La Opinión Popular
                  17:15  |  Viernes 15 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Reflexionemos antes lo que corresponde hacer y no imitemos a los atenienses, que primero atacan y luego discurren”. Pantagruel
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 15-05-2018 / 18:05
EFEMÉRIDES POPULARES

Jorge Porcel, el último gran pícaro argentino

Jorge Porcel, el último gran pícaro argentino
El 16 de mayo de 2006, en Miami, Florida, Estados Unidos, fallece Jorge Raúl Porcel de Peralta, tras una operación de vesícula biliar. Fue un actor, humorista y cantante, considerado uno de los "capocomicos" más importantes dentro del ambiente artístico del país.
El 16 de mayo de 2006, en Miami, Florida, Estados Unidos, fallece Jorge Raúl Porcel de Peralta, tras una operación de vesícula biliar. Fue un actor, humorista y cantante, considerado uno de los "capocomicos" más importantes dentro del ambiente artístico del país.
 
Su principal característica física, el exceso de peso, lo ayudó a formar sus personajes y siempre todos lo conocieron como el querido "Gordo" Porcel.
 
Desde muy joven se había dedicado al humor, aunque su debut en cine fue en 1962. Participó de casi 50 películas argentinas en las que compartió cartel con Susana Giménez yMoria Casán, entre otros artistas nacionales.
 
Junto a Alberto Olmedo formó una de las duplas cómicas más famosas y exitosas de la historia del cine y la televisión argentina. Entre sus programas de TV más recordados figuran, "Operación Ja Ja" y "Porcelandia".
 
Protagonista de "El gordo Villanueva" y "Maridos en vacaciones", Porcel era un fanático de Racing. Si está con Dios, lo está haciendo reír.
 
La Opinión Popular

En cine, teatro y televisión, el actor hizo, junto a Alberto Olmedo, de la improvisación, un estilo que dejó una huella en el humor
 
Por Alejandro Cruz 
 
"El primer sueldo que gané fueron setenta pesos en el Club Boca Juniors de Bragado", decía Jorge Porcel, aunque el club de sus amores y en donde se crió fue el club Racing, su verdadera pasión hasta los últimos días. "Era un baile y yo trabajé durante 20 minutos", contó en una de las tantas notas que dio durante su vida. Ahí conoció el aplauso y aunque se bajó del escenario un tanto confundido, algo le habrá pegado. Quizás, en ese momento habrá entendido que eso de cursar abogacía o seguir la carrera de diplomacia era para otro. A lo sumo, hasta ese momento había sido subcampeón argentino de lanzamiento de bala (que no es poca cosa).
 
Sigue él: "Empecé en «La revista dislocada», en la radio, donde me fue muy bien y aprendí muchas cosas. Tuve compañeros que son maestros, como Raúl Rossi y Nelly Beltrán. Luego vino la televisión en la que fui un pionero". Lo de pionero es bien cierto ya que, contaba, que como changador en el puerto fue el primero en descargar televisores que venían de Holanda.
 
En 1966 debutó en teatro haciendo revista y su primera película como protagonista fue "El gordo Villanueva", en 1964. Ese mismo año, su altura era de 1,70 y su cintura de 2 metros. Pero, claro, ese porte era su carta de presentación.
 
La fama, o el cuento de ser famoso, llegó con la televisión cuando participó de "La revista dislocada". A partir de ahí, se arma la leyenda, la imagen icónica de uno de los cómicos más importantes de nuestro país.
 
En 1965, los hermanos Gerardo y Hugo Sofovich lo llaman para "Operación Ja Ja", en donde Porcel hace el papel de un vendedor de cosas inútiles y disparatadas. En 1968, llega el turno de "Vivir es una comedia", donde junto a Olmedo hacen dos o tres intervenciones por mes. Sigamos: en 1972 llega "Polémica en el bar" junto a una mesa de grandes: Javier Portales, Fidel Pintos, Juan Carlos Altavista y Adolfo García Grau; el mismo año, con Olmedo, hacen "Fresco y Batata". En 1974, viene "La tuerca", otra vez con Olmedo, y gana un Martín Fierro. Años después, en 1987, llega "La Tota y la Porota", en donde Porcel y Jorge Luz se transforman en dos típicas vecinas chusmas vestidas con batones floreados.
 
En 1990, Alejandro Romay lo convocó para un programa de corte revisteril. De todos modos, él ya estaba apostando sus fichas a Miami, en donde vivió hasta su muerte, anteayer. Allí llegó a ser la estrella del Canal 44. Hasta el diario Chicago Tribune llegó a decir que Porcel es a América latina lo que Benny Hill a Europa y Roseanne Bar a los Estados Unidos.
 
Antes de ese período más próximo, cuando la "marca" Porcel era tan poderosa como el Ford Falcon, junto a Alberto Olmedo conformó una de las duplas de mayor impacto popular que se recuerde. Imán, puro imán. Porcel era la máscara del gordo ingenuo y pícaro; la de un perdedor que se niega a reconocerse como tal, pero que se mueve entre vasos de whiskys, música beat, discotecas, bikinis escandalosos y hoteles alojamientos de la Panamericana al mejor estilo de un Isidoro Cañones con muchos kilos de más y sin tanto dinero.
 
Esa impronta es la que trasladó al teatro cuando en la revista todavía corría champagne por las venas. Vinieron los títulos: "El Maipo de gala" (1973), junto a Ethel Rojo, Olmedo y Adolfo García Grau; "En el Astros, las estrellas" (1975), con Susana Giménez, Tristán y Vicente Rubino; "La revista nunca vista" (1978), con Ethel Rojo, Olmedo, Don Pelele, Juan Carlos Calabró; "La revista de las súper estrellas" (1981), junto a Moria Casán, Olmedo y Susana Giménez; "Seguimos rompiendo las olas" (1982), con libro y dirección de Hugo Sofovich con Casán, Olmedo y Portales; "Prohibida" (1983), junto a Olmedo, Patricia Dal y Mario Sapag; y tantas otras obras de picarescas, comedias o revistas. Como director, dirigió, por ejemplo, a Jorge Luz en "¿No es fino?". Justamente, esa obra la presentó en Mar del Plata el mismo año que se mató Alberto Olmedo ("mi amigo y mi hermano").
 
 
"Y yo sigo, sigo, sigo..." 
  
¿El secreto de Porcel? De algún modo lo cuenta él mismo en el libro "Vida de vivos", de María Moreno: "Hay algunos tipos a los que les cambiás una escena y, con eso nomás, se distraen. Se olvidan la letra. ¿Viste cuando le cambiás la posición de un florerito a alguien y ¡chau! se paró? Bueno, a mí me podés cambiar el actor que tenía que entrar, cambiarme la letra, cambiarme la obra. Yo sigo. Sigo solo. Sin micrófonos, sin nada. ¿Se murieron los actores? ¿Se cayó el decorado? Sigo, sigo".
 
En ese camino, aprendió a la perfección la técnica del morcilleo y de la improvisación (hasta, como ocurrió con varios compañeros de ruta, abusar del recurso). En general, como le ocurrió a Olmedo hasta que se transformó en tema de una cátedra de la UBA, la intelectualidad siempre lo tildó de vulgar. A él tampoco le importaba porque decididamente trabajó para otra gente, para otro público.
 
Y mientras iba de Avellaneda a la avenida Corrientes, pasando por Mar del Plata o Miami, la pintura en él siempre fue otras de sus pasiones (o una "travesura", como prefería decir). Y cuando su carrera tomó otro rumbo, se radicó en Miami en donde tenía un restaurante llamado A la Pasta con Porcel.
 
Claro que en la península de Florida no todo era gula, ya que allí comenzó a dedicar buena parte de sus energías a la iglesia evangelista del predicador Luis Palau. Seis años atrás, de visita al país, decía: "Me orienté hacia Dios porque después de tantos triunfos encontré mi vida vacía". En esa oportunidad, como predicador, habló ante una multitud que lo escuchaba en la cancha de Huracán (justo él, un fanático confeso de Racing).
 
Según declaraciones del vocero de la familia Porcel, Alberto Avila, a la agencia DyN, en los próximos días se iniciarán los trámites para traer el cuerpo del actor a la Argentina, donde será inhumado en el panteón de la Asociación Argentina de Actores, en el cementerio de la Chacarita.
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
15-02-2019 / 17:02
15-02-2019 / 17:02
15-02-2019 / 11:02
14-02-2019 / 17:02
Camilo Torres Restrepo fue un sacerdote católico colombiano, pionero de la Teología de la Liberación, cofundador de la primera Facultad de Sociología de Colombia y miembro del grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN).
 
Durante su corta vida, promovió el diálogo entre el marxismo y el catolicismo. Su trabajo en los Llanos Orientales con campesinos, y su participación en la junta del Instituto Colombiano de Reforma Agraria, entre 1962 y 1964, terminaron por convencerlo de la necesidad de un cambio social radical en Colombia.
 
Entre mayo y octubre de 1965 realizó actividad de agitación popular: recorrió el país, participó en manifestaciones y encuentros, dirigió el periódico Frente Unido y aglutinó un grupo de simpatizantes y aliados que incluían al partido comunista, a los grupos urbanos del ELN, a marxistas e izquierdistas independientes y a dirigentes sindicales.
 
A pesar de las prohibiciones del estado de sitio, grandes manifestaciones lo recibían, en las que su figura carismática y su lenguaje sencillo ganaron el compromiso popular para su propuesta política.
 
El éxito de sus primeros actos se conjugó con una visión romántica y optimista del papel de la guerrilla para convencerlo de que el país estaba al borde de una revolución, en la que triunfarían las guerrillas del ELN.
 
Por ello, en vez de tratar de construir un movimiento político alternativo con una perspectiva de largo plazo, entendió su acción como una preparación de la opinión para su gesto de adhesión a la guerrilla.
 
Esta se produjo en octubre de 1965, cuando anunció públicamente su compromiso con la guerrilla. El 15 de febrero de 1966, tropas de la Quinta Brigada, dieron muerte al cura guerrillero, cuando trataba de apoderarse del fusil de un soldado.
 
Su impacto sobre la Iglesia latinoamericana fue amplio y prolongado. Influyó en la opción guerrillera de muchos sacerdotes y religiosos durante los años siguientes, y sus ideas marcaron la mentalidad de los teólogos de la Liberación y de grupos guerrilleros.
 
Su rechazo de los mecanismos electorales desvió de la acción democrática a los nuevos movimientos de izquierda. Su honestidad y carisma, reforzados por su muerte como martirio, sirvieron para consolidar y dar un aura heroica y de generosidad a esa alternativa que ha sido tan costosa: la insurrección armada y la violencia como formas de lucha política. 
 
Por Carlos Morales

14-02-2019 / 09:02
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar