La Opinión Popular
                  04:23  |  Sábado 22 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Macri sigue emitiendo deuda y se olvida de la Salud, la Educación, el Medioambiente y la Cultura. Le recorta los ingresos a los jubilados pero perdona al Grupo Macri su deuda con el Correo Argentino”. Pino Solanas
Recomendar Imprimir
Nacionales - 12-05-2018 / 11:05
NEGACIONISTA

Según el ministro macrista Cabrera, la crisis del dólar será historia en pocos días y no ha habido cambios de precios

Según el ministro macrista Cabrera, la crisis del dólar será historia en pocos días y no ha habido cambios de precios
En los últimos días el Gobierno nacional ha perfeccionado un estilo al que ya tiene acostumbrada a la población: negar la realidad, lo que además de resultar inexplicable a esta altura del partido, causa más malestar y bronca popular. En la imagen: Cabrera con Macri.
En el medio de la mayor crisis política que atraviesa el Gobierno nacional, Mauricio Macri y sus millonarios funcionarios hacen gala de un negacionismo absoluto como si vivieran en una realidad paralela.
 
El ministro de Producción, Francisco Cabrera, aseguró ayer que el sector empresario le transmitió al presidente Macri su apoyo a la gestión de un crédito stand by ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) y dijo la cuestión del dólar es un tema coyuntural a causa de la suba de tasas en Estados Unidos y que "en pocos días será historia".
 
En una conferencia de prensa realizada en la Quinta Presidencial de Olivos, luego de la reunión con Macri y los empresarios, Cabrera dijo que "no tocamos el tema del dólar en particular como problema, sí la diferencia de otras situaciones vividas, cuando no se podía ajustar por el tipo de cambio".
 
"Para nosotros no es un problema que se ajuste el tipo de cambio, (aunque) obviamente lo que no puede pasar es una situación de crisis. Entendemos que este es un tema coyuntural que en pocos días será historia, y que nosotros tenemos que ocupamos por hacer crecer la economía", enfatizó el ministro.
 
En los últimos días el Gobierno nacional ha perfeccionado un estilo al que ya tiene acostumbrada a la población: negar la realidad, lo que además de resultar inexplicable a esta altura del partido, causa más malestar y bronca popular.
 
Lo que algunos periodistas, y también dirigentes políticos llaman "fallas" o "errores" en las vías de comunicación del Gobierno es algo más que eso. Es un estilo que se ha transformado en una marca registrada de Cambiemos que insiste en negar lo que es evidente: que atraviesan la mayor crisis política y económica desde su asunción y que sus "recetas", ya conocidas y de nefastas consecuencias, no hacen más que llenar de angustia y preocupación a amplios sectores de la población que vienen sufriendo sus políticas de ajuste desde hace más de dos años.
 
La certeza de que "lo peor" está por venir y mientras el presidente Macri y sus funcionarios "están mirando otro canal" causaría risa, sino es porque las terribles consecuencias de esta crisis caerán sobre los hombros de los trabajadores y el pueblo.
 
La Opinión Popular

 
De todas formas, en una jornada donde el dólar cerró a 23,70 pesos, Cabrera reconoció que "si persiste un tipo de cambio más alto, hay productos que tienen componentes dolarizados, como son los alimentos que nosotros exportamos, como el trigo el maíz y es posible que sea cambiado" el precio que tienen en la actualidad.
 
En el encuentro de esta tarde, que duró una hora desde las 16:15, participaron Amancio Oneto, de Molinos; Gerardo Díaz Beltrán, de CAME; Miguel Acevedo, de la UIA; Luis Betnaza, de Techint; Eduardo Eurnekian, de la CAC; Enrique Cristofani, del Banco Santander Río; Alfredo Coto, de Coto; Eduardo Elzstain, de IRSA; Cristiano Rattazzi, de FCA, y Martín Migoya, CEO de Globant.
 
El ministro comentó que durante la reunión, el presidente Macri comentó a los empresarios "sobre el acuerdo con el FMI, que tiene que ver con la particularidad de la zozobra que ha vivido el mercado cambiario en estos días".
 
"Todos (los empresarios) estuvieron de acuerdo y les pareció razonable fortalecer el programa financiero argentino, que es una de las patas importantes del programa económico argentino, con un crédito preventivo del FMI que nos permita tener mayor solidez y por lo tanto sortear un tema de liquidez y no de solvencia de la economía argentina", enfatizó.
 
Y, manifestó que el objetivo central de la reunión tuvo que ver "con cómo seguimos trabajando, cómo seguimos creciendo y produciendo. Llevamos siete trimestres consecutivos de crecimiento de la economía".
 
Consultado respecto al impacto que puede tener en los precios la fuerte suba del dólar de las últimas semanas, Cabrera dijo que en la reunión "no quisimos entrar en el detalle" y se limitó a señalar que "uno de los empresarios que vino era un minorista (el presidente de CAME) y otro un supermercadista, Alfredo Coto, y nos han dicho que no ha habido cambio de precios".
 
En ese marco, el funcionario ratificó que "no es nuestra política hacer control de precios porque ha fracaso en los últimos 4.000 años".
 
"Nosotros sí lo que queremos es que haya competencia, un mercado transparente y una protección del consumidor y en eso seguiremos trabajando", concluyó.
 
Uno de los participantes de la reunión, Eduardo Eurnekian, vicepresidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), dijo que "la economía muestra una buena y positiva situación, por lo que ratificamos las medidas que está implementando al presente el Gobierno nacional".
 
Y sostuvo que "en el proceso de gradualismo que lleva la política económica las inversiones prosiguen y continuarán su marcha normal y los proyectos licitatorios de las nuevas iniciativas se empezarán a definir próximamente".
 
Eduardo Eurnekian admitió que "la existencia de cierta incertidumbre tiene su origen mayormente en causas externas. No hay razones que den cuenta de una preocupación por la situación económica ya que los fundamentos' siguen sólidos".
 
Fuentes: El Día y La Izquierda Diario

Agreganos como amigo a Facebook
21-09-2018 / 10:09
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, volvió ayer al Congreso para defender el proyecto de Presupuesto 2019, ya arreglado con la directora del FMI, Christine Lagarde. De hecho ayer, como salido de un manual, el organismo respaldó la iniciativa que prevé un ajuste mayor al actual.
 
El objetivo es el déficit cero a como dé lugar, por ejemplo, subiendo el impuesto a las Ganancias, para que sean los trabajadores los que más paguen.
 
Dujovne negó algunos rumores de las últimas jornadas: como un megacanje para reestructurar la deuda o un plan de convertibilidad para volver al 1 a 1, que implicaría más miseria, más destrucción de empleos y salarios más bajos.
 
Desde la oposición, las críticas se centraron en las modificaciones en la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) y en las futuras jubilaciones que se pagarán en zonas desfavorables; el costo del dólar y la inflación presupuestados; los fondos para las universidades; el financiamiento de la PPP y el peso de la deuda pública, entre otras cuestiones.
 
El ministro confirmó que la "salida" de la crisis que emprenderá el Gobierno de los Ricos irá por la vía más recortes, y que gobernadores y legisladores acompañarían un Presupuesto que contiene un ajuste durísimo contra el pueblo trabajador.
 
Sin reconocer errores propios, Dujovne justificó la compleja coyuntura en la "serie de shocks" que sufrió el país como explicación del derrumbe actual. Lejos de la autocrítica, aseguró que uno de esos "shocks" fue la causa de los "cuadernos de las coimas", a la que definió como una "orgía de corrupción" que atenta contra la confianza de los inversores.
 
No dijo Dujovne que de esa "corrupción" de la Patria contratista, a la que se deben muchos de los dramas actuales, hubo una familia que en tiempos del kirchnerismo y desde mucho antes, desde la última dictadura militar, se llevó la mayor tajada: los Macri.
 
La Opinión Popular

21-09-2018 / 08:09
Un nuevo récord negativo para el gobierno de Mauricio Macri. La caída del consumo y de la actividad económica, los más de 13 millones de pobres que viven despojados de todo, se explican por otro dato negativo: el aumento del desempleo, que en el segundo trimestre del año afectaba a casi dos millones de argentinos.
 
La crisis económica generada por la incapacidad de Macri hizo estragos en el mercado laboral: En porcentajes, la suba de la desocupación asciende al 9,6% de la población económicamente activa, un salto que no se vio en doce años, desde 2006. El empleo registrado viene en caída y se deriva en parte al empleo no registrado (es decir la relación de dependencia en condiciones de informalidad), y el cuentapropismo.
 
El panorama se agrava al contemplar la cantidad de desocupados, subocupados, ocupantes demandantes (quienes tienen que salir a buscar otro empleo porque no sobreviven con el que tienen) y entonces, los argentinos con problemas de empleo trepan a más de 7,5 millones.
 
Es el las mujeres donde se registra un mayor aumento del desempleo, aunque también del empleo, ya que son sobre todo mujeres jóvenes las que salen a buscar trabajo y no lo encuentran. La tasa de desempleo para las mujeres pasó de 9,5 % a 10,8 %, mientras que para los varones pasó de 8,2 % a 8,7 %.
 
La debacle de la economía neoliberal macrista y el presupuesto de ajuste del FMI para enviar señales a los acreedores, empuja de forma acelerada a la desocupación hacia los dos dígitos. Ya el panorama no es sólo pérdida de poder adquisitivo por la inflación y los tarifazos, sino del empleo.
 
El deterioro del empleo que refleja el Indec, es apenas una foto de los primeros impactos de los comienzos de la crisis. Lo peor, de todas formas, es que la mayoría de los especialistas prevé un alza mayor en los próximos trimestres donde anticipan que superará holgadamente los dos dígitos.
 
Es que durante el período entre abril y junio, la mayor parte de la caída económica se dio en el sector agropecuario, el cual no se caracteriza por ser mano de obra intensivo. En cambio, el freno en la actividad del comercio y la construcción -los más demandantes en términos de empleo- comenzará a reflejarse a partir de la próxima medición.
 
La Opinión Popular

20-09-2018 / 09:09
20-09-2018 / 08:09
El segundo trimestre marcó el comienzo de una recesión cuyo final nadie se anima a arriesgar. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundió este miércoles los datos del nivel de actividad económica del país, que se registraron durante el segundo trimestre de 2018.
 
La estimación provisoria del producto interno bruto (PIB), en el segundo trimestre de 2018, disminuyó 4,2% con relación al mismo período del año anterior. El PIB desestacionalizado del segundo trimestre de 2018, con respecto al primer trimestre de 2018, arrojó una variación de -4,0%.
 
La fuerte devaluación que sufrió la Argentina hizo estragos en la economía y obviamente el nivel de actividad cayó estrepitosamente. De hecho, esta cifra se potencia mucho más, si se toma en cuenta que el primer trimestre del año había dado un crecimiento interanual del 3,9 por ciento.
 
Este resultado es explicado en gran parte por el efecto sequía en el campo, con la consecuente caída de las exportaciones (-7,5 %). Sin embargo, el plan de reducción del gasto público generó una caída del consumo público de 2,1 %, entre otros.
 
Estos números indica el comienzo de varios trimestres negativos. Esto se halla expresado en los cálculos del Presupuesto 2019, que establece una caída de más del 2 % en 2018 y de 0,5 % en 2019. Con esos datos, lo único que puede esperarse en 2018 son dos trimestres más de fuertes caídas en la actividad. De hecho, ya se habla de un porcentaje de - 6 % para el III trimestre.
 
El mayor deterioro económico se explica por el recorte de poder adquisitivo a partir de la aceleración inflacionaria, con impacto en las ventas en el mercado interno y, por consiguiente, en el empleo. En cambio, el Indec midió una mejora del 8,7% en el sector de la intermediación financiera, que es uno de los grandes favorecidos, junto a las empresas de servicios públicos, por la política económica macrista.
 
A esto hay que agregar una serie de debilidades generadas o amplificadas por la gestión de Cambiemos, como por ejemplo la libertad total para la fuga de capitales, el sobreendeudamiento, la apertura comercial y la eliminación de restricciones a la liquidación de divisas.
 
El Gobierno de los Ricos, con "el mejor equipo de los últimos 50 años", no da pie con bola y los próximos resultados serán peores ya que incluirán el efecto de la mega devaluación y de la recesión económica.
 
La Opinión Popular

19-09-2018 / 08:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar