La Opinión Popular
                  04:15  |  Lunes 21 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Agraviados en nuestra dignidad, heridos en nuestros derechos, despojados de nuestras conquistas, venimos a alzar en el punto donde otros las dejaron, viejas banderas de la lucha”. CGT de los Argentinos, 1 de mayo de 1968
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-05-2018 / 08:05

¿Se dará cuenta Maccri lo que está haciendo en estos días?

¿Se dará cuenta Maccri lo que está haciendo en estos días?
TODO PUEDE DESCONTROLARSE. La devaluación generará un suba de precios, eso se trasladará hacia las tarifas que se calculan en dólares y, tal vez esa escalada de dólar, tarifas y precios, se salga de cauce. Lo que está claro es que, sea cual fuere la índole de la cuestión, Macri no la pudo resolver en estos dos años, y no se entiende lo que está haciendo en estos días. ¿Se dará cuenta él?
Un ejercicio interesante para hacer estos días consiste en repasar los informes que los economistas de bancos y fondos de inversión difundían hace cuatro meses y compararlos con los que circulan ahora, firmados por las mismas personas. Parecen escritos por esquizofrénicos.
 
Hace pocos meses, sostenían enfáticamente que la Argentina era un buen lugar para invertir, que Mauricio Macri era el nuevo líder del mundo emergente y que, si bien existían problemas menores, el Gobierno tenía tiempo para resolverlos.
 
Ahora, como lo dijo la revista Forbes en un artículo que alimentó decididamente la corrida, "parece ser tiempo de huir de la Argentina". Nada cambió demasiado en la economía del país entre unos informes y los otros. Si la Argentina es un desastre que no merecía confianza, lo era hace cuatro meses. Si, con los mismos indicadores, la Argentina es un paraíso para la inversión financiera lo debería seguir siendo. ¿Por qué, entonces, cambiaron así?
 
Ese comportamiento está muy estudiado y ha causado catástrofes en el mundo aun más graves que lo que ocurre hoy en la Argentina, lo que es mucho decir.
 
El mundo financiero instala cada tanto una idea artificial: determinado bien, o acción, o país se pone de moda. Invierten allí en masa, recomiendan a otros hacer lo mismo y eso genera ganancias que no tienen nada que ver con la realidad material: da ganancia aquello que ellos dicen que da ganancia.
 
Prestarle a la Argentina porque ganó Macri, por ejemplo. Un día, por una razón menor que no lo justifica, alguien grita que el rey está desnudo. Y así como todos llegaron en masa, en masa se van. En el medio, queda un tendal de víctimas. En este caso, ese páramo, se llama Argentina.
 
En este circuito, claro, hay una responsabilidad que es externa al mundillo financiero. Mauricio Macri, probablemente sea el presidente que mejor conozca ese ambiente, al menos, desde la llegada de la democracia y, probablemente, en toda la historia argentina.
 
Nunca antes un gobierno incorporó tantas personas destacadas del mundo del dinero. En YPF, por ejemplo, reinan los financistas y faltan petroleros. En la jefatura de Gabinete está lleno de genios de las finanzas que decidieron repatriarse como un generoso aporte al país.
 
Casi no hay nadie en el gobierno que desconozca dónde ir para armar una offshore. ¿De dónde provienen "Nico", "Toto" y Alfonso, los tres protagonistas de este drama? Y, sin embargo, cada uno en su medida y armoniosamente, celebraron el proceso por el cual la Argentina decidía convertirse en el principal tomador de deuda del mundo en 2016 y 2017. No era un problema serio: al contrario, era la demostración de la confianza que generaban ellos mismos. Debe ser lindo sentirse así.

 Â¿Se dará cuenta Maccri lo que está haciendo en estos días?

En el mundo capitalista se discute mucho, desde las grandes crisis financieras de los años noventa, cómo deben controlar los países el flujo de dinero.
 
En el año 2004, la prestigiosa revista británica The Economist fue muy categórica. "Por más incoherente que parezca, los economistas liberales deberíamos reconocer que los controles de capitales -restringidos, en ciertos casos y solo de determinada manera- tienen un rol. ¿Por qué el comercio de capital es diferente del comercio de bienes? Por dos razones fundamentales. Primero, los mercados de capitales son propensos al error, mientras que los de bienes no lo son. Segundo, el castigo por grandes errores financieros puede ser draconiano y hiere a gente inocente".
 
No es una posición aislada, ni extrema, ni kirchnerista, ni populista. Es, cómo decirlo, sentido común.
 
Sin embargo, Mauricio Macri ignoró esos reparos. Era tanta su magia, tanto el atractivo que su estrella provocaba, tanto su halo, que no había nada que temer. "Tenías que ver lo que pasa con Mauricio en Davos. Es la estrella", celebraban altos funcionarios.
 
Si llega al poder un hombre del mundo del dinero, ¿no sería apoyado por los suyos, los que crecieron con él, los que hablan su lenguaje? Macri es un hombre inteligente: por eso es realmente extraño que los pilares de su estrategia se apoyaron en esos gestos.
 
Cristina Kirchner pensaba que había una conspiración en su contra. Macri imaginó, finalmente, lo mismo y que la conspiración terminaría cuando él llegara a la Casa Rosada.
 
Esa liviandad no se redujo a la relación con los capitales financieros. La cantidad de episodios de mala praxis que construyeron el camino a la crisis es infinita.
 
Macri, por ejemplo, anunció que liberaría el cepo al día siguiente de la asunción. Eso generó un gran debate donde muchos economistas advirtieron sobre los efectos inflacionarios de la medida.
 
No sucedería, dijo el Presidente, porque los precios ya estaban alineados con el dólar blue. La inflación el primer año sería de 25. Fue de 40. En 2017 sería de 17. Fue de 25. En 2018 sería de 10. No. Sería de 15. ¿Será de 25? ¿De 30? ¿De cuánto?
 
El petróleo iba a bajar luego de la desregulación del precio de las naftas. Subió un 35 por ciento. La relación deuda PBI es muy baja y eso es lo que miran los inversores, decían. No importa que crezca a velocidad crucero. El nivel récord del déficit de la balanza de pagos no es relevante: muchos países conviven con eso. Parece el festival del blooper.
 
Así las cosas, todo queda patas para arriba. Por ejemplo, se le pagaron miles de millones a los fondos buitres para conseguir financiamiento. Ahora el financiamiento no está más. ¿Tuvo sentido hacerlo así?
 
A la devaluación se le agregó un bruto descenso de las retenciones para que el sector agropecuario aumentara la exportación y aportara al país las divisas que le hacían falta. Eso generó un alto costo fiscal que no tuvo la compensación esperada: otra vez, como en los años del kirchnerismo, se espera una liquidación que no llega, o que tarda en llegar.
 
El "campo" para liquidar ganancias se parece al famoso general Alais. "Liquiden la soja, vacíen los silos, nosotros estuvimos con ustedes en la 125″, rogó Elisa Carrió esta semana. En inflación, déficit fiscal, déficit de cuenta corriente, el país está igual o peor que en el 2015. Se pueden discutir en los márgenes algunas de estas afirmaciones: solo en los márgenes.
 
Y uno de los problemas más inquietantes de todo esto es que no hay fusibles. En otros momentos, Carlos Menem podía cambiar a Antonio Erman González por Domingo Cavallo, Raúl Alfonsín a Bernardo Grinspun por Juan Sourrouille, o Nestor Kirchner a Felisa Micelli por Martín Lousteau.
 
¿A quién debería echarle la culpa Macri de todo lo que ocurrió? ¿Quién es el que no supo coordinar las crecientes desavenencias entre la Jefatura de Gabinete y la presidencia del Banco Central? Todo era sencillo, todo era liviano: un enfoque raro en un país donde los adultos hemos sobrevivido a cinco crisis terminales y donde los presidentes se dividen entre los que terminan mal y los que terminan muy mal. Si era tan sencillo, ¿por qué esta genialidad no se le ocurrió a otro?
 
El problema es que estos antecedentes se vuelven a expresar en el manejo de la crisis, cuando esta aparece.
 
En estos días, muchas personas discuten en los medios si correspondía contener el dólar con 1.500 millones de dólares en el primer día, si no fue apresurada la decisión de ir al Fondo Monetario, si la comunicación del Gobierno es acertada, si Elisa Carrió no debería callar en lugar de echar leña al fuego en cada aparición, si tiene lógica esa sucesión de intervenciones donde un día se vende dólar futuro y otro no, se levanta la tasa, se va al Fondo, se venden reservas, no se venden reservas, mientras el dólar responde de igual modo a todos los estímulos: sube, sube y sube.
 
Aun con las preocupaciones que revelan estas preguntas, hay una que engloba y supera a todas ellas. ¿Qué está pasando en estos días en la Argentina? La versión optimista, por llamarla de alguna manera, es que el país está viviendo una violenta devaluación de su moneda.
 
Es una dinámica impuesta por una súbita y masiva salida de capitales: no fue programada por las autoridades. Pero, al fin y al cabo, sería un proceso similar al de 2014 o 2016: un ajuste por vía del tipo de cambio. Todo el mundo será un poco más pobre a cambio de que el país mejore sus números.
 
La versión pesimista es que todo puede descontrolarse. Si no se procede bien, la devaluación generará un suba de precios, eso se trasladará hacia las tarifas que se calculan en dólares y, tal vez, si no se actúa con precisión, esa escalada de dólar, tarifas y precios, se salga de cauce.
 
¿Evalúa el Gobierno esos riesgos cuando deja subir el dólar? ¿Es esto un plan calculado o se está actuando con los criterios de estos últimos dos años?
 
Un simpático, fresco y sonriente Francisco Cabrera, explicó el viernes, mientras el dólar batía récords, que el Gobierno no es partidario de los controles de precios porque han fracasado "en los últimos cuatro mil años". ¿Será demasiado ofensivo preguntarle cómo le está yendo al país con el descontrol de precios o en qué otro lugar o momento tuvo éxito esa estrategia?
 
Macri tiene, una coartada frente a todo lo que pasa. La crisis podrá ser controlada, o no. Pero, en todo caso, no será la primera. Si en los últimos cincuenta años, ningún presidente pudo liderar un proceso de crecimiento moderado pero continuo, si hemos caído en crisis cíclicas una y otra vez con militares, civiles, neoliberales, estatistas, "Chicago boys", keynessianos, probablemente el problema lo exceda a él.
 
Algunas personas creían en un tiempo que los problemas del país se llamaban Menem y Cavallo. Bastó con reemplazarlos para percibir que no se limitaba a ellos. Otros creyeron que solo era cuestión de correr a Cristina Kirchner. No alcanzó. Ahora, hay quienes sostienen que el problema se acaba con Mauricio Macri. No será así. Es algo que trasciende a cada uno de ellos.
 
Lo que está claro es que, sea cual fuere la índole de la cuestión, Macri no la pudo resolver en estos dos años, y no se entiende lo que está haciendo en estos días.
 
¿Se dará cuenta él?
 
Por Ernesto Tenembaum
 
Fuente. Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
20-05-2018 / 11:05
No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de "la incapacidad para gobernar".
 
Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios.
 
Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.
 
El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales.
 
Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en "uno de los países más vulnerables" ante las turbulencias financieras externas, como el propio Macri admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.
 
El modelo elegido para "la vuelta al mundo" que proclama el Gobierno de los Ricos también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos.
 
Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.
 
Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.
 
El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para "gobiernos capaces", no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.
 
En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. 

19-05-2018 / 17:05
19-05-2018 / 09:05
19-05-2018 / 09:05
Están el jeringozo, el esperanto y el mauribol. El primero ya se sabe que se arma con un juego de sílabas; el segundo con palabras de distintos idiomas y el último lleva la primera fracción de su nombre en homenaje a su principal promotor y el "bol" del final es porque, al hablar ese idioma, se trata de hacerse el tonto. Como los chicos.
 
Por ejemplo cuando se dice: "este es otro FMI". Todos saben que nunca hubo otro, más que el tristemente famoso representante de las economías centrales que ponen la mayor parte del dinero de sus préstamos.
 
Como es lenguaje de tontos, hay que ponerse en ese lugar e imaginar que si las potencias prestan 25 o 30 mil millones de dólares a un país en crisis -pongamos Argentina- no le impondrán ninguna condición. En el mauribol hay que entenderlo así. Por eso los de Cambiemos, que ya van por el decimoquinto nivel de ese lenguaje tontón, dicen: "este es un FMI distinto", niños.
 
Ellos saben que no es así -por eso hablan mauribol-, porque lo que cambió del FMI es que ahora no quiere pagar los costos políticos de sus medidas y las impone en forma secreta. El Gobierno se hace cargo. Es la nueva condición.
 
Por eso Macri dijo, mauriboludeando, que "la gente quiere que le saquen la mochila de encima", dando a entender como mochila el presupuesto para políticas sociales, educativas o de salud, los subsidios a los servicios y bajar el alto costo salarial, entre otras cuestiones.
 
O sea, el que entiende mauribol, traduce que la gente quiere que la revienten, que ya está cansada de vivir así, quiere que le rebajen el salario, la jubilación y los maten con el precio de los alimentos y las tarifas. Hay que sacarle esa mochila de encima a la gente, dice Macri. Y algunos le creen. Por eso lo de mauribol, es una lengua ad hoc para un público especial.
 
Todos en Cambiemos hablan mauribol para un público mauriboleado. Por ejemplo, la disculpa del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne: "Nos cuesta bajar la inflación porque estamos haciendo muchas cosas a la vez".
 
En la primaria la profe te arrancaba la cabeza si ibas con esa excusa. Y lo dice un ministro al que la inflación -de la que es responsable- no lo perjudica porque tiene su fortuna millonaria en dólares y en el exterior.
 
En otro país, la vergüenza le impediría hablar de inflación con sus dólares afuera, pero aquí, como se habla mauribol, es lo natural.

19-05-2018 / 08:05
Fronteras adentro, el gobierno de Mauricio Macri se alista para una negociación aún más delicada que la que sostiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI): el Presidente pretende trasladar a las provincias una carga significativa del ajuste adicional al que se comprometerá a cambio del auxilio financiero.
 
La obsesión de Macri consiste en cerrar cuanto antes el objetivo de déficit fiscal primario para 2019. Ese será el número mágico que el Gobierno debe llevar a Washington para acordar con el FMI. La crisis cambiaria incendió la previsión anterior, del 2,2% del PBI. "Vamos a presentar una meta creíble. No nos pedirán déficit 0, pero tampoco será el 2,2%. Será seguro una cifra que empiece con 1", dijo una fuente de máxima confianza del Presidente.
 
Cada decimal representa millones de pesos de ahorro (un punto del PBI equivale a unos US$6000 millones). El "gran acuerdo nacional" del que habló esta semana el jefe de Gabinete, Marcos Peña, anticipa una etapa de fuertes tensiones políticas.
 
Detrás de la intención declarada de abrir una etapa de desarrollo real de la Argentina, subyace la urgencia de decidir cómo se reparte el recorte.
 
Macri estableció dos parámetros, según relatan fuentes de su entorno íntimo. Uno: la tijera no se aplicará sobre el presupuesto social (jubilaciones, AUH y otras partidas que se llevan el 75% de la masa total). Dos: llegó la hora de que las provincias -en su mayoría en manos del peronismo- reduzcan fuerte el gasto.
 
"La clave pasa por revisar responsabilidades -añaden en la Casa Rosada-. A los gobernadores les transferimos una masa fenomenal de recursos y ahora les toca asumir las funciones que van atadas".
 
Aluden a la devolución pactada en 2016 del 15% de la coparticipación de impuestos que la administración central retenía desde la estatización en 2008 de las jubilaciones privadas. Gracias a esos fondos, la mayoría de las provincias roza el equilibrio fiscal.
 
El Gobierno imagina recortes de partidas nacionales que financian planes de vivienda provinciales, obras públicas y regímenes jubilatorios especiales (como ya sugirió Macri). Le tocaría a cada gobernador determinar cómo cuadra sus números sin ese dinero.
 
Por su parte, los gobernadores peronistas cerraron filas este miércoles en Tucumán, donde definieron que se sentarán a negociar con Macri pero se pondrán firmes para que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no implique un ajuste en sus provincias. No quieren que repitan sus recetas en provincias en las que el empleo público forma parte de su "estructura".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar