La Opinión Popular
                  05:02  |  Miércoles 21 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Han venido a saquear al país, y lo saquearon: deuda externa eterna, fuga de capitales, condonación de deudas privadas, bicicleta financiera y un plan de Macri con el FMI que es irrealizable”. “Pino” Solanas
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 15-05-2018 / 19:05
EFEMÉRIDES HISTÓRICAS

Pascual Echague: un caudillo federal que fue gobernador de Entre Ríos

Pascual Echague: un caudillo federal que fue gobernador de Entre Ríos
El 16 de mayo de 1797, nace Pascual Echagüe, un militar y político federal, que fue gobernador de la provincia de Entre Ríos.
El 16 de mayo de 1797, nace Pascual Echagüe, un militar y político federal, que fue gobernador de la provincia de Entre Ríos. Su gobierno se inició el 1 de marzo de 1832, con un período de paz y progreso, y de buenas relaciones con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas.
 
Fue ascendido a general y reelecto dos veces. Nombró coronel y comandante de la costa del río Uruguay a Justo José de Urquiza. Fundó las ciudades de La Paz y Diamante.
Se destacó como uno de los jefes federales defensores de la soberanía argentina tras la célebre batalla de la Vuelta de Obligado hostigando con sus tropas a los invasores anglofranceses.
 
La Opinión Popular

La tranquilidad de la provincia se veía amenazada por la sublevación de Fructuoso Rivera contra el presidente uruguayo, Manuel Oribe. Éste fue vencido en junio de 1838, pero Echagüe respondió confiscando los bienes de los entrerrianos que se habían unido a Rivera.
 
Poco después atacó a Corrientes, donde su gobernador Genaro Berón de Astrada se había rebelado contra el poder de Rosas y se había aliado con Rivera. Lo venció completamente en Pago Largo, y como resultado fueron muertos más de mil enemigos, entre ellos Berón de Astrada.
 
Con el apoyo de Juan Antonio Lavalleja y los miembros del partido de los blancos, cruzó el río Uruguay para atacar a Rivera, pero éste lo venció (con apoyo de los unitarios argentinos) en la batalla de Cagancha, el 29 de diciembre de 1839, en el departamento de San José, en Uruguay.
 
A sus espaldas, el general unitario Juan Galo Lavalle había invadido Entre Ríos, pero tras una victoria efímera, se había retirado a Corrientes. Desde allí volvió a invadir Entre Ríos, donde se enfrentó a Echagüe en dos batallas sangrientas pero poco decisivas, en Don Cristóbal y Sauce Grande. Lavalle cruzó la provincia y se embarcó en Diamante hacia Buenos Aires. Fracasada la invasión a ésta, se retiraría hacia el norte, derrota tras derrota, hasta su muerte en San Salvador de Jujuy.
 
Volvió a invadir Corrientes, pero el general unitario José María Paz lo destrozó en un campo de batalla que era una trampa perfecta, el 28 de noviembre de 1841, en Caaguazú. La caballería entrerriana no pudo maniobrar y se perdió casi completa. Echagüe renunció a su cargo de gobernador y se refugió en Buenos Aires. En su lugar fue nombrado Justo José de Urquiza.
 
Luego se destacó como uno de los jefes defensores de la soberanía argentina tras la célebre batalla de la Vuelta de Obligado hostigando con sus tropas a los invasores anglofranceses.

Fuente: Wikipedia

Agreganos como amigo a Facebook
20-11-2018 / 17:11
20-11-2018 / 17:11
19-11-2018 / 20:11
19-11-2018 / 20:11
Juan Manuel de Rosas fue un gobernante que enfrentó situaciones muy difíciles y tuvo que gobernar en circunstancias excepcionales. Su asunción al poder fue recibida con aprobación por la gente humilde: los peones, mulatos y orilleros, que lo querían porque lo consideraban su defensor contra los abusos de los comerciantes y hacendados.

Durante su gobierno tuvo que enfrentar siete conflictos bélicos: dos con Francia, uno con Inglaterra, otro con la Confederación Peruano-Boliviana, otro permanente con la Banda Oriental (ya independizada), dos con Brasil (Caseros fue parte de la guerra con el Imperio brasileño).
 
En 1845, las dos potencias políticas, económicas y militares mundiales de la época: Inglaterra y Francia reclamaron la libre navegación de los ríos interiores argentinos para comerciar con Paraguay. Para ejemplificar el desatino pedido por los europeos, es como si se nos ocurriera navegar el Támesis o el Sena para ofrecer nuestros productos sin pagar aranceles o pedir permisos. No se la llevarían "de arriba".

El intento colonialista de invadirnos, fue enfrentado por las armas nacionales en  la Vuelta de Obligado, en una gran batalla contra el imperialismo británico. El 20 de noviembre es una fecha épica y memorable en la historia de nuestra dignidad nacional. Esta batalla, pese al resultado adverso, dio como consecuencia la victoria diplomática de la Confederación Argentina, debido al alto costo que demandó la operación "comercial". 

La valiente resistencia opuesta por el gobierno nacional, obligó a las potencias agresoras a reconocer la soberanía argentina sobre los ríos interiores: Inglaterra levantó el bloqueo en julio de 1847. Francia, en junio de 1848. Desde la caída de Rosas hasta hace algunos años esta fue una batalla ignorada por la historia oficial, a pesar que casi trescientos argentinos entregaron sus vidas defendiendo la Soberanía Nacional. Además, la batalla tuvo significancia internacional, porque en ella se dirimió el derecho de soberanía de los pueblos.

Porque defendió el territorio nacional y la Soberanía Nacional enfrentando a las máximas potencias del mundo, José de San Martín le legó su sable corvo "Como prueba de su satisfacción por la firmeza con que sostuvo el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla".

Escribe: Blas García

19-11-2018 / 19:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar