 20 mil millones de pesos en un mes. Sigue la pérdida de reservas que se pateó para adelante y sigue sin resolverse. Esto es mantener la estabilidad del dólar, al costo de una mayor recesión, más enfriamiento de la economía, desocupación, pobreza. Recetas ineludibles del FMI para acceder al préstamo que negocia el Gobierno de los CEOs. Pan duro para hoy, hambre para mañana.
Finalmente ayer, el Banco Central y el Gobierno de Mauricio Macri enfrentaron su Día D con el vencimiento de $617.000 millones en Lebacs. Como habíamos anticipado, cualquier resultado sería negativo para el país: si no se renovaban y los capitales especulativos golondrinas decidían pasarse a dólares, las reservas se resentirían, la divisa se dispararía todavía más y habría una mayor devaluación.
 
El equipo económico desplegó una batería de medidas para enfrentar el super vencimiento de las Lebac. Sacrificó ayer 791 millones de dólares de las reservas y 408 millones el lunes para mantener el tipo de cambio por debajo de los 25 pesos, subió la tasa de interés de las letras del 26 al 40% en la licitación primaria, intervino en el mercado de futuros de dólar, le aumentó la ganancia a los bancos a partir de la reducción de encajes y puso a disposición de los grandes inversores 5000 millones de dólares para frenar la corrida.
 
Se renovó el 100% de los títulos, por lo que el Banco Central deberá pagar intereses altísimos, a una tasa del 40% (que en el futuro podría ser mayor). La operación fue muy costosa en términos económicos y la autoridad monetaria tendrá que pagar a mitad de junio unos 20 mil millones de pesos por intereses que equivale a 800 millones de dólares.
 
Sin embargo, el Gobierno se mostró eufórico con lo que entendió como un "voto de confianza" de los mercados, tal como celebraron el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de Finanzas, Luis "Toto" Caputo. "Vamos por el camino correcto. Estamos torciendo el rumbo del déficit", dijeron, al tiempo que insistieron en que "la inflación está bajando", apenas minutos después de que el Indec informara una cifra récord en el último mes del 2,7%, acumulando el 9,6% en el primer cuatrimestre de 2018. Y en los últimos doce meses, suma 25,5%.
 
También, para frenar la corrida y evitar una mayor fuga de dólares, Luis Caputo emitió deuda a través de dos bonos en pesos: el BOTE 2023, con una tasa del 20%, y el  BOTE 2026, al 20%. Dirigido solo a fondos extranjeros, este mecanismo exprés buscó que quienes tenían dólares fueran a los "Botes" en pesos, bajando así la tensión cambiaria pero aumentando el endeudamiento.
 
Pero lo que ayer Cambiemos festejó como un triunfo apenas sirve para ganar tiempo. Es pan duro para hoy, hambre para mañana. Mientras no se reactive el aparato productivo, que posibilite el ingreso genuino de dólares, fortalezca el mercado interno y cree empleo, el futuro será como este presente: la dependencia del endeudamiento externo o del FMI para sostener la bicicleta financiera a una tasa del 40 %. Y así, nada será tan rentable como especular.
 
La Opinión Popular

 
Combo de medidas de emergencia para el Día L
 
La jornada cambiaria arrancó muy movida por las noticias internacionales. Estados Unidos registró una suba de la tasa y el dólar se fortaleció contra el resto de monedas de países emergentes. Este clima financiero internacional agregó tensiones al Central para renovar las Lebac y lograr sostener el dólar.
 
La entidad sacrificó reservas por casi 800 millones de dólares hasta la una de la tarde. A partir de ese momento, empezaron a aparecer las ventas de divisas de los privados en el mercado mayorista y bajó el precio de la cotización.
 
El tipo de cambio mayorista cerró en 24,05 pesos, con una baja de 3,8 por ciento. Esto generó también la merma en la cotización del dólar minorista, que culminó en 24,63 pesos, al caer 3,5 por ciento.
 
En las mesas de dinero de la city explicaron esta moderación por la llegada de dólares frescos del exterior y mencionaron a BlackRock. Se trata de uno de los fondos de inversión más grande del mundo, que mueve activos equivalentes a 10 veces el Producto Interno Bruto de la Argentina. El dato muestra los niveles de especulación financiero a los que se enfrenta el país.
 
Este fondo habría sido uno de los que en abril vendieron gran parte de sus activos en Lebac para comprar dólares a 20,50 pesos e irse del país. Ahora vuelven con un tipo de cambio de 25 y una tasa de interés que es casi el doble. Se trata de una bicicleta financiera recargada para los fondos del exterior.
 
En la plaza cambiaria se negociaron unos 1300 millones de dólares, de los cuales el 35 por ciento de la oferta se explicaron por las ventas del sector privado.
 
Los movimientos en el mercado mayorista se vinculan a inversores acostumbrados a sacar ventajas de muy corto plazo. El lunes, cuando la autoridad monetaria anunció que destinaría 5000 millones de dólares para que el tipo de cambio no supere los 25 pesos, ya se habían vendido otros 500 millones de dólares en el mayorista, lo que sumado a las operaciones de ayer acumula 1000 millones en dos días.
 
La apuesta es puramente especulativa y se vincula a obtener ganancias extraordinarias con la tasa de interés del 40 por ciento mientras dure el techo al dólar que puso la autoridad monetaria. La situación genera un círculo vicioso porque ninguno de estos inversores querrá ser el último en irse cuando se le acaben las divisas al Banco Central y adelanta nueva presión en la plaza cambiaria en las próximas semanas.
 
Uno de los desafíos que tendrá la autoridad monetaria a mitad de junio será la nueva licitación de Lebac. La suba de las tasas de interés de ayer hasta el 40 por ciento generó una carga de intereses de 20 mil millones de pesos.
 
En la licitación de ayer hubo un cambio en la composición de las letras. Los bancos compraron en mayor cantidad estos títulos y, según datos del mercado, pasaron a ser los principales dueños de esta deuda del Central.
 
Las entidades bancarias se vieron beneficiadas por el BC. La entidad les redujo las obligaciones de encajes y les liberó fondos en mayo para destinar a Lebac. Esto colaboró con la autoridad monetaria para renovar el 100 por ciento de los vencimientos de las letras pero ocasionó un riesgo para el próximo mes.
 
Los bancos se deberán desprender de gran parte de estos títulos para recuperar pesos y sobrecompensar los requerimientos de encajes. En términos contables, gracias a la modificación de los encajes, los bancos se quedaron con pesos para participar de la licitación de Lebac y ayudar al Central a mostrar que la licitación fue atractiva a tasas del 40 por ciento.
 
Pero por otro lado muestra que hubo inversores particulares tanto locales como del extranjero que no volvieron a prestarle al Central y se quedaron con los pesos, los cuales se depositarán hoy en las cuentas bancarias. La autoridad monetaria no informó cómo fue el cambio de composición de los dueños de las Lebac.
 
Por Federico Kucher
 
Fuente: Página 12 y Hoy en la Noticia
 

Agreganos como amigo a Facebook
17-11-2018 / 10:11
El Presupuesto 2019 en rojo que aprobó el Senado, en vez de asignar partidas, las retira. Es un presupuesto al revés. Se trata de una lista que enumera cuánto se saca de cada rubro, un anti presupuesto.
 
El país está en rojo pero no por comunista sino por quebrado. El gobierno de Cambiemos aprobó un presupuesto que es la expresión más clara de su dramático fracaso. Dramático para la gente de a pie, a la que los mismos que han hecho este desastre le reclaman sacrificios.
 
Muchos de ellos lo votaron, engañados, seducidos por promesas que nunca se cumplieron o por razones en las que cada uno habrá creído, pero ya no se trata de creer, las consecuencias están a la vista, duelen en el alma, en la panza y en el bolsillo: casi 50 por ciento de inflación en 2018 y cien por ciento de devaluación, con un 20 por ciento de pérdida de capacidad adquisitiva del salario y el cierre de miles de empresas y comercios.
 
Eso fue 2018, pero el Presupuesto que se aprobó el miércoles anuncia un 2019 aun peor. Ni siquiera lo pueden ocultar los medios y los periodistas del oficialismo.
 
La quiebra del país es indefendible, 2019 será un año difícil para la clase media y los sectores más humildes. La caída de la industria, más del 11 por ciento, es un dato que arrastra a miles de familias a la miseria. En todo el planeta hubo un sólo país con peor resultado en ese andarivel y fue Burundi.
 
No se está pagando ninguna fiesta. El gobierno de radicales y macristas asumió con muy poca deuda. Si hubo una fiesta, ya estaba pagada cuando asumió Mauricio Macri.
 
En cambio el país que recibirán los que ganen las próximas elecciones arrastrará la deuda inmensa que se tomó en estos años y que solamente sirvió para enriquecer a unos pocos.
 
Una deuda que el Fondo Monetario no tendría que haber concedido en condiciones claramente impagables. En el nuevo presupuesto bajan las partidas para salud y educación y la única que aumenta es para el pago de deuda externa.
 
Los medios, incluso los oficialistas, cuentan las monedas que habrá para ciencia y técnica, imaginan lo que faltará en los hospitales o los precios a los que volará el transporte y los demás servicios dolarizados y sin subsidios. Ha sido el avispón que molestó al gobierno. Empieza el año electoral y cada vez es más evidente que el eje de los opositores será la demolición de la gestión de Cambiemos

16-11-2018 / 10:11
Un estudio privado estimó que el promedio de los trabajadores perdió este año $57.500 por la suba de los precios no trasladada a los salarios. Con $57.500 una familia tipo cubre dos meses y medio el costo de la Canasta Básica Total que calculó el Indec para setiembre pasado.
 
Como alternativa, con esos $57.500 esa familia también podría pasar por una tienda de electrodomésticos y comprar por $19.000 una heladera de 280 litros y un televisor de 32 pulgadas a un precio de 11.000 pesos.
 
El resto les alcanzaría para aprovechar este fin de semana largo y hacerse una escapada a Mar del Plata a un Apart de 4 estrellas les cobraría $11.877 por 3 noches con desayuno incluido en habitaciones separadas para padres e hijos, y en el Bus de larga distancia pagarían algo menos de $7.000 por los viajes ida y vuelta en coche cama.
 
Haciendo las cuentas les sobraría suficiente dinero para las comidas y alguna comprita.
 
Cualquiera de las dos alternativas ilustra el poder de compra que en promedio perderá un trabajador asalariado en 2018, según un estudio realizado por el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP).
 
El cálculo es muy sencillo: sumaron la diferencia entre el salario promedio que efectivamente cobraron los trabajadores registrados del sector privado en cada uno de los meses y lo que hubieran cobrado si el salario se hubiera ajustado mensualmente de acuerdo a la inflación.
 
Ese cálculo arrojó $57.500, el equivalente a dos canastas y media o a ese paquete de electrodomésticos y fin de semana de miniturismo.
 
Para cuando termine el año la pérdida puede llegar a ser incluso algo mayor a $57.500, porque el estudio estimó que la inflación de octubre sería del 4,5%  pero resultó del 5,4%, según difundió el Indec. Para noviembre y diciembre estimaron 3% y 3,5%, respectivamente.
 
Con el mismo método, el trabajo coordinado por Ana Rameri y Claudio Lozano también calculó la merma del poder adquisitivo acumulada desde que asumió Mauricio Macri. La reducción en esos tres años asciende a 117.581 pesos.
 
En comparación con esas pérdidas, el bono de $5.000 tiene el efecto de una aspirina para un enfermo grave. Compensa menos del 10% del perjuicio de 2018 y equivale a menos del 5% de lo que se les esfumó desde diciembre de 2015.

16-11-2018 / 09:11
Ayer quedó en claro, una vez más, el fracaso de la política económica neoliberal de Mauricio Macri. El índice de precios al consumidor del Indec registró en octubre un alza del 5,4% a nivel nacional, empujado por alimentos y bebidas, las tarifas del gas, el transporte y las prepagas. En la comparación anual, la inflación de octubre se ubica en el 45,9%.
 
En diez meses, la inflación asciende al 39,5% y puntualmente los rubros esenciales de la canasta básica muestran en promedio un incremento del 43,7%, cuya contracara es el grave deterioro del poder adquisitivo de los sectores trabajadores y jubilados.
 
El año cerraría con una inflación del orden del 48%, la más alta desde 1991, y se calcula que el año que viene, si las variables financieras no se vuelven a disparar, la inflación no bajaría de del 30%. Los números de inflación se dan en el marco de una dura caída de la producción, inversión y empleo, tasas de interés siderales y aumento record de la deuda externa, de la pobreza y la indigencia.
 
Los precios en el promedio de toda la economía se multiplicaron por 2,5 en apenas tres años de gestión Cambiemos, lo cual está bastante alejado del slogan de campaña de Macri acerca de que "en mi gobierno la inflación no va a ser un problema". Una mentira más para engañar a los votantes y llegar al poder.
 
El Gobierno preparó los ingredientes para el caldo ideal de inflación: brutal devaluación, violenta suba de tarifas y tasas de interés siderales. Así, en octubre los precios de alimentos y bebidas avanzaron un 5,9% a nivel nacional, acumulan un 43,7 en diez meses y el 46,4% en la comparación interanual. El traslado de la suba del dólar de fines de agosto y septiembre a bienes de consumo masivo, como por ejemplo la harina y panificados, aceites, carnes y lácteos, fue letal.
 
Según los datos del Indec, en el último año el kilo de pan francés subió un 84% y los fideos guiseros lo hicieron en un 80%, ambos empujados por la harina, que avanzó un 173%. El arroz subió un 66% y el aceite de girasol lo hizo en un 79%. Entre los lácteos, la leche en sachet subió un 40% y el queso cremoso, un 31%. La sal fina creció un 60%.
 
Los incrementos de precios de alimentos y bebidas, el colectivo, tren y subte, naftas y los servicios esenciales para el funcionamiento del hogar fue muy fuerte en el último año, lo cual, conjugado con un escenario de caída del empleo, paritarias a la baja, recorte de horas extra, suspensiones, caída del poder adquisitivo de jubilaciones y asignaciones familiares, configura un delicado escenario social.
 
Los creadores de "pobreza cero", "en mi gobierno la inflación no va a ser un problema", "el segundo semestre", "no vamos a ajustar", " se viene la lluvia de inversiones"... ahora dicen que "después de la próxima cosecha todo va a cambiar"  y "en noviembre la inflación se va a reducir a menos del 3 % mensual". Para diciembre frutean con un guarismo similar. Se trata del nivel más elevado desde 2002.
 
La Opinión Popular

15-11-2018 / 10:11
La declaración reciente del ministro de Hacienda Nicolás Dujovne: "Nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno", es una forma de sincericidio del que no se tiene memoria en las últimas décadas en el país.
 
Hay una excepción: la del radical Juan Carlos Pugliese, quien tomó las riendas del ministerio en el último tiempo del gobierno de Raúl Ricardo Alfonsín. Se dirigió entonces al mundo de las finanzas, pidiendo respaldo y comprensión: "Yo les hablo con el corazón -dijo- pero ustedes me responden con el bolsillo".
 
Dujovne pudo decir lo que dijo hace horas porque los militares argentinos no son una amenaza, por suerte. Fueron los golpes de Estado en la segunda mitad del siglo XX los que ayudaron a perturbar la economía. No dejaban hacer, nadie podía tomar previsiones ni asumir políticas de largo plazo.
 
Sólo Arturo Frondizi fue víctima de 32 planteos militares. Uno de sus ministros de Economía, Álvaro Alsogaray, pudo remontar la instancia crítica sólo porque estaba respaldado por los militares (entre ellos el general Julio Alsogaray, su hermano).
 
José Alfredo Martínez de Hoz, ministro con el siniestro Golpe Militar de 1976, pudo concretar su modelo de apertura de la economía, más las privatizaciones, más el amparo de la timba financiera, más su lucha contra la industria nacional, el tiempo de "la plata dulce", porque lo apoyaba la mayoría de los militares.
 
Los ministros de Economía acompañaron el paso de los años con engaños, con mentiras y ocultamientos. La sorpresa de Dujovne es que está diciendo la verdad. En otro momento, habida cuenta de la actual realidad económica, la aflicción de la clase media, la imposición de un programa que sólo genera víctimas, el crecimiento de la pobreza, ya habrían bastado para acorralar a cualquier gobierno de cualquier signo político.
 
Así, el ministro puede decir lo que dice porque en la vereda política de la oposición no hay unidad, ni candidato, ni organización de ninguna naturaleza. El peronismo está dividido. Y no hay otra cosa.
 
La Opinión Popular

15-11-2018 / 09:11
Con el apoyo de una parte de peronismo, la alianza Cambiemos convirtió en ley esta madrugada el Presupuesto 2019, impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), en una maratónica sesión de más de 13 horas, en la que también se avalaron la adenda al Consenso Fiscal, cambios en ganancias y el proyecto de bienes personales -que como se aprobó con cambios deberá retornar a Diputados-.
 
El Presupuesto 2019 plantea un ajuste de más de $ 450.000 millones. La ofrenda en el altar del FMI es, para la mitología de la derecha, una garantía de protección internacional. El pacto contra el pueblo trabajador indica que 2019 será otro año de vacas flacas, suba del desempleo, destrucción del aparato productivo y otras desdichas que no enumeramos porque son re-conocidas.
 
El jefe del bloque Frente para la Victoria-PJ (FpV), Marcelo Fuentes, señaló que el proyecto propone "más bicicleta financiera" y advirtió que "la reducción del gasto en servicios sociales en términos reales, no nominales, será del 6%", al tiempo que señaló que "la deuda pública es del 87% del PBI". "Resulta cínico venir a plantear como una virtud desarrollar programas de emergencia para enfrentar la misma crisis que yo mismo creo con las políticas que estoy pidiendo que me voten", ironizó el neuquino en referencia al Gobierno de los CEOs.
 
Entre los defensores del proyecto se anotó el entrerriano Alfredo De Angeli, de Cambiemos, quien resaltó que el presupuesto "tiene 70% de gasto social" y que "la mayoría de los gobernadores están de acuerdo porque hubo un Presidente que les devolvió lo que les correspondía", al tiempo que señaló que "se van a hacer las obras y con transparencia". "No sé de qué obras están hablando si en el presupuesto casi no hay obras", respondió a su turno la chubutense Nancy González, del FpV, quien indicó que para esa provincia la Nación presupuestó "tres obras públicas".
 
Uno de los críticos más fuertes fue el formoseño José Mayans del Bloque Justicialista, quien además mantiene un público enfrentamiento con el presidente de esa bancada, Miguel Pichetto, a favor del proyecto. "Vamos a autorizar el endeudamiento más grande de la historia argentina. Ese es el punto central de este presupuesto. 400 mil millones de dólares", remarcó Mayans al tiempo que afirmó que "el pueblo argentino lo va a pagar con menor educación, menor salud, más pobreza y más indigencia".
 
Entre los justicialistas en contra de la iniciativa se contó el pampeano Daniel Lovera, quien afirmó que el presupuesto "muestra un fuerte desprecio del interior del país" y que "la variable de ajuste es el trabajador, la clase media, las pymes, los productores".
 
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se jactó con una alabanza de doble filo: "nunca se hizo un ajuste de esta magnitud sin que caiga el Gobierno". Quiso elogiar la supuesta pasividad de las clases populares que halaga al FMI. Pero dio cuenta cuan brutal es el programa económico neoliberal macrista. Un modelo solo para los ricos. En tanto, la fuerza y la bronca para enfrentar el ajuste se acumulan en toda la sociedad.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar