La Opinión Popular
                  19:24  |  Lunes 16 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Quienes votaron a Macri aceptaron sacrificarse hoy para estar mejor mañana, pero están cada vez más descreídos. Ahora, lo que va a quedar va a ser peor que lo que dejó Menem”. Beatriz Sarlo
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 15-05-2018 / 18:05
EFEMÉRIDES POPULARES

Jorge Porcel, el último gran pícaro argentino

Jorge Porcel, el último gran pícaro argentino
El 16 de mayo de 2006, en Miami, Florida, Estados Unidos, fallece Jorge Raúl Porcel de Peralta, tras una operación de vesícula biliar. Fue un actor, humorista y cantante, considerado uno de los "capocomicos" más importantes dentro del ambiente artístico del país.
El 16 de mayo de 2006, en Miami, Florida, Estados Unidos, fallece Jorge Raúl Porcel de Peralta, tras una operación de vesícula biliar. Fue un actor, humorista y cantante, considerado uno de los "capocomicos" más importantes dentro del ambiente artístico del país.
 
Su principal característica física, el exceso de peso, lo ayudó a formar sus personajes y siempre todos lo conocieron como el querido "Gordo" Porcel.
 
Desde muy joven se había dedicado al humor, aunque su debut en cine fue en 1962. Participó de casi 50 películas argentinas en las que compartió cartel con Susana Giménez yMoria Casán, entre otros artistas nacionales.
 
Junto a Alberto Olmedo formó una de las duplas cómicas más famosas y exitosas de la historia del cine y la televisión argentina. Entre sus programas de TV más recordados figuran, "Operación Ja Ja" y "Porcelandia".
 
Protagonista de "El gordo Villanueva" y "Maridos en vacaciones", Porcel era un fanático de Racing. Si está con Dios, lo está haciendo reír.
 
La Opinión Popular

En cine, teatro y televisión, el actor hizo, junto a Alberto Olmedo, de la improvisación, un estilo que dejó una huella en el humor
 
Por Alejandro Cruz 
 
"El primer sueldo que gané fueron setenta pesos en el Club Boca Juniors de Bragado", decía Jorge Porcel, aunque el club de sus amores y en donde se crió fue el club Racing, su verdadera pasión hasta los últimos días. "Era un baile y yo trabajé durante 20 minutos", contó en una de las tantas notas que dio durante su vida. Ahí conoció el aplauso y aunque se bajó del escenario un tanto confundido, algo le habrá pegado. Quizás, en ese momento habrá entendido que eso de cursar abogacía o seguir la carrera de diplomacia era para otro. A lo sumo, hasta ese momento había sido subcampeón argentino de lanzamiento de bala (que no es poca cosa).
 
Sigue él: "Empecé en «La revista dislocada», en la radio, donde me fue muy bien y aprendí muchas cosas. Tuve compañeros que son maestros, como Raúl Rossi y Nelly Beltrán. Luego vino la televisión en la que fui un pionero". Lo de pionero es bien cierto ya que, contaba, que como changador en el puerto fue el primero en descargar televisores que venían de Holanda.
 
En 1966 debutó en teatro haciendo revista y su primera película como protagonista fue "El gordo Villanueva", en 1964. Ese mismo año, su altura era de 1,70 y su cintura de 2 metros. Pero, claro, ese porte era su carta de presentación.
 
La fama, o el cuento de ser famoso, llegó con la televisión cuando participó de "La revista dislocada". A partir de ahí, se arma la leyenda, la imagen icónica de uno de los cómicos más importantes de nuestro país.
 
En 1965, los hermanos Gerardo y Hugo Sofovich lo llaman para "Operación Ja Ja", en donde Porcel hace el papel de un vendedor de cosas inútiles y disparatadas. En 1968, llega el turno de "Vivir es una comedia", donde junto a Olmedo hacen dos o tres intervenciones por mes. Sigamos: en 1972 llega "Polémica en el bar" junto a una mesa de grandes: Javier Portales, Fidel Pintos, Juan Carlos Altavista y Adolfo García Grau; el mismo año, con Olmedo, hacen "Fresco y Batata". En 1974, viene "La tuerca", otra vez con Olmedo, y gana un Martín Fierro. Años después, en 1987, llega "La Tota y la Porota", en donde Porcel y Jorge Luz se transforman en dos típicas vecinas chusmas vestidas con batones floreados.
 
En 1990, Alejandro Romay lo convocó para un programa de corte revisteril. De todos modos, él ya estaba apostando sus fichas a Miami, en donde vivió hasta su muerte, anteayer. Allí llegó a ser la estrella del Canal 44. Hasta el diario Chicago Tribune llegó a decir que Porcel es a América latina lo que Benny Hill a Europa y Roseanne Bar a los Estados Unidos.
 
Antes de ese período más próximo, cuando la "marca" Porcel era tan poderosa como el Ford Falcon, junto a Alberto Olmedo conformó una de las duplas de mayor impacto popular que se recuerde. Imán, puro imán. Porcel era la máscara del gordo ingenuo y pícaro; la de un perdedor que se niega a reconocerse como tal, pero que se mueve entre vasos de whiskys, música beat, discotecas, bikinis escandalosos y hoteles alojamientos de la Panamericana al mejor estilo de un Isidoro Cañones con muchos kilos de más y sin tanto dinero.
 
Esa impronta es la que trasladó al teatro cuando en la revista todavía corría champagne por las venas. Vinieron los títulos: "El Maipo de gala" (1973), junto a Ethel Rojo, Olmedo y Adolfo García Grau; "En el Astros, las estrellas" (1975), con Susana Giménez, Tristán y Vicente Rubino; "La revista nunca vista" (1978), con Ethel Rojo, Olmedo, Don Pelele, Juan Carlos Calabró; "La revista de las súper estrellas" (1981), junto a Moria Casán, Olmedo y Susana Giménez; "Seguimos rompiendo las olas" (1982), con libro y dirección de Hugo Sofovich con Casán, Olmedo y Portales; "Prohibida" (1983), junto a Olmedo, Patricia Dal y Mario Sapag; y tantas otras obras de picarescas, comedias o revistas. Como director, dirigió, por ejemplo, a Jorge Luz en "¿No es fino?". Justamente, esa obra la presentó en Mar del Plata el mismo año que se mató Alberto Olmedo ("mi amigo y mi hermano").
 
 
"Y yo sigo, sigo, sigo..." 
  
¿El secreto de Porcel? De algún modo lo cuenta él mismo en el libro "Vida de vivos", de María Moreno: "Hay algunos tipos a los que les cambiás una escena y, con eso nomás, se distraen. Se olvidan la letra. ¿Viste cuando le cambiás la posición de un florerito a alguien y ¡chau! se paró? Bueno, a mí me podés cambiar el actor que tenía que entrar, cambiarme la letra, cambiarme la obra. Yo sigo. Sigo solo. Sin micrófonos, sin nada. ¿Se murieron los actores? ¿Se cayó el decorado? Sigo, sigo".
 
En ese camino, aprendió a la perfección la técnica del morcilleo y de la improvisación (hasta, como ocurrió con varios compañeros de ruta, abusar del recurso). En general, como le ocurrió a Olmedo hasta que se transformó en tema de una cátedra de la UBA, la intelectualidad siempre lo tildó de vulgar. A él tampoco le importaba porque decididamente trabajó para otra gente, para otro público.
 
Y mientras iba de Avellaneda a la avenida Corrientes, pasando por Mar del Plata o Miami, la pintura en él siempre fue otras de sus pasiones (o una "travesura", como prefería decir). Y cuando su carrera tomó otro rumbo, se radicó en Miami en donde tenía un restaurante llamado A la Pasta con Porcel.
 
Claro que en la península de Florida no todo era gula, ya que allí comenzó a dedicar buena parte de sus energías a la iglesia evangelista del predicador Luis Palau. Seis años atrás, de visita al país, decía: "Me orienté hacia Dios porque después de tantos triunfos encontré mi vida vacía". En esa oportunidad, como predicador, habló ante una multitud que lo escuchaba en la cancha de Huracán (justo él, un fanático confeso de Racing).
 
Según declaraciones del vocero de la familia Porcel, Alberto Avila, a la agencia DyN, en los próximos días se iniciarán los trámites para traer el cuerpo del actor a la Argentina, donde será inhumado en el panteón de la Asociación Argentina de Actores, en el cementerio de la Chacarita.
 
Fuente: La Nación

Agreganos como amigo a Facebook
14-07-2018 / 18:07
14-07-2018 / 18:07
14-07-2018 / 18:07
12-07-2018 / 19:07
A las 9 de la mañana del 13 de julio de 1993, a los 38 años de edad, muere Darío Germán Abdala, sindicalista y político, dirigente del Peronismo y de la Asociación de Trabajadores del Estado.
 
En los '70 se hizo militante peronista como don Manzur Abdala, su viejo, que siempre le decía "leé, Germancito, leé", mientras se escondían de la policía brava de Onganía para entreverarse en reuniones peronistas donde se estudiaba cómo voltear a ese general patricio para recuperar la democracia y que así pudiera volver el general plebeyo, Perón.
 
Abandonó los estudios de mecánica en un colegio industrial y empezó a ganarse la vida como pintor de autos en la Secretaría de Minería. Enseguida lo eligieron delegado. Porque era el mejor. El mejor compañero, el más generoso, el más divertido y, encima, el que levantaba todas las minas.
 
Germán"negro, hincha de Boca y peronista -decía-. Qué más puedo pedir". Se hizo hermano de la vida y de la lucha contra la dictadura y por los derechos humanos de Víctor de Gennaroel tano. Juntos eran dinamita. Eran dos mosqueteros con una sola bandera de libertad. Un día, en la clandestinidad en la iglesia Santa Cruz, fundaron la agrupación con la que iban a ganar las elecciones en la Asociación de Trabajadores del Estado.
 
Siempre cerca de los organismos de los derechos humanos. Siempre lejos de los jerarcas sindicales corruptos y entreguistas. Siempre cerca del peronismo pero abiertos al diálogo y al trabajo conjunto con todos los sectores democráticos. Siempre adelante.
 
Fue uno de los principales enemigos tempranos que tuvo Carlos Menem en el peronismo. Junto a Chacho Álvarez fue integrante del Grupo de los Ocho, que resolvió irse a buscar otros espacios para desarrollar las mismas convicciones de siempre.
 
Hubo solo una cosa que lo pudo. Un maldito y extraño cáncer que se le instaló en la base de la columna vertebral. Dicen sus amigos que sufría dolores brutales que ni la morfina podía calmar. Que sentía como si le estuviesen acribillando la cintura y después las piernas. Su cuerpo se bancó 26 operaciones.
 
Germán se fue y dejó un agujero negro entre los grandes referentes sociales de este país. Se extrañan sus ojeras turcas, su cigarrillo entre los dedos, su mate amargo, su grito de gol bostero, sus ocho hijos, su uniforme de jean, su devoción por Serrat, por Neruda y por Cooke, y su hecho maldito del país burgués.
 
Se fue al más allá a organizar sindicatos decentes y a seguir luchando por la libertad, la dignidad del trabajo y los derechos humanos.
 
La Opinión Popular

12-07-2018 / 19:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar